Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 66 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


Opuslibros: 090. Espiritualidad y ascética

Buscar en este Tema:   
[ Ir al Home | Selecciona un nuevo Tema ]

 Correos: La farsa del aval de Dios a Escrivá.- Cosmicom

090. Espiritualidad y ascética
cosmicom :

Saludos, quería decir un argumento para destruir de raíz, desde la ortodoxia católica, el opus dei.

1º Yo recibo una revelación privada de Dios para fundar una organización en la cual tú te salvas si me entregas tu herencia, salario, libertad, pensamientos, y todo con "entrega total"; y te condenas si rechazas con ingratitud esta revelación. 

2º Necesito una prueba para acreditarte esta revelación de Dios, no puedo fundarme en mi sola palabra, necesito el aval de Dios.

3º Con el aval de Dios, esta revelación privada se convertiría en revelación pública de Dios, sabes que lo que digo es verídico, tienes seguridad en lo que no ves, ya que sabes que Dios me avaló.

4º Sin el aval de Dios, mi revelación privada se mantiene en revelación privada; no puedes saber si lo que digo es verdad o no, ya que sólo me apoyo en mi palabra.

5º Según la doctrina infalible de la Iglesia Católica, la revelación pública terminó con la muerte del último apóstol. El magisterio de los obispos y del papa sólo puede explicar o explicitar lo que ya fue revelado públicamente.

6º Ergo la doctrina católica rechaza que yo pueda tener el aval de Dios para que mi revelación privada se convierta en revelación pública. Mi pretensión es, por lo tanto, una farsa.

7º En este caso me autoproclamaría fraudulentamente el decimotercer apóstol de Cristo.

8º Esta farsa es un grave fallo moral, ya que suplanta a los verdaderos apóstoles de Cristo, e incurre en anatema.

9º incurre en herejía, ya que pretendería que, a los dogmas de la Iglesia, se sumara el dogma de que Dios se me reveló y me avaló, ya que, al ser revelación pública, estarías obligado a creerme por la obediencia de la Fe.

10º tal desastre sabes que no viene de Dios, sólo puede venir del diablo.

11º aunque me avalara un ángel del cielo o un papa, estás obligado a rechazarme, como hijo del diablo.

Cosmicom


Publicado el Lunes, 15 enero 2018
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: El grito inútil y de tardío arrepentimiento por el error irreparable.- Agustina

090. Espiritualidad y ascética
Agustina :

Hace unos días, World nos envió el texto de un Crónica de 1956 titulado “Ver Claro”, que hacía referencia a los que nos íbamos de la Obra. Ahora me envía un amigo numerario una “meditación” del Tomo III sobre el mismo tema. Le pregunté si seguían vigentes los tomos de Meditaciones y me contestó hoy mismo: Los tomos de meditaciones siguen vigentes y se usan a diario. La única variación es que salió un 7° tomo con algunas fiestas más (más todavía) y las correspondientes a los domingos del tiempo ordinario que no estaban."

Para quienes piensen que las cosas han cambiado, para quienes crean que se trata de errores personales y no institucionales, aquí dejo esta meditación -vigente en el año 2018-.

Agustina L. de los Mozos

MEDITACIÓN 269.

MEDITACIONES. Tomo III. págs. 384 a 389

TIEMPO ORDINARIO. SEMANA XIII. SÁBADO

-Conviene estar prevenidos: podemos pasar por momentos de ceguera.

-Nuestra decisión de seguir el camino iniciado ha de ser irrevocable.

-Propósito firme: ser fieles en lo pequeño para ser fieles siempre.

NOS REMONTAMOS hoy a los tiempos de los Patriarcas, para considerar la historia de dos hermanos, Esaú y Jacob. Su padre Isaac, a las puertas de la muerte, derrama su bendición sobre Jacob y sobre toda su descendencia. El olor de mi hijo -le dice- es como el olor de un campo cuajado, al que ha bendecido Yavé. Déte Dios el rocío del cielo y la grosura de la tierra, y abundancia de trigo y de mosto. Sírvante los pueblos y prosternense ante ti las naciones. Sé señor de tus hermanos, e inclínense ante ti los hijos de tu madre. Maldito quien te maldiga, y bendito quien te bendiga (1). [(1) L. I (I) (Cenes. XXVII. 27-29).]

El hijo pequeño es preferido al mayor, y Esaú llora y se desespera -cuando su desgracia no tiene remedio- porque le fue arrebatada la bendición paterna. Pero el llanto de Esaú, llanto estéril y sin esperanza, es el grito inútil y de tardío arrepentimiento por el error irreparable que cometió en una hora ciega de ofuscación…


Publicado el Viernes, 12 enero 2018
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Nada de esto fue un error.- Hondo

090. Espiritualidad y ascética
Hondo :

Hola, Merak

Te pido disculpas si soy un poco tosco en mis expresiones. Me he convertido en un lobo estepario y la diplomacia ya no es lo mío.

Merak, esta página existe hace años. Muchos. Hay miles de testimonios. Por el talante de tu escrito, me da la impresión de que has leído pocos, si es que has leído alguno.

Comienzas desde la primera línea dándonos criterio. También te doy uno: no te arrojes a una piscina sin asegurarte antes de que haya agua en ella. Y menos desde el trampolín.

Nos aconsejas paternalmente, descarto que con buena intención, sobre cómo deberíamos clarificar nuestras mentes y nuestros corazones.

Amigo predicador, te has equivocado de aldea. Nosotros sabemos bien cómo son las cosas. Mira las cicatrices de los más veteranos. Observa las heridas de los que van llegando. Escucha los gemidos de los que nos escriben desde adentro.

Sobre tu tesis, va mi respuesta personal, que intuyo compartida por muchos: el problema con el Opus Dei es que lo malo precisamente está –para usar tus palabras- en lo “previsto por la organización”, no en tal o cual persona “mala”.

La Obra es destructiva por una piedad legalista, reglada, agobiante. La hoja de normas es todo un símbolo. El cilicio y las disciplinas otro.

Es destructiva su obsesión por el control de las conciencias a través de una dirección espiritual contraria al Magisterio de la Iglesia. (Y lo saben, por eso aquella patética carta de don Javier, donde mentía cínicamente para tranquilizar a la inquieta tribuna vaticana.)

Es destructiva por la imposibilidad de establecer una relación normal con los demás.

La amistad no es amistad, es apostolado (listas de amigos, planes apostólicos diarios, reuniones de seguimiento, hablar de los que estamos "tratando" en las tertulias).

La fraternidad, que se mide por las correcciones fraternas, es un estado de vigilancia mutua donde nadie debe dar un paso en falso (ni hablar cuando llega algún director de la Comisión, esa sí que es toda una puesta en escena digna de Broadway). Y la fraternidad desaparece un minuto después de que alguien haya dejado de ser de casa. Arrojado al olvido, por muchos años que le haya dado noblemente a la Obra, nunca se lo volverá a mencionar. No existió.

Las relaciones con la familia “de sangre” se vuelven lejanas, raras, interesadas.

La visita a los pobres es solo un paso más que debe dar el candidato que tratas, no caridad con los necesitados.

Todo tiene una segunda intención. El principio de identidad está quebrado. Lo que dicen que es, no es.

Es destructiva por la manipulación de menores de edad para que piten. Un movimiento de pinzas donde intervienen los que tratan a los padres, el que trata al chico, el tutor del colegio, el cura que lo confiesa, el Consejo local del centro, el de San Rafael, el Vicario Regional, todo un batallón se confabula para cazar a un niño de catorce años. ¡Si se entera Stephen King hace el libro y la película!

Es destructiva por el culto a la personalidad de Escrivá, que todo (absolutamente todo) lo hizo bien. ¿Qué los santos no lo fueron siempre? No es el caso de San Josemaría. Es más, lo que haya dicho ayer y no sea hoy políticamente correcto, se edita, se esconde y ya no lo dijo. (Pregunta por “las tres campanadas” a ver qué te dicen). Su imagen es lo que importa. Fue todo: patriarca, profeta, abogado, teólogo, doctor de la Iglesia, místico, visionario, pastor, gobernante, administrador, literato, arquitecto, comunicador, taumaturgo, aragonés, madrileño, romano, no dejó nada por hacer, salvo el testamento.

Es destructiva por la incapacidad absoluta de autocrítica o de pedir perdón. En entrevistas, sus dirigentes harán las acrobacias y volteretas más grotescas antes que reconocer honestamente un error. Dan risa. (Te invito a que le hagas una crítica constructiva al Prelado, ya verás cuánto te lo agradecen…)

¿Qué la culpa es de las personas? Hombre, si tienes buen espíritu, tendrás que hacer tuyo todo lo que nombramos antes. Podrás ser más o menos simpático, pero el molde en el que te han metido te hará legalista, hipócrita, manipulador, desleal, controlador, interesado, mentiroso, perfeccionista y fanático. Te lo machacarán cada mañana leyéndote el libro de Meditaciones, todas las semanas en el círculo breve, todos los meses en el retiro mensual. Lo tóxico de estas personas es consecuencia, no causa.

La mayoría de la gente normal no aguanta este molde de hierro y se rompe. Depresión, insomnio, rarezas de carácter, manías, psicofármacos de todos los colores, doble vida… Otros se marchan (o los invitan a retirarse). Y se van con lo puesto, sin derecho a reclamar absolutamente nada, así es el apostolado de “no dar”, otra genialidad del santo Fundador plasmada en su santo Catecismo.

Este es el “modus operandi”, la “frecuencia con que se comete el acto” que tanto te importa. ¡Con decirte que a algunos se los descarta de ciertos cargos de gobierno por ser “demasiado buenos”!

Para terminar, Merak, te invito a leer uno de tantos testimonios. La anécdota es mínima, pero ¡cuánto dice! Me refiero al escrito de Otaluto: “La categoría ética de los directores del Opus Dei.” Maquiavelo estaría encantado, y supongo que Escrivá también. Porque a él le gustaba que sus hijos fueran pillos.

Así que no son errores personales. Como dice la canción: "Nada de esto fue un error."

Hondo

Publicado el Lunes, 08 enero 2018
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Ver claro.- World

090. Espiritualidad y ascética
World :

Te envío un artículo de Crónica que puede ser de interés para los lectores. Lo transcribí de una fotografía de una Crónica vieja. Entiendo que es de diciembre de 1956, páginas 82-84, aunque ahora no puedo volver a acceder a esos documentos para verificar exactamente que sea diciembre. El texto es completamente fidedigno, supongo que con leerlo te darás cuenta que es 100% doctrina del Opus Dei.

World

VER CLARO

(Crónica 1956)

El Señor nos ha dado la gracia maravillosa de la vocación –nos la dio de una vez para siempre- y, siendo fieles, nos la confirma cada día con un amor más grande a nuestra Obra y con una voluntad de entrega continuamente renovada, siempre actual. El solo pensamiento de nuestra llamada, nos da una alegría como ningún destino humano podría soñar para sí. Y agradecemos al Señor este camino seguro, donde está todo nuestro bien y todo nuestro amor.

Por eso, cuando –excepcionalmente, porque son raras las defecciones en el Opus Dei– sabemos de alguien que, habiendo recibido del Señor la llamada a nuestro camino, no persevera en él, sentimos un gran dolor. Alguna vez nos ha dicho el Padre que la infidelidad de un hijo suyo a la vocación, le duele más que la muerte de un hijo suyo: porque la infidelidad es verle avanzar hacia la desdicha; la muerte es el cumplimiento de la voluntad de Dios.

Desde que el Señor nos llamó, todo lo que no reciba de El su sentido nos queda pequeño, nos resulta ridículamente chato y pobre –mentira, cobardía, podredumbres bienolientes–frente a nuestra vocación. Por eso sentimos tanto que alguien en un momento dado pueda engañarse.

Nos duele que, por un ciego ofuscamiento, por no ser a su tiempo dócil ni sincero en manos de quien tiene gracia de Dios para llevarle, alguien pueda cerrar así el paso al amor de Dios.

Nosotros somos una gran familia.Y si un hermano nuestro, si un hijo del Padre quisiera marcharse, movido por un motivo que no le deja ver claro, y que nosotros sabemos pobre, pobrísimo en la presencia de Dios, lo sentiríamos como el hombre que, con los ojos limpios, ve a su hermano caer porque tiene los ojos vendados.

Nosotros no podemos transigir jamás con el error, no podemos ser comprensivos con lo que de por sí borra toda comprensión, porque es ir contra la voluntad de Dios. Pero seguimos el mandato de Amor, y además somos conscientes de tener los pies de barro, de nuestra naturaleza humana. Por eso comprendemos, si no al error, a las personas que yerran. Si oímos de alguien que no perseveró, creceremos en ansias de fidelidad para desagraviar al Señor, sabiendo que también nosotros –toda nuestra fortaleza es prestada–seríamos capaces de hacer eso, si Dios nos dejara un poco de su mano; y además tendremos comprensión, para quien así se desviara. Le encomendaremos en el silencio de la oración, sin comentarios hacia afuera; y pediremos al Señor que aquel hombre no se aleje más de El.

Es clara nuestra actitud con el que no perseverase. Por una parte es cierto que, aunque nos esforcemos, no podremos quererle ya con el amor y con el cariño que dan una vocación común y una familia de vínculo sobrenatural. Pero sí ha de quedar siempre la caridad, que no se limita a una mera compasión personal; nos mueve también a ayudar a aquel hombre en su triste situación, porque no es feliz. Más claramente: porque es muy infeliz. Si luego ve las cosas como son, es desdichado; y, si sigue ciego, es aún más desdichado lejos de Dios. Le llevamos un poco de calor, de cariño; sobre todo, en esa hora negra en que el que es sincero consigo mismo considera fríamente su vida, o más bien la escisión de su verdadera vida, de la que Dios quería para El. Especialmente entonces, necesita de alguien que le haga sentirse menos solo. Y es un deber de caridad el darle la mano.

Os queremos transcribir algunas líneas escritas por uno que no perseveró en la Obra. Se dirige al Padre lleno de dolor, pero también con la luz que ha recibido de la visita de uno de Casa. Sus palabras hacen inútil todo comentario.

Querido Padre:

No puede imaginarse con qué emoción empiezo esta carta. La visita de N. me ha hecho muchísimo bien; me ha quitado una venda de los ojos, que me impedía ver con claridad. Ahora estoy como el ciego que recupera la vista. Estoy lleno de buenos propósitos, y dispuesto a entregar este saco de basura en que estoy convertido: a ver qué se puede hacer con la ayuda de Dios. Deseo fervientemente volver a pertenecer a la Obra, pero me veo tan indigno… Buena disposición no me falta. Pido a Dios que me haga perseverar en mis propósitos. A ver si Ud. se acuerda de pedir un poquitín por mí, que buena falta me hace.

Durante estos años, cada vez que llegaba a mis oídos alguna noticia sobre la expansión de la Obra, sentía como una envidia semejante a la que experimentaría un desertor al ver entrar a su ejército victorioso. ¡Pensar que puede haber sido yo también uno de los que luchaban en primera fila! La cosa no tiene remedio… Pero, como hoy le decía a N., si alguna vez hubiese alguien en Casa que, por estar ciego como yo lo estuve, quisiera apartarse de su camino, que me avisen a mí: dispuesto estoy, si fuera preciso, a ir hasta el fin del mundo para quitarle a quien sea, con mi experiencia, la venda que lleva en sus ojos.

No se olvide de pedir por mí, que me hace mucha falta. Besa su mano con mucho cariño.

N.N.


Publicado el Viernes, 05 enero 2018
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Carta navideña del Prelado.- Ramana

090. Espiritualidad y ascética
ramana :

Roma, 25 de diciembre de 2017

Queridas hermanas, queridos hermanos:

Padre hay uno solo y está en los cielos, al que rezamos cada día con la oración que nos enseñó su hijo Jesús, el Cristo, el Verbo de Dios movido por el Amor del Espíritu. En su Nombre os deseo una muy Feliz Navidad y mi anhelo de que el año que comienza sea intensamente vivo y vivificante para todos y cada uno de nosotros: renacer al espíritu creador repensando juntos esta obra suya que ha puesto en nuestras frágiles manos. Por eso os pido que no me llaméis “padre”, desde hoy soy no más que vuestro Prelado, una suerte de hermano mayor, elegido por vosotros, que dirige los destinos humanos de esta empresa sobrenatural...


Publicado el Viernes, 29 diciembre 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Libros silenciados: Escrivá: además de las mentiras, ahora se suma un plagio.- Stoner

090. Espiritualidad y ascética
Stoner :

Escrivá: además de las mentiras, ahora se suma un plagio

 

Cuanto más alta se alza la estatua,
tanto más duro y peligroso es después el golpe en la caída.

(Surco, 269)

 

El punto para mí más completo de san Josemaría sobre la humildad es el 259 de Surco. Con ese número comienza justamente el capítulo dedicado a esta virtud. La consideración que realiza san Josemaría se utiliza habitualmente en meditaciones y círculos, ya que proporciona un buen guion.

 

En el libro Una vida para Dios: Reflexiones en torno a la figura de Monseñor Josemaría Escrivá de Balaguer, el beato Alvaro del Portillo introduce este punto de la siguiente forma:

 

Leer artículo completo

 


Publicado el Miércoles, 20 diciembre 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: La pullita ascética.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

Qué manía con la ”pullita ascética” que lo único que hace es enterrarnos vivos (y no hablo del “estar muertos al pecado” de san Pablo; hablo del no querer gustar las cosas buenas que Dios nos da).

El punto de camino, surco o forja en el que dice “cuando te lleguen los aplausos en el triunfo no te olvides de la hiel de tus fracasos”. O sea, no degustes ni saborees lo bueno de tus triunfos, son malos, mejor húndete a ti mismo y a tu autoestima en la miseria pensando que eres un pobre gusano… Cuando triunfes (y si hay aplausos, genial…) lo que tienes que hacer es degustar eso y saborearlo, porque en mayor o menor medida, te lo has ganado. Otra cosa es que te quedes allí y no quieras seguir avanzando, pero si no lo saboreas no vas a sacar energías de ello para continuar…

Así que degusta tus triunfos y aprende de tus fracasos, pero en ninguna medida te autoinculpes cuando te has merecido algo bueno. Al revés, hay que recordar de vez en cuando esos triunfos que nos dio la vida, para que nos acordemos de lo que somos capaces y lo que podemos hacer cuando Dios y las circunstancias nos lo permiten; y coger ganas de allí para seguir!!

El ascetismo mal entendido solo nos entierra vivos, y ya hay demasiados muertos en este mundo…

Entregado


Publicado el Miércoles, 20 diciembre 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Sobre la falsedad estructural de la Opus.- Dámaso

090. Espiritualidad y ascética
Dámaso :

¿Cómo quedaría la sociedad civil tras “darle la vuelta al mundo como a un calcetín” al modo pretendido por el santificado Sr. Escriba?

Como un pastiche. Vamos, parecida a la foto de sobre la que llama la atención Stoner. La manipulación se constata sin especiales conocimientos periciales. Pero esto ocurre porque la imagen tiene 53 años. Si fuera actual el retoque del opus-orweliano “Ministerio de la Verdad” habría impedido conocerla.

Una organización sustentada en la mentira no tiene futuro, ni en la tierra ni en el Cielo. Y el santificado fundador cimentó su Opus en el disimulo, la ocultación y el engaño. Para ello, como ya comenté aquí Escriba asumió lo que le interesó de la cosmovisión heredada de la contrarreforma: la “santa desvergüenza” o la “santa pillería”, imprescindibles para falsificar fotografías, escritos, ideas o doctrinas, como en la España de los pícaros que retratan “El Lazarillo de Tormes” o “El Guzmán de Alfarache”, donde el engaño es aceptable y motivo de chanza. Estos embustes se realizan sin ningún cargo de conciencia e incluso son objeto de burlona risión entre los advertidos de la falsedad.

Por eso creo que el futuro de esta Opus es de “color hormiga”, desgraciadamente también para los que aún quedan dentro y, de buena fe, pretenden santificarse. Bajo mi punto de vista, resultará imposible reconducir la “Opus Iosephimªͤ” al buen camino, aunque fuesen ciertos de los esfuerzos que alguno señala. Cuando la base está corrupta el edificio sólo se mantiene mientras interese a unos pocos y los vientos no sean huracanados, pero la imparable fuerza de la verdad hace que el tiempo indefectiblemente vaya en su contra.

Dámaso


Publicado el Jueves, 23 noviembre 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Sin CARIDAD todo se pervierte.- Salypimienta

090. Espiritualidad y ascética
Salypimienta :

Sin CARIDAD todo se pervierte II

¿La CARIDAD existe en el Opus Dei? Sí y no. Como institución yo pienso que no es para nada caritativa, pero casi todas las personas que pertenecen a la Obra sí lo son (aunque con el paso del tiempo, la caridad de cada uno, como todas las virtudes se vuelve un poco institucional). Entonces, ¿si los fieles de la Prelatura viven la caridad o por lo menos tratan de hacerlo, por qué la Obra no?...


Publicado el Lunes, 13 noviembre 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Sin CARIDAD todo se pervierte.- Salypimienta

090. Espiritualidad y ascética
Salypimienta :

Sin CARIDAD todo se pervierte

Salypimienta, 6/11/2017

 

Creo que todos quienes formamos parte de la Prelatura, nos hemos preguntado la razón por la que el Opus Dei acaba con la mayoría de sus miembros. Que no es con todos es cierto, pero la mayor parte de las personas que piden su admisión a la Obra, terminan fuera cargando un saco de culpas, traumas y miedos… o se quedan dentro cargando el mismo saco de traumas, culpas y miedos y con dosis altísimas de antidepresivos y ansiolíticos. Quiero suponer que habrá algunos miembros que viven felices y realizados dentro. Yo no conozco ni sé de ninguno, pero concedo que puedan existir…


Publicado el Lunes, 06 noviembre 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: ¿Puede el Opus Dei dejar de destrozar personas?.- Oscariz

090. Espiritualidad y ascética
Oscariz :

Las cinco consideraciones finales del escrito de Heraldo deberían dar la vuelta al mundo, meditarlas sin acritud y estudiarlas en profundidad en la sede Central del Opus Dei, en todas las Comisiones Regionales, en las Delegaciones y en los centros de poder operativo de la institución, para sacar conclusiones.

1. El Opus Dei tiene en su entraña modos de proceder fundacionales que contravienen principios muy delicados e importantes de la Iglesia Católica. Tal es el caso de la no separación de la dirección espiritual y gobierno de la Institución llevada a cabo en la Prelatura. Como la Obra sabe que esos modos de proceder son inaceptables, los oculta a la jerarquía y se las arregla para continuar poniéndolos en práctica, justificando del modo que sea las iluminaciones del fundador.

2. En su concepto original, tal y como está configurada fundacionalmente, la Obra procede afirmando en la práctica una supremacía de lo institucional sobre lo personal. Esto ha dado lugar a consecuencias perniciosas a lo largo de su historia. Entre las más graves se encuentra el atropello que continuamente hace de las personas, a quienes utiliza a su servicio, desechándolas luego cuando ya no le son útiles y/o cuando comienzan a darse cuenta de las incongruencias del así llamado “espíritu de la Obra”.

3. La mayor parte de los miembros de la Obra, incluidos muchos directores, son buenas personas, que proceden con la mejor de las intenciones, pero que han sido deformadas en su conciencia y se ven enredadas en modos de proceder anticristianos e incluso inhumanos con el pretexto de cumplir la voluntad de Dios.

4. Es imprescindible que la autoridad de la Iglesia Católica tome con valentía cartas en el asunto y someta al Opus Dei a una revisión a fondo, a fin de rectificar lo que sea necesario. De no hacerlo y dejar que el tiempo corra, se seguirá dañando la fe de muchas personas por el descrédito que esta omisión produce.

5. Me atrevo a afirmar que la Obra no rectificará nunca acerca de la confusión entre jurisdicción y dirección espiritual, por considerarla de carácter fundacional. La declaración tan abierta y clara de Javier Echeverría en sentido contrario (cfr. carta de octubre de 2011), en la que miente descaradamente diciendo que en la Obra siempre se ha respetado la separación entre gobierno y dirección espiritual, no tiene ni puede tener otro significado que la evasión de la autoridad de la Iglesia.

Están a tiempo de parar el impresionante daño a las personas (en sus conciencias y en su personalidad) que hace el Opus Dei con su peculiar sistema de sometimiento y control.

¡Ojalá que también algún día el Opus Dei reconozca y repare los destrozos humanos causados a tantas Maricármenes Tapia que hay en el mundo, fuera y dentro de la Obra!

Es cierto que en el Opus Dei hay gente extraordinaria y extraordinariamente buena, especialmente entre los numerarios que no están afectados por algún trastorno psicológico: son quienes tienen especiales dotes suprahumanas de resistencia, de las que carecemos el común de las personas normales y corrientes que vivimos en medio del mundo, que se identifican y viven el denominado "espíritu", y son capaces de cumplir el cúmulo de reglas, normas, praxis, avisos, modos de hacer, etc... que impone la institución. Pocas personas normales pueden resistir el sometimiento que el componente "milicia" del Opus Dei exige a sus miembros numerarios. Puede que esta sea una de las razones por las que cada vez hay menos numerarios, y cada vez enferman psicológicamente más numerarios.

Gracias Heraldo por estas reflexiones que ponen luz en los vicios de la espiritualidad y ascética del Opus Dei.

Oscariz


Publicado el Viernes, 03 noviembre 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Haciendo el canelo.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

Recuerdo las soporíferas tertulias llenas de angustia por tener que intervenir o decir algo o no decir nada y el tener que vivir la “asfixiante alegría” de las narices que lo único que era, era como un parche con el que enterrar a nuestros muertos y ver cómo la gente se aplastaban unos a otros en sus intervenciones en las que se suponía que llevaban la voz cantante porque “tuvieran algún don” que era inexplicablemente soporífero para los demás.

Y había que aguantar eso o que vinieran “invitados”, gente que se supone iba a contar historias edificantes que eran pura propaganda de anécdotas que se supone te iban a elevar el alma y lo único que hacían era confirmarte que estabas haciendo el canelo y que no estabas en el lugar ni en el momento adecuado. Sólo me recordaban mi falta de espíritu y entusiasmo por una obra que no salía adelante porque el único medio de hacerlo era la persuasión de que la gente acabara teniendo contacto con los sacramentos (impelire ad entrare) sin el más mínimo escrúpulo de cuál fuera su historia personal o cómo le habla Dios a esa persona.

Fue un lamentable espectáculo el de humillarse sobremanera para hacer que gente se confesara o vaya al centro para seguir retroalimentando el sueño de Escrivá de su máquina apisonadora de sueños y vidas humanas. Por no hablar del “mal espíritu” que suponía comentar que una película era mala o que no te gustaba y que acababa en corrección fraterna al canto sólo por dar tu parecer estético sobre una cosa.

Y qué decir de los misterios de contemplación de la virgen María (oración, oración, oración…) que nunca entendíamos porque nunca habíamos contemplado a una mujer a menos de dos metros de distancia y sin ponerle mala cara para ahuyentarla.

Estuvimos haciendo el canelo.

Entregado


Publicado el Lunes, 16 octubre 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: AFORISMOS V.- Ramana

090. Espiritualidad y ascética
ramana :

58.-Nobleza baturra: primero santo y luego marqués. No como “los de siempre”, que primero nobles y luego de altar.

59.- ¿No es un gesto algo soberbio llamar Camino a un libro cristiano, cuando su fundador, el Cristo, predicó que no hay camino fuera de sí mismo?


Publicado el Miércoles, 23 agosto 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Mostrarse feliz.- Rocaberti

090. Espiritualidad y ascética
rocaberti :

Buenas tardes:

Estos días he seguido un poco las imágenes del viaje del nuevo Prelado para descubrir algunos de mis antiguos compañeros entre los asistentes. Me he dado cuenta de que mi generación está de capa caída. No he visto a nadie. O han desaparecido o hay una nueva generación que los ha sustituido.

Me ha sorprendido que las imágenes se limitan a gente que ríe y parece que se lo pasa pipa. A mí no me gusta esta publicidad a la americana. No me imagino a Jesucristo de farra espiritual. Creo que o son unos inconscientes o unos hipócritas.

En la Obra se dan muchas situaciones para llorar y, aunque es normal que intenten mostrar una imagen amable, no pueden centrarse sólo en esta imagen de triunfadores. Creo que ya es hora de hacer una crítica institucional, un examen de conciencia, del comportamiento del Opus Dei, con relación a las personas que se han acercado a sus apostolados. Mi experiencia personal me ha llevado a pensar que los dirigentes o no creen en nada que no sea su Obra, o tienen malas entrañas. Es una cosa muy rara el Opus Dei, se parece más a una secta que a una institución que siga los principios de Cristo.

Un saludo.

Rocaberti


Publicado el Lunes, 17 julio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Sobre familias repugnantes y niños podridos.- Stoner

090. Espiritualidad y ascética
Stoner :

En una de las tertulias con D. Fernando durante su reciente viaje pastoral a Madrid, una madre de dos hijos discapacitados le hizo una pregunta. Me gustó la respuesta del nuevo Prelado. Por contraste, me hizo recordar el affaire handicappati de D Javier en Sicilia, del que se cumplió el 20 aniversario.

 

En la tertulia en 1997, Echevarría (q.e.p.d.) relacionó impureza con la discapacidad de los niños. La frase, recogida por el Giornale de Sicilia, parece que fue: “Un sondeo dice que el 90% de los discapacitados son hijos de padres que no han mantenido la pureza antes del matrimonio”. La primera vez que escuché la frase, y las críticas posteriores, pensé que era una campaña organizada por personas como las que escriben en esta página (?)… Infames calumnias de gente que nos quiere hacer daño y no tiene reparos en mentir. Ahora creo que la frase contiene una enseñanza fundacional grabada a fuego en el subconsciente del entonces Prelado. Tenemos que remontarnos a las enseñanzas de Escrivá para conocer el origen del traspié de Echevarría. Mi hipótesis es que encontró un dato estadístico (que interpretó erróneamente) que venía a confirmar una enseñanza aprendida en 1974.

 

En efecto, parece que el Fundador creía que había una relación de causa-consecuencia entre relaciones prematrimoniales y formar una familia repugnante donde luego vienen los hijos podridos. Si la indignación pública con Echevarría en 1997 fue justificada, lo que dijo Escrivá en 1974 creo que es más repudiable todavía.

 

El santo Fundador, poco menos de un año antes de fallecer y con toda su experiencia sacerdotal a cuestas, expresaba de forma contundente refiriéndose al sexo prematrimonial:

 

Porque esos otros, que en el primer término de su vida parece que no tienen más que sexo, son unos desgraciados. Si un gallo o un toro fuera capaz de pensar, pensaría como ellos. ¡Qué pensamientos más nobles, ¿verdad?! Después forman una familia repugnante, y vienen los hijos podridos, ¡pobres criaturas, que son víctimas de la incontinencia de sus padres; de la falta de virilidad, no de la virilidad! (Tertulia en Santiago de Chile, Tomo II de la publicación interna Catequesis en América, 1974, p.43).

 

Stoner


Publicado el Lunes, 10 julio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Lo que está matando al Opus Dei.- Brain

090. Espiritualidad y ascética
brain :

Lo que está matando al Opus Dei

Brain, 26 de junio de 2017

 

Felicito a los miembros del Opus Dei que celebran hoy la festividad de la marcha al cielo del Fundador. Aprovecho para compartir en un día tan especial algunas de mis experiencias personales durante los más de 30 años vividos en el Opus Dei, ocupando cargos de gobierno y formación. Agradeceré que quienes lean estos escritos, sobre todo desde dentro de la Obra, y hayan pasado o estén pasando por las circunstancias que describo, confirmen la veracidad de cuanto expongo, o reprueben su contenido. Sus consideraciones me ayudarán a tener una visión más ponderada de esta compleja realidad.

Conocí la Obra a través de un compañero de clase en la Universidad. La historia de mi pitaje es común y corriente…


Publicado el Lunes, 26 junio 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Más Jesucristo, menos Escrivá.- Orange

090. Espiritualidad y ascética
Orange :

El Opus Dei está fosilizado debido a la impronta personal que le imprimió Escrivá. Ni Portillo ni Echevarría pudieron hacer nada al respecto, petrificados y muertos de miedo ante el fantasma de Escrivá. Ocariz esta inédito, pero casi nadie confía en que pueda hacer algo. Aunque la imagen de Escrivá se va empequeñeciendo con el tiempo.

En la Obra hay gente buenísima que tiene unas disposiciones fantásticas hacia el bien, hacia la verdad, hacia el ser excelentes personas. Pero sus energías se malgastan en el tremendo esfuerzo que les supone seguir al pie de la letra la enorme lista de cosas, muchas de ellas inútiles o caprichosas, que constituye la escrivanización. Y la Obra va cayendo por un plano inclinado. Nadie en la dirección hace nada contra esto... están también fosilizados. No rompen el cascarón de esa visión corta de miras, asfixiante, idolátrica de la personalidad de Escrivá. Deberían abrirse a la universalidad y riqueza espiritual y a los aires libres y limpios de la Iglesia humilde, a derrochar corazón con los pobres, necesitados, desvalidos, ignorantes, enfermos, marginados, periféricos, incrédulos. En una palabra, deberían dedicarse a lo que Cristo dijo que tenían que dedicarse los cristianos. Debería ocurrir que quien conozca a una persona del Opus Dei pudiera pensar o decir: ¡Ahí va Cristo! Sin embargo, eso no pasa. La falta de radical autenticidad cristiana y el exceso de petulancia e hipocresía lo impide... una verdadera pena. En definitiva, la única solución es: más Jesucristo y menos Escrivá". Yo soy el camino, la verdad y la vida" (Jn. 14-6). Escrivá no es el camino (ni aún aquella estupidez del conducto reglamentario), ni es la verdad ni es ejemplo de vida. Al no tener esto tan elemental en cuenta, la Obra va languideciendo lentamente, quién sabe si hasta llegar a convertirse en un menguado e irrisorio residuo de lo que fue y quién sabe si abocada a desaparecer.

Orange.


Publicado el Miércoles, 14 junio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Parabola apócrifa.- Ignacio Ricardo

090. Espiritualidad y ascética
ignacioricardodelama :

El reino de los cielos es semejante a...

A una organización humana de fines religiosos católicos. En ella, pa' explicarme: el opusdeísmo de Chema Escrivá con cambios drásticos, a saber: ni revelaciones y menos tergiversaciones, ni milagros ni santificaciones -y menos apresuradamente-, ni desdeñar a los que emigren de ella, etcétera, etc. Sin sacerdotes corporativos exclusivos, sólo los de cada diócesis -confesión oficios sacerdotales y dirección espiritual con toda libertad-, sin servicios domésticos a la Sección masculina por parte de la Sección femenina; con responsabilidad laboral y financiera de los socios, etc. Bueno, a ello podría ser semejante el reino de los cielos, parabólicamente.

Ignacio Ricardo


Publicado el Miércoles, 07 junio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: El reino del frio… el Opus Dei.- Salvador

090. Espiritualidad y ascética
salvador :

Me contaba un ex que cuando se marchó lloraba. Uno de esos directores principales que siempre han tenido cargos de responsabilidad al verlo llorar solo le dijo, con un ligero deje de desprecio, “eres un sentimental” y se fue.

En el contexto de la situación, el comentario significaba que las emociones o los sentimientos son accesorios, inútiles y sin valor. Un engorro en la vida, una complicación, un estorbo en la eficacia. El mensaje implícito era recordarle el punto 11 de Camino: “Voluntad. Energía. Ejemplo. Lo que hay que hacer, se hace, sin vacilar… sin miramientos”.

El Opus Dei es un camino del reino de la voluntad: templa tu voluntad, viriliza tu voluntad: que sea, con la gracia de Dios, como un espolón de acero”. ¿Para qué? “Sólo teniendo una fuerte voluntad sabrás no tenerla para obedecer” (Camino 615). 

La psicología en el mundo de las relaciones precisamente recomienda… los miramientos, el tacto, la sensibilidad. Exactamente lo contrario del “espolón de acero”.

Si quieres dejar a tu pareja, a un amigo no cortes por lo sano, que realmente duele, sino por lo enfermo, que aunque duela tiene más sentido. Si quieres dejar a tu pareja, una decisión firme, hazlo con tacto, respetando el amor que tuviste, hasta convertir aquella persona en un amigo o un recuerdo respetable. Aunque sea parcialmente respetable. Si quieres dejar el Opus “no cortes por lo sano” sino por aquello enfermo, haz el duelo -nunca se insistirá suficiente en ello-, salva lo salvable, ten paciencia. No cortes con cuchillo, transforma.

Eso de romper y ya no sé nada de ti y si te veo me aparto o hago que no te veo y no te hablo… puede responder a una voluntad o un juicio pero no tiene nada que ver con lo que se siente (que puede ir de partir la cara al otro, insultarle, quejarse, interpelarlo, hasta buscar su compañía, un dialogo o pasar por el simple contacto humano).

El mundo del Opus Dei es el reino del acero y del mármol; o sea de la frialdad. Lo contrario del mundo de la sensibilidad (emociones y sentimientos) que entiende de temperaturas.

Numantina escribe: “según la frase que he recogido, los sentimientos nacen del conocimiento y tienen fuerza, como también el intelecto, para dirigir nuestra voluntad”. Las relaciones entre las tres facultades del alma o de la mente – sensibilidad, voluntad y razón- no son nada claras. Santo Tomás primaba la inteligencia (que era rectora de los demás), la escolástica de los franciscanos consideraban más la voluntad. El mundo de lo emocional -las pasiones que llamaban- no acertaban a darle un tratamiento convincente, porque no había psicología experimental sino solamente filosófica.

La psicología moderna –más experimental- plantea que, en muchos casos, el sentimiento es autónomo, no derivado de la voluntad ni del entendimiento. La teología liberal del XIX fundaba la religiosidad en el sentimiento de dependencia radical – o sea de Dios- ; es decir, la religión de verdad era algo ajeno a dogmas (inteligencia) y con una voluntad movida por el sentimiento.

Es evidente que si juzgas a tu interlocutor como un mafioso sentirás miedo. Y si lo juzgas como admirable sentirás admiración. Pero puedes sentir aversión ante un desconocido y no saber por qué, ni tú mismo entenderlo. Y también la simpatía puede no tener ningún porqué.

La psicología no juega ningún papel en el Opus Dei porque es contrario a la psicología: no hay cabida para la sensibilidad (emociones y sentimientos) y con las premisas de Camino (777 y 856) “tu propia voluntad, tu propio juicio: eso es lo que te inquieta”, o sea, no tener voluntad propia sino voluntad para solo obedecer; y no tener inteligencia propia pues “para sujetar el entendimiento se precisa, además de la gracia de Dios, un continuo ejercicio de la voluntad, que niega, como niega a la carne, una y otra vez y siempre” . Ya me contaras... Está todo dicho.

Cordialmente

Salvador


Publicado el Miércoles, 22 marzo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Vino nuevo y odres viejos.- CuG

090. Espiritualidad y ascética
CuG :

Muy interesante el informe interno que nos trae Agustina. Tengo para mí que, por el tono tan negativo, es un borrador y será estudiado en alguna de las delegaciones o en la comisión. Al menos en mis tiempos, cada frase se habría matizado antes de la redacción final. La autora debe estar francamente frustrada y desbordada por las “millennials”.

Este angustioso cortocircuito conecta con una exclamación ("¡Cuánto envejece el Opus Dei!") que Gervasio deja escapar en su notable "Por favor, no embaucar", aunque él se refiera a cuestiones distintas. El problema me parece que es semejante y ya fue previsto por Nuestro Señor en la parábola que da título a mi escrito. Me ha gustado mucho también el comentario de Sitatunga y ojalá haya más aportes, porque el informe tiene mucha miga.

En medio del desastre ferroviario que describe el informe, me ha impresionado la exhortación “hay que comenzar desde abajo (¡Kinder!)” - ¿Harán las listas de San José con niñas de 5 años?-. “Dadme a la recién nacida y os devolveré una alumna del centro de estudios como Dios manda”, podría ser el nuevo lema.

Recuerdo ahora una anécdota que puede ilustrar lo que está ocurriendo y ojalá sirva para quienes elegirán al nuevo prelado.

Es una vieja historia sobre una empresa de alimento para perros que enfrentó tiempos difíciles. El gerente general fue quien inició la compañía y estaba muy apegado a su desempeño. Cuando las cosas iban mal, estaba preocupado. Como era de tomar decisiones, se dispuso a actuar. De modo que rescindió el contrato con la empresa que se ocupaba de la publicidad y que organizaba las campañas.

La empresa se orientó hacia una nueva línea, con nueva presentación de envoltorio, un cambio de fisonomías e incluso un nuevo modelo de bolsa. Pusieron mucho en juego. Sin embargo, al analizar los números, no hubo mucho cambio. El gerente general se enojó aún más. Otra empresa de publicidad inepta lo había defraudado. ¿Qué hacer? “¡Desháganse de ellos y esta vez consigan una buena!”, le ordenó a su equipo: “¡No quiero más perdedores!”

Se movieron con rapidez, contrataron a la mejor empresa e hicieron un lanzamiento con enormes expectativas. Seguro que esta vez funcionaría. Pusieron nuevos exhibidores, dejaron muestras gratis en los negocios para mascotas y casa por casa, también repartieron en los parques donde los dueños paseaban a sus perros. No dejaron libre ningún resquicio del mundo canino. Todos conocerían ese alimento. Ningún perro se dejó de lado.

Cuando llegaron los informes, no se habían producido ganancias. Las ventas habían sido las mismas. Entonces el gerente general tomó una decisión drástica: despidió a todo el equipo de marketing y lo reemplazó con los mejores y más brillantes. Por fin había eliminado la incompetencia. Ya no habría más perdedores ni dentro ni fuera de la empresa. Sería un nuevo comienzo.

El nuevo equipo armó un nuevo plan y lo llevó a la práctica. Cuando se analizaron las primeras cifras, nadie se alegró. Eran prácticamente las mismas de los últimos años. No hubo ganancias. El gerente general convocó a una reunión. Quería saber quién era el responsable de esto. Alguien no estaba haciendo su trabajo, les dijo, y quería saber quién era. Encuéntrenlo y consigan a alguien que pueda hacer el trabajo, fue el mensaje.

Justo en medio de la reunión, cuando estaba desmenuzando la agenda de entregas, el alquiler de espacios y anaqueles en las tiendas, analizando la demografía y los precios de publicidades y otras cuestiones operativas, un joven y tranquilo gerente levantó la mano.

_ Señor, ¿puedo decir algo?

_ ¿Qué quiere, Pérez? _ le respondió el gerente general, un tanto molesto por la interrupción.

_Señor…la verdad es que… a los perros no les agrada el alimento.

La sala permaneció en silencio por lo que parecieron horas, mientras el gerente miraba fijamente a Pérez.

CuG


Publicado el Miércoles, 28 diciembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Carta póstuma del Padre.- Ramana

090. Espiritualidad y ascética
ramana :

Queridísimos, ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Utilizo el correo celestial, merced a una gracia especial que me ha sido concedida durante este interregno, para despedirme de todos vosotros. Tengo poco tiempo para ello, y mucho que aprender. Sí, hijos míos, lo primero que he visto es lo que aún nos queda por aprender. Nada es lo que parecía y, ahora que el velo de la ofuscación ha desaparecido de mi mente, me apresuro a abrir mi corazón por ver de ayudaros y darle alguna indicación a quien haya de ser mi sucesor, o sucesora. La vida es un regalo, un don de Dios para que hagamos una aventura temporal. La vida no cabe en ningún concepto, dogma o moral. La Vida, su inteligencia, Dios, es mucho más grande que todo eso.

Creedme, pues lo acabo de atisbar y aún veo lo que me falta: el camino largo y hermoso por recorrer hasta fundirme en el seno de lo real. Y es que desde este estado sin tiempo, en que la vida se me ha resuelto como un intenso fogonazo simultáneo, ¡he comprendido ya tantas cosas! Me voy a limitar a lo esencial, el resto, los detalles y el sentido común de esta nueva etapa que comienza para vosotros, os lo dejo apenas incoado y pongo toda mi confianza en cada uno de vosotros para que le deis la vuelta a la Obra como un calcetín.

Quiero en primer lugar pedir perdón a todos los hijos e hijas que he dejado en la cuneta. Hay una frialdad, una soberbia, una suerte de superioridad moral absurda (¡ahora veo cuán absurda!) que nos ha inducido, por ignorancia, ojalá que nunca por maldad, a dar la espalda a los que se fueron, haciendo juicio de intenciones, suponiendo siempre que habían pecado, o que eran débiles o cobardes, sin jamás cuestionarnos si lo estábamos haciendo bien… y ahora veo que la causa de tanta inquina y tanta inhumanidad era el miedo y rechazo a nuestro propio inconsciente reprimido, lo que de uno mismo hemos intentado acallar y que ante el egresado, consciente o inconscientemente, se proyectaba sobre nosotros como una sombra intolerable. Eso cuando no los hemos sencillamente expulsado, o arrinconado, cuando ya no nos eran útiles para la “labor”… Y yo me pregunto, hijos míos, ¿qué mayor labor que vivir el amor con nuestros hermanos?

Quiero pedir perdón, en segundo lugar, a las familias de todos los miembros de la Obra, porque un absurdo y dañino designio nos ha convertido en fríos y desapegados con ellos. Eso tiene que terminarse ya mismo, que nunca nadie de la Obra dé la espalda a la mal llamada “familia de sangre” y que sea ese el primer sitio donde vivir el amor y la caridad que Jesús nos enseña en su Evangelio.

En tercer lugar, un perdón muy especial a las Numerarias Auxiliares, al inhumano trato a que las hemos sometido de una manera escandalosamente clasista y sexista. Ruego al futuro Prelado que contrate un servicio de limpieza y restauración allí donde sea posible o, mejor aún, como en cualquier familia, que nos turnemos gustosamente en las labores del hogar. ¡Aprendamos a ver a Dios entre los pucheros!, que decía, con su habitual gracejo, santa Teresa.

En cuarto y último lugar, pido perdón a todos los sacerdotes numerarios y agregados que hemos ordenado sin vocación al sacerdocio y que lo han hecho solo en virtud de una obediencia mal entendida y peor invocada.

Vamos a ser, a partir de hoy, de verdad, cristianos en medio del mundo, llevando luz y amor a los más desfavorecidos, dejándonos de consignas y de charlas, santificando nuestro trabajo verdadero, nuestra vocación profesional en el tráfago de la sociedad que, más que nunca, necesita de una mirada limpia, de un gesto de entrega y caridad, sobre todo con los que más sufren. Vamos a ser contemplativos en medio del mundo, en vez de las normas del plan de vida, aprended técnicas de contemplación, dedicad un tiempo al silencio interior, vamos a aprender a meditar y a vivir el presente, a NO JUZGAR; para ello, se acabaron las normas y las consignas y los círculos y todo el entramado mental y pietista en que hemos convertido, pura salmuera, nuestras vidas acartonadas; a partir de ahora nos limitaremos a cumplir los mandamientos y a amarnos los unos a los otros, pues en eso se verá que somos cristianos.

Hijos míos, yo tengo que seguir ahora con el trabajo que me queda por delante, gracias de todo corazón por leer esta carta póstuma. Sed felices, dejad de llevar una doble vida, amad al mundo apasionadamente, pero de verdad, con obras, no de boquilla, no con “buenas razones” (que nunca son tan buenas, pues salen ya secas de la boca) sino con amores. Con Amor, hijas, hijos míos, con Amor.

Os bendice y os quiere eternamente, vuestro Padre Javi


Publicado el Miércoles, 14 diciembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Tirando de Biblia.- Pepito

090. Espiritualidad y ascética
pepito :

Escrivá, como supongo que muchos curas de su tiempo, era muy dado a tirar de latinajos de la Vulgata (por lo demás, una traducción discutible en tantos puntos), para adobar y respaldar sus consejos y preceptos; y de ellos están sembrados sus escritos, auténticos, póstumos o inventados, si los hay. Bastaría con recordar su pintoresca manipulación del ascende superius, drásticamente arrancada de su contexto, en el que es una invitación a la humildad, para cohonestar sus pretensiones de repartidor de vocaciones divinas a cuantos chicos incautos se le pusieran a tiro a él o, por delegación, a sus hijos.

Ese método exegético recuerda al del famoso fray Gerundio de Campazas, que echaba mano de una Concordancia bíblica, y bajo el lema canis, porcus o cualquier otro hallaba el pasaje de su conveniencia.

Pero un caso ejemplar de la praxis del exegeta Escrivá se encuentra, en mi opinión, en su manejo del compelle eos intrare de los invitados, incluso a la fuerza, a las bodas del hijo del rey: para él era una licencia con la que meter en su tinglado al primero que se presentara, incluso a caponazos.

Cosas como estas pueden sonar a broma; pero para muchos ha tenido graves consecuencias.

Pepito


Publicado el Viernes, 09 diciembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Treinta años después.- cooperata

090. Espiritualidad y ascética
cooperata :

Pasados treinta años desde que fui a recoger el título que no he vuelto a pisar la Universidad de Navarra. Dejé aquel piso de estudiantes de ex-residentes de Torre I y con éste el Opus Dei.

Por aquel entonces los estudiantes estaban tres años en el colegio mayor. El tercer año "se licenciaban" con la imposición de la beca, acto académico kitsch en un recinto de lo más kitsch llamado Fases. Se juntaba un grupo de entre cuatro a seis estudiantes y se montaban un piso de alquiler. En aquella época no existía el IKEA, así que la búsqueda de pisos daba mucho que hablar. Encontramos un piso bien arregladito que había estado ocupado previamente por el hermano de un integrante del grupo y otros compañeros de medicina de aquél.

El primer año se acordó seguir las estrictas normas de Belagua. El sexo femenino jamás dormiría en el piso. Se compartían labores mediante encargados, se bendecía la mesa, se rezaba el ángelus y cosas por el estilo. Yo, como ya dije en otro escrito, bajaba más al colegio porque tenía un amigo que era numerario y por la noche estudiábamos y trabajábamos juntos.

El último año fue, aunque inconscientemente, más emocional. Yo empecé a salir con una chica y mi amigo numerario empezó a comportarse raro. En clase iba con el grupo, en el que mi "novia" y otras amigas estaban integradas y se le notaba ese querer estar pero no poder estar. El último trimestre "desapareció". Nos enteramos que se había ido a casa a atender a un familiar enfermo. Volvió casi para exámenes y descubrimos que había ido a vivir a un piso de Ermitagaña. Yo pensaba que era un Centro, pero no, era un piso desconocido donde vivían desconocidos porque se había salido de la Obra. De esto me enteré al año siguiente. Él acabó más tarde, supongo que afectado por lo sucedido.

Explico esto porque aquí empezó el desapego. Cuando empecé a vivir mi espiritualidad aparte, a desvincularme, a ser más crítico. La chica con la que salía había tenido una hermana en Goroabe y echaba pestes de todo aquello, mi amigo (el mejor que tuve en la uni) que jamás me explicó por qué se salió o "lo salieron".

Pasados treinta años no juzgo aquellos años como malos, pero he querido que mi hija mayor fuera a Pamplona, así de simple. Quizás en otro escrito de forma más profunda explicaré qué encontré detrás de la fachada y que, con un análisis cada vez más crítico, acabó por hacerme descartar el Opus Dei como camino de santidad.

cooperata


Publicado el Viernes, 09 septiembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Recortes de prensa: Cipriani, actor político.- Dentix

090. Espiritualidad y ascética
Dentix :

Publicado en La República (Perú)  

Cipriani, actor político

Jason Day – 6/08/2016

Que no sorprenda la indignación global que las declaraciones del cardenal de Lima generaron: estamos en el 2016, el medioevo quedó largamente atrás. También el pensamiento Opus Dei. Pero ahí están, los hombres de negro azabache, con el sable en alto, tratando de preservar algún islote desde donde ejercer su control franquista en un mundo que hace mucho se escapó de entre sus garras.

Cipriani, antes que representante de la palabra de Cristo, representa al Opus Dei: poderoso aparato de interferencia política y empresarial que inventó Escriba Albás (o Escrivá de Balaguer y Albás, como habría preferido que se le llamara). Y es importante saber también que sus últimas declaraciones (que por cierto condeno por irresponsables y peligrosas en un país como el nuestro que, dadas las escalofriantes estadísticas, bien podríamos calificar de “país de violadores”) forman parte de un inefable repertorio discursivo que promueve el más execrable machismo. Del libro de los investigadores Pásara e Indacochea, Cipriani como actor político, extraigo la siguiente cita del cardenal dedicada a las mujeres:

“No sean tontas, no se dejen engañar, sean muy mujeres, simpáticas, agradables, que cocinan bien, que se visten bien (…) Eres tú la esposa que perdona al marido sus indelicadezas...”.

Lo suyo, pues, no fue una declaración aislada sino la punta de un iceberg que descansa en lo más oscuro del machismo más arcaico: una mirada que pretende imponerle al Perú, y en particular a las mujeres del Perú, y que, con todo derecho, debemos rebatir y vencer.


Publicado el Miércoles, 10 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: El cardenal Cipriani y el caso de los solomillos.- Isabel de Armas

090. Espiritualidad y ascética
isabeldearmas :

   He leído el artículo “Censuran al cardenal del Opus Dei por justificar violaciones en Perú” (Página 24, 2 de agosto de 2016), reproducido en esta página por Agustina, en el que, entiendo, Juan Luis Cipriani culpa a las jovencitas violadas de provocar las agresiones de las que fueron víctimas, por exhibirse indebidamente. El mencionado cardenal, arzobispo de Lima, dice textualmente:…”Pero no es que hayan abusado de las niñas, muchas veces es porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando”.

   Al leerlo me ha venido a la memoria el conocido en el lugar donde ocurrió como “el caso de los solomillos”. Se trata del suceso protagonizado por un varón un tanto primitivo, que había machacado el cristal del escaparate de la carnicería de su calle, para llevarse los exquisitos solomillos que el carnicero tenía expuestos como muestra de la buena materia que se dispensaba en su establecimiento.

   Tan entretenido y entusiasmado estaba con las maravillosas piezas arrebatadas que, antes de llegar a su casa ya le habían atrapado y, de inmediato, fue a parar al cuartelillo. Una vez allí, interrogado, toda su autojustificación se centraba en que el solomillo era su irresistible pasión y que, si se lo ponían a la vista, como se lo habían puesto, pues él no podía resistirse y no tenía más remedio que ir a por él, en este caso a por ellos, porque se los había llevado todos –dos enteros y uno a medias-. El cerril sujeto insistía en su inocencia, ya que, si el carnicero no los hubiera expuesto en el escaparate, él no habría caído en esa tentación.

   Nada consiguió el sargento, al pretender que el obtuso ladrón entendiera que el carnicero tenía todo el derecho a exponer los solomillos en su escaparate, y que él no tenía ninguno para entrar a saco, romper la cristalera y apropiarse de tan suculentos y deseados trofeos. Y ante el gesto de desconcierto del recién atrapado usurpador, comentó con tono amenazante: “Ya verás si te vas a enterar cuando te encuentres con el castigo que te va a caer”.

   Cardenal Cipriani, ¿no comprende usted que por muy a la vista que a uno le pongan el solomillo en el escaparate, no le da derecho alguno para cargarse la vitrina y arramplar con la deseada mercancía? ¿Tampoco entiende que aquel dicho de “el buen paño en el arca se vende”, que primaba en su juventud como un principio, ha pasado a la historia? ¿Y que aquel otro de “van como van y pasa lo que pasa”, dicho que también funcionaba como principio en su años mozos, puede llegar a ser muy injusto?

   Con todos los perdones, no me queda más remedio que dirigir una corrección fraterna, de las de verdad, al actual arzobispo de Lima, ya que, no parece propio del “cargo y posición que ocupa” que, ante ese trágico caso de las jóvenes violadas, su reacción haya sido similar a la del burdo protagonista del “caso de los solomillos”.

Isabel de Armas


Publicado el Lunes, 08 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: De tal palo tal astilla: de Escrivá a Cipriani.- Josef Knecht

090. Espiritualidad y ascética
Josef Knecht :

Las recientes y polémicas declaraciones del cardenal Cipriani acerca del atuendo provocativo de algunas mujeres, que, según él, motiva a los hombres a violarlas, están en plena consonancia con la moral sexual que se enseña y se intenta practicar en el Opus. Las declaraciones de Cipriani, que, como es sabido, es numerario de la Obra de Escrivá, me han recordado las aún más desafortunadas palabras del prelado personal del Opus, Javier Echevarría, pronunciadas ante un grupo numeroso de sicilianos en la ciudad de Catania el 9 de abril de 1997: El noventa por ciento de los discapacitados son hijos de padres que no han mantenido la pureza antes del matrimonio (ver Diogneto, 14.06.2006). Los dos obispos tienen en común no sólo la visión escrivariana de la sexualidad, sino también el hecho de que no saben en qué época viven ni en qué mundo están.

 

También se constata que los miembros fieles (o fanáticos) del Opus, como es Cipriani, no aprenden de los errores cometidos por sus superiores ni rectifican el rumbo. Del craso error cometido por Echevarría en 1997 ya podrían haber aprendido sus hijos la lección de no repetirlo, pero no es así, porque en 2016 Cipriani ha vuelto a incurrir en una metedura de pata del mismo tenor. Por algo será: “de tal palo tal astilla”, esto es, de Escrivá, pasando por Echevarría, a Cipriani.

 

Josef Knecht


Publicado el Viernes, 05 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Discernimiento.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

La ideología es pasar por encima del discernimiento (qué me alegra, qué me da paz, que me ayuda, qué siento ante esto o lo otro, qué puedo hacer ahora?) Por encima de esta conexión entre lo natural y lo sobrenatural se pone el ideal ascético (hay que estar alegres, eres un triste santo, hay que dar una imagen como cristiano) y la imagen rompe a la gente y su psicología, porque no se corresponde con la realidad (que estás machacado de tantas virtudes y ningún alivio divino ni humano, solo gente a tu alrededor que con una sonrisa postiza te dice que “tienes que luchar más”).

A esa violación de la conexión natural-sobrenatural se le llama “esforzarse” por ser buen cristiano; lo único que importa para san Josemaría es ese esforzarse, independientemente de por qué haya que esforzarse (en teoría por amor y por ser “santos”, santidad que no parece tener en cuenta para nada la misión que puedas tener en la vida), y haciendo qué. ¿Dónde dice Jesús “esforzaos por ser virtuosos”? Jesús nos habla en parábolas para que entendamos a la luz de la fe lo que estamos viviendo en cada situación, y qué puede ser mejor criterio para llevarla a cabo. No nos plantea un programa ascético de virtudes y normas para seguirle, más bien una invitación a ir por donde vaya Él, sin saber muy bien por dónde va, es decir, un poco a ciegas, pero con la certeza de que Él nos acompaña.

Sin embargo el opus pretende poder dictaminar de antemano en qué consiste el “camino” por el que Dios nos quiera llevar, y hacerlo consistir en puro esfuerzo titánico sin discernimiento, en pura perfección humana, sin criterios divinos y sin discernimiento. Y en ningún lugar se habla de la misión de cada uno o lo que Dios nos tenga asignado. Solo el programa ascético, la receta general, que nadie acaba por cumplir porque nunca es suficiente.

Entregado


Publicado el Viernes, 05 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Lo que no aprendí en el colegio.- Mijael

090. Espiritualidad y ascética
Mijael :

Queridísima Gus, te escribo hoy con el permiso del autor de este artículo cuyo link te dejo por si tienes a bien publicar.

Emevé

 

Lo que no aprendí en el colegio
Autor: Mijael Garrido Lecca

 

Publicado en Altavoz Perú

Nos enseñaron a admirar la virginidad, a condenar al sexo y a reducirlo a un acto necesario -por encima de todo- para reproducirnos. Nos dijeron que ser homosexual era una enfermedad. Nos dijeron que los condones no te protegen del VIH...

En diciembre se cumplirán once años desde que me gradué del Colegio Alpamayo. Si bien el décimo primer aniversario del egreso de cualquier lugar no es una fecha que se celebre con especial rigor, este es -para mí- un momento importante. En diciembre habré pasado fuera del colegio tantos años como estuve en él. Muchas de las cosas que aprendí en esa época dibujan el contorno de quién soy como persona y varias de las más entrañables amistades que me acompañan están enraizadas en esos años que viví.

Mi colegio es del Opus Dei, una prelatura de la Iglesia Católica que hace labor activa en muchos países, además del nuestro. Y si bien en el colegio aprendí cosas esenciales, me ha tomado casi una década arrancar de mi ser varias otras cosas que también me fueron enseñadas. Desaprender me ha costado mucho más que aprender. Es que en mi colegio aprendí también a odiar a los débiles y a despreciar a los diferentes. Aprendí a ser un hombre que no se parece en nada a ese que pienso en que quiero ser cuando me acuesto.

No voy a caer en eso que tanto aborrezco de muchos de quienes me educaron: no voy a construir un mundo maniqueo de buenos y malos. De ellos y nosotros. De puros y caídos. En mi colegio y en el Opus Dei, he conocido a personas formidables. Con una dedicación a la lucha por sus principios que admiro y con una fe que, a diferencia de la mía, supo soportar los embates del tiempo. Pero también he conocido a personas llenas de oscuridad: ínfimos hombrecitos que proyectaron sus inseguridades en generaciones enteras de niños inocentes.

En mi colegio no eran bienvenidos los hijos de divorciados. Nos enseñaron que el único método anticonceptivo eficiente era la abstinencia. Nos enseñaron a admirar la virginidad, a condenar al sexo y a reducirlo a un acto necesario -por encima de todo- para reproducirnos. Nos dijeron que ser homosexual era una enfermedad. Nos dijeron que los condones no te protegen del VIH. Nos explicaron que en la guerra civil española, los comunistas quemaban Iglesias. Nunca nos dijeron que los fascistas no eran precisamente pacifistas.

En mi colegio me dijeron que había preguntas que un “chico Alpamayo” no debía hacerse. ¿Y por qué eran los cabros tan malas personas? ¿Cómo es eso de que puedes pensar lo que quieras, pero si piensas distinto te quemarás en el fuego eterno del infierno? Si una mujer aborta, ¿no necesita amor en lugar de insultos? ¿Cómo es eso de que los niños que no se han bautizado no pueden ir al cielo? ¿Por qué solo nos hablan de todas las enfermedades que se pueden transmitir a través del sexo y no nos dicen que, además, hay orgasmos?

En mi colegio aprendí a usar el insulto contra los que pensaban distinto a mí -cuando no pensaba- y aprendí a inflarme con un aire de superioridad moral construido por un espíritu de cuerpo que iba tomando forma cada día, con un Ave María a cada hora, un Angelus al mediodía y un Padre Nuestro a las 3:30 de la tarde por once años. Dejé, por años, que mi individualidad se licúe entre un amasijo de culpas y dogmas. Aprendí a amar a mi prójimo solo cuando mi prójimo era igual a mí. En mi colegio aprendí a odiar las diferencias.

Es infame que las mentes vírgenes de cientos de niños sean instruidas de manera soterrada e inadvertida en una forma tan reducida de ver el mundo. Porque en mi colegio había niños artistas y niños gays. En mi colegio había niños distintos. Niños que cargan, porque hoy son hombres y los conozco, con dolores irrenunciables e infinitamente más grandes que lo que yo pude haber sentido. A esos niños les cortaron las alas. Y no creo que haya acto más vil que romper con la esencia de una persona cuando no puede defenderse.

Naturalmente, viví momentos de felicidad incalculable y forjé amistades sin límites de lealtad. La verdad es que de educación sé poco -o nada- y estoy seguro de que habrá personas que por el Alpamayo pasaron que crean que estoy equivocado. Es que la del Alpamayo es una gran educación, salvo que seas diferente. ¿Qué pasará con esos niños que sienten culpa por mirar piernas también, pero no las de una chica? ¿Qué pasará con esos poetas que nunca lo serán porque abortaron su luz en nombre de un Dios ajeno?

Cada familia es libre de inscribir a sus hijos en el colegio que prefiera. Y si cuando mi chica y yo tengamos hijos ellos me piden ir a la Iglesia y conocer a ese Dios, me sentaré en la primera fila de alguna capilla. Repetiré las letanías que sé mejor que las tablas de multiplicar y los dejaré elegir. Pero nunca, jamás, los dejaré en manos de personas que los obliguen a ser distintos a lo que sus espíritus les dicten. Nunca matricularía a mis hijos en el Alpamayo. En ese lugar nunca trataron de enseñarme la lección más importante: a ser feliz.

Conozco a decenas que cargan con lo mismo que yo y con pena asumo que no conozco a cientos más. A todos ellos les digo: rompan con esas cadenas si no son suyas. Nada ni nadie puede decirles cómo vivir. Fue Jesús, ese hombre cuyas palabras se usan tanto, el que dijo que amen a los demás como a uno mismo. Fue Jesús el que rescato a María Magdalena de las piedras del juicio de los demás. ¿Cómo llegas de eso a decir que el prójimo distinto es un enfermo? Hay que romper con eso, con amor. Eso es todo: amen (sin tilde).


Publicado el Viernes, 22 julio 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Un peculiar antecedente de la Obra de Dios.- Pinsapo

090. Espiritualidad y ascética
pinsapo :

UN PECULIAR ANTECEDENTE DE LA OBRA DE DIOS

Guión

I.- El primer eslabón de los Institutos Seculares.-

1.1.- EL ESPLENDOR DE LA ESCUELA DE CRISTO.

1.2.- INSTITUCIÓN TRANSVERSAL, SELECTA Y ESCONDIDA.

1.3.- RELEVANCIA DEL PLAN DE VIDA.-

II.- Meditaciones a oscuras y Enmendatio.-

2.1.- EJERCICIOS PIADOSOS EN LA ESCUELA DE CRISTO.-

2.2.- NOVÍSIMOS, SUFRAGIOS E INDULGENCIAS.

III.- Confluencia Escuela-Obra de Dios a inicios del Siglo XX.

3.1.- RESTAURACION EN SEVILLA POR SANCHEZ CASTAÑER.

3.2.- EL INFLUJO DE MONS. GARCIA LAHIGERA.

3.3.- LA ESCUELA DE CRISTO Y SAN JOSE MARÍA ESCRIVÁ.

IV.- La Escuela de Sevilla y visita de Escrivá en 1938.

 

Capitulo 1º: El primer eslabón de los Institutos Seculares 

         Cada día por la mañana ordenarán y harán dirección de todas sus acciones, pensamientos, palabras y obras a la mayor gloria de nuestro Señor y mayor servicio suyo pidiéndole gracia para obrarlo todo de manera que sea agradable a sus Divinos ojos; tendrán oración mental el más largo espacio que pueda cada uno. Oirán Misa con la atención y reverencia. Procurarán tener más continua presencia de Dios que le sea posible, y muy presente el Misterio o punto de la mediación de esa semana, y su jaculatoria o consideración en que más sentimiento les haya dado Nuestro Señor en la Oración. Leerán libros devotos, vidas de santos y otros libros espirituales, de los cuales tendrá elegido el que más le mueve. A la noche harán examen de conciencia antes de acostarse, con mucho dolor de las faltas en que hubieren caído aquel día, y propósito muy eficaz de la enmienda. Cada semana comulgarán al menos una vez en lo que se gobernarán por el parecer de sus confesores y padres espirituales, visitarán a los pobres de los Hospitales.” (CAPITULO 14º de las Constituciones de la Santa Escuela de Cristo, aprobadas en 1.656)...


Publicado el Miércoles, 22 junio 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Perfeccionismo y virtudes humanas.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

El fin del cristiano en la tierra es dar “gloria a Dios”, y esto lo hacemos incluso al beber un zumo de naranja y alegrarnos de ello. Me pregunto si en esto coincide con el “para mayor gloria y alabanza de Dios nuestro Señor” de san Ignacio, que se lleva a cabo mediante el “amar y servir”. El problema según lo vengo entendiendo es que en el Opus la gloria de Dios tiene el centro en mí, “con mi trabajo bien hecho doy gloria a Dios” (¿y el que no puede hacer un trabajo bien hecho?).

EL trabajo bien hecho se entiende en un modelo aristotélico de perfección: lo perfecto es lo acabado, lo limitado, lo que se puede entender humanamente como perfecto. Se supone que lo quieres hacer así “por amor”, ahí queda el discernimiento. Lo hago así (bien hecho, delimitado) por amor (intención ética ascética). Como amo a Dios lo voy a intentar hacer bien para darle gloria (un esquema de obras por lo tanto). ¿Qué hay del afán de servir porque aquél al que sirvas merece ser servido?

En el opus te estás mirando a ti mismo de reojo constantemente… ¿Y qué es un trabajo bien hecho? ¿Cuánto amor he puesto en mi trabajo si su fin no está en las personas a las que voy a servir con él, sino en que “yo lo haya hecho bien”? (Porque eso es la santificación del trabajo en el Opus). ¿Quién o qué da la medida de mi amor a los demás en mi trabajo? ¿Un criterio humano de perfección (aristotélico)? Lo peor de este esquema es que afirma categóricamente que lo perfecto según un ideal humano (aristotélico) es lo perfecto a los ojos de Dios. Y ¿qué queda de esa perfección humana en Cristo crucificado? ¿Cómo afirmar, como decía san Josemaría, que Cristo “probablemente hacía un trabajo “humanamente perfecto” y que tenemos que imitarle en esto? ¿Es esta actitud exterior que hay que imitar, estos resultados externos que se pueden medir por criterios humanos? ¿Quién dice que el amor de Dios tiene que manifestarse en virtudes humanas o auto-perfeccionamieto ético?

Si Cristo se hubiera dedicado a “perfeccionarse a sí mismo” (con virtudes humanas infinitas), probablemente habría dejado de lado su misión y se habría dedicado a mirarse en el espejo haciendo examen de conciencia diario, “¿qué virtudes me faltan?”. La gloria de Dios es Cristo crucificado, y en Él en la cruz no hay (humanamente) “hermosura” como dicen los profetas. No es la hermosura humana, la perfección como la entendería un aristotélico, lo que se ve en la cruz. Los griegos desechan a san Pablo por predicar a Cristo crucificado (necedad para los griegos). Buscar la perfección aristotélica, probablemente es al contrario “necedad para Dios”, o a lo sumo una “buena intención” que pone sus energías donde no debe…

El amor es un don de Dios... el amor que "pongas" en tu trabajo no se medirá por cómo lo hagas de bien, sino por lo abierto que estés a transmitir el amor de Dios a través suyo.

Entregado 


Publicado el Lunes, 20 junio 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)


     Contacta
Si quieres contactarnos, escríbenos a esta dirección:
Nuestra dirección de correo
(Haz click en el sobre)

     Buscar



     Buscar con
Google

en opuslibros

     Documentos por categorías

Libros silenciados

Tus escritos

Documentos internos

Selecciones de escritos

Correos

Recortes de prensa

Recursos para seguir adelante

Homenaje


     Encuestas
Aspectos sociológicos
del Opus Dei


     Videos
Ultima entrevista a Miguel Fisac

Ex numeraria auxiliar Catherine Tissier denuncia a la escuela Dosnon

Canal OpusLibros en YouTube - Administrado por Spiderman

     Colegios, clubes,...
Colegios, clubes juveniles, colegios mayores y universidades vinculadas al Opus Dei

     Anteriores
Lunes, 16 mayo 2016
· Las notas y el afecto condicionado.- Entregado
· La burbuja del integrismo opusiano.- ramana
Miércoles, 11 mayo 2016
· Discernimiento y santidad moral.- Entregado
Lunes, 09 mayo 2016
· Ortodoxia.- Entregado
Viernes, 22 abril 2016
· Perseverancia.- Entregado
Miércoles, 23 marzo 2016
· Contemplativo en la acción.- Josef Knecht
· Simul in actione contemplativus. Contemplativos en la acción.- Ruta
· Recordando un texto de Teilhard.- Ottokar
Lunes, 21 marzo 2016
· Doctrina ignaciana.- curial
Miércoles, 16 marzo 2016
· Película sobre el padre Pedro Poveda.- Josef Knecht
Lunes, 14 marzo 2016
· El Opus Dei es pelagiano.- Desconcertado
Miércoles, 03 febrero 2016
· AFORISMOS IV.- Ramana
Viernes, 08 enero 2016
· AFORISMOS III.- Ramana
Miércoles, 06 enero 2016
· AFORISMOS II.- Ramana
Lunes, 04 enero 2016
· AFORISMOS.- Ramana
Lunes, 28 diciembre 2015
· Comentario a algunas colaboraciones.- Gervasio
Lunes, 21 diciembre 2015
· Cuando una ventana se cierra otra se abre.- Sebas0912
Viernes, 11 diciembre 2015
· Pidiendo perdón.- CuG
Miércoles, 18 noviembre 2015
· Anemia de conciencia y medios de DEFORMACIÓN.- A.Plaza
Miércoles, 14 octubre 2015
· Santidad por servicios prestados.- Gervasio
Miércoles, 20 mayo 2015
· Miedo al pecado y propsitos asceticos,- Entregado
Lunes, 04 mayo 2015
· El copyright del Opus Dei sobre la santificación de lo ordinario.- Nicanor
Miércoles, 08 abril 2015
· De pillos y santos.- Aloevera
Lunes, 23 marzo 2015
· La parábola del buen exnumerario.- CuG
Lunes, 09 marzo 2015
· El combate de los miembros del Opus Dei contra la homosexualidad.- Josef Knecht
Viernes, 30 enero 2015
· Equilibrium.- fuimostantontos
Viernes, 23 enero 2015
· Para Jaray Sedal.- Rocaberti
Miércoles, 01 octubre 2014
· Doctrina no católica y con perfiles heréticos.- Piedrapomez
Viernes, 29 agosto 2014
· El puchero que dejé en el plato.- Lizzy Babieca
Miércoles, 30 julio 2014
· Todos al infierno.- Nicanor
Viernes, 25 julio 2014
· El ave triste.- ramana
Miércoles, 23 julio 2014
· Holocausto del yo.- Josef Knecht
Miércoles, 11 junio 2014
· El consuelo del Espíritu Santo. Respuesta a triste.- Dionisio
Miércoles, 19 marzo 2014
· La esquizofrenia vital de los numerarios del Opus Dei.- Desconcertado
Lunes, 17 marzo 2014
· Documentos muy comprometedores para el Opus Dei.- desconcertado
Viernes, 07 marzo 2014
· Espíritu laical, alma sacerdotal.- Pepito
Lunes, 03 marzo 2014
· Espíritu de pobreza, Pobreza de Espíritu y Pobreza Espiritual.- Sancho1964
Viernes, 28 febrero 2014
· La inspiración del Opus Dei.- Fulcro
Lunes, 24 febrero 2014
· En la vida interior y en el fuero interno... ¡Prohibida la entrada!.- Orange
Viernes, 21 febrero 2014
· No es un por favor.- Perladeladriático
· La voluntad de Dios.- rocaberti
Miércoles, 22 enero 2014
· Y luego viene el padre Escrivá y lo estropea.- Paiquito
Miércoles, 08 enero 2014
· A vueltas con el niño Jesús.- curial
Martes, 26 noviembre 2013
· Otra vez los pobres...- flanpan
Lunes, 18 noviembre 2013
· El Opus Dei y la preocupación por los pobres.- Laotra_orilla
Viernes, 15 noviembre 2013
· La teología de la obra.- Piedrapomez
Lunes, 28 octubre 2013
· Notre Père y Notre Père.- curial
Viernes, 25 octubre 2013
· El Padre Nuestro y Nuestro Padre.- nicanor
Lunes, 21 octubre 2013
· El club le mirage.- likeabird
Viernes, 11 octubre 2013
· Una homilia del Papa Francisco.- Hormiguita
Miércoles, 28 agosto 2013
· El colérico de Dios.- Bolter
Lunes, 26 agosto 2013
· A propósito del evangelio de hoy.- Perladeladriatico
Viernes, 05 julio 2013
· Fe entre pistis y asentimiento.- Aquilina
Miércoles, 03 julio 2013
· Evangelio del dia 26-J. (Santo J.M.E. de B., entre otros).- ATurba
Viernes, 28 junio 2013
· Religión, religiosidad, espiritualidad…- Pepito
· Oscuridades que necesitan aclararse.- Rocaberti
Viernes, 08 marzo 2013
· Alfalfa espiritual.- Capinol
Miércoles, 27 febrero 2013
· Avisos que nunca llegarán a los centros (1/2013).- Bolter
Viernes, 15 febrero 2013
· Algunos creemos otra cosa.- Dionisio
· Una traición a la tradición.- Agustina
Miércoles, 23 enero 2013
· El espíritu.- Soto
Miércoles, 16 enero 2013
· Psicograma de un ideal.- Ramana
Viernes, 11 enero 2013
· ¡Gracias, Calandria!.- Bolter
Lunes, 07 enero 2013
· Diez sugerencias al Opus Dei.- Bolter
Viernes, 04 enero 2013
· Convertir en dogma lo que no lo es.- Daniel_M
Lunes, 17 diciembre 2012
· La intimidad de la conciencia.- hormiguita
· Instrucciones para describir el Opus Dei.- Nicanor
Miércoles, 12 diciembre 2012
· La Ley Mosaica, El Mandamiento del Amor y Las Normas de Escrivá.- Salypimienta
Viernes, 07 diciembre 2012
· La indiferencia del opus hacia los humildes y desheredados.- Ex_apéndice
Viernes, 23 noviembre 2012
· Fundador.- Rocaberti
Miércoles, 21 noviembre 2012
· Realizarse personalmente en la propia profesión.- Gervasio
Lunes, 05 noviembre 2012
· El timo de la estampita.- Manzano
Viernes, 02 noviembre 2012
· Mi opinión sobre la Fe en Jesucristo.- Poncio
Viernes, 26 octubre 2012
· Rigorismo y perfeccionismo.- Ottokar
Viernes, 19 octubre 2012
· Discriminar según los juicios aprendidos en el opus.- Aquilina
Miércoles, 10 octubre 2012
· La dignidad de la persona humana.- Simple-mente
Miércoles, 26 septiembre 2012
· A propósito de la página 404 de Meditaciones V.- Perladeladriatico
Viernes, 03 agosto 2012
· Ablandamiento de la conciencia (I).- Bulautsit
Lunes, 30 julio 2012
· La noche que perdí la inocencia en el Opus Dei.- Sperpento
Viernes, 20 julio 2012
· El semipelagianismo de Escrivá.- FletcherChristian

Archivo anterior




Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.677 Segundos