Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 47 usuarios anónimos y 2 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


Opuslibros: 040. Después de marcharse

Buscar en este Tema:   
[ Ir al Home | Selecciona un nuevo Tema ]

 Tus escritos: No sabía que otra vida era posible.- Unanume

040. Después de marcharse
Unanume :

Fueraborda, gracias por interesarte por mí y por querer saber qué es de mi vida. Resumo cuatro años en cuatro líneas:

1)      No sabía que se pudiera ser tan feliz

2)      No sabía que me gustaría tanto estar en MI casa

3)      No sabía qué era el amor, ni mucho menos imaginaba que existiría para mí. 

4)      No sabía que otra vida, tan diferente de la anterior como lejos está Urano del sol, era posible.

No conozco a nadie de OpusLibros, excepto a Mediterráneo, no sé nada de vosotros y, sin embargo, percibo un interés genuino por mí, un interés que no tiene nada que ver con las preguntas del cb ni las charlas de fraternidad (jaja), así que os cuento cómo fue todo. 

 

Pedí la dispensa y me fui a vivir sola. Nunca olvidaré la primera noche: ¡podía leer en la cama! Diréis que menuda tontería, y os doy la razón porque lo es, pero yo no he olvidado la sensación de libertad que me dio empezar a releer “El señor de los anillos” con dos almohadas detrás de la espalda. 

 

Mi recuerdo de esos primeros meses es de sensación de maravilla. Me maravillaba todo: hacer la compra y elegir qué quería comer, ver una camiseta, o un libro, y que lo único a tener en cuenta fuera el saldo de la cuenta corriente, comprar un billete y marcharme a Ámsterdam SOLA. Más de un mes llegué al final en números rojos, pero aprendí. Vaya si aprendí. 

 

No buscaba conocer a nadie, lejos de eso, pero la vida se cruzó y conocí a una persona con un background parecido al mío. Nos hicimos amigos. Con el tiempo fue evidente que había algo más que amistad, yo no quería oír hablar de compromisos y el pobre tuvo que tener una paciencia de santo, pero una vez más, la vida se empeñó. Vivimos juntos bastante tiempo hasta tener claro que sí y entonces nos casamos. 

 

No hay mucho más que decir, excepto que en esos cuatro años me he replanteado todo, todo, todo cuanto había aprendido en los anteriores. Todo sin excepción. El trato con Dios en primer lugar, pasé meses sin practicar, rezando a mi manera, leyendo muchísimo sin preocuparme de calificaciones ni números, e intentando estructurar algo que tuviera sentido para mí. Traducir e incorporar a la vida diaria conceptos como amor al prójimo o ser socialmente responsable no ha sido fácil. No lo fue tampoco sacudirme de encima la “aplicación por defecto” de acercar a Dios a todo el mundo. En lugar de eso, tuve que aprender a escucharlos e intentar comprenderlos, sin más, sin pensar en que se confesaran o hicieran una romería. Adquirir empatía me ha costado mucho. O quizá lo que me costó fue darme cuenta de que carecía de ella, de que no sabía ni de qué me hablaban. Me ayudó apuntarme como voluntaria para acompañar enfermos terminales y estar con ellos cuando murieron, sin sacerdote porque esa fue su elección. Cuánto aprendí respetando eso.

 

No hay mucho más que contar, aunque sí deseo aclarar algo: si todo me ha ido fenomenal, como jamás imaginé, ha sido en parte porque tenía un trabajo y un sueldo y pude, en el momento en que lo decidí, subsistir con mi sueldo sin depender de nadie. Este punto ha sido clave, piedra angular y base de todo. Me duele pensar en tantos y tantas que, sin tener los medios económicos, están condenados, y CONDENADOS es la palabra, a no poder salir, a no poder hacer lo que querrían hacer. 

 

Mi etapa en el Opus Dei, sus gentes, su universo, es mi pasado: he cerrado la puerta y he tirado la llave. Lo acepto porque fue el camino que Dios eligió para llevarme donde estoy ahora. ¿Me hubiera gustado otra vida? Sí, porque la que viví no era real, no era psicológicamente adecuada, no era humana, ni era, sobre todo, cierta. Era una falacia completa.   

 

Gracias a todos por vuestro interés. Gracias, Fueraborda, por querer saber. Gracias, Mediterráneo, eres el mejor sistema de correo. 

 

M. A - Unanume.


Publicado el Miércoles, 30 noviembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Nostalgia Opus.- Lizzy Babieca

040. Después de marcharse
Lizzy :

No es que extrañe el cilicio, ni el incómodo silencio que acompañaba tu camino a la salita donde te hacían la corrección fraterna. Tampoco la cola para el confesionario, o el viaje de vuelta, muy tarde, luego del círculo del lunes. Ni siquiera los cánticos, ni el olor a incienso de las bendiciones, ni la contemplación de las flores del jardín el día del retiro mensual. No. Lo que he extrañado estos días, es a las personas opus de las que fui compañera. El cariño que sentía de ida y vuelta por aquellas que quise y me quisieron.

Me acuerdo poco. La verdad casi nunca, pero en mi trabajo hay una persona que es como “de mi perfil”, alegre y extrovertida. Y un día conversando, empezamos a darnos cuenta que teníamos conocidas en común. Ella venía saliendo de una obra corporativa opus. Con harto drama, como corresponde a toda historia opus que se precie.

Lo que más me ha quedado de su relato, es la descripción vivida de los caracteres de las mujeres con las que trabajaba, el ambiente en general. Cualquiera de afuera puede explicar muy bien las notas generales de los ambientes opus, así de notables son. Y pasa que estando dentro uno no se da cuenta. Me explico: cuando uno es opus, practica la negación de manera tenaz. Uno se miente a sí misma y a los demás todo el rato sobre un montón de temas. A eso se le llama “lucha”. Esta práctica esta vista como lo más que hay, pero lo cierto es que no pasa de ser una simulación burda. Y lo peor es que uno de cajón niega cualquier crítica externa, porque “no entienden nuestro espíritu”, y ahí te quedas, con situaciones ridículas y personas pasándola mal por años… sintiéndose desafectadas y abandonadas… SIENDO desafectadas y abandonadas… y negándolo.

El poder de la negación es muy fuerte. Los de afuera se dan cuenta patente de que no eres feliz. Los de adentro también. En realidad todos. El punto es cuándo harás algo o si ya te resignaste.

Lizzy Babieca.


Publicado el Miércoles, 30 noviembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Escritos recomendados.- Agustina

040. Después de marcharse
Agustina :

 

Gente estupenda. Dionisio

Te basta la Gracia. Lizzy Babieca

Hace tiempo enterré mis negros recuerdos. Maripaz

Batallar con las taras de un entorno tóxico y artificial. Ztl

Difamaciones y Calumnias del Opus Dei. E.B.E.

Nuestra reunión del viernes. Milton

Mi experiencia como agregada y qué pasó al salir. Suedith


Publicado el Viernes, 25 noviembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Job necesita que le orienten sobre pedir ayuda económica al Opus Dei.- Esguerra

040. Después de marcharse
Esguerra :

JOB, como decía su bolsa de ropa, nació en Medellín, Colombia, en 1936, en el seno de una familia tradicional paisa, numerosa, católica, trabajadora. Uno sus hermanos es sacerdote de la arquidiócesis de Medellín; otro, ya fallecido, fue numerario, formado en el que intentó ser tercer centro de estudios internacional, en Maryland, Estados Unidos, y Job fue numerario, de los que pasó como varios de sus contemporáneos 9 años en Europa, parte en el Colegio Romano y parte en Aralar.

Tras sus 9 años de formación europea, Job vino a trabajar a Bogotá, Medellín y Cali. Era el numerario más proselitista de la región y sus alrededores. Del centro donde él estuviera llegaban a la convivencia anual de recién pitados 12 o 15 numerarios entusiastas, que preguntaban por la cancha de fútbol y los cerros cercanos a los que podrían ascender durante el evento, y de los demás centros de san Rafael del país llegaba un par de jóvenes taciturnos, de aire conventual, que preguntaban quién no había hecho aún la lectura espiritual, para compartir esos 10 minutos y tal vez alguna charla sobre apostolado, tertulias y experiencias místicas.

Job también dio clases en el naciente Gimnasio de los Cerros y en la naciente Universidad de la Sabana. Job no solo era el numerario más proselitista de la región y sus alrededores, sino además el que más plata tenía. Había montado en el centro de Bogotá una oficina de prensa, con las versiones criollas de Europa Press y Gaceta Universitaria. Esta última le sirvió para conocer líderes de la juventud colombiana, como uno que llegó a ser dueño y director de la revista viva más antigua del mundo, Cromos, y otro que llegó a ser presidente de la República.

Los directores regionales echaban a andar proyectos de casas de retiros, centros culturales y colegios con la ayuda económica que les proporcionaba Job, y después de él, los demás aportantes, supernumerarios pudientes y cooperadores adinerados. Las empresas de Job eran tan florecientes que con las utilidades llegó a tener una casa de convivencias en la costa atlántica colombiana, en inmediaciones de Coveñas. Allí llegaban cada semestre buses repletos de jóvenes a quienes trataba Job y que más adelante pitarían. También tuvo un enorme restaurante en pleno centro distrital de Bogotá.

Cada año viajaba a algún lugar lejano del mundo a donde era invitado especial de congresos de la juventud, las comunicaciones o el cine. Con dinero donado por Adveniat, su empresa editorial llegó a tener imprenta propia en otra sede, y, como Job no solo ayudaba a la Obra, sino también a su familia, hermanos, cuñados, sobrinos, uno de ellos, que comenzó de operario, llegó pronto a ser gerente de la editorial. Un buen día el gerente de la editorial llegó a la oficina de Job con un balance de quiebra, y con la oferta de un desconocido que compraba la empresa en bancarrota. En un abrir y cerrar de ojos, un par de visitas a la notaría más cercana y unas cuentas firmas de papeles, Job quedó sin imprenta ni editorial, y el comprador le vendió más temprano que tarde la empresa a su pariente. Hoy la próspera empresa editorial produce libros de todos los temas e inmensas ganancias. Así comenzó la caída de Job.

Después de perder la editorial, tuvo que cerrar la agencia de prensa por competencia desleal. Por esa época comenzaron las amonestaciones. Su revista había publicado en su ausencia la foto de Julie Christie, con la que Job había escandalizado a los lectores, los había inducido al pecado y los había puesto en peligro de condenación eterna. Tras 30 años de servicio incondicional a la Obra, a la que le dio todo el dinero que le fue solicitado, a la que llevó más de la mitad de las vocaciones de numerarios de la región y a la que dedicó su vida entera, de los 20 a los 50 años, Job fue dado de baja de la Obra. Una alumna suya lo ayudó a sacar los últimos bártulos de la oficina del centro y a montar lo que hubiera podido llegar a ser una gran universidad.

Las grandes universidades de este país han comenzado en un garaje y la universidad que Job montó tenía como sede inicial una casona entera. Pero le entró la cobardía cuando llegaron los primeros alumnos a matricularse. Y prefirió hacer un centro de capacitación empresarial, que le dio para vivir en los años siguientes a su salida. Con esa alumna solidaria con el héroe caído se casó hace 23 años, y, fiel a las enseñanzas morales que infundía en los supernumerarios que dirigía, tuvo cuatro hijos. En algún momento en que buscaba mejorar sus ingresos participó en una convocatoria de la Universidad de Antioquia, y le pidieron que llevara su diploma de doctor en Derecho Canónico de la Universidad de Santo Tomás, de Roma. Nunca había ejercido, pero tenía el título. O lo tuvo hasta el día que salió del centro de numerarios mayores a vivir solo en un apartamento. Cuando llamó a su antigua casa para preguntar por el diploma, le dijeron que no lo habían encontrado. Así perdió esa oportunidad. Un exnumerario que fue compañero suyo en el Colegio Romano, y que entonces presidía el más poderoso gremio de comerciantes le consiguió cupo en un colegio del gremio y le ayudó contratándole conferencias de valores.

Uno de sus exalumno del Gimnasio de los Cerros, en su momento asesor personal del presidente de la República, le consiguió una buena tanda de conferencias sobre valores para funcionarios del Gobierno. Gracias a esas ayudas iba saliendo adelante. Para no alargar la historia, Job ya cumplió los 80 años, tiene cuatro hijos que mantener y a quienes espera darles educación universitaria, y ya no tiene energía para trabajar. No tiene pensión, pues lo poco que había cotizado al sistema nacional lo pidió por anticipado para pagar pensiones escolares de sus hijos. El único hermano que lo ayudaba económicamente era el exnumerario que murió. La mayor parte de la carga financiera de la familia la lleva su esposa, que ahora trabaja en una fundación, pero lo que gana no es suficiente. Sus amigos le hemos dicho que pida una ayuda a la Obra. Él se niega a hacerlo, porque considera que la Obra es de Dios y, en consecuencia, intocable. No lee Opuslibros por la misma razón.

No sé si exista la posibilidad de pedir a la Obra una ayuda económica para alguien que, como Job, no se ordenó de sacerdote, pero sí dedicó treinta años a la Obra como numerario, con entrega total y ejemplar, dando todo, incluido el dinero de sus empresas, siendo director y subdirector de centros de san Rafael, profesor del Gimnasio de los Cerros y de la Universidad de la Sabana, oficial de AOP, profesor de materias varias en los cursos anuales, y el numerario más proselitista de la región y sus alrededores, al punto de haber llevado a la Obra con su eficaz proselitismo al actual vicario colombiano y al actual vicerrector académico de la Universidad de la Santa Cruz, entre muchos otros.

Si existe esa posibilidad, me gustaría que quienes de ustedes puedan orientarlo le escriban animándolo a pedir esa ayuda de la manera más efectiva y menos traumática posible. Si alguien lo hace, y dado que él no lee esta web, yo le enviaría las cartas que se publiquen a nombre de Job.

Esguerra


Publicado el Miércoles, 16 noviembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Mayoría de edad.- ElCanario

040. Después de marcharse
ElCanario :

Hoy 28 de octubre de 2016 para mí es un día especial. Hoy se cumplen los dieciocho años de que pisé por última vez un centro de agregados del Opus Dei. Aunque tenga ya 71 años, me siento más joven que nunca. Respiro con la libertad que hace no estar atado por las ataduras de una prelatura personal, que los directores me indicaban que era para hacerme santo y para santificar el trabajo y a los demás. La realidad era otra. Yo no era feliz, aunque permaneciera dentro por casi treinta y cuatro años y ahora sí lo soy. Gracias Agustina y todos los que colaboráis y leéis Opuslibros. Parte de mi felicidad os la debo a vosotros.

El día de hoy es el de mi mayoría de edad fuera del Opus Dei. ¡Qué bien se está fuera! Si alguno de lo que me leéis estáis aún dentro os animo a iros. Es lo mejor que podéis hacer. Como dicen muchos otros ex, siento no haberme ido antes. Por supuesto que hoy lo celebraré aquí en Maspalomas, en la isla de Gran Canaria en un buen restaurante. El aniversario merece una celebración así.

Recuerdo el día de mi salida. Yo había avisado al director de mi centro en los días de la Navidad anterior de que me planteaba abandonar el Opus Dei y le había pedido que rezara por mí, a la vez que le había indicado las cosas de mi centro que no me gustaban. No hizo nada. Eso sí, en mi último día me invitaron a contar cosas de mi profesión de periodista, pero me negué. Había unos cuantos que no me dejaban hablar. Solo interesaban sus cosas. Invité a uno de ellos, médico en un hospital de Madrid, que narrara lo que vivía en su trabajo.  Sabíamos todo de la vida y milagros de ese centro sanitario. Ahí quedó la cosa. Ese día me despedí del Señor en el sagrario del centro y le di gracias por los años vividos en el Opus Dei.  Si hubiera quedado dentro me hubieran hecho unas fuertes correcciones fraternas. Al cabo de quince días me llamó a casa Enrique, con el que hacía la charla fraterna. Quería saber qué me había pasado para no ir por el centro. Y la respuesta fue esa, no quería seguir en la Obra. Algo de este escribí en mi primer  artículo en Opuslibros, titulado "El buen pastor". Rafael, el director del centro de agregados, un hombre muy seco, no era el modelo del que habla el Evangelio.

Luego vinieron las llamadas de los directores de la entonces Comisión Regional y de la Delegación de Madrid Oeste. Hablé con ellos explicándoles las circunstancias de mi salida. No me querían dar la autorización para irme. "No me importa. Lo mío no tiene marcha atrás", respondí. Al cabo de un año,  en los días cercanos a la fiesta de la Inmaculada me llamó Gonzalo, el encargado de agregados de la Delegación. Quería verme para encontrar una salida a mi situación. En pocos días escribí una carta al Padre solicitando la baja, sin añadir detalles criticando algo de lo vivido. Unos treinta días después, me volvió a llamar Gonzalo. Quería verme. El 20 de enero de 2000 accedí a la Calle Marqués de Riscal número 4 de Madrid, donde estaba la Dlmo, y me dijo que "el Padre ha accedido a tu solicitud".

"Es la buena noticia que quería darte", afirmó con una sonrisa como para satisfacerme. "Aún estás a tiempo de quedarte en la Obra" añadió. Yo le dije que lo tenía pensado y quería irme.  También con cara de satisfacción le indiqué, que yo también quería darle una noticia: hacía cerca de un mes que me había tocado el segundo premio de la Lotería Nacional de Navidad, 14.400.000 pesetas, 84000 euros de hoy. Un amigo mío periodista me comentó  en esos días que me había tocado una doble lotería, la de Navidad y la de abandonar el Opus.  Así se lo indiqué. Afortunadamente la Obra ni hizo intención de cobrarme esa cantidad. Si lo hubiera intentado, me hubiera negado.

Cuando abrí la puerta de la casa de la Delegación, estaba muy contento. Ya era libre. Pisaba la calle de nuevo, pero esta vez con auténtica libertad, no la que dicen que tienen en el Opus Dei. Me enfrentaba a todo lo que vendría después. Confieso que me ha ido muy bien, sobre todo a raíz de que me prejubilaron en la empresa donde trabajaba. Desde entonces sí que soy auténtico hombre de la calle y nadie me impone nada. Leo y viajo lo que quiero y con ello me considero satisfecho. La libertad no tiene precio. Ahora alterno Madrid con Maspalomas en la isla de Gran Canaria. Estos días os he confesado que he leído los tres libros de María Angustias Moreno y me considero satisfecho. Se han mezclado con libros de Miguel Delibes y de Mario Vargas Llosa.  

Para mí, un descubrimiento ha sido Opuslibros. Desde hace poco tiempo he vuelto a escribir en la página, tras un periodo de no hacerlo. Fue positiva la primera etapa mía aquí, en la que firmaba como Nachof, y ahora también en esta segunda etapa. Vengo porque tengo cosas que aportar para abrirle los ojos a mucha gente que de buena fe están dentro y no saben lo que hay detrás. Si me preguntáis qué opino de lo que vivo fuera os responderé con una frase del fundador que he visto en muchos centros de la Obra: "Vale la pena. Vale la pena. Vale la pena". Y cuando preguntaban a San Josemaría por qué lo decía tantas veces, él respondía "porque realmente vale la pena". Estar fuera del Opus Dei vale la pena y eso aunque tenga que repetirlo un millón de veces. 

Un saludo y un abrazo muy afectuoso para "Harto", que era compañerode mi curso en la facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y pitó en la misma noche que yo el 19 de marzo de 1965. El se fue a los trece años dentro y yo a los casi treinta y cuatro años.  Gracias a Opuslibros nuestra amistad se ha recuperado ahora. Yo asistí incluso a los festejos de su boda en Madrid. Si hubiera seguido en el Opus Dei no me hubieran dejado ir. ¿Veis cómo se recuperan los antiguos amigos y la familia, gracias a estar fuera? Que sigáis tan felices como yo. 

ELCANARIO


Publicado el Viernes, 28 octubre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Al salir del cascarón.- Fueraborda

040. Después de marcharse
fueraborda :

Queridos todos,

Me dirijo esta vez especialmente a los que acabáis de romper el cascarón y dais vuestros primeros pasos hacia esa alucinante nueva vida cargada de incógnitas.

Es normal que al principio puedan aparecer sombras y fantasmas puramente imaginativos, monstruos que nos acechan, miedos, temores, angustias... Descubrimos que desconocemos totalmente aquel mundo del que nos jactábamos de amar apasionadamente, y esa calle que creíamos era nuestro hábitat, nos parece ahora que nos devora...


Publicado el Lunes, 24 octubre 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Conversación de un numerario con su sobrino.- Entregado

040. Después de marcharse
Entregado :

Para que os riáis un poquito...

-“¡Hombreeee! Pepe! Qué talllll? ¿Cuánto tiempo? ¿Ya te has casado?”

-“no, la verdad es que no”,

 -“bueno, eso tú no te preocupes que yo conozco un sacerdote (muy santo por cierto, da unas meditaciones increiiibles) que atiende el grupo de la sección femenina y eso está hecho, ¿eh?”

-“Ya, pero es que yo tengo una depresión y…”

-“Nada, nada eso ni lo pienses, son pájaros en la cabeza, si tú dejaste de ser numerario (tenías muy buena disposición) pero como tu enfermedad “era algo de Dios” pues ya se veía que lo tuyo es el matrimonio; eso con un poco de ayuda de uno de nuestros médicos de la cabeza y unas pastillitas mágicas se arregla, ¿cuándo te vienes de curso de retiro?”...


Publicado el Lunes, 24 octubre 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Efecto Tentetieso y/o Efecto Gato.- Class

040. Después de marcharse
Class :

Por si os sirve de ayuda, en casa mis padres me enseñaron el efecto, que yo le llamo, Efecto Tentetieso y Efecto gato

Un tentetieso según wikipedia es un muñeco con la base semiesférica que actúa de contrapeso de modo que tras golpearlo siempre vuelve a la posición inicial.

En la vida recibimos golpes, muchos golpes… de conocidos, del mundo laboral,  de amistades, de la familia, del “lado oscuro”… etc. Tras un golpe, la persona se desestabiliza, pero debe volver a su posición inicial o de origen, de pie. Si el golpe es demasiado fuerte se puede producir una traslación, pero siempre de pie. ESO ES IMPORTANTE, SIEMPRE DE PIE.

Los golpes que me daba el “lado oscuro”, que no fueron pocos, siempre caía de pie. Desconcertaba a los directores, hasta que me dieron el pasaporte.

Para caer de pie se deben de tener unas reglas objetivas, qué es cada cosa y qué posición ocupa. Ejemplo simplificado:

¿Qué es Dios? Todo y ocupa el centro.

¿Qué es la Iglesia? Un medio para llegar a Dios (En principio el único que es seguro para llegar a Él).

¿Qué es el opus dei? Un camino de tantos dentro de la Iglesia.

¿Qué es un director? El que te acompaña espiritualmente

Por lo tanto el opus dei no es todo ni ocupa el centro… a partir de ahí muchos males se desvanecen… y las cosas están en su sitio.

Ya sé que soy un raro y el “lado oscuro”, no me apresó mi alma y la puso en la oscuridad, mi alma siempre tuvo luz… quizá por eso siempre caía de pie… como los gatos.

Si alguien le gusta más “efecto gato” que siempre cae de pie,… utilizaremos “efecto gato”… a mí me da igual, por eso no nos vamos a discutir, lo importante es estar de pie.

Para aplicar el efecto tentetieso, se debe adquirir una base muy sólida, a prueba de golpes.

Para aplicar el efecto gato, de debe adquirir una agilidad y un efecto de equilibrio impresionante.

Para los que quieran entrar en la obra… adquieran dichos efectos… no son pecado.

Para los que están dentro… no está de más adquirir estas habilidades.

Para los que se quieran ir… con estas habilidades van a sufrir menos.

Class


Publicado el Viernes, 29 julio 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: En respuesta a tu petición. Para Dionisio.- Serendipia

040. Después de marcharse
Serendipia :

¡Hola Dionisio! También he leído TODOS tus escritos, es que uno se pica, y se identifica tanto leyéndolos J. Si, salí mejor librada, creo que porque tuve la fortuna de trabajar muchos años con personas muy buenas, son empresarios muy reconocidos por aquí (de hecho, ni de broma asistirían a las escuelas de negocios de la prelatura, porque no comparten sus principios de base), a ellos recurrí de inmediato y me ayudaron en todas las maneras que pudieron a salir de la situación en que me encontraba (estaba realmente rota, tiré muchos años de mi vida en una falacia y las consecuencias son duras). Y hoy intento hacer lo mismo, con algunas que también se han ido, no podemos permitir que otros disfruten que sucedan “rejalgares”, pero sobre todo, ayudar a que tengan mejores años.

En respuesta a tu petición sobre Raymond Brown, fue un sacerdote católico (falleció en 1998), de los más grandes exégetas que ha tenido la Iglesia, experto en la Comunidad Joánica. El Cardenal Ratzinger dijo de él esto: «Estaría muy feliz si tuviéramos muchos exégetas como el padre Brown». Ver en Wikipedia un poco de quién fue Brown (admirable).

Este es uno de sus libros: “Para que tengáis vida”,  un libro precioso que te hace vivir un retiro con 7 meditaciones con el Evangelio de San Juan, como si el Discípulo Amado te explicara su Evangelio y Brown haciendo el papel de traductor. Te impulsa a ser más “discípulo amado” que “apóstol” (sin demeritar el ser apóstol). Es una obra muy distinta a todos sus demás libros.

Estos son otros de sus libros, que es su fuerte, más históricos, de análisis, para estudio:

“Las Iglesias que nos dejaron los Apóstoles” (es fascinante en sus comentarios, archi recomendado), “La Comunidad del Discípulo Amado”,  “El Nacimiento del Mesías”, “La Muerte del Mesías”. Tiene otros más, pero estos son los que yo tengo. Fue un experto en griego y arameo, muy estudiado sobre los manuscritos antiguos (cristianos y no cristianos), y expresa sus reflexiones sobre las Escrituras en base a sus conocimientos del idioma, tiempo y la cultura en que fueron escritos (y las comunidades a quienes se dirigieron).

Disfruto tanto leerlo. Me ha ayudado mucho en la reconstrucción de mis convicciones.

¿Sabes? tienes toda la razón en cuanto a las numerarias auxiliares con el Evangelio de Marta y María. No lo había reflexionado de esa manera. ¡Un punto más!

¡Gracias!, Un abrazo,

Serendipia


Publicado el Lunes, 25 julio 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Disfruta de la libertad. Para Trina.- Ottokar

040. Después de marcharse
ottokar :

Querida Trina,

Nos cuentas en tu correo que tras haber dejado la Obra no te remuerde la conciencia, y que por ello estás intranquila porque te parece que eso quizás no esté bien. Pues mi consejo es que des gracias a Dios por no tener ningún remordimiento y que disfrutes de la libertad que empiezas a vivir.

Cuando las personas se marchan del Opus Dei la variedad de situaciones posibles es muy amplia: hay quien se marcha destrozado psíquicamente; otros se van desengañados de lo que han vivido; a otros les dicen les dicen que se vayan y se marchan culpándose de no haber sido capaces de dar respuesta a la "vocación" que un día les aseguraron que tenían. En todos los casos el Opus Dei intenta que te vayas con sentimiento de culpa y fracaso: que pienses que la Obra ha hecho todo por ti, pero que tú no has sido lo suficientemente generoso con Dios. Y a los que se marchan les echó el fundador la "maldición del regalgar", sobre la que podrás leer muchos artículos en esta web.

Para alcanzar la paz interior y la tranquilidad de conciencia es importante entender lo que nos pasó, lo que nos hicieron, y como fuimos víctimas de una institución cuyo objetivo principal no son las personas sino la supervivencia y el éxito de la propia institución. Algunos llevaron a cabo desde dentro el análisis y la crítica de la praxis del Opus Dei que les llevaron a entender lo que les habían hecho y los errores que esa praxis conllevaba. Cuando se marcharon lo hicieron con total tranquilidad. Otros -y es lo más habitual- salieron porque no aguantaban más y en muchos casos lo pasaron mal después de salir porque pensaron que eran ellos los que habían fallado, y no fue hasta que entendieron lo que realmente les había ocurrido - en muchos casos leyendo esta web y las experiencias compartidas por otros - cuando pudieron liberarse de la losa de la culpabilidad que la Obra les había grabado en sus mentes.

Por ello, te repito, es una suerte que no tengas remordimientos de conciencia. No tienes por qué tenerlos.  Los artículos de la sección "Después de marcharse" te ayudarán a ver la variedad de situaciones que pueden existir tras la salida de la Obra y como otros como tú las han ido afrontando. Recuerdo algunos artículos (La primera vez que fui al cine.- Armando, Lo maravilloso de NO cuidar las cosas pequeñas.- Edu, Alegres como el vino y dulces como la miel. Para Marina.- Luis) que describen la maravillosa sensación de descubrir, haciendo las cosas más simples y sencillas de la vida, que uno había recuperado una cosa que se llama libertad. ¡Disfrútala!

Ottokar


Publicado el Lunes, 04 julio 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Fariseos en cada edad de la Iglesia.- coplasuelta

040. Después de marcharse
coplasuelta :

Quiero mantener vivo el asunto de Gaztelueta y ya me perdonaréis, pero considero que es un paradigma del comportamiento sectario del opus. Es la primera vez que nos relatan en público lo que ha repetido sistemáticamente con todos nosotros. Los abusos de toda clase están en el propio ADN fundacional del opus. Cualquier víctima de ellos sabe que son la raíz de un mensaje claro del fundador: romper la voluntad, la personalidad de los miembros para hacer con ellos lo que se necesario para el bien del grupo. Como es imposible atajar esos abusos, se ha creado un sistema profesionalizado que recuerda a los usados por los estados totalitarios. Se criminaliza a quien dice la verdad, sobre la secta o sobre su vida, y para dejar claro que es un problema personal, inmediatamente se abre un dossier psiquiátrico que hacen aparecer medicaciones y tratamientos de enfermedades que no existen pero que tienen el reconocimiento formal de un médico. Antes se usa la manipulación hasta extremos que conocemos bien para preparar la respuesta y retrasar las decisiones. Si hay un mínimo resquicio se pasa al acoso agresivo antes de que aparezca el mengele de turno...


Publicado el Viernes, 10 junio 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Dios también ha de sentir agobio. Repuesta a Bruna.- Dionisio

040. Después de marcharse
Dionisio :

Querida Bruna:

Somos muchos, muchísimos, los que sentimos "esa especie de agobio cuando entra a una iglesia". Mucha gente necesita "volver a creer en un Dios que no agobia" pero igual que tú no pueden. También hay mucha gente de nuestro mismo origen que entra una iglesia a buscar paz, sosiego, serenidad en el Sagrario y lo encuentran. Hay gente que encuentra un director espiritual que les da paz.

Posiblemente lo más importante de todo no es si crees o no crees en Dios, sea lo que sea que significa Dios para ti. Seguramente crees mucho más de lo que te imaginas. Solamente tienes el alma muy maltratada. Pues lo realmente importante, lo creas o no, es que Dios no te deja nunca, que está dentro de ti, ahora posiblemente más que nunca porque le necesitas más, o eres más consciente de cuánto le necesitas.

Yo tengo tres hijos, y si la paternidad de Dios se parece en algo a la mía, tengo una enorme serenidad. Mis hijos no se dan plenamente cuenta de lo que hacen conmigo, a veces se resienten conmigo, a veces me echan de su cuarto, a veces hacen cosas solo para fastidiarme... lo normal que todo padre ha vivido. Pero hagan lo que hagan yo siempre estaré ahí queriéndoles, desviviéndome por ellos, educándoles, corrigiéndoles, gozando su presencia. Preocupándome especialmente por el que esté más necesitado. Supongo que Dios es mejor que yo, de hecho no es difícil. Con lo cual, no me preocupo. Sé que puedo incluso “abusar” de Dios, como tantas veces mis hijos “abusan” de mí, todo al final se resuelve en amor.

Supongo que lo mejor de todo es que eso me ayuda muchísimo en mi meditación. Descanso en la certeza del amor de Dios. ¿Lo demás? Me importa un rábano, o casi.

Ir a una iglesia, escuchar a un cura, rezar el rosario, comulgar... todo eso es accesorio. Si no recuerdo mal, no me hagas buscar la cita, a Jesús le preguntaron si era mejor rezar en el templo de Jerusalén o en el templo que tenían "ilegalmente" levantado los fulanos de la zona, samaritanos posiblemente. Y la respuesta de Jesús es contundente. Los templos ya no importan, ahora lo valioso es la conversión interior, el templo que uno pueda construir en su interior. Lo demás vanidad y tontería. Esa es la esencia. Sin esa esencia, ir a la iglesia se convierte en una actividad social, un hábito inconsciente, una superstición y hasta en algunos casos una idolatría oculta más o menos inconsciente. Si vas con la esencia, tu presencia en un templo y tu participación en las actividades religiosas puede ser un apoyo, un gozo, un signo de amor y fraternidad.

Sugerencia que a mí me sirve: No te agobies. Dios va contigo. Él te conoce mejor que nadie, ni tú te conoces tan bien. Ama. Primero a ti misma. Luego a todo el que puedas. Ese es el gran mandamiento. ¿Cómo se puede amar a Dios que no vemos sin amar al prójimo que sí vemos? Ama y Dios te irá abriendo los ojos, en la medida de tus circunstancias. Y desde luego, si te da agobio, no pises una iglesia. Yo creo que a Dios también le da un poco de agobio. Desde luego, en el lado oscuro han abusado del nombre de Dios hasta límites espantosos.

Y ahora, si me permites, me voy a dirigir a dos veteranos colaboradores de este espacio virtual: Ana Azanza y Ramón, para decirles que me ha encantado, como siempre, lo que escribieron el miércoles. Estoy completamente de acuerdo. De mi propia cosecha añadiría a lo mucho y bueno que han escrito que la acusación de peronista contra Francisco, me deja bastante frío. Desde luego, desconozco el alcance profundo de la palabra peronista entre argentinos. Supongo que puesto en boca de algunos debe ser algo terrible. Sin embargo, no creo que llegue a los extremos que han llegado otros papas y muchos miembros de la jerarquía de la iglesia en sus relaciones con el fascismo o el militarismo golpista y criminal. Con lo cual, aunque Francisco fuera peronista, me parece que eso es peccata minuta.

Un gran abrazo para todos desde el Areópago, donde no para de llover en esta primavera.

Dionisio



Nota:

Publicado el Viernes, 27 mayo 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Mi camino interior tras irme de la obra. Para Bruna.- Orange

040. Después de marcharse
Orange :

Estimada Bruna: en respuesta a tu envio de 25-5-16 quisiera trasladarte mi experiencia por si pudiera ayudarte en algo, pues yo también estuve mucho tiempo sin pisar una Iglesia tras mi salida de la Obra. Pase por varias etapas:

1) Ateísmo. Recién salido no creía en Dios ni en ninguna religión de las que existen. Ni monoteístas ni politeístas ni nada. Nada de Iglesias, curas, imanes, gurus ni cualquier clase de consejeros. La idea de Dios me parecía una simple producción del cerebro humano (Aristoteles, Platón, etc. ). Todas las religiones me parecían comecocos para analfabetos. Discutía con mucha gente de religión y al ver mi cambio la gente se quedaba asombrada. Muchos de la obra no resistían mis argumentos y me rehuían por no tener que debatir conmigo. En mi caso yo era el que les echaba las broncas a ellos y no al revés, como tantas veces leo por aquí. Yo no escondía mi pensamiento. Practicaba la moral de situación . Yo me sentía bien.

2) Deísmo universal. Pasado bastante tiempo y con mas serenidad volví a prestar credibilidad a la existencia de Dios como Ser Supremo, no ligado a ninguna religión ni ritual de ningún tipo. Continúe con la moral de situación.

3) Trato con Dios. Como Dios existía empecé a tratarlo desde cero. Con un trato personal, sin intermediarios. Fue una experiencia espiritual interesante, sin usar ninguna parafernalia de ninguna iglesia y mucho menos de los rituales del opus, que me daban dolor de estomago.

4) Aceptación de rituales religiosos. Experimente que tenia una necesidad psicológica, no racional, pero muy real, de concretar algún ritual en mi trato con Dios. Después de muchas vueltas lo concrete primero en el sacramento de la reconciliación (el verdadero, no en aquella pantomima de confesión semanal obligatoria que nos hacían repetir como papagayos en el opus). En segundo lugar lo concreté también en la asistencia a misa los días de precepto, como forma de tener una norma objetiva de esos rituales que tan necesarios psicologicamente eran para mi. Elegí estos dos rituales religiosos clásicos por ser los mas familiares y por no calentarme el coco con rituales mas esotéricos como los orientalistas, luteranos, adventistas , masónicos, ortodoxos, de los kikos , etc. pues hay mucho donde elegir y a mucha gente le va muy bien con cosas muy diferentes. Con respecto a los cientos de normas y costumbres y demas chorradas del amigo Escriba (q.e.p.d.), me permití la licencia de mandarlas todas a tomar.... los fríos vientos de Alaska, por decirlo de forma suave. 

 5) Me he propuesto un compromiso ético en el sentido de nunca ir a Dios si se que antes debo arreglar algún asunto moral con alguna persona de la familia, amigos, conocidos, clientes, compañeros y en general, cualquier persona. También en ayudar siempre a alguien en la medida de mis posibilidades aunque piense que ese alguien no lo merece.

6) Actualmente procuro que mi fidelidad a Dios sea lo mas parecida posible a la fidelidad que mi perrita muestra hacia mi. Además, ya no conduzco el coche con el que recorro el camino de mi vida, que me lleva a mi futuro, a mi muerte y a mi vida eterna; he dejado a Dios al volante (y me va muy bien ).

Orange.

Ps: si lo deseas, mi e-mail particular lo puedes conseguir con solo pedirselo a Agustina. Saludos.


Publicado el Viernes, 27 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Respuesta al mensaje de Bruna.- Roberto Procopio

040. Después de marcharse
robertop :

Estimado/a Bruna:

Ud. no está obligado a entrar a una Iglesia por su experiencia con las instituciones que lo "obligaron" a practicar vida cristiana.

Ud. entre LIBREMENTE  a una Iglesia para llevar a cabo cualquier acto cristiano: rezar, escuchar, participar, etc.

Porque en el Cristianismo las conductas NO SE OBLIGAN! SE LLEVAN A CABO DESDE EL CORAZON! Y LIBREMENTE!

Espero sirva como respuesta a lo que Ud. pregunto.

Y no crea que Dios sólo está en las Iglesias. Primero está en su corazón. Le recomiendo abra su corazón a Dios primero, no a cualquier Institución que Ud. considere que sus preceptos son ejemplos.

Porque Dios no crea ninguna religión, ninguna Iglesia, ningún Instituto Secular o Prelatura.

Atentamente.

Ing. Roberto PROCOPIO


Publicado el Viernes, 27 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ¿Alguien más se siente así?.- Bruna

040. Después de marcharse
Bruna :

Buenas tardes:

Me gustaría preguntar si a alguien más, después de estar tantos años sometidos a tantos preceptos "cristianos" obligatorios, le sucede esta especie de agobio cuando entra a una iglesia o si siguen una vida cristiana normal.

He intentado muchas veces volver a llevar este tipo de vida, pero me siento incapaz de pisar una iglesia. Sé que en el fondo necesitaría volver a creer en un Dios que no agobia, que no me juzga. Pero no puedo. ¿Alguien más se siente así después de haber pasado ya varios años fuera?

Gracias. Un saludo.

Bruna.


Publicado el Miércoles, 25 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Esclavas del señor.- Agustina

040. Después de marcharse
Agustina :

Publicado en VientoSur

 

Esclavas del señor.
Relatos de vida de mujeres que se emanciparon del Opus Dei

*FERNANDO ÁLVAREZ-URÍA

Miércoles 27 de abril de 2016

 

En los últimos veinte años la publicación de biografías y autobiografías ha conocido en España un incremento exponencial. Las narraciones autobiográficas, un género que hasta ahora había tenido un especial predicamento en los países anglosajones, de raíces protestantes, proliferan ahora en los países de la Europa del sur, los países en los que impera el catolicismo. A las memorias de varones singulares, especialmente de políticos e intelectuales, se suman, como consecuencia de las luchas por la emancipación femenina, las biografías y autobiografías de mujeres. Existe sin embargo un subgénero, con frecuencia olvidado o relegado, pues se nutre de relatos secuenciados a lo largo del tiempo, en los que se recogen narraciones de vida en las que reflejan experiencias en organizaciones religiosas. Tal es el caso de algunos libros de mujeres que durante años fueron socias numerarias del Opus Dei, y que han optado por dejar de pertenecer a esta organización piramidal implantada en numerosos países del mundo. Sus testimonios, sistemáticamente silenciados o ignorados por los suplementos culturales y las revistas de libros, son una contribución especialmente valiosa para poner de manifiesto no sólo los esfuerzos de algunas mujeres para emanciparse de las tutelas de religiosas, sino también para desvelar la lógica de funcionamiento de pretendidas organizaciones comunitarias que durante demasiado tiempo han permanecido protegidas por una espesa niebla de silencio y secretismo...


Publicado el Viernes, 06 mayo 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Encontré el camino.- Suricato

040. Después de marcharse
suricato :

Hola, quería agradecer a Rothnagel y a todos los que me ayudasteis cuando pregunté sobre qué hacer con lo estudiado (Bachillerato Teológico), y que según la Prelatura no valía para nada si dejabas la Obra, ya que sólo era una formación para dentro de la Obra, no para los demás, para el resto del mundo. Lo que me hizo moverme porque aquello no podía ser así.

Gracias a vuestros consejos encontré el camino y actualmente estoy dando clases en un Instituto público en Madrid, muy contenta de poder dar a los demás lo que yo un día recibí, y que no es mío, ni del Opus Dei, sino el tesoro de nuestra Fe, que hay que hacer llegar a muchos sin distinción.

O al menos, así lo entiendo yo.

Un abrazo.

Suricato

P.D. Si alguien está interesado en más puede pedirle a Agustina mi correo electrónico.


Publicado el Miércoles, 04 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Una historia que termina bien.- Mediterráneo

040. Después de marcharse
Mediterráneo :

Mucho se ha hablado aquí del tabaco en la sección de varones, y me sorprende que nadie haya dicho nada de otro aspecto que, para mí, es más grave que la incitación a echar humo, y es, ni más ni menos, que la incapacitación a la que se somete a los varones en cuanto sueltan la pluma con la que han escrito la carta de admisión.

La sección femenina está fuera del mundo y fuera de la sociedad y, excepto normales, son cualquier cosa, eso es algo sabido y asumido. Sin embargo, los varones están fuera de los límites del universo conocido, y eso supone un lastre con el que viven toda la vida, a no ser que espabilen a marchas forzadas si dejan la peña.

Voy a contar aquí la historia real de un numerario medio al que, para evitar susceptibilidades, llamaremos Pafnucio [Si alguien piensa que me he inventado el nombre, fue santo y mártir, discípulo de San Antonio, se celebra su festividad el 11 de septiembre o el 19 de abril, dependiendo de los calendarios]. El amigo Paf, ahora en los tempranos cincuenta, pidió la admisión a los catorce años y medio y en cuanto se fue al centro de estudios dejó de escuchar las broncas de sus hermanas para que pusiera la mesa o la recogiera. Y desde ese momento, toda una maquinaria destinada a atenderle se hizo cargo de todas sus necesidades, excepto las afectivas y sexuales, pero como quien tiene el corazón en Dios no las tiene, pues oye, todo perfecto.

Paf llevaba un tiempo planteándose muchas cosas, o mejor dicho, una sola: marcharse de la peña. Tiene un trabajo profesional fuera, nada espectacular, pero con un sueldo que le permitiría vivir, y empezó a darle gracias a Dios 24/7 por eso. Sin embargo, lo que él llamaba “la intendencia” le daba pánico, porque no sabía hervir el agua y era consciente de ello. En los breves segundos en que la empleada con uniforme le tendía la bandeja para que se sirviera, se preguntaba cómo se cocinaría aquello. Se dio cuenta de que las ensaladas tenían pinta de ser lo más fácil, solían tener siempre lo mismo, no debiera ser muy difícil juntar todo eso en un plato y echarle un chorro de aceite.

Cada jueves, cuando encontraba encima de su cama la ropa limpia y planchada, se preguntaba cuánto necesitaría una señora de la limpieza para hacer lo mismo, cuánto cobraría y, sobre todo, dónde encontrarla. Debía contar con ese gasto como si fuera un incremento del alquiler si no quería ir hecho unas pintas. Y había que añadir que la señora debía saber cocinar, o la alternativa sería bar/restaurante/tasca/pizzería todos los días.

Sus padres han muerto. Una de sus hermanas se divorció y vive en pareja, y no se hablaban porque él, fiel a su obligación de dar doctrina, le recriminó que viviera en pecado. La otra hermana dejó de invitarle a las reuniones familiares cuando se cansó de recibir “no” por respuesta. Nunca lo entendieron (últimamente, él tampoco), él consultaba y el director le decía que había que atender la labor primero. Paf recuerda que, en un 90% de veces, se quedó en un centro vacío, envuelto en un silencio solo roto por el crujido suave de la puerta del oratorio al abrirse y cerrarse.

Se preguntaba cuántas cosas más habría que él ignorara y le aterraba pensar que fueran tantas que hicieran imposible su vida fuera. Se acordaba mucho de Walerico [Íd. anterior. Obispo de Amiens y discipulo de San Columbano, dos poblaciones francesas le deben su nombre: Saint-Valéry-sur-Somme y Saint-Valéry-en-Caux], estuvieron juntos en el centro de estudios y ha estado siempre en trabajos internos. Cuando coincidieron en un centro, le tocó recibir su charla. El bueno de Wale se sentía profundamente desgraciado y quería dejar la institución, pero era consciente de no tener ni oficio ni beneficio, de no poder acudir a nadie y, en una palabra, de no tener dónde ir. Paf no lo comentó con el consejo local, solo le dijo a Wale que necesitaba ayuda profesional, aunque se despreció por dentro por optar por la solución facilona. Wale empezó a ir al psiquiatra, que le diagnosticó una depresión y le recetó pastillas; se le puso cara de zombie y engordó, pero el sufrimiento disminuyó y eso alivió un poco el remordimiento de Paf.

Sin saber qué otra opción elegir, Paf decidió que hablar con su hermana la divorciada podía ser una buena idea. Le pediría disculpas y ayuda, todo en uno. Después de todo, siempre se habían llevado muy bien, siempre hasta que él se disfrazó de cruzado, levantó la espada flamígera y fue a conquistar los santos lugares en la sobremesa de un cumpleaños.

Se sentó delante del ordenador, más de una corrección fraterna le había caído por no tener la pantalla mirando a la puerta, de manera que cualquiera que pasara por delante de su habitación pudiera ver lo que estaba haciendo (“es delicadeza en la entrega”, le decían), rebuscó hasta encontrar el correo de su hermana y tecleó “Marta, hola”.

A los pocos meses de retomar el contacto con su hermana, dejó la institución. Vivió durante unas semanas en casa de Marta y descubrió, para su sorpresa, que el compañero de su hermana era un tipo mucho más agradable y buena persona que el que fue su cuñado. Él y Marta le ayudaron a buscar piso y señora de la limpieza. Algunos sábados come con ellos y se lleva recetas de cocina “con explicaciones”. Le han presentado a una montaña de amigos y Paf se ha dado cuenta de la distancia que le separa de la gente normal y de la naturalidad que le falta, pero su hermana le asegura que tiempo al tiempo.

Y hasta aquí la historia real, repito, de Pafnucio. Las preguntas que surgen, ¿Y si no hubiera tenido trabajo fuera?, ¿Y si no hubiera tenido una hermana?, ¿Y si el miedo le hubiera atenazado hasta impedirle dar el paso definitivo?, no vienen al caso porque la historia ha terminado bien, por suerte para su protagonista.

Sin embargo, yo tengo otras preguntas que, volviendo al inicio de este ya bastante largo post, para mí son más preocupantes que el hecho de incitar a fumar. A día de hoy se consultan, no importa la edad ni el sexo ni la situación, todos y cada uno de los planes y si el/la directora/a dice que no, el plan se olvida. No solo no exagero sino que los numerarios y numerarias que aquí me leen pueden dar fe de ello.

¿Qué se ha hecho a la madurez e independencia de un hombre de cincuenta años para que se sienta obligado a consultar si puede ir a comer con su hermana un domingo? ¿Por qué se inutiliza al ser humano hasta ese punto? ¿Por qué se le castra hasta hacerle dependiente en todos y cada uno de los aspectos normales de la vida?

Esto, lectores que habéis llegado hasta aquí con una paciencia infinita, esto es una tragedia.

Mediterráneo


Publicado el Viernes, 22 abril 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Nunca es tarde amigos.- LauraGM

040. Después de marcharse
LauraGM :

Queridos lectores de Opuslibros,

Últimamente me sorprende ver la cantidad de gente que sale de la Cosa. Cada vez son más y más jóvenes. No tengo contacto ninguno pero, al final, por un lado o por otro, te vas enterando de la gente que se va.

Los primeros años, al menos para mí, fueron duros, pero ahora tengo una paz, tranquilidad y armonía de las que nunca experimenté allí. Y es que... en un mundo de hipócritas... los sinceros son los malos. No guardo rencor ninguno -eso solo me dañaría a mí misma- pero, lo que sí me produce es una profunda pena seguir viendo a gente que está dentro y sonríe mientras su ojos están profundamente tristes. Están tan alejados del mundo real y de la sociedad...

Hace unos meses me paró por la calle una numeraria y... de verdad... ¡qué pena!... no sabía mantener una conversación normal. Además de que todas sus palabras me sonaban a un mundo tan postizo... He visto tanto miedo en el opus... y el miedo es tan dañino... hace tanto daño al ser humano... ¡el miedo nos vuelve esclavos! Abandonad, si estáis dentro, los sentimientos de culpa. Los chicos de José María son unos hooligans de la religión. Lo que aporta serenidad es ser coherente con el corazón y no tanto con la cabeza. La falta de amor produce enfermedad y allí no hay ni pizca de amor. A todo el que pueda y esté a tiempo, le recomiendo que salga... nunca es tarde y aquí estaremos los demás para ayudar en lo que podamos.

Hace unos pocos años contacté por el chat VuelaLibre con una chica de mi ciudad que acababa de salir... daba pena verla y ahora me alegra enormemente ver como ha tomado las riendas de su vida. Se la ve feliz. Un abrazo a todos

lauragilm@outlook.es  


Publicado el Miércoles, 20 abril 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Busco ayuda.- Carmen Charo

040. Después de marcharse
carmen charo :

Hola a todas y todos!

Hoy vengo a pedir la colaboración de quien sienta que puede darla.

Necesito ayuda para encontrar trabajo en España para un "ex" latinoamericano, en cualquier parte menos en Pamplona ::)) Preferiblemente por Cataluña, pero no necesariamente.

Si alguien cree que puede ofrecerle cualquier tipo de ayuda, que me escriba a carmencharosss@gmail.com  

Muchas gracias de antemano, y un fuerte abrazo

Carmen Charo


Publicado el Lunes, 18 abril 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Dios es otra cosa. Respuesta a Siul.- Dionisio

040. Después de marcharse
Dionisio :

Querido Siul:

He leído atentamente tu escrito del lunes. Me da pena que hayas sufrido tantos abusos y que hayas estado enfermo de depresión. Espero que te hayas recuperado. No nos dices si eso sucedió hace mucho tiempo o es reciente. De cualquier forma es bueno que sepas que puedes recuperarte de todos esos males. Quizá te queden algunas cicatrices, pero si lo manejas bien puedes incluso acabar fortalecido.

Haces muchas preguntas muy importantes, que a veces da la impresión de que fueran preguntas retóricas, pero también dices al principio que quieres orientación sobre qué puedes hacer.

Sobre la conciencia de las personas que te hicieron daño ya se ha hablado mucho en estas páginas. Si haces una exploración encontrarás maravillas escritas por personas muy diversas. Para resumirlo mucho te diría que la conciencia de cada uno es un misterio inabarcable. Si te fijas bien, ni tú mismo sabrías dar una clara explicación y justificación de cada cosa que has hecho en tu vida, aunque seguramente son incomparablemente más leves que las cosas que todos denunciamos y pasan en el lado oscuro.

Lo que está claro es que ellos viven una doble vida. Algunos acaban enfermando por esa doble vida. Posiblemente todos estén enfermos y muchos no se dan ni cuenta. Otros parece que tienen bastante éxito anestesiando su conciencia y retorciendo cualquier cosa bajo el argumento de “quien obedece, nunca se equivoca”. Argumento que otros ya han utilizado con éxito en situaciones históricas muy conocidas que llegaron al genocidio bajo la excusa de la obediencia debida. Es muy cómodo que venga alguien y te diga que “eso” es la voluntad de Dios.

Sobre la actuación de Dios la cosa es mucho más compleja. Llegas a decir “yo no soporto la idea de Dios”. Mi impresión muy particular es que sobre Dios sabemos poco y seguramente exagero. Lo más probable es que no sabemos absolutamente nada. Y me parece una soberbia increíble que alguien se arrogue algún tipo de autoridad en cuanto al conocimiento de Dios. No soportas la idea de un dios que se han inventado para manipularnos. Yo tampoco. Pero estoy casi seguro de que Dios no se parece a ese dios ni de lejos. Es más, estoy seguro de que muchos están pecando gravemente contra el mandamiento de no tomar el nombre de Dios en vano. Cada vez que alguien viene a decirte Dios quiere esto o lo otro, tal cosa es una ofensa a Dios, esto otro es la Providencia divina, están usando el nombre de Dios en vano, están abusando del nombre de Dios. No hay nadie que tenga autoridad para decirme lo que Dios quiere o no quiere. Lo de apostatar creo que es una rebeldía a esa manipulación. Una querida amiga mía ya lo hizo, y yo no lo hago por pura pereza. Dios es otra cosa.

Puedes hacer muchas cosas. Y en estas páginas hay ejemplos de todo tipo. Se ha hablado mucho de todo esto y no quisiera ser redundante, pero eso no significa que no quiera darte una respuesta. Me encantaría que pudiéramos continuar esta conversación privadamente.

Un abrazo,

Dionisio, el Areopagita.


Publicado el Miércoles, 13 abril 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Hablar te ayudará mucho. Para Siul.- A.Plaza

040. Después de marcharse
A.Plaza :

Hago mía tu pregunta ¿Qué puedo hacer? y la respuesta me sale rápida, sin necesidad de pensar: Reconstruye y construye tu vida. No pongas tu mirada y mucho menos tus energías en aquello que te ha hecho daño y que sigue haciéndotelo, porque la experiencia me dice que solo conseguirás llenar de odio tu corazón. Incluso aunque tengas razón y precisamente por ello, procura olvidar, perdonar o, al menos, aparcar lo vivido y preocúpate en aprender a ser feliz. Es una asignatura pendiente que requiere dedicarle tiempo. Yo diría que todo el tiempo del que dispongas.

Hablar te ayudará y mucho. Al igual que escuchar. Comparte tu dolor y poco a poco se irá haciendo menor.

Evidentemente no sé nada de tu presente y me resulta difícil ponerme en tu lugar para orientarte, pero si te apetece puedes escribirme aplazavaltuena@gmail.com. Me llamo Arancha.

No es que piense que la obra deba quedar impune cuando ha dejado tantos cadáveres por el camino, pero creo que solo cuando se han curado las heridas y la paz interior se ha instalado en nuestro corazón, se puede actuar con eficacia y sin que repercuta negativamente en nuestra alma y en nuestra vida.

A.Plaza


Publicado el Miércoles, 13 abril 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: El guante.- Elcanario

040. Después de marcharse
elcanario :

Dentro de la Obra se suele decir que ésta se adapta como un guante a la situación personal de cada uno. Caben todas las situaciones para santificarse en medio del mundo y, por supuesto, caben todas las profesiones, excepto las de las personas que ya están consagradas como las órdenes y congregaciones religiosas. Esto no afecta a los sacerdotes diocesanos que, a diferencia de aquellas, lo suyo no es vivir apartados del mundo, y pueden pertenecer a la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, intrínsecamente unida al Opus Dei. La realidad es que ese supuesto guante no es tal, pues cada uno se sirve de él, según conviene. Veamos algunos casos.

Desde que se incorporan a la Obra, numerarios y agregados dejan de asistir a espectáculos públicos como son cines, teatros y encuentros deportivos, salvo autorización de los directores. Conocí casos de algunos numerarios que sí acudían a espectáculos, pero ningunos agregados, o no lo decían que de todo había. Cuando he dejado de pertenecer al Opus Dei me he enterado de algunos que decían que se iban a ver a un amigo y, en realidad, iban al cine. Un agregado sevillano comentó en una convivencia de verano que le gustaba entrar en un estadio de fútbol cuando quedaban pocos minutos para que acabara el encuentro. Esto se hace difícil de entender, pues si acudes a ver un espectáculo así no es solo para verlo unos minutos.

En los casi treinta y cuatro años que pertenecí al Opus Dei tuve la sensación de estar santificándome en la calle, pero no como la gente de la calle. Mis amigos hablaban de cine, teatro o encuentros deportivos en los que habían estado, pero yo no podía hablar de ello, aunque fueran unas realidades muy buenas y muy nobles. Al salir de la Obra, me pareció raro entrar en un cine.

Cuando en marzo de 1965 me incorporé al entonces instituto secular, en las salas cinematográficas se pregonaban la venta de bebidas refrescantes o pipas y caramelos en los minutos de descanso a media película. Al salir en octubre de 1998 esas costumbres habían dejado de existir o se habían trasladado a otra parte de las salas. Si yo hubiera hablado de esto con mis amigos, hubiera metido la pata y habría hecho el ridículo. Eso no era santificarse en medio del mundo. Unos del Opus Dei sí iban al cine, pero yo no. Nunca tuve la suerte de que me autorizaran los directores. El cine que los agregados veíamos entonces nos lo proyectaban en el centro de la Obra en la Glorieta de Cuatro Caminos número 4. escalera cuatro, o en el colegio Mayor Moncloa o en el colegio Tajamar de Madrid o en una especie de academia en la calle Aravaca de Madrid. Me parece recordar que en muchos casos hasta pagábamos la entrada. Pero ¿qué películas veíamos? Normalmente eran cintas que normalmente no se proyectaban en las salas comerciales, eso sí convenientemente censuradas.

En mi anterior etapa en Opuslibros conté el caso de los cortes en las películas que llevaron a algunas distribuidoras a no alquilar cintas al Colegio Mayor Moncloa. Eso era chapuza para evitar unas supuestas tentaciones y caídas en gente de la Obra. Otro año en la convivencia del Colegio Mayor Ayete de San Sebastián se seleccionaron cinco películas, pero luego no se proyectó ninguna. Los motivos del caso son fáciles de deducir: ninguna película era apta para ser vista por los agregados. En la película "El perro del hortelano", de Pilar Miró, se oscureció la pantalla cuando se besaron los dos protagonistas. Luego continuó la proyección como si no hubiera pasado nada. El grupo de la censura, formado por el director y el sacerdote, habían decidido oscurecerla.

Un verano tuve una convivencia en la casa de retiros de La Pililla, junto a Piedralaves (Ávila). Se nos había insistido en la necesidad de aguantar el calor y no eliminar ropa. Era verano. Sin embargo, me tocó ir a la habitación de otro agregado para hablar de algo. Llamé a la puerta y me abrió. Descubrí que esta persona no había podido aguantar los grados de temperatura y se encontraba desnudo de medio cuerpo para arriba. Fue una sorpresa. Por lo que se ve la Obra es un guante, pero cada uno usa el guante a su manera. Hacía bien este fiel de la prelatura. Yo era demasiado estricto.

Una de las normas que se usan en la Obra es que los trapos sucios se lavan en casa y, por lo tanto, si se tiene una caída por pecado, hay que acudir al "buen pastor" que es el sacerdote del Opus Dei que se nos ha asignado en el centro y, si éste no le encontramos, se acude a otro sacerdote del centro o de una iglesia pública donde existan sacerdotes que tengan el mismo espíritu, como son los de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz. Sé de algunos casos de novios supernumerarios que se han dado algún beso y luego han ido a confesarse a una iglesia pública de la Compañía de Jesús. Como se ve, cada uno vive a su manera.

Ex apéndice ha comentado aquí que cuando salió de la prelatura después de veintitrés años se creyó que era el único que abandonaba. Luego ha descubierto que la Obra tiene una crisis muy profunda y son muchos los que se van. Mi escrito de hoy ha pretendido demostrar que una cosa es la teoría, pero en la práctica cada uno lo vive de una manera.

ELCANARIO


Publicado el Viernes, 15 enero 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Pedir perdón: magnífica aportación de CuG.- Conrad

040. Después de marcharse
CONRAD :

La lectura de la última aportación de CuG (11/12/2015) ha conseguido que, al menos momentáneamente, venza la agrafía que últimamente me atenaza. Pedir perdón está unido a reconocer que algo no se hizo bien y a reparar. Precisamente es lo que le falta al Opus Dei en relación con tantos y tantos de las personas que le hemos dado los mejores años de la vida. La aportación de CuG, en mi opinión, señala el camino correcto para una verdadera compensación del daño causado.

Lamentablemente el Opus Dei a través de las declaraciones de Fazio elude esa postura. Es verdad que reconoce que se ha podido equivocar, pero siempre, curiosamente, buscando el bien del perjudicado. Si hay equivocación, hay que pedir perdón y hay que reparar el daño causado de modo que se disminuya en lo posible el impacto de aquella equivocación. No hacerlo así es, también en mi opinión, inútil.

Así, ¿por qué Fazio no mueve los hilos pertinentes para que se compense, por ejemplo, a Antonio Esquivias por sus años de dedicación a la burocracia de la prelatura y por su falta de cotización a la Seguridad Social? Y así con tantos, incluso de los que siguen dentro privados de una verdadera libertad de elección.

En tal sentido, reitero lo que ya expuse en mi escrito “Pedir perdón, asumir responsabilidades, reparar el daño” (03/03/2014).

Enhorabuena CuG, lo has clavado.

Un abrazo.

Conrad.

Publicado el Lunes, 14 diciembre 2015
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: CuG: no te preocupes demasiado. ¡Estuvimos en una secta!.- Orange

040. Después de marcharse
Orange :

Me ha impresionado el testimonio de CuG en el que manifiesta su necesidad de pedir perdón por el mal que piensa que hizo a mucha gente mientras estuvo en el Opus Dei. Creo que quizás todos los que hemos pasado por esa institución hemos experimentado esa vivencia en mayor o menor grado. En el envío de CuG, además de sentimientos personales, hay una detallada descripción de la conducta que seguimos mientras estuvimos dentro.

Cuando estás en la Obra, al comportarte de esa manera tan robotizada, tienes el ciego convencimiento de que estás en el verdadero camino hacia la santidad. Pero cuando sales y ves las cosas con objetividad, te quedas asombrado al pensar sobre todo lo que hiciste. Yo todavía me pregunto ¿cómo pude comportarme de esa manera durante tanto tiempo?... ¿cómo podía estar yo tan contento de hacer y decir tantas sandeces y de utilizar sin miramientos a los demás para cumplir con los fines marcados por el Opus Dei?

Creo que este asunto es sencillamente una prueba más del carácter sectario de esta peligrosa institución. Cuando tienes el cerebro secuestrado por una secta piensas que todo lo haces bien y que eres un tipo fantástico, aunque estés todos los días llevando una vida patética, siendo manipulado y manipulando a los demás. La objetividad que alcanzamos cuando estamos fuera nos deja helados al caer en la cuenta de los desatinos de nuestra vida dentro de esa nociva estructura. Quizás el desquiciamiento mental que conlleva el vivir dentro de una secta pueda estar en la raiz de los graves trastornos psicológicos que tantos y tantas han sufrido y sufren.

En descargo de la tensión de conciencia que este tema puede generar, pienso que el hecho de ser prisionero de una estructura sectaria durante una época de la vida puede atenuar en buena medida la responsabilidad personal de los actos realizados en ese periodo de tiempo.

Control mental de menores de edad... control absoluto de la conducta personal... frialdad y alejamiento de la familia... prohibición de la amistad dentro del grupo... convicción de poseer la verdad absoluta... manipulación de la amistad fuera del grupo en aras del proselitismo... despojo del dinero y de los bienes materiales de los miembros... radicalización doctrinaria... represión de los sentimientos... exaltación y veneración del amado líder hasta el endiosamiento... presiones psiquiátricas para apuntalar la permanencia dentro del grupo... amenazas y ley del silencio para los miembros que abandonan el grupo... ¿No se hacen todas esas cosas en la Obra del amado líder Escrivá?... ¿No es de aurora boreal sostener que hay que realizar todo eso para ser un simple cristiano corriente?... ¿No son esas muchas de las notas que definen lo que es una secta ?

Orange


Publicado el Lunes, 14 diciembre 2015
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: En busca de la alegría.- A plaza

040. Después de marcharse
A.Plaza :

El otro día presencié la siguiente conversación entre dos amigos:

- Tío, ¡tienes que estar contento!

- ¿Contento sin más?

- Y sin menos…

Me quedé pensativa y me pareció un buen consejo, que aproveché para aplicarme yo.

En esas estaba, cuando a modo de pesadilla se me vino a la cabeza algo muy conocido por todos nosotros: La alegría tiene sus raíces en forma de cruz.

¡Qué de años conjugando el binomio alegría- dolor! Y como siempre, poniendo como excusa a Dios, para vivir con una profunda tristeza interior envuelta en una capa de falsa alegría, que en nada se parece a lo que Dios quiere para sus hijos. Y que acaba rompiendo el corazón.

El dolor se puede trasformar en alegría, faltaría más, pero la alegría tiene muchísimas más raíces, que hay que regar.

Sé qué me expongo a parecer frívola pero las raíces de la alegría ahora las percibo de modo diferente. Un regalo, un cafelito con, un viaje, una sorpresa, un dinerito extra, una buena comida, un perrillo, una buena acción, shopping & shopping, un amigo, un amor, un beso , un abrazo, una cerveza fresquita, una canción…

La alegría se encuentra “poniéndose en ocasión”, porque no suele venir sola. Hay que buscar esas situaciones y hacer esas pequeñas cosas de la vida y de cada día que nos hacen estar contentos y felices.

Después de un profundo “psicoanálisis” y con bastante humillación por su resultado he llegado a la conclusión de que mi alegría tiene raíces en forma de ¡¡¡tortitas con nata!!! Solo de pensar en ellas se me dibuja una gran sonrisa en la cara.

Esa maravillosa e involuntaria sonrisa, que esponja el alma y da ganas de vivir.

A. Plaza


Publicado el Viernes, 30 octubre 2015
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Pedir perdón.- Savonarola

040. Después de marcharse
savonarola :

- Ave María purísima....

- ...sin pecado concebida.

- Es usted del Opus Dei, ¿verdad?

- Pues....sí. ¿Por?

- ¿De la Prelatura?

- Así es.

- Bueno. Pues me acuso de haber hecho cosas mal.

- Claro hijo, no pasa nada. El Señor es un Padre bueno y perdona siempre. Adelante.

- Adelante qué. Ya está.

- ¿Eh?

- Pues eso, que todos cometemos errores, que somos humanos.... y yo también, claro.

- Sí, sí, de acuerdo, pero... ¿qué pecados en concreto? Como sabrás, hay que confesar los pecados en particular. Además, la humildad de manifestarlos es un síntoma de verdadero arrepentimiento... Como decía san Josemaría, la confesión ha de ser clara, completa, concisa y concreta. Hay que concretar (sonríe). Adelante hijo mío... Qué cosas has visto en tu examen...

- Ah, no. Yo es que me arrepiento en general. De todo lo que haya podido hacer mal.

- Fenomenal.... pero como te decía, es necesario que te acuses de esas cosas concretas...

- En especie y número, ¿verdad? Si me lo sé.

- ¿Entonces...? No te entiendo...

- Muy sencillo. Así no me puede dar su absolución, ¿verdad? No puedo recibir el perdón de Dios...

- Claro, es que para que a alguien se le perdone algo, tendrá que arrepentirse de ese algo en concreto... si no, no es muy creíble, ¿no te parece?

- Ahá. ¿Comprende usted ahora por qué algunos no pueden terminar de perdonar al Opus Dei...? Siempre que piden perdón por sus errores lo hacen en general, no en concreto, ni a las personas concretas que han tratado mal. Ni hacen nada para reparar el mal realizado, condición necesaria para que la absolución sea válida.

- ......

- La paz sea contigo.

Savonarola


Publicado el Viernes, 09 octubre 2015
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Mangas y capirotes.- Ana Azanza

040. Después de marcharse
Ana Azanza :

Hay diferencias de apreciación con respecto a los coles Opus, no es extraño, entre otras cosas lo que en la España de la dictadura todavía tenía un pase en las generaciones actuales queda demodé. Esos colegios están creados cual red barredera de niños, niñas, sin la necesidad de reclutamiento joven no los habrían fundado. "Nunca nos pasará como a otras órdenes religiosas, que acabaron dedicadas a la enseñanza". Y en medio de los años 60 sino antes, cuando empezaba a ser difícil pescar personas mayores de edad para la numerariez, hubo que añadir algo a la visión del 2 de octubre. Poca cosa. Total... decenas de colegios empezaron a extenderse por España y países afines, para ejercer el proselitismo con la juventud. Algunos se escaldan, otros son descartados, otros están bien como están, aunque no entren nos hacen propaganda, y a río revuelto siempre habrá algún ingenuo/a que pique...


Publicado el Miércoles, 30 septiembre 2015
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Gracias por tu granito de arena.- Canaya

040. Después de marcharse
canaya :

Me alegra mucho que hayas escrito, te hayas animado a poner aquí tu granito de arena, porque me dio pie para poder escribir y dar mi punto de vista. Que es sólo eso, porque nadie es dueño de la verdad. Voy a procurar no ser duro, mucho menos ofensivo. Si llego a molestar a alguien pido mil disculpas. Me voy apoyar en tus palabras o frases para desarrollar lo que quiero expresarte, mis pensamientos, mis erráticas sensaciones.

“…Me tratan muy bien…” Es bien sabido que antes de “pitar” a todos nos trataban muy bien. Es más nos hacían un plano inclinado del que era muy difícil salir. Y tú lo viviste...  


Publicado el Lunes, 28 septiembre 2015
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Perdona, Rosa, por haberte llevado al opus.- Brisas (Inés)

040. Después de marcharse
Brisas :

Querida Rosa:

Síiiiiiiii, Rosiña, sí que me refería a ti. Ya se lo dije a Agustina cuando me habló de tu carta: me ha alegrado el día. No sabes cuántas veces he pensado que qué habría sido de ti. Siempre deseando encontrarte para pedirte perdón por haberte llevado al opus. Y ahora es un buen momento: perdona, Rosa, lo siento muchísimo.

Me alegra ver que has rehecho tu vida, que te has curado de esos diagnósticos y esos tratamientos negligentes y delictivos. Supongo que el médico del que hablas, el pseudo siquiatra, es uno de Santiago. De hecho no era siquiatra, pero se forró a base de cobrar unos buenos dineros por consulta.

Espero que hayas vuelto a la música que te apasionaba. Porque Rosa -a todos los que estáis leyendo esta carta-, era una niña alegre, simpática, buena, inteligente y guapa. Siempre sonriendo. Y espero que ahora sea una joven alegre, simpática, buena, inteligente y guapa… lo espero de corazón.

Seguiremos en contacto si quieres porque me encantaría verte. Agustina tiene mi dirección de correo.

Un beso muy fuerte, Rosa

Brisas (Inés)


Publicado el Viernes, 25 septiembre 2015
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)


     Contacta
Si quieres contactarnos, escríbenos a esta dirección:
Nuestra dirección de correo
(Haz click en el sobre)

     Buscar



     Buscar con
Google

en opuslibros

     Documentos por categorías

Libros silenciados

Tus escritos

Documentos internos

Selecciones de escritos

Correos

Recortes de prensa

Recursos para seguir adelante

Homenaje


     Encuestas
Aspectos sociológicos
del Opus Dei


     Videos
Ultima entrevista a Miguel Fisac

Canal OpusLibros en YouTube - Administrado por Spiderman

     Colegios, clubes,...
Colegios, clubes juveniles, colegios mayores y universidades vinculadas al Opus Dei

     Anteriores
Viernes, 25 septiembre 2015
· Oye, ¿sabías que ya no soy numeraria?.- Dudas
Lunes, 14 septiembre 2015
· ¡A mí la legión!.- A.Plaza
Viernes, 11 septiembre 2015
· PITAR Y SALIR PITANDO. Para Gautxori, Pinsapo y otros.- Dionisio
Miércoles, 09 septiembre 2015
· LLORAR DE RISA.- Pinsapo
· Un psicograma no es ni se parece a autoflagelación.- Josef Knecht
Lunes, 07 septiembre 2015
· Intentando entenderse a uno mismo.- Gautxori
Viernes, 04 septiembre 2015
· El Opus Dei crea su Babel.- E.B.E.
Lunes, 31 agosto 2015
· Estupendos sí, perfectos no.- A.Plaza
· Gente peculiar y, a veces, rara.- Josef Knecht
Viernes, 28 agosto 2015
· GENTE ESTUPENDA.- Dionisio
Miércoles, 19 agosto 2015
· Entrevista de Antonio Esquivias en la televisión vasca.- Agustina
Lunes, 10 agosto 2015
· Dignitatis humanae y el Opus Dei.- Antonio Esquivias
Lunes, 03 agosto 2015
· Vamos entendiendo mejor cómo nos atraparon.- Aquilina
Lunes, 27 julio 2015
· Con el mismo CARIÑO DE FAMILIA que a ti.- NikitaSoy
Viernes, 24 julio 2015
· La hipocresía de unos intentos de acercamiento.- Heraldo
Miércoles, 22 julio 2015
· Me vino a dar su aprobación.- NikitaSoy
Viernes, 17 julio 2015
· Me quedo atónita con el cambiazo.- Dolcefarniente
· No todo está perdido. Para Oledad.- A. Plaza
· Busca ayuda. Para Oleda.- Kurt
· Mira adelante.- Dionisio
Miércoles, 01 julio 2015
· Maripaz, pisa fuerte.- Class
Viernes, 26 junio 2015
· Encuentros al atardecer.- Maripaz
Miércoles, 24 junio 2015
· Perspectiva.- Emevé
Viernes, 29 mayo 2015
· El camino incierto. Respuesta a dudas.- Dionisio
· Aprende a equivocarte tú sola.- JaraySedal
· Algunas reflexiones para intentar ayudar a Dudas.- KURT
Miércoles, 27 mayo 2015
· El amor tras salir... ¿nos aferramos al primero que nos quiere?.- Dudas
Miércoles, 20 mayo 2015
· La manera de regresar al calor espiritual de la Obra es dándo dinero.- Nikitasoy
Miércoles, 01 abril 2015
· Un mundo imaginario.- Lizzy Babieca
Lunes, 23 marzo 2015
· Por primera vez sé lo que es ser feliz.- Bruna
Viernes, 20 marzo 2015
· Una década después.- Armando
Lunes, 16 marzo 2015
· El sustrato de lo aprendido ahí cuesta quitárselo.- LauraGM
Viernes, 13 febrero 2015
· Riego.- Lizzy Babieca
Miércoles, 11 febrero 2015
· Dolor.- Lizzy Babieca
· Sobre el éxito y el fracaso. Para Lizzy.- Dionisio
Viernes, 30 enero 2015
· Tendrían que estudiar mi caso.- Heidi
· Cuando el sol se deja caer con inclemencia.- Lizzy Babieca
Miércoles, 14 enero 2015
· Las estimaciones de Zartan.- JaraySedal
Lunes, 12 enero 2015
· No me fui, volví a mi centro.- CR
Lunes, 05 enero 2015
· Tomando un nuevo tren.- Satur
· Afectos.- Zartán
· Palavras a May875.- Mr_M
Lunes, 29 diciembre 2014
· Rejalgar.- Lizzy Babieca
Viernes, 12 diciembre 2014
· La tercera via: que tingem sort.- Zartan
Miércoles, 26 noviembre 2014
· Opus Dei caricatura. Opus Dei realidad.- Lizzy Babieca
Lunes, 24 noviembre 2014
· Amor y libertad.- Lizzy Babieca
· Los que no se pertenecen.- Janabenito
· El anonimato, la función de Opuslibros y la opinión pública.- Antonio Esquivias
· Espiritualidad antirrecetaria y guarderías de adultos.- Daneel
Viernes, 14 noviembre 2014
· Una mera cuestión de formas.- Conrad
Miércoles, 12 noviembre 2014
· A mí no me representas. Para Antonio Esquivias.- Solans
Miércoles, 05 noviembre 2014
· DESDE EL OPUS DEI AL MUNDO REAL… primer mes de vida.- Isabel Sala
Lunes, 03 noviembre 2014
· Más sobre la larga batalla.- Conrad.
Viernes, 31 octubre 2014
· No más hacer el Opus Dei siendo uno mismo Opus Dei.- Newman
· Te basta la Gracia.- Lizzy Babieca
· Carta abierta a Antonio Esquivias.- Aranjuez
· Don Antonio lamento no le reconozcan sus derechos.- Xavier_de_Barcelona
Miércoles, 29 octubre 2014
· La escalera de Jacob.- Lizzy Babieca
· Antonio, reflexiona tú.- Labuhardilla
· Mi respeto a los que no quieren o no pueden dar su nombre.- María Angustias
Viernes, 24 octubre 2014
· Mirarte de lejos.- Lizzy Babieca
· El miedo que nos atenaza.- Carmen Charo
Miércoles, 22 octubre 2014
· La proporción de Losada.- Lizzy Babieca
Lunes, 20 octubre 2014
· Sense and sensibility.- Lizzy Babieca
Viernes, 17 octubre 2014
· El Opus Dei deja en potencial indigencia a muchas personas.- Antonio Esquivias
Miércoles, 15 octubre 2014
· Nos queda la palabra.- Ana Azanza
· ¿Para qué sirve el sufrimiento?.- Lizzy Babieca
Lunes, 13 octubre 2014
· Tener relaciones significativas.- Lizzy Babieca
Viernes, 10 octubre 2014
· La negación como maquinismo de defensa.- Lizzy Babieca
Miércoles, 08 octubre 2014
· Acerca de la futilidad o utilidad de Opuslibros.- Australopitecus
Lunes, 06 octubre 2014
· Del amor y otros demonios.- Lizzy Babieca
· Antonio Esquivias y las pocas firmas en Change.org.- Eleu
· Felicidades a Isabel y Elena.- marcopolo
· Bravo por Isabel Salas y Elena Longo.- Orange
Viernes, 03 octubre 2014
· Desde el Opus Dei al mundo real. Ayuda para el viaje de vuelta.- Isabel Sala
· Vida en HD.- Lizzy Babieca
· Por qué no hay tantas firmas en Change.org para mi petición.- Antonio Esquivias
· Entrevista a Antonio Esquivias.- Aloevera
Lunes, 29 septiembre 2014
· Mientras me tomo un café.- Lizzy Babieca
Viernes, 26 septiembre 2014
· ¿Por qué no aumentan las firmas a la petición de Antonio Esquivias.- Sitatunga

Archivo anterior




Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.203 Segundos