Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 66 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?



Si te quieres ir, si no quieres entrar, si te has ido y necesitas apoyo, si llevas a tus hijos a colegios de la obra, si buscas información, si quieres saber la verdad de los que estuvimos dentro... ¡adelante!

Nuestra visión difiere sustancialmente de la que la prelatura del Opus Dei proyecta de sí misma en sus webs y medios de comunicación. Consideramos que la libertad de expresión de los que estuvimos dentro enriquece el debate, aunque el Opus Dei piense lo contrario.

¡Ojo! No es una web contra la Iglesia.
Es una web informativa sobre el Opus Dei.

* * * * * * * * * *


Ultimos envíos publicados:

Lunes, 29 de mayo de 2017

Algunos textos fundamentales

EL VERDADERO ROSTRO DEL OPUS DEI

La reflexión que ofrecemos en estas páginas está basada en la experiencia de muchas personas a lo largo de su vida en el Opus Dei. Ha surgido como consecuencia de una prolongada deliberación sobre la realidad de la Obra de Dios, verificable por quien desee investigarla, pues existen pruebas documentales abundantes de cuanto aquí se dirá. Ha sido realizada sin resentimiento y está motivada por un afán clarificador.

El verdadero rostro del Opus Dei (español)
Il vero volto dell'Opus Dei (italiano)
Le vrai visage de l’Opus Dei (Français)



LA LIBERTAD DE LAS CONCIENCIAS EN EL OPUS DEI

Desde sus comienzos, el Opus Dei viene suscitando una gran diversidad de opiniones y discusiones, no sólo derivadas de la simpatía o antipatía, sino sobre la realidad de su verdadera entidad. Este hecho es ya extraño de por sí en una institución hoy legítimamente aprobada por la Iglesia, cuyos Estatutos son y han sido siempre públicos y oficiales en sus distintas configuraciones canónicas. ¿Qué causas motivan entonces las controversias? En las líneas que siguen, el lector encontrará razones suficientes para responder a este interrogante. (Artículo completo - Español - English - Italiano - Français - Deutsch)


AD MENTEM PATRIS (Según la mente del Padre)

El presente artículo ha sido redactado por un ex numerario con motivo de los 10 años de su salida de la Obra. Se trata de una reflexión con un marcado carácter autobiográfico, expresado en lenguaje vivencial y coloquial. Y lo destacamos porque, pese a su carácter ocasional, expresa muy bien algunos de los problemas más importantes que aquejan al Opus Dei.


Amigos de Opuslibros


Si quieres colaborar económicamente

para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


 Correos: Dos pájaros y un tiro.- Nachof

115. Aspectos históricos
Nachof :

En España se suele decir "matar dos pájaros de un tiro" cuando con una sola acción se logran varios objetivos. Esto es lo que conseguía el Opus Dei en los años sesenta y setenta del siglo XX cada vez que organizaba las llamadas convivencias de Pascua en Roma, a las que a efectos exteriores se les denominaba congresos internacionales, organizados por el Instituto per la Cooperazione Universitaria, dependiente del Opus Dei. Pasaré a explicar algunas de las cosas que se conseguían.

 

El fundador del  Opus Dei, hoy San Josemaría defendía que si dos enamorados no se regalaban un trozo de cemento para expresar su amor, a Dios no se le podía dar una cosa sin valor. De ahí que las instalaciones de Villa Tevere se distingan por las cosas de alto valor que contienen. ¿Y cómo se conseguían? Presento un caso. Un amigo mío, hoy ex numerario, fue por esos años a una de esas convivencias.

 

Los viajes desde España hasta Roma se solían hacer en autocares. Desde la subida al vehículo hasta la llegada a Roma los supuestos congresistas rezaban toda clase de oraciones y asistían a las misas que oficiaban los sacerdotes del Opus Dei que viajaban con ellos. Aquello era como un centro de la Obra en marcha. Lo que no sabían los inocentes jóvenes es que en el maletero del autocar se guardaban cosas de alto valor para ser llevadas a la sede central del Opus Dei en Roma. Era una manera de evitar la aduana.

 

Todo se descubrió cuando el autocar llegó a Pamplona y los "congresistas" descendieron del autobús para pernoctar en un colegio mayor opusiano. Mi amigo y su amigo fueron de los últimos en descender y recoger sus maletas. Pero, sorpresa sorpresa, en el maletero aparecieron unos cuantos cuadros de aparente gran valor, lo que escandalizó al que no era de la Obra. ¿Cómo iban a pensar los funcionarios de la Aduana que se pretendía sacar de España cuadros de gran valor? Por aquellos años una orden religiosa pretendió sacar de España un retrato del Duque de Lerma de Rubens, pero fue descubierta e incautada, pasando a forma parte del Museo del Prado. Mi amigo ignora el valor de los cuadros del autocar y de sus autores, pero sí dice que la apariencia era muy buena.

 

Este era uno de los objetivos que se trataba de cubrir. Otro era que los "congresistas" que no lo eran, se hicieran de la Obra. Era como una "Operación proselitismo" o "pitaera". Para colmo los directores del Opus Dei, pasados los años, consiguieron que el Papa Juan Pablo II recibiera en audiencia a los congresistas en el Cortile (patio) de San Dámaso del Vaticano. Era una reunión en que los participantes explicaban cosas de la institución al Santo Padre. El hecho se comunicaba por todo el mundo a través de la crónica que escribía el entonces corresponsal del diario "ABC", Joaquín Navarro Valls, numerario del Opus Dei, y que posteriormente fue portavoz de la Santa Sede.

 

¿Qué pretendían esas convivencias? Ante todo que pitaran muchos jóvenes. Algunos incluso escribieron la carta de su solicitud de admisión  en alguno de los lugares del Vaticano. De los congresistas son muy pocos los que han perseverado. Pero las convivencias de Roma tenían también otra dimensión: que la Santa Sede aprobara el camino jurídico definitivo del Opus Dei como prelatura personal de la Iglesia Católica. Y vaya si lo consiguió. No digo que solo se consiguiera por estas convivencias, pero fueron un dato importante.

 

Uno de los peores momentos del Opus Dei en relación con la Santa Sede fue la etapa del pontificado de Pablo VI. El fundador pedía muchas oraciones y sobre todo la jaculatoria "Cor Mariae dulcissimum, iter para tutum". En esa época el sustituto de la secretaria de Estado del Vaticano era monseñor Giovanni Benelli que luego fue arzobispo de Florencia. Interiormente en la Obra se le veía como un enemigo, pues había tenido unas diferencias en España cuando estaba en la nunciatura. Ya lo conté otro día.

 

Un último detalle. Cuando Juan Pablo II se reunía con los de la convivencia de Pascua, éstos exclamaban a voz en grito "Univ, viva el Papa".  En el viaje de Papa España en 1982 lo que gritaban era  "Totus  tuus", el lema del pontificado del Papa  Wojtyla. Era una manera de hacer la pelota para lograr el "camino seguro".

 

NACHOF


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Se ha muerto la madre de un supernumerario.- Mediterráneo

075. Afectividad, amistad, sexualidad
Mediterráneo :

Un viernes por la tarde del mes de mayo de este año de gracia de 2017, fallece una señora en Madrid. Tenía cuatro hijos: Ramón, César, Fernando y Daniel [los nombres son ficticios, las iniciales son reales], este último es un supernumerario que trabaja en Fomento, o en TroaProa, o en un sitio de esos que, sin ser, son, y, siendo, no son, pero donde es tan cierto como que el sol sale por el este que está rodeado de gente de Casa, de esos que son familia con lazos más fuertes que los de la sangre.

 

El sábado por la tarde a las 15:30 se celebra la Misa de cuerpo presente. El supernumerario está con sus hermanos y con los amigos de sus hermanos, que no pisan una iglesia pero están allí porque ha muerto la madre de Ramón, de César, de Fernando, y hay momentos y lugares en los que, por un amigo, uno debe estar. Ramón y Daniel juegan al fútbol, todo el equipo acude. 

 

El celador de Daniel, el director del centro, el subdirector, el secretario, el sacerdote que le atiende, los supernumerarios de su grupo, los compañeros de trabajo, tienen todos mucho, mucho, mucho, pero muchísimo trabajo, y no pueden asistir. No pueden asistir a una Misa, no a una ceremonia laica, no a una cremación, no a una boda civil, A UNA MISA DE DIFUNTOS POR LA MADRE DE UN SUPERNUMERARIO.

 

Y a mí me parece estupendo. Me parece genial que lo que apetezca un sábado de finales de mayo a las 15:30, con un calor húmedo que hace que sudes a chorros con solo parpadear, no sea desplazarse para asistir a una Misa; no menciono el cementerio, donde, Dios me perdone, sobre las lápidas se tostaba pan. Y, oye, que es la hora de la tertulia y eso es sagrado, y antes dejar de hacer la oración que dejar de asistir a la tertulia. Y después de la tertulia, a rezar el rosario, a hacer la oración de la tarde, y a preparar la bendición.

 

Lo que ya no me parece tan genial es que el lunes, el martes, o el miércoles de la semana que entra, todos aquellos que no asistieron a la Misa por el eterno descanso de la madre del supernumerario escucharán preguntas de fraternidad y vida de familia en el examen del círculo, o será el tema de la meditación, o el de la charla del retiro, y a ninguno de ellos se le ocurrirá que forma parte de una pantomima, de una burla despiadada, de una pazguatada del tamaño de una catedral, no pensarán que lo que viven es una de las hipocresías más profundas que existen a día de hoy en el seno de la Iglesia Católica.

 

Y ese y no otro es el problema, la esquizofrenia horrible entre la teoría y la práctica. Una teoría que machaca ad nauseam que “somos familia”, etc, etc, y una práctica incapaz de acudir a hacer compañía a un supernumerario, aunque su madre haya muerto.

 

In’s que me leéis: ¿en serio no os dais cuenta? ¿En serio?

 

Mediterráneo


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Familia numerosa, chica lista… ¿Te vienes al club?.- Mariamon

030. Adolescentes y jóvenes
Mariamon :

El otro día, hablando con mi hermano, al que en su juventud los del Opus le atosigaron bastante, me dijo que de vez en cuando leía esta página. Aprovechando que tengo un nuevo móvil grande con acceso a Internet, ayer me puse a leer tras la cena y me enredé hasta más allá de la medianoche.

 

Pertenezco a una familia numerosa, católica, y todos hemos sido buenos estudiantes, pero sin conexiones con el Opus. Hubo intentos de captación por varias vías. Hablo de hace tiempo: años 80, cuando yo estaba en el instituto. Mi madre conoció a Meli, una vecina muy agradable que daba clase en un colegio de la Obra y le empezó a insistir en que fuera a estudiar a un Club. Club al que me hubiera tenido que desplazar en autobús. Ni se me ocurrió ir allí, con lo cómoda que yo estaba en mi casita, aunque tuviera que compartir espacio con algún hermano más en la mesa del salón o en las habitaciones. Perder el tiempo en desplazamientos para estudiar junto a desconocidas me parecía un sinsentido...


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Ser o no ser, esa es la cuestión.- Daniel

020. Irse de la Obra
Daniel :

Querido Alter Alterius:

No nos dices por qué no te vas. Bien, pero yo sí te diré por qué no me iba: por un miedo irracional infundado e infundido por una confusión mental bien elaborada desde antes de nacer. No hay más razón. Y la fe no se pierde, sino que se abren los ojos. De todas formas, aun con los ojos abiertos, se dan saltos de conciencia a lo largo de la vida. Nadie ha nacido para vivir en una vitrina. Esa decisión es una "blasfemia", una traición a sí mismo. Si no te vas es porque sigues albergando una esperanza dolorosa en una doctrina absurda. Si queremos que el mundo cambie, ese cambio ha de empezar y seguir por nosotros mismos. No esperes un cambio en una institución que se basa en la rigidez y en la anulación del pensamiento. Los que estén ahí, están porque no quieren pensar, porque han entregado su dignidad a una entidad que ni conocen ni se atreven a conocer ni la reconocerían si la vieran.

Ahora voy a dar un salto al Pentateuco y te invito a leerlo y luego me dices quién es el protagonista y qué etiqueta psiquiátrica le pondrías si fuera humano. Miedo a ser feliz, miedo a pensar, miedo a la libertad. ¡Cómo se manipulan las conciencias desde la más tierna infancia! ¿Tú crees que el Cosmos está esperando de ti que vivas en una vitrina? ¿Para eso naces con unos dones y con mucho que aportar a tus prójimos y con otro tanto que recibir de todos?

Daniel


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: ¿Vocación a qué?.- Daniel

060. Libertad, coacción, control
Daniel :

Hola Bruna:

Estoy releyendo la carta que me dedicas o en la que amablemente me mencionas y estoy cayendo en el detalle de la responsabilidad que se le viene encima a una persona que se casa y quizás hasta quiera tener hijos. Sí, eso sí es una responsabilidad. Lo estoy comparando con la sutil y pegajosa manipulación de la conciencia de un o una adolescente que con catorce añicos va a pitar y le hacen creer que va a entrar en algo grande y poco a poco irá conociendo conforme madure.

Vamos a ver: ¿qué tiene de grande entrar en una vitrina? ¿qué tiene de responsabilidad mantenerse en esa vitrina y atraer a otros a la misma? ¿qué tiene de grande vivir autoconvenciéndose de lo grande que es no realizarse como persona? ¿qué tiene de grande defender lo indefendible a base de razonamientos forzados para seguir en la vitrina? Se nos hace creer a base de charlas y círculos que somos especiales por estar tocados por un dios (sí, con minúscula) que no quiere que nos realicemos. ¿Qué clase de dios es ése? Arrastramos el mensaje del mito de nuestra cultura, por el que aquel "dios" no quiere que sus criaturas alcancen el Conocimiento. ¿Qué clase de entidad es esa? ¿En qué estamos creyendo y por qué dejamos que maneje nuestra vida?

Sí, al comienzo de la adolescencia se buscan respuestas y experiencias; si el sujeto vive con un vacío psicológico o emocional esencial ahí están las sectas, para llenar ese vacío. ¡Qué fácil es hacer leña del árbol caído! ¿Por qué tenemos tanto miedo a ser felices? Ah... que los que están dentro son felices así y hay que respetarlos. Respetar, yo creo que en ese aspecto, respetamos todos, pero a mí me chirría oír que son felices. Yo no lo era. ¿Por qué si no se machaca tanto al miembro del opus dei con tantas charlas y normas? Si uno es feliz con algo, está con ese algo contra viento y marea y no necesita refuerzos continuos, los cuales son, además, infumables, sí, infumables, porque son una continua anulación de la persona.

Si yo tengo una novia y la convivencia me anula o tengo que hacer demasiados esfuerzos para estar con ella, dejo a esa novia. Y espero que ella haga lo mismo conmigo si le causo la misma tensión. Ah... que dios no es una novia que se puede dejar así como así. Bueno... dios tampoco es una entidad que me hace nacer para vivir en una vitrina y echar a perder mis talentos, como se echaría a perder una linterna encendida dentro de un cajón o un buen libro cerrado bien escondido en un cofre. El que tenga oídos para oír, que oiga y el que tenga ojos para ver ¡que los abra!

Daniel


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ...Y de todos los horrores.- Jago.

020. Irse de la Obra
Jago :

Opus Dei. Me pregunto como es posible tanta prepotencia. No sabemos de más obra de Dios que la Creación, con su historia de salvación y que todos conocemos, en la que por supuesto se contiene la fundación de la Iglesia. Es relativamente simple, Dios nos dejó la libertad para ejercitarla con sus mandamientos y teniendo en cuenta las leyes de la Física, la Biología y la Psicología.

También sabemos que todo ser humano y especialmente cuando se comporta como parte de un grupo, digamos que si en él se introduce la contraseña correcta, puede ser capaz de todos los errores y todos los horrores como decía el fundador de la secta que nos trae al caso. Véase la Alemania nazi, donde un tipo generó una civilización del horror u otras también similares como las comunista o islámica. Todo ser humano es capaz de ser lo mejor y lo peor.

Desde luego en otro plano, digamos más doméstico, las sectas funcionan de forma parecida cuyo efecto más evidente es el control total del adepto, su voluntad, sin duda sus bienes y siempre su pensamiento y conducta. ¿A que esto nos suena?

Pero olvidaba presentarme, mi caso es sencillo, pité con 14,5 y dejé el Opus Dei el 19M que me tocaba hacer la fidelidad. Por tanto mi relación con el OD fue efímera comparada con la de muchos de los que escribís por aquí. No me sentí víctima en ningún momento y no tengo mucho que contar de mi experiencia en el Opus Dei.

Pero quisiera destacar dos cuestiones de lo que leo por aquí; por delante vaya mi admiración hacia vuestra valentía y generosidad ayudando a los demás, entregando vuestro conocimiento y experiencia respecto a la secta. La mayoría de los que escribís, me da la impresión que habéis sido o seguís siendo numerarios, lo que añade más valor a vuestro testimonio; es como si los ex oficiales de las SS contaran al mundo lo nefasto que es el nazismo. Sin duda están autorizados para hacerlo, otra cosa es el tono en que lo harían, lo que además me da pie para entrar en la segunda cuestión que me gustaría destacar: el tono que a veces se percibe crítico hacia los que siguen dentro y desde luego el tinte victimista, cuando en realidad hemos sido verdugos.

Los aportes que se hacen llenos de información me parecen imprescindibles. El conocimiento, si bien no es suficiente, es necesario para tomar decisiones. Pero donde me atasco es en esa parte testimonial en la que aparece la víctima. Recordad que los que han funcionado como correas de transmisión hemos sido nosotros; somos los que hemos renegado de nuestras familias, de nuestros amigos, de nuestra libertad y hasta del sentido común. Elegimos violar las conciencias de otros hijos de Dios, dirigir la vida de otros cuando la mayoría no seriamos capaces de educar a un gato.

Señores ex numerarios, ese infantilismo en el que nos hemos desenvuelto con tanta comodidad, viviendo de puta madre a mesa puesta por esclavas, nos sirve o nos ha servido dentro del Opus Dei. Aquí fuera, en el mundo real no cuela. Y no es que sea el rejalgar pero tener sirvientas cuesta su pasta, una familia de verdad es una responsabilidad que muchos no conocéis y aunque el convento sea frío, aquí fuera cuando lo hace es que hiela del carajo. En añadidura, asumid que como numerarios hemos sido los oficiales de la secta, “los elegidos” y esto sigue rezumando en algunos escritos porque en el fondo a algunos eso de mandar sin los inconvenientes de la responsabilidad, os sigue poniendo.

Yo estuve unos años dentro y fui al menos tan gilipollas y cabronazo como vosotros, pero no acepté la propuesta de serlo de por vida. Esto no me hace mejor que los que se quedaron. Los que lo aceptaron quedarse no fueron engañados, aceptaron el teatro, un estilo de vida, se casaron con una novia cuyos defectos conocían. En mi caso, que tampoco es único, entendí que la fidelidad era la boda y la novia me parecía asfixiante, mentirosa, vanidosa, sádica, en fin, nada que no supiéramos todos. De modo que el día de la boda desaparecí y hasta hoy. No es tan honroso como esas historias que contáis algunos, heroicas desde luego, hasta hay quien espera no se qué dispensa, pero un mutis por el foro no deja de ser literario. En todo caso, sí soy víctima es de mi propia estupidez.

Me alegro por aquellos a los que acerqué a Dios y lo lamento por aquellos que pitaron por mi proselitismo. A estos últimos especialmente les he pagado con mi amistad incondicional ya que no tengo otra cosa, espero que esto les compense y que Dios me perdone.

Por otra parte y viendo la prevalencia del sector numerario en este espacio, parece que a los ex supernumerarios, agregados y numerarias auxiliares, o no les afectó tanto y pasaron página rápidamente, o tal vez se sienten bien representados por los que se han sometido al control absoluto e institucional del opus. No tengo la clave pero me resulta curioso.

Entiendo que en el caso de los agregados es complicado ya que hacerles tragar con tanta tontería no es fácil por su contacto con la vida real. Esos iban a bodas, cine y entre ellos disfrutaban de amistades sinceras. Digamos que me pareció que en general escogían lo que consideraban de Dios y la normativa anexa la desechaban discretamente.

Los supernumerarios, por el limbo en el que siempre han vivido, deben estar asombrados con lo que aquí se escribe. Si muchos numerarios ignoran, los supernumerarios que lean opuslibros no se lo creen directamente.

Pero ¿y las esclavas auxiliares?, ostras, eso es indecente. Esas sí que son víctimas, esas se han dejado la piel sirviendo a tanto gilipollas con agenda que resulta asombroso su silencio. Se han quedado sin palabras.

Y aquí estamos, los ex oficiales de la SS quejándonos de lo malo que es el nazismo, esa estructura, estilo de vida que nosotros impusimos con todo desprecio de la conciencia personal, manipulando y mintiendo a sabiendas. La obediencia debida, ya se sabe. Lo importante es el Reich, no el individuo.

Me consta que el victimismo es un recurso psicológico común fruto del efecto de justificación. Ni en eso vamos a ser diferentes del resto de mortales. Pero hay que asumir el pasado porque la vida es serial y no hay paralelismos sobre los que discurrir. Tal vez deberíamos integrarlo como un entrenamiento para el presente y seguir caminando.

Pero no os preocupéis, el día del Juicio, vamos y le decimos al Señor que un cura de Barbastro nos dijo lo que teníamos que hacer. Lo entenderá perfectamente.

Un abrazo enorme a todos.

Jago.

P.D. Con victimismo o sin él, gracias en todo caso porque sois imprescindibles.


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: La intolerable prokynesis.- Orange

060. Libertad, coacción, control
Orange :

Yo no tenía ni idea de que existiera eso de la prokynesis. Al leer los artículos recientes sobre el tema me he quedado estupefacto de saber que algo tan disparatado pueda existir.

Opino que la prokinesis solo era un método más de los muchos que utilizó Escrivá para dominar, controlar y hacerse obedecer sin rechistar, como hacen todos los tiranos. Es increíble el grado de sumisión que hay que tener para que hombres y mujeres hechos y derechos se comporten como peleles y pasen por el aro de ese ritual humillante. Para consentirlo hay que tener un lavado de cerebro completo y un miedo insuperable al dictador. Ha sido magnífico el escrito enviado por Alma Llanera el 24-5-17, sobre todo por recordar la interesada declaración de Portillo ante la Santa Sede sobre D. Antonio Perez Tenessa (a quien Dios tenga en su Gloria), y el vergonzoso hecho de que se las arreglaran para no permitirle declarar como mínima cuestión de justicia para dar su versión y defender su honor.

Esos pobres y desgraciados directores obligados a la prokinesis, tienen que ponerse los papeles escritos de Escrivá y sucesores en lo alto de la cabeza a modo de sombrero, montando el vergonzoso número de recitar que lo que llevan escrito esos papeles es la Palabra de Dios. Lo que hay escrito en esos papeles no es de Dios. Lo escrito no son más que las ocurrencias, órdenes imperativas y compulsivas, caprichos y manías de Escrivá. En una palabra, el ordeno y mando que tanta fruición le producía. Como a todo déspota, le era insoportable vivir sin someter a toda persona bajo su control a obedecerle al milímetro y al segundo. Ese hombre, que nadie se engañe, se creía un pequeño dios. Y sus sucesores, aherrojados por el miedo y por la pusilanimidad, se han visto y se ven en el triste y amargo trago de tener que repetir sus desvaríos como obligados imitadores. Es algo esperpéntico.

La voluntad de los directores NO es la voluntad de Dios. La voluntad de los directores ES solamente aquello que a los directores se les ocurre mandar en cada momento. La Voluntad de Dios es otra cosa: Dios comunica cuando quiere su Voluntad a cada alma, a la que considera y trata como única, con cuidado amoroso, en la quietud divina de la oración personal; en la sagrada intimidad de la conciencia individual con Dios, en la unión amorosa del alma con su divino Creador, donde absolutamente NADIE, NI LA PROPIA IGLESIA, puede ni debe entrar ni violar.

Orange


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Procedimiento de Desahucio por el Opus Dei.- Orange

010. Testimonios
Orange :

Un miembro numerario del Opus Dei, al morir sus padres, recibió la vivienda paterna en herencia. En dicha vivienda, de toda la vida, convivía junto al matrimonio una hermana de la madre y tía del numerario, soltera. Esta tía, tras la muerte de su cuñado y posteriormente la de su hermana, no disponía de propiedades ni dinero y contaba con la edad de 76 años, una exigua pensión y un mal estado de salud. Pues bien, dicho numerario, sin consultar ni comentar nada con el resto de sus hermanos de sangre, sobre el futuro de su tía (que lo había criado junto a su madre desde que nació), vendió a espaldas de todos la vivienda.

De todo ello, el resto de los hermanos tuvieron las primeras noticias cuando el comprador exigió el desalojo de la anciana para acceder a la vivienda que había comprado. Los hermanos, indignados con su hermano numerario, le pidieron explicaciones y este contestó con evasivas nada convincentes y sin pedir disculpas ni demostrar arrepentimiento alguno por su comportamiento. Por ello, lo acusaron en una tensa reunión familiar ad hoc, de que la venta la había realizado por orden del Opus Dei, con objeto de obtener dinero rápido para la Obra, ignorando el futuro de la anciana tía soltera que había dedicado su vida a la familia, incluido , repito, el numerario en cuestión desde que nació.

El numerario persistió en su posición de enfrentamiento con sus hermanos. Los hermanos decidieron preguntar a su tía, que no sabía nada de la venta de la vivienda, que dónde quería vivir. Ella respondió que en su casa de siempre y que por favor, los hermanos se turnaran para cuidarla, voluntad que ellos respetaron. El numerario, ante esto, inició un proceso judicial para desahuciar a su tía de la casa de sus padres, al tiempo que pagaba una indemnización al comprador por el retraso en la entrega de la vivienda. Transcurriendo el tiempo, cuando los hermanos vieron que el desahucio era inminente, uno de ellos, y para evitar una situación dolorosa y bochornosa a su anciana tía y a toda la familia, planteó a su tía la cruda realidad y antes de que se produjera la sentencia de desahucio, previo acuerdo con los hermanos, se llevó a su tía a su domicilio acordando compartir con ellos los gastos domésticos que originara, incluidos los sueldos de las personas cuidadoras, hasta el día de su muerte. Y así se hizo. El numerario sigue dentro de la Obra.

Prefiero no hacer comentarios por tratarse de una familia en la que tengo verdaderos amigos de muchos años y temo no ser objetivo.

Orange


Publicado el Lunes, 29 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Irse de la Obra o no.- Alter Alterius

020. Irse de la Obra
Alter Alterius :

En las dos últimas actualizaciones de Opuslibros se interesa Daniel [1] y [2] por mi situación personal, porqué no me voy, mi humildad o soberbia, cosas en que yo debería cambiar, etc. Las razones por las que permanezco en la Obra son muy complejas y para explicarlas tendría que dar tantos detalles que acabaría siendo fácilmente identificado, lo que no deseo. Como soy libre, puedo cambiar de opinión un día; si eso ocurriera entonces diría mi nombre y enviaría fotos.

 

Las razones que alguien puede tener para irse o quedarse son muy variadas, cada uno tiene su historia y yo no voy a contar la mía. Lo que creo que está claro es que la Obra ha batido varios records en la historia de la Iglesia: el crecimiento acelerado seguido de un escandaloso porcentaje de personas que no siguen, o de depresiones entre los que siguen, o en tratamiento para la ansiedad de los que quieren seguir o para forzar la perseverancia de los que se lo plantean, o que no pueden irse por temor a represalias laborales o por haberlo abandonado todo... No es cuestión de entender la libertad. No soy yo el que tiene que cambiar. Los frutos amargos (y podridos también) que tiene la Obra tendrían que hacer reflexionar a los que tienen cargos de responsabilidad y cuestionar lo que se hace en la Obra, entre lo que hay muchas cosas claramente reprobables, y hacer una crítica constructiva y valiente. Lo que nos vendieron para que pitáramos no se parece a lo que luego hemos comprobado que es, por eso la gente se va y por eso hay quienes queremos que cambien los abusos.

¿La alegría de los hijos de Dios? ¿La alegría como norma de siempre? ¿Sembradores de paz y de alegría? ¿Gaudium cum pace? Yo veo sobre todo depresiones, egoísmo en la fraternidad en un desesperado intento de estar a gusto, y personas que lo pasan mal o que se van. Los resultados están tan a la vista que sorprende el desparpajo con que mienten los directores y la cara tan dura que tienen al pedir que no se tenga espíritu crítico... o que se vaya el que quiera cambiar algo.

 

Alter Alterius


Publicado el Viernes, 26 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Recuerdos del centro de estudios.- dlmO

070. Costumbres y Praxis
dlmO :

Hice el centro de estudios en cemO (centro de estudios de la delegación de Madrid Oeste) que, de puertas afuera, se llama Colegio Mayor Santillana aunque creo que, actualmente, no es un centro de estudios o, cuanto menos, es a la vez un “colegio mayor abierto”, es decir, como indiqué en mi artículo sobre el Moncloa, es un colegio mayor donde conviven numerarios con gente que “aún” no es de la Obra. Quizá se deba a la "crisis de vocaciones" que, personalmente, no creo que sea tal sino que, a Dios gracias, los jóvenes cristianos "pitables" se van dando cuenta de que, si Dios llama, no es por ahí, no es por ahí... Pueden consultar la web oficial del Santillana.

Por aquel entonces (finales de los años 90 del siglo pasado) no era “abierto” sino exclusivamente lo que se entiende como “centro de estudios” que, para los profanos entiendan, es un lugar y un tiempo que los numerarios dedican a una formación intensa cuando se incorporan a la Obra (se realizan las asignaturas de un trienio de filosofía pero, sobre todo, se aprende a vivir conforme a las normas y costumbres de la Obra, que deben quedar grabadas a fuego para el resto de su vida)...


Publicado el Viernes, 26 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Dios es el mejor novio que podrás tener en la vida…- Bruna

030. Adolescentes y jóvenes
bruna :

Hola Daniel.

 

Me ha interesado mucho tu escrito del día 24 de Mayo de 2017. Es increíble como a la edad de 14 años y medio (niños aún), se puede tomar una decisión de por vida. Es a los treinta o treinta y algo y cuando vas a casarte o a tener un hijo, sigues pensando que eres aún muy joven para la responsabilidad que se te viene encima, cuanto más a esas edades.

 

Luego la vida, te va poniendo las cosas en su sitio y lo que un día parecía superarte, al final no es más que una etapa superada. Pienso al igual que tú, que en esa época no se nos preguntó si queríamos formar parte de esa institución, sino que se nos manipuló emocional y psicológicamente para que nos precipitáramos en tomar la decisión pertinente. Añadiendo o argumentando la “entrada” como algo que se nos recompensaría en un futuro.

 

Y digo yo, ¿realmente nos lo creímos tanto como para decir que sí, sin pensar siquiera si queríamos primero vivir la vida con toda su plenitud y ya después decidiríamos si entrar o no? Recuerdo el argumento que me dieron a mí, como si fuera ayer: “Dios es el mejor novio que podrás tener en la vida”. Y me lo creí.

 

Cuando sales, ves “de verdad” cómo es el amor humano, que aun habiendo cosas buenas y no tan buenas, es cuando dices: “esto sí que vale la pena”.

 

Un abrazo a todos!

 

Bruna.


Publicado el Viernes, 26 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: El papel sobre la cabeza.- Pepito

115. Aspectos históricos
pepito :

El papel sobre la cabeza.- Pepito

Me hace gracia la historieta, pues he leído que en la antigua monarquía española se hacía lo mismo con las órdenes de arriba. Y lo mismo en las universidades, para acto seguido no hacer caso alguno. En general, no hace falta usar palabras griegas o latinas; pero si se usan hay que hacerlo bien: no se dice prokýnesis, sino proskýnesis, que además significa la acción de “postrarse”, no la mera genuflexión, que es de lo que aquí se trata.

Pepito


Publicado el Viernes, 26 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: La Universidad Panamericana de México, calificada como mediocre.- UPMéxico

100. Aspectos sociológicos
UPMéxico :

¡Hola!

 

Soy ex alumno de la Universidad Panamericana, institución corporativa del Opus Dei con sedes en la capital de México, Guadalajara y Aguascalientes.

 

Mi contacto con el Opus Dei fue corto y de rechazo mutuo total; por lo que ese grupo tuvo cero influencia en mi vida y mis decisiones. Como casi todos Uds., he podido ver desde afuera la paulatina pero inexorable reducción de "la obra".

 

Recientemente, la prestigiosa revista "América Economía" publicó una tabla ("ranking") de las mejores universidades mexicanas.

 

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) quedó de primera, seguida del Tecnológico de Monterrey. Cero sorpresas. 

 

Lo que sí me llamó la atención es que la Universidad Anáhuac, de los Legionarios de Cristo, obtuviera una calificación bastante superior a la U. Panamericana.

 

Además de darme tristeza como ex alumno, me apena que a pesar de tantísimo sacrificio de los muchos numerarios, numerarias, supernumerarios, agregados y demás fauna que trabajaron o trabajan en esta institución tengan resultados tan limitados a pesar de su ardua labor. 

 

Muy posiblemente no sean ellos en lo personal, sino toda la estructura tan dañada y tan dañina que tienen que soportar. 

 

Con cariño para todos

 

UPMéxico

 


Publicado el Viernes, 26 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Mea culpa y recordatorio: mantenimiento de la web.- Copinol

140. Sobre esta web
copinol :

Quiero recordarme y recordar a todos los que nos beneficiamos del trabajo de Agustina que es necesario aportar periódicamente.

El monto mensual a cubrir es de 1,420.50 Euros, lo que significa que a ésta fecha debería haber 7,102.50 Euros ingresados en la cuenta. Todos sabemos que cancelar con retraso las obligaciones supone incremento en lo presupuestado. Es por tanto una cordial invitación a aportar "ahora" lo que podamos.

Hace 21 años yo estaba levantando anclas de la-cosa para vivir "mi vida" y Opuslibros ha sido una excelente herramienta para sanar y crecer.

¡Un saludo a todos desde Centro América!

Copinol - Alicia


Publicado el Viernes, 26 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Sobre la prokynesis. Declaración de Alvaro del Portillo.- Alma Llanera

070. Costumbres y Praxis
almallanera :

En el reciente escrito de Stoner sobre la práctica de la prokynesis, se refiere a la historia - cuyo origen cifra en la tradición oral, sin una fuente histórica clara-  de un Consiliario que -seguramente con mucho sentido común, pienso yo - filtraba algunas de las indicaciones que llegaban de Roma, y que al saberlo Escrivá le llevo a instruir al Defensor de la región para llevar a cabo esa prokynesis en presencia de toda la Comisión Regional.

Me parece importante destacar que ese suceso no está basado únicamente en la tradición oral, sino que está perfectamente documentado en la declaración como testigo de Álvaro del Portillo en el proceso de beatificación de Escrivá. Se encuentra en las páginas 209-212 del volumen II de la Positio, en las que Portillo se refiere a las defecciones en la Obra, y en concreto al caso de Antonio Pérez Hernández (después Antonio Perez-Tenessa), que fue Consiliario de España.

En la imagen de abajo he marcado el párrafo en que Portillo relata como Escrivá dio instrucciones al Defensor, Francisco Planell, para realizar la prokynesis, tal como relata Stoner. (La traducción es mía):



 

Una vez, en el enésimo intento de remediar este estado de cosas, nuestro Fundador llamó al Defensor de la Comisión Regional de España, Francisco Planell, y le dijo: "Esto no funciona, continuáis sin darle la importancia necesaria a las disposiciones que os enviamos desde Roma. Por ello, harás lo que te voy a decir: En cuanto os llegue de Roma un aviso o una indicación mía concreta, tomarás ese papel y durante la reunión de la Comisión te arrodillarás, te lo colocarás sobre la cabeza con las manos, y dirás: Esto viene de nuestro Fundador, por tanto viene de Dios, y lo pondremos en práctica con toda nuestra alma". Francisco siguió al pie de la letra el consejo y todos los presentes, en su ya probado buen espíritu, reaccionaron de modo ejemplar. Pero, una vez más, se tropezaron con la oposición del Consiliario, a través de quien debían pasar, necesariamente, todas las decisiones del Consejo General: lamentablemente don Antonio había perdido completamente el espiritu sobrenatural.

Es muy interesante leer en este enlace las cuatro páginas completas de esa parte de la declaración de Portillo para mejor evaluar el contexto en que el propio Fundador instituye la práctica de la prokynesis en el Opus Dei. (Está en italiano, quizás algún participante de Opuslibros pueda ayudar con la traducción).

Verdaderamente el texto es antológico de lo que en el Opus Dei llaman "espíritu sobrenatural" = se me hace caso a todo lo que digo, en todos sus detalles mínimos, porque yo soy la revelación de Dios para vosotros. Si no, no tenéis mi espíritu. Exacto: "su" espíritu, pero no el de Dios, porque en tantas de sus disposiciones desplaza al Espíritu Santo y se pone él. Es justamente la metodología de todo fenómeno sectario.

Saludos,

Alma Llanera


Publicado el Miércoles, 24 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: El trato con la administración.- dlmO

070. Costumbres y Praxis
dlmO :

Al hilo del escrito de Shukem (Tú a lo mejor me quitabas el hipo…), referente a las relaciones entre numerarios y numerarias, me ha venido a la cabeza, una anécdota que me sucedió viviendo en el Colegio Mayor Moncloa –centro al que me destinaron al salir del centro de estudios- y que, para los profanos, era y es un colegio mayor “abierto”, es decir, un centro donde residen universitarios que no son de la obra junto a miembros de la misma. O, en otras palabras, es un “semillero de vocaciones” donde la labor de los numerarios estaba fundamentalmente focalizada en hacer proselitismo (creo que ahora esa palabra aconsejan no usarla) entre los residentes.

Por aquél entonces yo no era parte del consejo local pero, cierto día al acudir al comedor para la cena, el cura me dijo que, como no estaban presente ninguno de los directores, tenía yo “que hacer cabeza”. En la práctica, eso se traducía en tener que sentarme en la mesa destinada al director y situada en el centro del comedor, hacer sonar la campanilla al comienzo y al final de la cena, que era la señal para bendecir la mesa e indicar que la cena comenzaba y, al final, dar gracias a Dios. Además, debía transmitir a la administración cualquier cosa que fuera necesaria pues en estos Colegios, lo mismo que en los centros sólo de numerarios, ningún residente podía hablar directamente con la administración sino que, para cualquier cosa que necesitara, debía dirigirse al director o a quien “hiciera cabeza” en su nombre, quien a su vez, se la transmitía a la administración.

El comedor era, por tanto, el único sitio donde un numerario podía hablar directamente con una numeraria (fuera del comedor se utilizaba un telefonillo de comunicación interna situado en el despacho del director). Por supuesto, no hablo de los sacerdotes numerarios quienes, hablarían con las numerarias en confesión o como quiera que lo hicieran –lo desconozco-. Era por tanto, excepcional, que un numerario y una numeraria se intercambiaran palabras pero, “para aparentar cierta normalidad” en el comedor se hacía así. Claro está que los mensajes debían ser escuetos, claros y directos como, por ejemplo, “en la mesa del fondo hace falta agua” o “llegarán tarde dos personas y habría que dejarlas cena en el antecomedor”. No se usaban las fórmulas de cortesía de “gracias” o “por favor”. Hoy día, me parecerían “de mala educación” pues a nadie se le trata así. Entonces parecía normal y estábamos acostumbrados a verlo, a diario, en el centro de estudios y casas de retiros.

Volviendo a mi anécdota, y ya iniciada la cena, uno de los residentes me pidió que le dijera a la administración que otros dos chicos llegarían tarde y que necesitarían que se les dejara cena para ellos por lo que, casi al finalizar, toqué la campanilla. Al momento, se acercó una de las mujeres que atendían el comedor. Debo decir que, en estos casos, todas las miradas del comedor se volvían a la escena y es que, se conoce, entre los residentes había chanzas sobre las estupideces de los numerarios en el trato –o no trato- con la administración. Y más, en particular, en la mesa de dirección en la que ese día, aparte del cura y de mí estaban sentados otros tres chicos “que no eran de casa” (no eran miembros de la Obra) y un “supernumerario joven” (de esto, quizá, hablaré otro día, pero había varios supernumerarios a los que se admitía en la residencia con la esperanza de que se pasaran a numerarios…). Perdón si me voy del tema.

Se acercó la numeraria en cuestión y, siendo yo consciente de las miradas del resto de residentes, y saltándome adrede las normas del Vademécum que regula las relaciones entre numerarios y numerarias le dije textualmente y mirándola a los ojos “buenas noches; harían falta, por favor, dos cenas para más tarde; gracias”. La numeraria asintió y se retiró. En la mesa se instaló un incómodo silencio, pues el cura no habló nada el resto de la cena, que ya estaba a punto de terminar. Al día siguiente, el supernumerario pidió verme a solas para hacerme una corrección fraterna que el cura, con la venia del director, le pidió que me hiciera (al parecer, los curas no hacen correcciones fraternas directamente o, al menos, yo nunca les vi hacer). El supernumerario, que estaba bastante cortado y consciente de lo absurdo del momento, me dijo que sólo me transmitía lo que le habían pedido que hiciera: recordarme que a la administración no se la debía mirar a los ojos y que los “porfavores” y “gracias” no son necesarios porque se alarga y enreda las comunicaciones. O algo por el estilo. Los residentes tenían razón: éramos estúpidos. Muy estúpidos.

dlmO


Publicado el Miércoles, 24 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ¿Para qué hemos nacido?.- Daniel

060. Libertad, coacción, control
Daniel :

Querida Luciana, queridos todos:

Voy a retomar mi anécdota inconclusa del numerario que me decía que Dios es amor y yo le contesté que será amor, pero en su vida no había amor. Un tiempo después aquel convencido numerario pasó a formar parte de los ex y además casado. No conozco su vida, por lo que a pesar de lo que algunos puedan pensar, no estoy en condiciones de decirle que por fin en su vida sí hay amor. ¿Cuando pitó hizo uso de su libertad? ¿Cuando se marchó hizo uso de su libertad? ¿Actuó siempre por amor? Para hablar de libertad tenemos que hablar, primeramente de conocimiento, de verdad. Una mentira un millón de veces repetida y firmemente creída no la convierte en verdad. Cuando algo se mama desde antes de nacer, es difícil sacarlo de la conciencia, pero se puede. Si se actúa con algo infundido desde antes de nacer y no se cuestiona ni se analiza por muy estridente que resulte al cuerpo y al raciocinio, no podemos hablar de uso de la libertad, porque esta ya se ha coartado perversamente aprovechando la fragilidad de la infancia, corrompiendo la inocencia, abortando la posibilidad de una madurez hacia la plenitud del Ser.

Nuestro querido compañero Alter Alterius dice que no piensa irse. Cuando yo digo que no me lo creo... o al menos que pienso que alguna vez sí lo ha pensado... ¿lo estoy juzgando? Bueno... no lo estoy moralizando, simplemente estoy diciendo que no me lo creo. ¿Lo estoy llamando mentiroso? Uhmmmmm... qué fuerte ¿no? Lo que estoy diciendo es que está decidiendo dentro de la caja en la que encorsetaron su conciencia. Cuando yo dije a aquel numerario que en su vida no había amor ¿lo estaba llamando mentiroso? ¿Estaba diciendo que su vida era falsa? ¿Hice mal en darle aquel toque para sembrar en él el comienzo de un desarrollo que él mismo ansiaba pero no se decidía a dar el salto? Sí, lo ansiaba: mis conversaciones con él acababan siempre en lo mismo. Caben otras preguntas: ¿lo lancé a las puertas del Infierno? ¿pagaré yo por aquello eternamente? ¿se arruinará mi vida como castigo por incitar a tan alta traición?

Creo que nos traicionamos a nosotros mismos cuando decidimos no vivir, cuando decidimos recluirnos en la vitrina de la divinidad, cuando decidimos castrar nuestra mente en vez de desarrollarla, cuando decidimos no relacionarnos con el mundo en el que hemos nacido, cuando decidimos que somos algo diferente a la divinidad y la divinidad de nosotros, cuando decidimos aceptar razonamientos forzados que nos obligan a repasarlos continuamente para no rechazarlos, ¡cuando decidimos sin pleno conocimiento ni valor para adquirirlo, porque eso llevaría a la responsabilidad!. Nos traicionamos cuando actuamos con miedo a la libertad. ¿Realmente hacemos uso de nuestra libertad cuando vivimos con miedo a esta, cuando vivimos creyendo estridencias y tememos descubrir cómo se han fraguado esos sistemas de ingeniería social? Con qué facilidad decimos de los musulmanes: pobrecitos, creen eso porque se lo llevan diciendo desde que nacieron... y no pueden escapar. Aquel numerario, ya ex, cambió su vida. Leo a Alter Alterius y lo mismo que yo me expreso con sinceridad, igual que tú, espero que él también lo haga y se ayudará a sí mismo. Si cambia su vida en el sentido que estamos tratando aquí, ¿me afecta? Pues todo nos afecta a todos, pero no lo voy a presionar así directamente, haciéndolo responsable de mi bienestar, sino que le recuerdo que hemos nacido para realizarnos, que no espere cambios en el Opus Dei, que el cambio lo tiene que dar él y que ese cambio no será un solo salto sino que habrá muchos a lo largo de su vida, cada vez más aterradores y emocionantes a la vez.

Dicho todo esto, cuando hablo de estas cosas, suelo concluir con que no somos tan libres como creemos... ni siquiera cuando empezamos a tomar conciencia de nuestras cadenas y a romperlas, que hasta ahora han pasado desapercibidas por nuestra inercia, nuestra quietud, nuestra pereza espiritual. Actitud de superioridad, uhmmmmm... no puedo dejar pasar esto, pero no para defenderme, pues comprendo perfectamente tu crítica. Si Alter Alterius no piensa irse, es porque tiene una creencia firme en lo que le hizo entrar... y ¿acaso no es una soberbia de campeonato asumir que algo es verdad simplemente porque se cree en ello? Eso, en psiquiatría, se llama delirio de grandiosidad. Se tiene la fe como un estado superior de conciencia en vez de como un estado castrado y anquilosado de la razón. Y cuando se les presentan argumentos que tiran por tierra sus creencias, se agarran a que son ciertas porque son misterios de fe. ¿Eso es humildad? Bueno, puede ser humildad admitir que el Cosmos es más complejo de lo que podamos imaginar y que puede haber cosas que no vemos ni podemos medir, etc, pero de ahí a decir que todo aquello en lo que meramente creemos es cierto, hay un abismo.

Una vez oí una frase que hice mía, porque en realidad ya lo era pero nunca la verbalicé tan bien: El humano es el único animal que cuando puede elegir entre "salud y libertad" y "enfermedad y esclavitud", elige lo segundo. Y es curioso cómo las creencias, cuanto más dañinas, absurdas e irracionales son, más difícil es desarraigarlas. Os dejo este enlace, de Vivaldi. He escrito mientras lo escuchaba. Simplemente quiero compartirlo con vosotros.

Daniel


Publicado el Miércoles, 24 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: La web del Opus Dei.- Orange

060. Libertad, coacción, control
Orange :

La web oficial del Opus Dei se reduce a un simple medio de propaganda a la vieja usanza. Ofrece una información sesgada, rígida, sectaria, distante, perfectamente previsible, repitiendo machaconamente la versión oficialista sin dar opción alguna a la libre opinión. Es algo parecido periodísticamente a aquellos Pravda e Izvestia del comunismo soviético; órganos triunfalistas que no dejaban opciones a la pluralidad... hasta que la Unión Soviética se hundió. Leer esa web causa hartazgo y empalago por su oficialismo que desprestigia a la propia Obra.

La web de la prelatura parece un funeral. A sus autores les recomiendo, sin acritud, que abran espacio para que la gente normal y corriente, esa gente normal y corriente que dicen ser los del Opus Dei), puedan publicar sus colaboraciones y comentarios. Que dejen de ser un trágala, una web-mordaza. ¿Hay algo tan absurdo como que los miembros de una organización no puedan expresarse en su propia web? Se ve que están a la defensiva.

Por otra parte intento buscar una explicación al hecho de que, ante el numeroso, incesante y variado aluvión de ideas y criticas que el Opus Dei recibe en Opuslibros por parte de miembros y ex-miembros, éste no salga en su propia defensa, presentando sus argumentos como lo haría la gente normal, fomentando un debate constructivo, que sería muy bien acogido sin ningún tipo de resquemor.

Ante la avalancha de críticas razonables, documentadas, profundas y serenas, ellos no responden porque sencillamente POCO O NADA TIENEN QUE DECIR; su argumentario es pobre, endeble y escuálido y no tiene el nivel suficiente como para poder mantener un debate enriquecedor. Temen que sus razonamientos sean rebatidos punto por punto. Están secos de ideas. Y al no disponer de respuestas presentables, no les queda otra que la de permanecer callados, so capa de absurdo orgullo. ¿Quién hubiera pensado antaño en algo capaz de tener callado y acogotado al Opus Dei recibiendo un chaparrón de críticas bien elaboradas? Pues eso se ha hecho realidad con Opuslibros.

Y ya, en otro orden de cosas, de nuevo me congratulo por los de la Obra que se han animado a escribir.

Orange.


Publicado el Miércoles, 24 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Prokynesis democratizada.- Stoner

070. Costumbres y Praxis
Stoner :

Prokynesis democratizada

 

Esta palabrita griega la aprendí en el escrito de Gervasio “El dolo en el Opus Dei” de 12 de julio de 2010. Recomiendo su lectura. Ahora les cuento una anécdota, la comparo con el texto de Gervasio, y finalmente realizo algunas reflexiones.

Repasando unos apuntes viejos, me encuentro con la siguiente anotación, del año 2000, de una clase con don Fernando V. Fue en Roma, en el soggiorno degli archi. “No son palabras textuales”, pero casi…


Publicado el Lunes, 22 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: La ausencia de ocio que vivíamos las numerarias.- Shukem

070. Costumbres y Praxis
shukem :

“A propósito de Henry”, quiero decir, a propósito del cine y, de paso, de la “guarda de la vista” y la ausencia de ocio que vivíamos las numerarias, os cuento un par de anécdotas: una que recuerdo con diversión y otra que todavía me produce tristeza (“Sonrisas y lágrimas”).

 

Comencemos por el cine. En mis tiempos, gracias a Dios, veíamos en los centros varias películas al mes. La actual “recomendación/prohibición” de ver una al mes la encuentro realmente heroica. Me centro en la anécdota: En un determinado curso anual proyectaron la película “Los intocables de Elliot Ness”, protagonizada por Kevin Costner –para mí un actor hasta entonces desconocido…- Al principio de la película, aparece él de espaldas y el director sorprende al espectador (si es espectadora, ya no digamos) con un “golpe de efecto”: Kevin se gira hacia la cámara y ésta nos ofrece un primer plano sublime. Yo no pude reprimir mi sorpresa y el vuelco que me dio el corazón: “Pero ¿¿qué es esto?? Madre mía, qué visión, qué maravilla de criatura humana, qué hermosura!!!!” Lejos de mirar hacia otro lado, levantarme en el acto y marcharme, disfruté durante hora y media de los ojos, el pelo, el rostro de mi nuevo ídolo cinematográfico. No recuerdo con certeza quién estaba sentada a mi lado, pero debía de ser alguna numeraria divertida, natural y con sentido común, porque le di la tabarra durante toooda la película, de eso sí que me acuerdo. Gracias a Dios, no hubo ninguna corrección fraterna al respecto. He de decir que la visión de un físico varonil tan estupendo jamás me supuso tentación alguna (claro está que no lo tenía ante mí en carne y hueso); antes bien, me ayudaba a dar gracias a Dios por la grandeza de sus obras... Perdonad, porque relato una anécdota personal, pero pienso que se podía ser numerari@ y persona normal, natural, sin comportamientos absurdos y monjiles.

 

Voy con la otra anécdota, que ya no versa sobre el cine sino sobre la música y la falta de asueto con que vivíamos l@s numerari@s. En unos de los centros donde estuve, no existía ningún equipo de música. No sé a cuento de qué, pero el caso es que debí de comentárselo a mi familia –que sabía cuánto me gustaba la música-. A los pocos días la directora me llamó a su despacho; había llegado un paquete para mí (¡qué alegría!) Por supuesto, ella ya lo había abierto (decepción), aunque tuvo “el detalle” de volver a cerrarlo –sin disimulo alguno-. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que dentro había un fantástico equipo de música con el que mi madre había querido sorprenderme. Puesto que era un centro de gente joven, nos alegramos muchísimo. Desgraciadamente, lo utilizábamos únicamente para oír música los sábados por la mañana, mientras limpiábamos (algo es algo); la casa tenía varias plantas, con un coqueto patio en el centro; allí colocábamos el equipo, que se escuchaba desde casi todos los rincones. Pues recuerdo que un sábado, al terminar el desayuno, antes de la limpieza, la numeraria que estaba a mi lado le preguntó a la subdirectora (la directora no estaba) si podíamos escuchar música mientras limpiábamos (ojo, la pregunta no era si podíamos tumbarnos “a la bartola” mientras escuchábamos música, sino mientras nos pegábamos la paliza de limpiar una casa con no sé cuantísimas habitaciones, salitas y cuartos de baño). La subdirectora, muy arisca, contestó con un “¡No!” rotundo. Yo me quedé helada y a la numeraria que lo había preguntado se le llenaron los ojos de lágrimas. Lo sentí tanto que le dije algo con ánimo de consolarla (en realidad, la consideraba mi amiga, además de “hermana” y estuve tentada de decirle: “no llores, que la pobre subdirectora es… “-mejor me callo-). Y es que la negativa de la “dictadora” en cuestión me pareció totalmente absurda, ridícula, injusta; sinceramente, un auténtico abuso de autoridad. Vamos a ver, ¿es que la vida de numeraria (y numeraria auxiliar, dicho sea de paso) no es de por sí bastante dura, con renuncias de todo tipo, madrugones tooooodos los días del año, Normas y más Normas, trabajo profesional, encargos, medios de formación, apostolado y un largo etcétera? ¿Es que ni siquiera se puede escuchar música mientras se limpia, ¡¡¡una vez a la semana!!!? Pero si es que no se puede ni dar un paseo sin preguntar a la directora, y si preguntas, te dice que para qué quieres pasear (¡para desfogarme, por Dios!)… En fin, que lo recuerdo como un auténtico tostón, la verdad.

 

Como alguien decía el otro día, antes de pitar nadie nos advirtió que ya no podríamos ir al cine, al teatro, a un concierto; yo añado, nadie nos dijo que tendríamos que pedir permiso para poder ¡escuchar música en nuestra propia casa…! En fin, con ese ahogamiento (y muchas más cosas), al final ocurre lo que ocurre, que una no puede más y explota.

 

Un abrazo a tod@s.

 

Shukem


Publicado el Lunes, 22 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Sobre informes de conciencia y otras cosas.- Luciana

010. Testimonios
luciana :

Leyendo el fin de semana los aportes de los últimos días me he enterado por Stoner de la existencia de los informes de conciencia (ya otros habían tocado el tema previamente aunque yo lo desconocía). ¡Y es que la Obra no deja de sorprenderme! En cuanto a estos informes, me surgieron algunas dudas que quizá me podáis despejar:

¿Cuándo se dejaron de hacer? Y ¿Eran informes solo sobre las conciencias de los numerarios/as o también se redactaban respecto de quienes fuimos supernumerarios? –esto por la cuenta que me trae:- )

¿Y se hacían sobre todos los miembros de la Obra? Me pregunto si hubo informes de conciencia de Don Álvaro, Don Javier o inclusive de San Josemaría. Quizá el Padre esté exento.

 

Para Stoner: sobre dónde recae la mirada de los numerarios

Yo nunca tuve la impresión de que me miraran el escote. No recuerdo haber notado nada raro en los numerarios, más allá de que en la misa al momento de dar la paz lo hacían con un apretón de manos, lo cual en mi país es inusual. Aquí al Sur nos damos la paz con un beso en la mejilla, sea quien sea que uno tenga al lado en la Iglesia. Los únicos que se inclinaban para atrás cuando amagabas a darles un beso y te extendían la mano eran los numerarios. Si hasta ese momento una no se había dado cuenta este gesto los delataba. Cuando algún numerario venía a mi casa a visitar a algún familiar o por algún otro motivo algunos miraban al piso, a la pared o por encima del hombro. Otros eran más extrovertidos y me saludaban con un beso, me miraban a la cara y hablábamos normalmente. Honestamente nunca me sentí incómoda con ninguno. Eso sí, cuanto más prohibido más atractivo. Si en una reunión había 9 hombre solteros y un numerario, pues las mujeres en su mayoría iban a fijarse en este último. Cuando a una reunión familiar venían mis hermanos numerarios a mí no me gustaba que otras chicas les coquetearan. ¡Y vaya si lo hacían! Era una situación bastante incómoda para ellos.

 

Para Astrid

Fue muy bueno que hayas escrito. Luego de leer tu carta pensé que la podrían haber suscrito cualquiera de mis cuñadas. Tu marido no te quiere menos porque no lo diga o porque no haga lo que tú esperas que haga (aunque sea lo más usual). Él ha vivido una realidad diferente a la de otros hombres de su edad. Por ello no puedes medirlo con la misma vara. Por algún motivo te has enamorado de él. Piensa en ello y rescata lo bueno que tiene y por favor no resaltes lo negativo. Igual es comprensible lo que dices. Me imagino que a él le gustaría colmar tus expectativas y se debe sentir mal por no poder ser quien tú quieres que sea. Amiga, piensa realmente si tú quieres que Juan deje de ser Juan para ser otra persona diferente. Yo creo que no. Creo que lo amas y lo necesitas; de la misma forma que él te ama y te necesita a ti. Sé comprensiva y ten paciencia; y no le hagas la vida muy dura. Si él no quiere hablar de algunas cosas, tiene todo su derecho a callar. Respétalo, ámalo como solo tú puedes hacer, dile que estarás a su lado y dale seguridad. Es el hombre con quien has decidido formar una familia. Dale  una oportunidad y date una oportunidad a ti de ser feliz con él. No puedes cambiar su pasado pero puedes hacer muy bonito su presente.

Sabes que cuentas conmigo si necesitas hablar.

 

Para Daniel

Comienzas tu aporte con la palabra “libertad”. Por favor, permite que otros hagan uso de su libertad sin cuestionarlos. En la medida en que no te perjudiquen ¿Qué nos importa a nosotros que Fulanito o Sultanito sigan perteneciendo al Opus Dei si es que así lo desean? Hay mil motivos por los que una persona puede seguir viviendo en un centro. Juzgarlos sería adoptar una postura de superioridad que es justamente lo que muchos reprochamos a la Obra. Y además, porque puedes herir los sentimientos de algunos numerarios/as que nos leen y quizá estén pasando ahora mismo por un mal momento. Si además de sentirse mal dentro se sienten juzgados, acusados, presionados por fuera, no les hacemos ningún favor.

Un saludo a ti y a quienes leyeron estas líneas. Muchas gracias por vuestros textos. Hacéis mucho bien publicándolos.

Luciana


Publicado el Lunes, 22 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Recortes de prensa: Disparidad de criterios entre miembros de la Prelatura.- Aloevera

120. Aspectos económicos
aloevera :

DISPARIDAD DE CRITERIOS ENTRE MIEMBROS DE LA PRELATURA

 

Si Luis Valls levantara la cabeza... Saracho cercena al Opus Dei en el Banco Popular

 

Reyes Calderón, único miembro de la Prelatura tras salir Pérez, Higuera, Oroviogoicoechea y Aparicio.

 

 

Al Banco Popular no lo va a conocer ni la madre que lo parió. Al margen de su crítica situación financiera, y al borde del abismo, la llegada de Emilio Saracho a la presidencia ha supuesto un cambio radical del consejo, con la fagocitación de los miembros del Opus Dei que durante toda la historia de la entidad han tutelado el poder del banco.

 

Artículo completo en El Español

 


Publicado el Lunes, 22 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Con Ojos Nuevos: Confesión General y el caso Javier.- Stoner

010. Testimonios
Stoner :

Con Ojos Nuevos: Confesión General y el “caso Javier”

Stoner, 19 de mayo de 2017

 

Este escrito viene un largo. Así que hago un resumen para que sepan de qué va la cuestión y decidan si siguen leyendo o van a hacer alguna otra actividad más placentera. En esta comunicación planteo una hipótesis sobre el sentido de la confesión general que se exigía a los miembros del Opus Dei antes de las incorporaciones. También contaré una anécdota sobre los informes de conciencia: el caso de Javier, como si estuviéramos en una collatio o en una escuela de negocios de esas que son pero no son. Realizo una digresión con el tema de los espías, para finalmente concluir agradeciendo que (en principio) se haya eliminado la práctica existente de archivar los pecados de los miembros de la Obra en un registro protocolizado, físico o informático. Durante el recorrido iré repasando textos de san Josemaría.

 

Artículo completo


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Tú a lo mejor me quitabas el hipo…- Shukem

070. Costumbres y Praxis
Shukem :

Hola a todos:

 

Hace unos meses que leo esta web con auténtica fruición, pero por un motivo o por otro, nunca me había decidido a escribir. Hoy, sin embargo, tras leer el último escrito de Stoner sobre los numerarios que no miran a las mujeres a los ojos, me he animado a hacerlo.

 

Stoner, te hablo como mujer y como exnumeraria que lo fue durante diez años. Precisamente por eso, yo no tuve trato alguno con numerarios, pero es obvio que conocí a bastantes sacerdotes numerarios. Pues bien, puedo decirte que a quienes recuerdo con más afecto fueron precisamente aquellos (dos, no más) que se dignaban mirarnos a los ojos con naturalidad y afecto. A ninguna mujer, sea numeraria o no, le gusta que se dirijan a ella sin mirarle a la cara. Cuando yo era numeraria, y ante todo mujer, agradecía que el sacerdote me mirara a los ojos, que me sonriera con naturalidad, que me viera como una mujer (siempre dentro del más fraternal afecto, por supuesto).

 

Recuerdo que uno de estos sacerdotes era un auténtico poeta; tanto era así que incluso lo comentábamos entre nosotras. Coincidí con él en varios cursos anuales de numerarias y predicaba unas meditaciones maravillosas acerca del Amor, era muy sobrenatural y a la vez muy humano. Pero, sobre todo, se agradecía que cuando nos impartía alguna asignatura de teología, lo hacía mirándonos a cada a una, -no al suelo, a la ventana o la pared-, y recuerdo que, incluso al darnos la Comunión, ¡nos miraba a la cara! Al fin y al cabo, la cara es el reflejo del alma, ¿no es cierto?

 

El otro sacerdote cuyo cariño no olvido era el de mi Centro de Estudios. Éramos alrededor de cien chicas jóvenes, llenas de vitalidad e ilusión. Al ser tantas, la verdad es que el trato era bastante impersonal y una llegaba a considerarse “una más” entre la multitud. Las directoras eran muy exigentes, de trato poco cercano y alguna incluso desagradable y arisca. Sin embargo, recuerdo que el trato con el sacerdote era distinto, personal, lleno de afecto: te lo cruzabas por un pasillo y te miraba a los ojos con una sonrisa; impartía una charla sobre el espíritu de la Obra y te miraba a los ojos; te confesabas con él y te trataba con cercanía y sentido del humor; en resumen: te sabías querida. Antes de finalizar el centro de estudios, a otra alumna y a mí nos propusieron trasladarnos a otra Región y ambas aceptamos encantadas (tal vez otro día escriba sobre ello…). Antes de irnos, la última vez que me confesé con él -con bastante pena, la verdad- él se despidió con palabras de afecto, de auténtico cariño fraternal y sentido del humor: “Bueno, ya tendremos noticias vuestras a través de Noticias (en efecto, mi nueva Región parecía que tenía una sección permanente en la revista interna). Ya os iré viendo en las fotos: a ti con tal vestido y a Fulanita (la otra numeraria) con su jersey de Snoopy”. Se notaba que se fijaba en esos pequeños detalles de cada una, que nos miraba y apreciaba.

 

Como contraste, Stoner, siento verdadera lástima al recordar el trato despectivo que nos dispensaba a las numerarias un cierto sacerdote de la región a la que me trasladé. No nos miraba jamás a los ojos. Por lo menos, así de contundente lo recuerdo: jamás. Era algo antinatural, desagradable en grado sumo; no sabías si hablaba contigo o con una pared... La persona que representaba al Padre en la Región, aquel que más cariño fraternal debería demostrarnos, no nos trataba con el cariño que “precisábamos”. (Digo esto, además, porque la labor en esa Región era harto difícil, era como vivir la vocación en la clandestinidad). Volviendo al tema: vivía en ese país una numeraria con un carisma extraordinario, en todos los sentidos. Una mujer de diez. Yo creo que todas la admirábamos por una u otra razón. Un buen día, como no podía ser de otra manera…, la susodicha dejó la Obra. Al poco tiempo de ocurrir, el sacerdote en cuestión nos impartió el retiro mensual a las numerarias de la ciudad. Estábamos allí todas. En la meditación, aunque no recuerdo las palabras textuales, nos dijo de manera muy despectiva que las numerarias éramos unas bobas, tontas y simples, que perdíamos la cabeza “por el primer hombre que se dignaba decirnos algo bonito”. Me quedé estupefacta, me sentí profundamente herida, como mujer y como numeraria. Resultaba evidente que lo decía a colación del caso de la numeraria que había salido de la Obra (la mujer “de diez”, os recuerdo). Yo no salía de mi asombro y pensé: “¿Dios mío, qué sabrá él (el sacerdote con el más alto cargo de la Región)…? Si no nos mira a la cara, si no sabe ni de qué color tenemos los ojos… Pensará que somos todas unos cocos, que intelectualmente no valemos un pimiento y que no hay hombre que se interese por nosotras”. ¿¿¿El primer hombre, ha dicho?? Si yo le contara, Don X, (y por mucho informe interno que leyera sobre mí, él no podía saber lo siguiente porque no me parecía correcto contarlo en la charla a la directora o al sacerdote) la cantidad de veces que me han dicho algo bonito, que me han pedido el número de teléfono, que he tenido que rechazar una invitación al cine, a que me acompañaran a casa o incluso una proposición descaradamente indecente de un hombre “hecho y derecho”. Bastantes veces, muchas más de las que imagina. Yo siempre había dicho “no”, aunque me había sentido halagada y hasta atraída por quienes me lo habían dicho. Yo he relatado mi experiencia, pero el resto de mis “hermanas” eran, seguro, mejores y más dignas que yo. Viví en varias ciudades y varios países, así que conocí a bastantes numerarias: unas eran muy inteligentes, otras excelentes profesionales (con trabajos que cualquier ejecutivo envidiaría), muchas tenían una educación y modales exquisitos, algunas verdaderamente bonitas, etc. Precisamente, recuerdo haber ido por la calle con la directora de mi centro, una mujer despampanante, y haber sido testigo de los piropos que le dedicaban; y sé de otra numeraria joven a la que una supernumeraria le dijo: “Fulanita, qué lástima, con lo guapa que eres, ¡podrías tener el marido que quisieras!” El colmo fue cuando, al llegar a otro país, me llamó soberanamente la atención una señora con una clase y una belleza extraordinarias, parecía una actriz de Hollywood. “Qué supernumeraria tan guapa”, exclamé. “Nooooo, no es supernumeraria. Es Fulanita, de la Asesoría Regional”. Anonada me quedé.

 

En fin, Stoner, que me he ido por las ramas, me pierdo en los recuerdos. Insisto, que tú mires a una mujer a la cara debería resultar algo natural; basta con no mantener tu mirada en su mirada. Lo contrario, mirar al suelo, al infinito, a la blusa (muy gracioso y lógico lo que comentas del escote) nos resulta raro y desagradable. Al fin y al cabo, si tienes tu corazón lleno de Amor a Dios y ves una mujer guapa, ¿no sientes necesidad de dar gracias por la belleza que Él ha sabido crear? Al menos yo, cuando veo un hombre de esos que quitan el hipo, eso es lo que hago: alabar a Dios.

 

Si no te importa, te envío un par de besos, Stoner. O un saludo, si lo prefieres. Yo estoy felizmente casada y tengo unos cuantos retoños, pero si te viera, te miraría a la cara seguro; espero que tú también. En mi escote no te ibas a fijar ni borracho, pero tú a lo mejor me quitabas el hipo… ;)

 

Shukem


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: LA CRIADA DEL OPUS DEI.- Ana Azanza

077. Numerarias auxiliares
Ana Azanza :

LA CRIADA DEL OPUS DEI

 

 

Publicado en Marianne Magazine 14 de abril 2017-05-18

Traducción Ana Azanza

 

 

Enrolada por la organización en su adolescencia Catherine ha pasado más de diez años rodando de centro en centro del Opus Dei. En 2001 denunció al Opus Dei “por trabajo disimulado y retribución contraria a la dignidad”.

 

 

Cuando no se acuerda de algo o es demasiado doloroso pliega los ojos y algunas arrugas aparecen en su frente, se calla brevemente. Y retoma el hilo de su relato. Rebobina 15 años de vida de criada al servicio de los adeptos del Opus Dei (obra de Dios en latín) hasta su huida en 2001. Siguieron años de lucha judicial tras su denuncia “por trabajo disimulado y retribución contraria a la dignidad” en octubre de ese mismo año. Primero perdió y luego ganó en el recurso.

 

Y el último recurso que sus ex empleadores han elevado a Tribunal de Casación que se cierne como espada de Damocles, a veces todo se anuda en su cabeza. Catherine Tissier cumple 45 años en 2017 y no era más que una adolescente cuando fue atrapada por el Opus Dei. La suerte estuvo en su contra. En el verano de 1985 la escuela privada Sainte Croix de Provins en el que está matriculada le propone que cursar un CAP. Catherine tiene 15 años y está en un equivalente de séptimo de EGB, no está contenta con sus estudios, y no le desagrada la idea de matricularse en la escuela de hostelería Dosnon sita en Couvrelles (Aisne).

 

La madre, Janine, nos cuenta: “fuimos de visita, nos encantó, nos recibieron con mucha amabilidad y simpatía. No terminábamos de hablar y ellas acababan nuestras frases, pensamos qué sitio tan estupendo ¿dónde hemos he venido a parar?” Pero en ningún momento nos explicaron que aquello era un submarino. Tampoco les dijeron que su hija seria presa de la institución, que la cargarían de trabajo a voluntad.

 

“Poco a poco” así intenta Catherine Tissier explicar lo inexplicable, ella bautizada pero educada por padres que no practicaban, fue manipulada, abducida y explotada durante más de una década por los discípulos de Josemaría Escrivá de Balaguer, el padre fundador del Opus Dei. Se levantaba a las 6 de la mañana y se acostaba a las 10 de la noche, tras un día de fregar vajillas, servido mesas, cuidado la ropa en los diversos centros del Opus Dei en Londres, París, Marsella, Couvrelles. Trabajando como una burra para santificar el trabajo y santificarse con el trabajo según le hicieron creer.

 

ENTREGAR SU VIDA

 

Poco a poco una de las profesoras que también es su preceptora la invita ya el primer curso a prácticas devocionales. Una presión amistosa, algunas frases amables cuando se cruzan en los pasillos de la escuela. “Sabes la semana que viene hay una meditación. Unos días más tarde “¿te acuerdas?” Y el mismo día: “dentro de una hora es la meditación”. La preceptora convence con facilidad a la dócil y fácil Catherine de que tiene que confesar, de que tiene que asistir al catecismo predicado por el capellán los lunes por la mañana y a la predicación el miércoles por la tarde. “No parecía acoso” precisa. “Al principio acudía para que me dejaran en paz, así veían que iba, que estaba presente.”

 

Al curso siguiente Catherine se hace amiga de otra alumna nueva que la anima a seguir el camino de Dios. “Ahí fue donde me atraparon” analiza. La vocación reciente opusina y su amiga comienzan a practicar el “plan de vida” del Opus Dei: misa cotidiana, rosario siempre en la mano, media hora de oración por la mañana, un cuarto de hora de lectura espiritual, examen de conciencia antes de acostarse. En noviembre de 1987 Catherine escribe la carta para comprometerse en la institución, le dicen que no se lo cuente a sus padres. No tiene todavía 17 años y ya pronuncia votos de pobreza, castidad y obediencia. No se da cuenta de que tiene que entregar su vida y su herencia al Opus Dei y que su familia no podrá recuperar su cadáver cuando fallezca. “Sabía que iba a dar toda mi vida al Opus Dei, aquello tenía una finalidad.” Recibe una formación, le enseñan los códigos, las normas, las mortificaciones: el cilicio, ese collar de metal con puntas que se pone alrededor del muslo hasta hacer heridas, la autoflagelación. 6 meses más tarde se consagra como numeraria auxiliar, le dan una biblia, una cruz y se compromete a expandir el evangelio haciendo apostolado…Todavía no tiene la mayoría de edad y para evitar que sus padres la saquen de la trampa, seguían sin saber el compromiso de su hija, la directora de la escuela los convence para que la dejen ir a Londres durante un año y así aprenda inglés, inevitable si alguien quiere trabajar en la hostelería, isnt it? En realidad Catherine hará la limpieza en una residencia de estudiantes londinense dirigida por el Opus, ya que inglés no aprendió mucho.

 

Cuando vuelve en junio de Londres, los padres se dan cuenta de la manipulación, Catherine recuerda: “Las de la escuela les dijeron a mis padres: Su hija es mayor de edad y nosotros somos ahora su familia, no Vds”

 

TODO SE VIGILABA

 

“Cuando nos enteramos se nos cayó el alma a los pies”, recuerda Janine, “pensé que había metido a mi hija en una secta”. Mientras que Janine y Michel, su marido, remueven cielo y tierra, alertando a altas autoridades eclesiásticas, para recuperar a su hija, ésta se dedica a la obra sin cobrar ni un céntimo. Recibe una nómina pero todo su salario llega a una cuenta bancaria que lleva su nombre pero a la que ella no puede acceder. Los extractos bancarios llegan a sus empleadores que conservan también sus talonarios de cheques. Catherine firma cheques en blanco, más tarde sabrá que ese dinero sirvió para financiar la editorial Le Laurier del Opus Dei. Cuando la numeraria auxiliar necesita dinero para comprar champú o dentífrico lo tiene que pedir, una pequeña suma de la que tiene que dar cuentas al céntimo.

 

Catherine vivió así 10 años. Sin dinero, enclaustrada, siempre viviendo con mujeres y solo con mujeres, cuando se cruza con un hombre baja la mirada. Sale poco a la calle, siempre con alguien, una colega y así se vigilan mutuamente. Evita mirar los escaparates para no caer en la tentación. Sólo va a ver a sus padres una vez al año, un fin de semana. Cuando habla por teléfono con ellos, escuchan, sus cartas se abren y se leen, las que envía y las que recibe. “Todo lo controlaban” precisa.

 

En 1997 Catherine tiene 26 años, se cansa. Harta de trabajar, agotada de trabajar sin descanso, de no tener vida. “Hay un momento de hartazgo, de revuelta”. Sus patrones achacan la depresión que sufre a problemas de la infancia, a tensiones con sus padres, que aparecen 12 años más tarde. La envían a un médico del Opus Dei que la llena de neurolépticos y ansiolíticos. El médico la envía a trabajar como fille au pair en una familia de supernumerarios, le dan de comer y lavan la ropa, la alojan, le pagan 335 euros al mes por cuidar a tres niños durante el curso escolar. En esa época Catherine sufre un colapso y tiene que ser ingresada diez días en el hospital Sainte Anne de París.

 

A fin de curso la mandan de vuelta a la escuela Dosnon que además de ser un lugar de formación, es un vivero de numerarias, supernumerarias y numerarias auxiliares necesarias para ocuparse del centro de convivencias anexo de Couvrelles, unido a la escuela para un subterráneo. Se trata de un castillo de la prelatura Opus Dei, que consta de 29 habitaciones, 45 camas, tres comedores, uno de ellos para los residentes que acuden a los retiros, convivencias, jornadas de familias. Catherine aguantara aún unos años.

 

El 12 de enero de 2001 Janine y Michel acuden a buscar a su hija para llevársela al “fin de semana” anual al que tiene derecho con sus padres en la casa familiar de Provins. Se quedaron estupefactos cuando vieron a su hija transformada en una zombie, delgada y en un estado lamentable, así lo recuerda Janine. Pesaba 29 kg, no paraba de vomitar  y ni siquiera se sentaba a la mesa para comer. “Pensé que se moría, era algo imposible de creer.” Muy nerviosos la llevaron a su médico de cabecera que le prescribió la baja inmediata. “Me llevaron al límite” dice Catherine. Se reconstruye hasta el punto de presentar una demanda al Opus Dei.

 

LARGA CONVALECENCIA

 

Sentada en el canapé con su perrillo en las rodillas y busca la aprobación de la mirada de su marido desde 2009, Arnaud, es la Catherine de hoy, refugiada en su casa de Sens, rodeada de un jardín y una huerta que cuida con pasión. La ex numeraria auxiliar nos cuenta cómo fue su larga convalecencia. Cómo se abusó de ella física y psíquicamente…


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ¿Lo raro de no ser raros?.- Salypimienta

010. Testimonios
Salypimienta :

Hola a todos!!!, respondiendo a la pregunta de Stoner...

Estimado Stoner: Primero que nada te agradezco que te hayas animado a escribir. Admiro tu valor, de verdad. Me gusta saber que hay numerarios con las ideas claras que se dan cuenta de que hay mucho que arreglar allí dentro.

Te cuento cómo es que las mujeres vemos a los numerarios en general: ¡como algo rarísimo!. El trato que he tenido con ellos ha sido bastante frecuente. Lo he comentado con algunas amigas que también han tenido ese trato, y la respuesta unánime es esa: SON MUY RAROS. De verdad que casi nada hay natural en ellos, desde la forma de caminar, de hablar, de desenvolverse en público todo es como muy estudiado. Lo que dices de los escotes es cierto, al hablarte no te miran a los ojos y parece que te ven el escote, entonces te incomodas y al darse cuenta de eso, el numerario también se incomoda. La verdad es que el trato de una mujer con un numerario siempre es así, incómodo. No es sólo lo de verte a los ojos, tanta afectación al hablar también es muy incómoda. Yo incluso diría que el trato en general de los numerarios hacia las mujeres es rudo. Cuando no, hablan como si estuvieran dando una cátedra, llegando incluso a parecer soberbios.

Muy pocos he conocido que son un poquito agradables con las mujeres. Nunca te saludan más que con un ¡hola!, a veces ni eso, ya no hablemos de saludarte de beso, es que ni la mano te tienden. A mí la impresión que me da es que intentan poner una barrera tan impenetrable entre uno y otra, que al final, lo único que las dos partes quieren es que se termine la conversación cuanto antes, aunque dicha conversación sea sobre la educación de una criatura, cosa que es de suma importancia, sobre todo, porque es imprescindible que las partes involucradas en ello estén de acuerdo.

Hay que hacer énfasis en que el lugar más común en el que una mujer puede tratar con un numerario es en los colegios, donde por lo regular es la mamá quien acude a las citas, la mayoría de las veces sola. Te podría contar mil anécdotas sobre las ridiculeces que he visto en el trato entre numerarios y mujeres pero no lo haré. El caso, es que parece que las mujeres a los numerarios les damos mucho miedo, lo cual, como ya conté, puede resultar contraproducente. A algunas mujeres eso les parece un reto, como que sienten que es un triunfo personal el poner en aprietos a un hombre que las ignora olímpicamente y eso lo digo para que lo sepan y tengan cuidado (los numerarios, no las mujeres). Algunos n suelen utilizar un lenguaje exageradamente mojigato lleno de expresiones como: “de cara a Dios”, “lo encomiendo”, “hay que llevarlo a la oración”, etc. Quizá con alguien de casa no resulten extrañas esas expresiones, pero con mujeres de fuera, es como si les estuvieran hablando en chino, además de que les parece extremadamente cursi, ningún religioso ni sacerdote fuera de la Obra habla así.

La diferencia entre el trato de numerarios con mujeres, es diametralmente diferente al trato de las numeraria con los hombres. Creo que en el caso de ellas, las cosas son más normales. Quizá se deba a que la numeraria nunca y por ningún motivo se encontrará frente a frente con un varón estando sola o sin una rejilla de confesionario entre el susodicho y ella. En el caso de los colegios, como dije antes, generalmente es la madre quien va a las citas, y cuando el padre es quien va solo, que es rarísimo que ocurra, la entrevista se hace con una tercera persona, ya sea la alumna o la preceptora de la niña.

No sé en las demás regiones, pero en México, creo que todas las numerarias han trabajado en algún momento en la administración de ‘algo’ de la sección de varones (un centro, una residencia universitaria, o así), por lo tanto, los nombres de los numerarios les suenan conocidos, y como han trabajado para ellos en algún sentido, se refieren a ellos con cierto aire de cariño (del más santo, de verdad). No creo que alguna vez lleguen a hablar con ellos como no sea por medio del telefonillo, pero seguramente les hablarían con un tono totalmente maternal porque de cierto modo ellas los ven a ellos así: como sus hijos. No voy a decir que en la Obra deberían hacer cursos anuales mixtos o algo por el estilo, pero quizá es hora de que tanto hombres como mujeres dejen de ver al sexo opuesto como un peligro latente, y aprendan a tratarse unos y otros con más naturalidad. Quizá así se logre que la expresión tan utilizada en la Obra: “Lo raro de no ser raros” tenga un poquito de verdad.

De corazón te digo, que la única manera de salvar al Opus Dei es que sus miembros comiencen a vivir en medio del mundo, pero del mundo real, con todas las consecuencias que ello conlleva. Y quizá también, en la sección de varones deban de aprender que las mujeres no somos todas unas arpías, que la mayoría somos buenas personas dignas de toda confianza, y que la gran mayoría de nosotras ni somos unas histéricas, ni olemos mal, ni vivimos a merced de los cambios hormonales. No sé por qué tipo de traumas, el Padre Josemaría tenía una visión tan mala sobre las mujeres, siendo además que vivía entre ellas (la Abuela, tía Carmen y las hermanas que murieron), pero esa visión al parecer la han heredado a todos sus hijos. De alguna manera puedo entender que en la España de aquella época el ver a la mujer casi casi como si se tratara de la mascota de la casa y el respeto hacia ellas fuera nulo era lo normal -desafortunadamente así ha sido tradicionalmente el los países latinos-, pero que se siga pensando de la misma manera 100 años después, la verdad que es una torpeza y una injusticia.

Besos a todos. Salypimienta.


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Para Stoner: lo que vio y oyó el $anto Marqués.- Ramón

010. Testimonios
ramon :

Hola Stoner,

 

Eres uno más de los que se lamentan de la confusión y mezcolanza que rodea al $anto Marqués y su fundación y espíritu fundacional, y se sienten traicionados en mayor o menor grado. La verdad es que todas esas leyendas áureas sobre lo que vio, oyó, sintió o declaró no tienen ninguna trascendencia, más que la que se quiera dar. Es lo menos importante del Opus.

 

Me explico: toda esa superchería sobre si Dios le comunicó directamente a $an Josemaría el Opus, etc, como si fuera un nuevo Moisés no hace sino abundar en una milagrería y grandilocuencia que no son nada cristianas y desde luego dejan bastante en entredicho la educación religiosa de los seguidores del Opus Dei. Dios, como todos sabemos, y nos dice Jesús "ve en lo escondido". Como dice el profeta "no estaba en la tempestad, sino que es una suave brisa"...


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Nunca pensé que hablaría con un numerario.- Bruna

040. Después de marcharse
bruna :

Hola Stoner

Nunca pensé que "hablaría con un numerario", si a hablar se le puede llamar a este intercambio de escritos. Pero aún así me parece divertido. 

Gracias por haber leído lo que escribí. Y con respecto a lo que comentas en lo que publicaste el día 17 de Mayo, sólo mencionarte que cuando salía al comedor, tampoco podía mirar a los numerarios a la cara. Me parecía lo más normal del mundo, si a eso se le puede llamar "normal". Cuando sales, te das cuenta de lo importante que es mirar a los demás a los ojos. Te sientes comprendido, querido,... y ves que eso que hacíamos no era ni mucho menos normal. Más de una vez, por no mirar estuve a punto de volcarle la fuente de comida o al sacerdote o al director, imagínate. 

Con el tema laboral, regular. Por cierto, si alguien conoce o sabe de alguna farmacia donde busquen auxiliares, o un trabajo que pueda desempeñar, que me avisen por favor (vivo en Málaga). Más abajo dejo mi e-mail.

Y sobre Dios... sigue en stand by. No me siento a gusto con este tema todavía. 

Un saludo. 

PS. Os dejo mi dirección de correo electrónico: vrc84@icloud.com

Muchas gracias a tod@s! 

Bruna


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Saludos a Nachof.- Removiendo53

900. Sin clasificar
removiendo53 :

Estimado Nacho, ¿cómo estás?. Te recuperas adecuadamente? Sabes que tienes gente que te aprecia.

Removiendo53 


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Confiança: pilar básico em qualquer relacionamento.- Nempedronempaulo

070. Costumbres y Praxis
Nempedronempaulo :

Si su pareja le espía el móvil, rompa con ella

O artigo Si su pareja le espía el móvil, rompa con ella não é novidade: foi publicado em outubro/2016, em El Pais. Não fala especificamente sobre a opus dei, mas sobre relacionamentos. Sem embargo, penso que sua leitura é interessante para os afetados pela opus dei. Boa parte dos membros ou ex-membros que participam de Opuslibros possivelmente foram testemunhas ou protagonistas de histórias de invasão de privacidade por parte dos diretores, mediante controle do correio físico ou eletrônico, redes sociais ou aparelhos móveis dos numerários.

A mesma consideração, penso, aplica-se também ao relacionamento "od x numerario".

Um pequeno aperitivo: cuando el espionaje se produce es porque "faltan los pilares de una relación sana y equilibrada".

Nempedronempaulo


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)


     Contacta
Si quieres contactarnos, escríbenos a esta dirección:
Nuestra dirección de correo
(Haz click en el sobre)

     Buscar



     Buscar con
Google

en opuslibros

     Documentos por categorías

Libros silenciados

Tus escritos

Documentos internos

Selecciones de escritos

Correos

Recortes de prensa

Recursos para seguir adelante

Homenaje


     Encuestas
Aspectos sociológicos
del Opus Dei


     Videos
Ultima entrevista a Miguel Fisac

Canal OpusLibros en YouTube - Administrado por Spiderman

     Colegios, clubes,...
Colegios, clubes juveniles, colegios mayores y universidades vinculadas al Opus Dei

     Anteriores
Viernes, 19 mayo 2017
· La libertad: una cuestión de conciencia.- daniel
· No estáis solos.- Tintin
Miércoles, 17 mayo 2017
· Cortados con el mismo patrón, con los mismos criterios.- Stoner
· En la obra no ha cambiado nada.- Mulan
· Se precisa un cambio pero así no puede haberlo.- Madurez
· No se pueden poner puertas al campo.- Andrómeda
· Lo fundacional y el resto todo se puede cambiar.- Solitudine
· Los que permanecen.- JaraySedal
· Los numerarios se lanzan a hablar claro.- Orange
· Fotos censuradas.- Curial
Lunes, 15 mayo 2017
· Cambios en la Obra.- Alter Alterius
· Segunda promoción y fotos no censuradas.- Stoner
· En respuesta a los últimos escritos.- Novaliolapena
· Recuerdos.- Maripaz
· Sobre capillas y oratorios.- Supo
· La gran traición.- Salypimienta
Viernes, 12 mayo 2017
· Sotana, anillo y oratorio.- Gervasio
· La historia del Opus Dei.- Oscariz
· Apología de los ex, en pareja.- Curial
· Petición a la Jerarquía Romana: la dirección espiritual en el Opus Dei.- Orange
· Las oposiciones de San Josemaría.- Aloevera
Miércoles, 10 mayo 2017
· 14-feb-1930: Fui corriendo.- Stoner
· La dirección espiritual.- U2
· El liderazgo al estilo del Opus Dei.- CuG
· Saludo a todos.- EscudoDeRoble
· Para Ddd.- Ruta
· Es bueno escuchar opiniones diferentes.- Astrid
Lunes, 08 mayo 2017
· Villa Tevere (9).- Novaliolapena
· La gran falacia del Opus Dei (IV). Estar opuseído.- Pepgrass
· Me han prohibido entrar en el colegio mayor pero me gustaría volv.- Ddd
· Hola Fueraborda. De momento mejor así.- Solitudine
· Calidad de la dirección espiritual: pésima.- Orange
· Si me dicen Tengo que hablar contigo....- Entregado
· El Opus Dei y el banco Popular.- Aloevera
Viernes, 05 mayo 2017
· Villa Tevere (8).- Novaliolapena
· Estos escritos me salen fluidos. Se ve que lo necesito…- Stoner
· Algunos pequeños cambios.- Stoner
· Desafortunado encuentro con la vocal de auxiliares.- Bruna
· Los años robados no los recuperaré nunca.- Andrómeda
· Como muelle que fue comprimido.- Fueraborda
· ¡Cómo me vas a entender si no has trabajado nunca!.- Mulan
· Respuesta a kywala.- Dufresne
· Numeraria auxiliares, hoy.- Junio
· Gracias a Maripaz y Junio.- Mariki
· Hablar de cambios.- Supo
Miércoles, 03 mayo 2017
· La vieja agenda negra.- Maripaz
· Comentario a dos cartas.- Gervasio
· Es muy dícil cambiar esto.- Madurez
· Placa en Perdiguera.- Stoner
· Los centros de estudios de las numerarias.- Junio
· Trataré de explicártelo Bruna.- Haenobarbo
· Visita al cuarto del padre.- Tornalila
· Sobre la tercera generación de supernumerarios.- Bezoya
· Promesas en el vacío y sentido crítico.- Entregado
· El papo.- kywala
· Para Astrid y Novaliolapena.- Zartan
· Dentro, a lo mejor puedes hacer algo.- Solitudine
· El fiscal del caso Gaztelueta tiene relación con el colegio.- Aloevera
Lunes, 01 mayo 2017
· Mi primer correo. Soy numerario.- Stoner
· Villa Tevere (7).- Novaliolapena
· La actualidad de los centros de estudios de Numerarias auxiliares.- Junio
· ¿Alguien puede explicármelo?.- Bruna
· Uno tenía que realizar esa parodia con buena cara.- Entregado
· Buzon de quejas en el vaticano?.- Guillermo Alar
· El caso Llorca.- Pepito
· Perplejidades.- Jiménez
· Lo que el Opus Dei me robó.- Orange
Viernes, 28 abril 2017
· ¿Quién decide la salida de un miembro?.- Andrómeda
· Cegado por mi amante la Obra.- Ignacio Ricardo
· El director de un centro científico evangeliza a sus investigadores.- Aloevera
· Se abre juicio oral del caso Gaztelueta.- Aloevera
Miércoles, 26 abril 2017
· Gracias por recordarme.- Nachof/ElCanario
· Villa Tevere (6).- Novaliolapena
· Muchos gastos para las visitas del Padre.- Junio
· ¿Lo puede confirmar alguien?.- Junio
· Ex numeraria auxiliar en los tribunales.- Ana Azanza
· Los numerarios visto desde fuera según mi experiencia.- Salypimienta
Lunes, 24 abril 2017
· ¿El padre viaja sin el vicario general?.- Novaliolapena
· Respuesta a Salypimienta.- Astrid
· El Padre disfruta de unos servicios propios de un Rey.- Orange

Archivo anterior




Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.192 Segundos