Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 89 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


Opuslibros: 090. Espiritualidad y ascética

Buscar en este Tema:   
[ Ir al Home | Selecciona un nuevo Tema ]

 Correos: AFORISMOS V.- Ramana

090. Espiritualidad y ascética
ramana :

58.-Nobleza baturra: primero santo y luego marqués. No como “los de siempre”, que primero nobles y luego de altar.

59.- ¿No es un gesto algo soberbio llamar Camino a un libro cristiano, cuando su fundador, el Cristo, predicó que no hay camino fuera de sí mismo?


Publicado el Miércoles, 23 agosto 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Mostrarse feliz.- Rocaberti

090. Espiritualidad y ascética
rocaberti :

Buenas tardes:

Estos días he seguido un poco las imágenes del viaje del nuevo Prelado para descubrir algunos de mis antiguos compañeros entre los asistentes. Me he dado cuenta de que mi generación está de capa caída. No he visto a nadie. O han desaparecido o hay una nueva generación que los ha sustituido.

Me ha sorprendido que las imágenes se limitan a gente que ríe y parece que se lo pasa pipa. A mí no me gusta esta publicidad a la americana. No me imagino a Jesucristo de farra espiritual. Creo que o son unos inconscientes o unos hipócritas.

En la Obra se dan muchas situaciones para llorar y, aunque es normal que intenten mostrar una imagen amable, no pueden centrarse sólo en esta imagen de triunfadores. Creo que ya es hora de hacer una crítica institucional, un examen de conciencia, del comportamiento del Opus Dei, con relación a las personas que se han acercado a sus apostolados. Mi experiencia personal me ha llevado a pensar que los dirigentes o no creen en nada que no sea su Obra, o tienen malas entrañas. Es una cosa muy rara el Opus Dei, se parece más a una secta que a una institución que siga los principios de Cristo.

Un saludo.

Rocaberti


Publicado el Lunes, 17 julio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Sobre familias repugnantes y niños podridos.- Stoner

090. Espiritualidad y ascética
Stoner :

En una de las tertulias con D. Fernando durante su reciente viaje pastoral a Madrid, una madre de dos hijos discapacitados le hizo una pregunta. Me gustó la respuesta del nuevo Prelado. Por contraste, me hizo recordar el affaire handicappati de D Javier en Sicilia, del que se cumplió el 20 aniversario.

 

En la tertulia en 1997, Echevarría (q.e.p.d.) relacionó impureza con la discapacidad de los niños. La frase, recogida por el Giornale de Sicilia, parece que fue: “Un sondeo dice que el 90% de los discapacitados son hijos de padres que no han mantenido la pureza antes del matrimonio”. La primera vez que escuché la frase, y las críticas posteriores, pensé que era una campaña organizada por personas como las que escriben en esta página (?)… Infames calumnias de gente que nos quiere hacer daño y no tiene reparos en mentir. Ahora creo que la frase contiene una enseñanza fundacional grabada a fuego en el subconsciente del entonces Prelado. Tenemos que remontarnos a las enseñanzas de Escrivá para conocer el origen del traspié de Echevarría. Mi hipótesis es que encontró un dato estadístico (que interpretó erróneamente) que venía a confirmar una enseñanza aprendida en 1974.

 

En efecto, parece que el Fundador creía que había una relación de causa-consecuencia entre relaciones prematrimoniales y formar una familia repugnante donde luego vienen los hijos podridos. Si la indignación pública con Echevarría en 1997 fue justificada, lo que dijo Escrivá en 1974 creo que es más repudiable todavía.

 

El santo Fundador, poco menos de un año antes de fallecer y con toda su experiencia sacerdotal a cuestas, expresaba de forma contundente refiriéndose al sexo prematrimonial:

 

Porque esos otros, que en el primer término de su vida parece que no tienen más que sexo, son unos desgraciados. Si un gallo o un toro fuera capaz de pensar, pensaría como ellos. ¡Qué pensamientos más nobles, ¿verdad?! Después forman una familia repugnante, y vienen los hijos podridos, ¡pobres criaturas, que son víctimas de la incontinencia de sus padres; de la falta de virilidad, no de la virilidad! (Tertulia en Santiago de Chile, Tomo II de la publicación interna Catequesis en América, 1974, p.43).

 

Stoner


Publicado el Lunes, 10 julio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Lo que está matando al Opus Dei.- Brain

090. Espiritualidad y ascética
brain :

Lo que está matando al Opus Dei

Brain, 26 de junio de 2017

 

Felicito a los miembros del Opus Dei que celebran hoy la festividad de la marcha al cielo del Fundador. Aprovecho para compartir en un día tan especial algunas de mis experiencias personales durante los más de 30 años vividos en el Opus Dei, ocupando cargos de gobierno y formación. Agradeceré que quienes lean estos escritos, sobre todo desde dentro de la Obra, y hayan pasado o estén pasando por las circunstancias que describo, confirmen la veracidad de cuanto expongo, o reprueben su contenido. Sus consideraciones me ayudarán a tener una visión más ponderada de esta compleja realidad.

Conocí la Obra a través de un compañero de clase en la Universidad. La historia de mi pitaje es común y corriente…


Publicado el Lunes, 26 junio 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Más Jesucristo, menos Escrivá.- Orange

090. Espiritualidad y ascética
Orange :

El Opus Dei está fosilizado debido a la impronta personal que le imprimió Escrivá. Ni Portillo ni Echevarría pudieron hacer nada al respecto, petrificados y muertos de miedo ante el fantasma de Escrivá. Ocariz esta inédito, pero casi nadie confía en que pueda hacer algo. Aunque la imagen de Escrivá se va empequeñeciendo con el tiempo.

En la Obra hay gente buenísima que tiene unas disposiciones fantásticas hacia el bien, hacia la verdad, hacia el ser excelentes personas. Pero sus energías se malgastan en el tremendo esfuerzo que les supone seguir al pie de la letra la enorme lista de cosas, muchas de ellas inútiles o caprichosas, que constituye la escrivanización. Y la Obra va cayendo por un plano inclinado. Nadie en la dirección hace nada contra esto... están también fosilizados. No rompen el cascarón de esa visión corta de miras, asfixiante, idolátrica de la personalidad de Escrivá. Deberían abrirse a la universalidad y riqueza espiritual y a los aires libres y limpios de la Iglesia humilde, a derrochar corazón con los pobres, necesitados, desvalidos, ignorantes, enfermos, marginados, periféricos, incrédulos. En una palabra, deberían dedicarse a lo que Cristo dijo que tenían que dedicarse los cristianos. Debería ocurrir que quien conozca a una persona del Opus Dei pudiera pensar o decir: ¡Ahí va Cristo! Sin embargo, eso no pasa. La falta de radical autenticidad cristiana y el exceso de petulancia e hipocresía lo impide... una verdadera pena. En definitiva, la única solución es: más Jesucristo y menos Escrivá". Yo soy el camino, la verdad y la vida" (Jn. 14-6). Escrivá no es el camino (ni aún aquella estupidez del conducto reglamentario), ni es la verdad ni es ejemplo de vida. Al no tener esto tan elemental en cuenta, la Obra va languideciendo lentamente, quién sabe si hasta llegar a convertirse en un menguado e irrisorio residuo de lo que fue y quién sabe si abocada a desaparecer.

Orange.


Publicado el Miércoles, 14 junio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Parabola apócrifa.- Ignacio Ricardo

090. Espiritualidad y ascética
ignacioricardodelama :

El reino de los cielos es semejante a...

A una organización humana de fines religiosos católicos. En ella, pa' explicarme: el opusdeísmo de Chema Escrivá con cambios drásticos, a saber: ni revelaciones y menos tergiversaciones, ni milagros ni santificaciones -y menos apresuradamente-, ni desdeñar a los que emigren de ella, etcétera, etc. Sin sacerdotes corporativos exclusivos, sólo los de cada diócesis -confesión oficios sacerdotales y dirección espiritual con toda libertad-, sin servicios domésticos a la Sección masculina por parte de la Sección femenina; con responsabilidad laboral y financiera de los socios, etc. Bueno, a ello podría ser semejante el reino de los cielos, parabólicamente.

Ignacio Ricardo


Publicado el Miércoles, 07 junio 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: El reino del frio… el Opus Dei.- Salvador

090. Espiritualidad y ascética
salvador :

Me contaba un ex que cuando se marchó lloraba. Uno de esos directores principales que siempre han tenido cargos de responsabilidad al verlo llorar solo le dijo, con un ligero deje de desprecio, “eres un sentimental” y se fue.

En el contexto de la situación, el comentario significaba que las emociones o los sentimientos son accesorios, inútiles y sin valor. Un engorro en la vida, una complicación, un estorbo en la eficacia. El mensaje implícito era recordarle el punto 11 de Camino: “Voluntad. Energía. Ejemplo. Lo que hay que hacer, se hace, sin vacilar… sin miramientos”.

El Opus Dei es un camino del reino de la voluntad: templa tu voluntad, viriliza tu voluntad: que sea, con la gracia de Dios, como un espolón de acero”. ¿Para qué? “Sólo teniendo una fuerte voluntad sabrás no tenerla para obedecer” (Camino 615). 

La psicología en el mundo de las relaciones precisamente recomienda… los miramientos, el tacto, la sensibilidad. Exactamente lo contrario del “espolón de acero”.

Si quieres dejar a tu pareja, a un amigo no cortes por lo sano, que realmente duele, sino por lo enfermo, que aunque duela tiene más sentido. Si quieres dejar a tu pareja, una decisión firme, hazlo con tacto, respetando el amor que tuviste, hasta convertir aquella persona en un amigo o un recuerdo respetable. Aunque sea parcialmente respetable. Si quieres dejar el Opus “no cortes por lo sano” sino por aquello enfermo, haz el duelo -nunca se insistirá suficiente en ello-, salva lo salvable, ten paciencia. No cortes con cuchillo, transforma.

Eso de romper y ya no sé nada de ti y si te veo me aparto o hago que no te veo y no te hablo… puede responder a una voluntad o un juicio pero no tiene nada que ver con lo que se siente (que puede ir de partir la cara al otro, insultarle, quejarse, interpelarlo, hasta buscar su compañía, un dialogo o pasar por el simple contacto humano).

El mundo del Opus Dei es el reino del acero y del mármol; o sea de la frialdad. Lo contrario del mundo de la sensibilidad (emociones y sentimientos) que entiende de temperaturas.

Numantina escribe: “según la frase que he recogido, los sentimientos nacen del conocimiento y tienen fuerza, como también el intelecto, para dirigir nuestra voluntad”. Las relaciones entre las tres facultades del alma o de la mente – sensibilidad, voluntad y razón- no son nada claras. Santo Tomás primaba la inteligencia (que era rectora de los demás), la escolástica de los franciscanos consideraban más la voluntad. El mundo de lo emocional -las pasiones que llamaban- no acertaban a darle un tratamiento convincente, porque no había psicología experimental sino solamente filosófica.

La psicología moderna –más experimental- plantea que, en muchos casos, el sentimiento es autónomo, no derivado de la voluntad ni del entendimiento. La teología liberal del XIX fundaba la religiosidad en el sentimiento de dependencia radical – o sea de Dios- ; es decir, la religión de verdad era algo ajeno a dogmas (inteligencia) y con una voluntad movida por el sentimiento.

Es evidente que si juzgas a tu interlocutor como un mafioso sentirás miedo. Y si lo juzgas como admirable sentirás admiración. Pero puedes sentir aversión ante un desconocido y no saber por qué, ni tú mismo entenderlo. Y también la simpatía puede no tener ningún porqué.

La psicología no juega ningún papel en el Opus Dei porque es contrario a la psicología: no hay cabida para la sensibilidad (emociones y sentimientos) y con las premisas de Camino (777 y 856) “tu propia voluntad, tu propio juicio: eso es lo que te inquieta”, o sea, no tener voluntad propia sino voluntad para solo obedecer; y no tener inteligencia propia pues “para sujetar el entendimiento se precisa, además de la gracia de Dios, un continuo ejercicio de la voluntad, que niega, como niega a la carne, una y otra vez y siempre” . Ya me contaras... Está todo dicho.

Cordialmente

Salvador


Publicado el Miércoles, 22 marzo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Vino nuevo y odres viejos.- CuG

090. Espiritualidad y ascética
CuG :

Muy interesante el informe interno que nos trae Agustina. Tengo para mí que, por el tono tan negativo, es un borrador y será estudiado en alguna de las delegaciones o en la comisión. Al menos en mis tiempos, cada frase se habría matizado antes de la redacción final. La autora debe estar francamente frustrada y desbordada por las “millennials”.

Este angustioso cortocircuito conecta con una exclamación ("¡Cuánto envejece el Opus Dei!") que Gervasio deja escapar en su notable "Por favor, no embaucar", aunque él se refiera a cuestiones distintas. El problema me parece que es semejante y ya fue previsto por Nuestro Señor en la parábola que da título a mi escrito. Me ha gustado mucho también el comentario de Sitatunga y ojalá haya más aportes, porque el informe tiene mucha miga.

En medio del desastre ferroviario que describe el informe, me ha impresionado la exhortación “hay que comenzar desde abajo (¡Kinder!)” - ¿Harán las listas de San José con niñas de 5 años?-. “Dadme a la recién nacida y os devolveré una alumna del centro de estudios como Dios manda”, podría ser el nuevo lema.

Recuerdo ahora una anécdota que puede ilustrar lo que está ocurriendo y ojalá sirva para quienes elegirán al nuevo prelado.

Es una vieja historia sobre una empresa de alimento para perros que enfrentó tiempos difíciles. El gerente general fue quien inició la compañía y estaba muy apegado a su desempeño. Cuando las cosas iban mal, estaba preocupado. Como era de tomar decisiones, se dispuso a actuar. De modo que rescindió el contrato con la empresa que se ocupaba de la publicidad y que organizaba las campañas.

La empresa se orientó hacia una nueva línea, con nueva presentación de envoltorio, un cambio de fisonomías e incluso un nuevo modelo de bolsa. Pusieron mucho en juego. Sin embargo, al analizar los números, no hubo mucho cambio. El gerente general se enojó aún más. Otra empresa de publicidad inepta lo había defraudado. ¿Qué hacer? “¡Desháganse de ellos y esta vez consigan una buena!”, le ordenó a su equipo: “¡No quiero más perdedores!”

Se movieron con rapidez, contrataron a la mejor empresa e hicieron un lanzamiento con enormes expectativas. Seguro que esta vez funcionaría. Pusieron nuevos exhibidores, dejaron muestras gratis en los negocios para mascotas y casa por casa, también repartieron en los parques donde los dueños paseaban a sus perros. No dejaron libre ningún resquicio del mundo canino. Todos conocerían ese alimento. Ningún perro se dejó de lado.

Cuando llegaron los informes, no se habían producido ganancias. Las ventas habían sido las mismas. Entonces el gerente general tomó una decisión drástica: despidió a todo el equipo de marketing y lo reemplazó con los mejores y más brillantes. Por fin había eliminado la incompetencia. Ya no habría más perdedores ni dentro ni fuera de la empresa. Sería un nuevo comienzo.

El nuevo equipo armó un nuevo plan y lo llevó a la práctica. Cuando se analizaron las primeras cifras, nadie se alegró. Eran prácticamente las mismas de los últimos años. No hubo ganancias. El gerente general convocó a una reunión. Quería saber quién era el responsable de esto. Alguien no estaba haciendo su trabajo, les dijo, y quería saber quién era. Encuéntrenlo y consigan a alguien que pueda hacer el trabajo, fue el mensaje.

Justo en medio de la reunión, cuando estaba desmenuzando la agenda de entregas, el alquiler de espacios y anaqueles en las tiendas, analizando la demografía y los precios de publicidades y otras cuestiones operativas, un joven y tranquilo gerente levantó la mano.

_ Señor, ¿puedo decir algo?

_ ¿Qué quiere, Pérez? _ le respondió el gerente general, un tanto molesto por la interrupción.

_Señor…la verdad es que… a los perros no les agrada el alimento.

La sala permaneció en silencio por lo que parecieron horas, mientras el gerente miraba fijamente a Pérez.

CuG


Publicado el Miércoles, 28 diciembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Carta póstuma del Padre.- Ramana

090. Espiritualidad y ascética
ramana :

Queridísimos, ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

Utilizo el correo celestial, merced a una gracia especial que me ha sido concedida durante este interregno, para despedirme de todos vosotros. Tengo poco tiempo para ello, y mucho que aprender. Sí, hijos míos, lo primero que he visto es lo que aún nos queda por aprender. Nada es lo que parecía y, ahora que el velo de la ofuscación ha desaparecido de mi mente, me apresuro a abrir mi corazón por ver de ayudaros y darle alguna indicación a quien haya de ser mi sucesor, o sucesora. La vida es un regalo, un don de Dios para que hagamos una aventura temporal. La vida no cabe en ningún concepto, dogma o moral. La Vida, su inteligencia, Dios, es mucho más grande que todo eso.

Creedme, pues lo acabo de atisbar y aún veo lo que me falta: el camino largo y hermoso por recorrer hasta fundirme en el seno de lo real. Y es que desde este estado sin tiempo, en que la vida se me ha resuelto como un intenso fogonazo simultáneo, ¡he comprendido ya tantas cosas! Me voy a limitar a lo esencial, el resto, los detalles y el sentido común de esta nueva etapa que comienza para vosotros, os lo dejo apenas incoado y pongo toda mi confianza en cada uno de vosotros para que le deis la vuelta a la Obra como un calcetín.

Quiero en primer lugar pedir perdón a todos los hijos e hijas que he dejado en la cuneta. Hay una frialdad, una soberbia, una suerte de superioridad moral absurda (¡ahora veo cuán absurda!) que nos ha inducido, por ignorancia, ojalá que nunca por maldad, a dar la espalda a los que se fueron, haciendo juicio de intenciones, suponiendo siempre que habían pecado, o que eran débiles o cobardes, sin jamás cuestionarnos si lo estábamos haciendo bien… y ahora veo que la causa de tanta inquina y tanta inhumanidad era el miedo y rechazo a nuestro propio inconsciente reprimido, lo que de uno mismo hemos intentado acallar y que ante el egresado, consciente o inconscientemente, se proyectaba sobre nosotros como una sombra intolerable. Eso cuando no los hemos sencillamente expulsado, o arrinconado, cuando ya no nos eran útiles para la “labor”… Y yo me pregunto, hijos míos, ¿qué mayor labor que vivir el amor con nuestros hermanos?

Quiero pedir perdón, en segundo lugar, a las familias de todos los miembros de la Obra, porque un absurdo y dañino designio nos ha convertido en fríos y desapegados con ellos. Eso tiene que terminarse ya mismo, que nunca nadie de la Obra dé la espalda a la mal llamada “familia de sangre” y que sea ese el primer sitio donde vivir el amor y la caridad que Jesús nos enseña en su Evangelio.

En tercer lugar, un perdón muy especial a las Numerarias Auxiliares, al inhumano trato a que las hemos sometido de una manera escandalosamente clasista y sexista. Ruego al futuro Prelado que contrate un servicio de limpieza y restauración allí donde sea posible o, mejor aún, como en cualquier familia, que nos turnemos gustosamente en las labores del hogar. ¡Aprendamos a ver a Dios entre los pucheros!, que decía, con su habitual gracejo, santa Teresa.

En cuarto y último lugar, pido perdón a todos los sacerdotes numerarios y agregados que hemos ordenado sin vocación al sacerdocio y que lo han hecho solo en virtud de una obediencia mal entendida y peor invocada.

Vamos a ser, a partir de hoy, de verdad, cristianos en medio del mundo, llevando luz y amor a los más desfavorecidos, dejándonos de consignas y de charlas, santificando nuestro trabajo verdadero, nuestra vocación profesional en el tráfago de la sociedad que, más que nunca, necesita de una mirada limpia, de un gesto de entrega y caridad, sobre todo con los que más sufren. Vamos a ser contemplativos en medio del mundo, en vez de las normas del plan de vida, aprended técnicas de contemplación, dedicad un tiempo al silencio interior, vamos a aprender a meditar y a vivir el presente, a NO JUZGAR; para ello, se acabaron las normas y las consignas y los círculos y todo el entramado mental y pietista en que hemos convertido, pura salmuera, nuestras vidas acartonadas; a partir de ahora nos limitaremos a cumplir los mandamientos y a amarnos los unos a los otros, pues en eso se verá que somos cristianos.

Hijos míos, yo tengo que seguir ahora con el trabajo que me queda por delante, gracias de todo corazón por leer esta carta póstuma. Sed felices, dejad de llevar una doble vida, amad al mundo apasionadamente, pero de verdad, con obras, no de boquilla, no con “buenas razones” (que nunca son tan buenas, pues salen ya secas de la boca) sino con amores. Con Amor, hijas, hijos míos, con Amor.

Os bendice y os quiere eternamente, vuestro Padre Javi


Publicado el Miércoles, 14 diciembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Tirando de Biblia.- Pepito

090. Espiritualidad y ascética
pepito :

Escrivá, como supongo que muchos curas de su tiempo, era muy dado a tirar de latinajos de la Vulgata (por lo demás, una traducción discutible en tantos puntos), para adobar y respaldar sus consejos y preceptos; y de ellos están sembrados sus escritos, auténticos, póstumos o inventados, si los hay. Bastaría con recordar su pintoresca manipulación del ascende superius, drásticamente arrancada de su contexto, en el que es una invitación a la humildad, para cohonestar sus pretensiones de repartidor de vocaciones divinas a cuantos chicos incautos se le pusieran a tiro a él o, por delegación, a sus hijos.

Ese método exegético recuerda al del famoso fray Gerundio de Campazas, que echaba mano de una Concordancia bíblica, y bajo el lema canis, porcus o cualquier otro hallaba el pasaje de su conveniencia.

Pero un caso ejemplar de la praxis del exegeta Escrivá se encuentra, en mi opinión, en su manejo del compelle eos intrare de los invitados, incluso a la fuerza, a las bodas del hijo del rey: para él era una licencia con la que meter en su tinglado al primero que se presentara, incluso a caponazos.

Cosas como estas pueden sonar a broma; pero para muchos ha tenido graves consecuencias.

Pepito


Publicado el Viernes, 09 diciembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Treinta años después.- cooperata

090. Espiritualidad y ascética
cooperata :

Pasados treinta años desde que fui a recoger el título que no he vuelto a pisar la Universidad de Navarra. Dejé aquel piso de estudiantes de ex-residentes de Torre I y con éste el Opus Dei.

Por aquel entonces los estudiantes estaban tres años en el colegio mayor. El tercer año "se licenciaban" con la imposición de la beca, acto académico kitsch en un recinto de lo más kitsch llamado Fases. Se juntaba un grupo de entre cuatro a seis estudiantes y se montaban un piso de alquiler. En aquella época no existía el IKEA, así que la búsqueda de pisos daba mucho que hablar. Encontramos un piso bien arregladito que había estado ocupado previamente por el hermano de un integrante del grupo y otros compañeros de medicina de aquél.

El primer año se acordó seguir las estrictas normas de Belagua. El sexo femenino jamás dormiría en el piso. Se compartían labores mediante encargados, se bendecía la mesa, se rezaba el ángelus y cosas por el estilo. Yo, como ya dije en otro escrito, bajaba más al colegio porque tenía un amigo que era numerario y por la noche estudiábamos y trabajábamos juntos.

El último año fue, aunque inconscientemente, más emocional. Yo empecé a salir con una chica y mi amigo numerario empezó a comportarse raro. En clase iba con el grupo, en el que mi "novia" y otras amigas estaban integradas y se le notaba ese querer estar pero no poder estar. El último trimestre "desapareció". Nos enteramos que se había ido a casa a atender a un familiar enfermo. Volvió casi para exámenes y descubrimos que había ido a vivir a un piso de Ermitagaña. Yo pensaba que era un Centro, pero no, era un piso desconocido donde vivían desconocidos porque se había salido de la Obra. De esto me enteré al año siguiente. Él acabó más tarde, supongo que afectado por lo sucedido.

Explico esto porque aquí empezó el desapego. Cuando empecé a vivir mi espiritualidad aparte, a desvincularme, a ser más crítico. La chica con la que salía había tenido una hermana en Goroabe y echaba pestes de todo aquello, mi amigo (el mejor que tuve en la uni) que jamás me explicó por qué se salió o "lo salieron".

Pasados treinta años no juzgo aquellos años como malos, pero he querido que mi hija mayor fuera a Pamplona, así de simple. Quizás en otro escrito de forma más profunda explicaré qué encontré detrás de la fachada y que, con un análisis cada vez más crítico, acabó por hacerme descartar el Opus Dei como camino de santidad.

cooperata


Publicado el Viernes, 09 septiembre 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Recortes de prensa: Cipriani, actor político.- Dentix

090. Espiritualidad y ascética
Dentix :

Publicado en La República (Perú)  

Cipriani, actor político

Jason Day – 6/08/2016

Que no sorprenda la indignación global que las declaraciones del cardenal de Lima generaron: estamos en el 2016, el medioevo quedó largamente atrás. También el pensamiento Opus Dei. Pero ahí están, los hombres de negro azabache, con el sable en alto, tratando de preservar algún islote desde donde ejercer su control franquista en un mundo que hace mucho se escapó de entre sus garras.

Cipriani, antes que representante de la palabra de Cristo, representa al Opus Dei: poderoso aparato de interferencia política y empresarial que inventó Escriba Albás (o Escrivá de Balaguer y Albás, como habría preferido que se le llamara). Y es importante saber también que sus últimas declaraciones (que por cierto condeno por irresponsables y peligrosas en un país como el nuestro que, dadas las escalofriantes estadísticas, bien podríamos calificar de “país de violadores”) forman parte de un inefable repertorio discursivo que promueve el más execrable machismo. Del libro de los investigadores Pásara e Indacochea, Cipriani como actor político, extraigo la siguiente cita del cardenal dedicada a las mujeres:

“No sean tontas, no se dejen engañar, sean muy mujeres, simpáticas, agradables, que cocinan bien, que se visten bien (…) Eres tú la esposa que perdona al marido sus indelicadezas...”.

Lo suyo, pues, no fue una declaración aislada sino la punta de un iceberg que descansa en lo más oscuro del machismo más arcaico: una mirada que pretende imponerle al Perú, y en particular a las mujeres del Perú, y que, con todo derecho, debemos rebatir y vencer.


Publicado el Miércoles, 10 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: El cardenal Cipriani y el caso de los solomillos.- Isabel de Armas

090. Espiritualidad y ascética
isabeldearmas :

   He leído el artículo “Censuran al cardenal del Opus Dei por justificar violaciones en Perú” (Página 24, 2 de agosto de 2016), reproducido en esta página por Agustina, en el que, entiendo, Juan Luis Cipriani culpa a las jovencitas violadas de provocar las agresiones de las que fueron víctimas, por exhibirse indebidamente. El mencionado cardenal, arzobispo de Lima, dice textualmente:…”Pero no es que hayan abusado de las niñas, muchas veces es porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando”.

   Al leerlo me ha venido a la memoria el conocido en el lugar donde ocurrió como “el caso de los solomillos”. Se trata del suceso protagonizado por un varón un tanto primitivo, que había machacado el cristal del escaparate de la carnicería de su calle, para llevarse los exquisitos solomillos que el carnicero tenía expuestos como muestra de la buena materia que se dispensaba en su establecimiento.

   Tan entretenido y entusiasmado estaba con las maravillosas piezas arrebatadas que, antes de llegar a su casa ya le habían atrapado y, de inmediato, fue a parar al cuartelillo. Una vez allí, interrogado, toda su autojustificación se centraba en que el solomillo era su irresistible pasión y que, si se lo ponían a la vista, como se lo habían puesto, pues él no podía resistirse y no tenía más remedio que ir a por él, en este caso a por ellos, porque se los había llevado todos –dos enteros y uno a medias-. El cerril sujeto insistía en su inocencia, ya que, si el carnicero no los hubiera expuesto en el escaparate, él no habría caído en esa tentación.

   Nada consiguió el sargento, al pretender que el obtuso ladrón entendiera que el carnicero tenía todo el derecho a exponer los solomillos en su escaparate, y que él no tenía ninguno para entrar a saco, romper la cristalera y apropiarse de tan suculentos y deseados trofeos. Y ante el gesto de desconcierto del recién atrapado usurpador, comentó con tono amenazante: “Ya verás si te vas a enterar cuando te encuentres con el castigo que te va a caer”.

   Cardenal Cipriani, ¿no comprende usted que por muy a la vista que a uno le pongan el solomillo en el escaparate, no le da derecho alguno para cargarse la vitrina y arramplar con la deseada mercancía? ¿Tampoco entiende que aquel dicho de “el buen paño en el arca se vende”, que primaba en su juventud como un principio, ha pasado a la historia? ¿Y que aquel otro de “van como van y pasa lo que pasa”, dicho que también funcionaba como principio en su años mozos, puede llegar a ser muy injusto?

   Con todos los perdones, no me queda más remedio que dirigir una corrección fraterna, de las de verdad, al actual arzobispo de Lima, ya que, no parece propio del “cargo y posición que ocupa” que, ante ese trágico caso de las jóvenes violadas, su reacción haya sido similar a la del burdo protagonista del “caso de los solomillos”.

Isabel de Armas


Publicado el Lunes, 08 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: De tal palo tal astilla: de Escrivá a Cipriani.- Josef Knecht

090. Espiritualidad y ascética
Josef Knecht :

Las recientes y polémicas declaraciones del cardenal Cipriani acerca del atuendo provocativo de algunas mujeres, que, según él, motiva a los hombres a violarlas, están en plena consonancia con la moral sexual que se enseña y se intenta practicar en el Opus. Las declaraciones de Cipriani, que, como es sabido, es numerario de la Obra de Escrivá, me han recordado las aún más desafortunadas palabras del prelado personal del Opus, Javier Echevarría, pronunciadas ante un grupo numeroso de sicilianos en la ciudad de Catania el 9 de abril de 1997: El noventa por ciento de los discapacitados son hijos de padres que no han mantenido la pureza antes del matrimonio (ver Diogneto, 14.06.2006). Los dos obispos tienen en común no sólo la visión escrivariana de la sexualidad, sino también el hecho de que no saben en qué época viven ni en qué mundo están.

 

También se constata que los miembros fieles (o fanáticos) del Opus, como es Cipriani, no aprenden de los errores cometidos por sus superiores ni rectifican el rumbo. Del craso error cometido por Echevarría en 1997 ya podrían haber aprendido sus hijos la lección de no repetirlo, pero no es así, porque en 2016 Cipriani ha vuelto a incurrir en una metedura de pata del mismo tenor. Por algo será: “de tal palo tal astilla”, esto es, de Escrivá, pasando por Echevarría, a Cipriani.

 

Josef Knecht


Publicado el Viernes, 05 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Discernimiento.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

La ideología es pasar por encima del discernimiento (qué me alegra, qué me da paz, que me ayuda, qué siento ante esto o lo otro, qué puedo hacer ahora?) Por encima de esta conexión entre lo natural y lo sobrenatural se pone el ideal ascético (hay que estar alegres, eres un triste santo, hay que dar una imagen como cristiano) y la imagen rompe a la gente y su psicología, porque no se corresponde con la realidad (que estás machacado de tantas virtudes y ningún alivio divino ni humano, solo gente a tu alrededor que con una sonrisa postiza te dice que “tienes que luchar más”).

A esa violación de la conexión natural-sobrenatural se le llama “esforzarse” por ser buen cristiano; lo único que importa para san Josemaría es ese esforzarse, independientemente de por qué haya que esforzarse (en teoría por amor y por ser “santos”, santidad que no parece tener en cuenta para nada la misión que puedas tener en la vida), y haciendo qué. ¿Dónde dice Jesús “esforzaos por ser virtuosos”? Jesús nos habla en parábolas para que entendamos a la luz de la fe lo que estamos viviendo en cada situación, y qué puede ser mejor criterio para llevarla a cabo. No nos plantea un programa ascético de virtudes y normas para seguirle, más bien una invitación a ir por donde vaya Él, sin saber muy bien por dónde va, es decir, un poco a ciegas, pero con la certeza de que Él nos acompaña.

Sin embargo el opus pretende poder dictaminar de antemano en qué consiste el “camino” por el que Dios nos quiera llevar, y hacerlo consistir en puro esfuerzo titánico sin discernimiento, en pura perfección humana, sin criterios divinos y sin discernimiento. Y en ningún lugar se habla de la misión de cada uno o lo que Dios nos tenga asignado. Solo el programa ascético, la receta general, que nadie acaba por cumplir porque nunca es suficiente.

Entregado


Publicado el Viernes, 05 agosto 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Lo que no aprendí en el colegio.- Mijael

090. Espiritualidad y ascética
Mijael :

Queridísima Gus, te escribo hoy con el permiso del autor de este artículo cuyo link te dejo por si tienes a bien publicar.

Emevé

 

Lo que no aprendí en el colegio
Autor: Mijael Garrido Lecca

 

Publicado en Altavoz Perú

Nos enseñaron a admirar la virginidad, a condenar al sexo y a reducirlo a un acto necesario -por encima de todo- para reproducirnos. Nos dijeron que ser homosexual era una enfermedad. Nos dijeron que los condones no te protegen del VIH...

En diciembre se cumplirán once años desde que me gradué del Colegio Alpamayo. Si bien el décimo primer aniversario del egreso de cualquier lugar no es una fecha que se celebre con especial rigor, este es -para mí- un momento importante. En diciembre habré pasado fuera del colegio tantos años como estuve en él. Muchas de las cosas que aprendí en esa época dibujan el contorno de quién soy como persona y varias de las más entrañables amistades que me acompañan están enraizadas en esos años que viví.

Mi colegio es del Opus Dei, una prelatura de la Iglesia Católica que hace labor activa en muchos países, además del nuestro. Y si bien en el colegio aprendí cosas esenciales, me ha tomado casi una década arrancar de mi ser varias otras cosas que también me fueron enseñadas. Desaprender me ha costado mucho más que aprender. Es que en mi colegio aprendí también a odiar a los débiles y a despreciar a los diferentes. Aprendí a ser un hombre que no se parece en nada a ese que pienso en que quiero ser cuando me acuesto.

No voy a caer en eso que tanto aborrezco de muchos de quienes me educaron: no voy a construir un mundo maniqueo de buenos y malos. De ellos y nosotros. De puros y caídos. En mi colegio y en el Opus Dei, he conocido a personas formidables. Con una dedicación a la lucha por sus principios que admiro y con una fe que, a diferencia de la mía, supo soportar los embates del tiempo. Pero también he conocido a personas llenas de oscuridad: ínfimos hombrecitos que proyectaron sus inseguridades en generaciones enteras de niños inocentes.

En mi colegio no eran bienvenidos los hijos de divorciados. Nos enseñaron que el único método anticonceptivo eficiente era la abstinencia. Nos enseñaron a admirar la virginidad, a condenar al sexo y a reducirlo a un acto necesario -por encima de todo- para reproducirnos. Nos dijeron que ser homosexual era una enfermedad. Nos dijeron que los condones no te protegen del VIH. Nos explicaron que en la guerra civil española, los comunistas quemaban Iglesias. Nunca nos dijeron que los fascistas no eran precisamente pacifistas.

En mi colegio me dijeron que había preguntas que un “chico Alpamayo” no debía hacerse. ¿Y por qué eran los cabros tan malas personas? ¿Cómo es eso de que puedes pensar lo que quieras, pero si piensas distinto te quemarás en el fuego eterno del infierno? Si una mujer aborta, ¿no necesita amor en lugar de insultos? ¿Cómo es eso de que los niños que no se han bautizado no pueden ir al cielo? ¿Por qué solo nos hablan de todas las enfermedades que se pueden transmitir a través del sexo y no nos dicen que, además, hay orgasmos?

En mi colegio aprendí a usar el insulto contra los que pensaban distinto a mí -cuando no pensaba- y aprendí a inflarme con un aire de superioridad moral construido por un espíritu de cuerpo que iba tomando forma cada día, con un Ave María a cada hora, un Angelus al mediodía y un Padre Nuestro a las 3:30 de la tarde por once años. Dejé, por años, que mi individualidad se licúe entre un amasijo de culpas y dogmas. Aprendí a amar a mi prójimo solo cuando mi prójimo era igual a mí. En mi colegio aprendí a odiar las diferencias.

Es infame que las mentes vírgenes de cientos de niños sean instruidas de manera soterrada e inadvertida en una forma tan reducida de ver el mundo. Porque en mi colegio había niños artistas y niños gays. En mi colegio había niños distintos. Niños que cargan, porque hoy son hombres y los conozco, con dolores irrenunciables e infinitamente más grandes que lo que yo pude haber sentido. A esos niños les cortaron las alas. Y no creo que haya acto más vil que romper con la esencia de una persona cuando no puede defenderse.

Naturalmente, viví momentos de felicidad incalculable y forjé amistades sin límites de lealtad. La verdad es que de educación sé poco -o nada- y estoy seguro de que habrá personas que por el Alpamayo pasaron que crean que estoy equivocado. Es que la del Alpamayo es una gran educación, salvo que seas diferente. ¿Qué pasará con esos niños que sienten culpa por mirar piernas también, pero no las de una chica? ¿Qué pasará con esos poetas que nunca lo serán porque abortaron su luz en nombre de un Dios ajeno?

Cada familia es libre de inscribir a sus hijos en el colegio que prefiera. Y si cuando mi chica y yo tengamos hijos ellos me piden ir a la Iglesia y conocer a ese Dios, me sentaré en la primera fila de alguna capilla. Repetiré las letanías que sé mejor que las tablas de multiplicar y los dejaré elegir. Pero nunca, jamás, los dejaré en manos de personas que los obliguen a ser distintos a lo que sus espíritus les dicten. Nunca matricularía a mis hijos en el Alpamayo. En ese lugar nunca trataron de enseñarme la lección más importante: a ser feliz.

Conozco a decenas que cargan con lo mismo que yo y con pena asumo que no conozco a cientos más. A todos ellos les digo: rompan con esas cadenas si no son suyas. Nada ni nadie puede decirles cómo vivir. Fue Jesús, ese hombre cuyas palabras se usan tanto, el que dijo que amen a los demás como a uno mismo. Fue Jesús el que rescato a María Magdalena de las piedras del juicio de los demás. ¿Cómo llegas de eso a decir que el prójimo distinto es un enfermo? Hay que romper con eso, con amor. Eso es todo: amen (sin tilde).


Publicado el Viernes, 22 julio 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Un peculiar antecedente de la Obra de Dios.- Pinsapo

090. Espiritualidad y ascética
pinsapo :

UN PECULIAR ANTECEDENTE DE LA OBRA DE DIOS

Guión

I.- El primer eslabón de los Institutos Seculares.-

1.1.- EL ESPLENDOR DE LA ESCUELA DE CRISTO.

1.2.- INSTITUCIÓN TRANSVERSAL, SELECTA Y ESCONDIDA.

1.3.- RELEVANCIA DEL PLAN DE VIDA.-

II.- Meditaciones a oscuras y Enmendatio.-

2.1.- EJERCICIOS PIADOSOS EN LA ESCUELA DE CRISTO.-

2.2.- NOVÍSIMOS, SUFRAGIOS E INDULGENCIAS.

III.- Confluencia Escuela-Obra de Dios a inicios del Siglo XX.

3.1.- RESTAURACION EN SEVILLA POR SANCHEZ CASTAÑER.

3.2.- EL INFLUJO DE MONS. GARCIA LAHIGERA.

3.3.- LA ESCUELA DE CRISTO Y SAN JOSE MARÍA ESCRIVÁ.

IV.- La Escuela de Sevilla y visita de Escrivá en 1938.

 

Capitulo 1º: El primer eslabón de los Institutos Seculares 

         Cada día por la mañana ordenarán y harán dirección de todas sus acciones, pensamientos, palabras y obras a la mayor gloria de nuestro Señor y mayor servicio suyo pidiéndole gracia para obrarlo todo de manera que sea agradable a sus Divinos ojos; tendrán oración mental el más largo espacio que pueda cada uno. Oirán Misa con la atención y reverencia. Procurarán tener más continua presencia de Dios que le sea posible, y muy presente el Misterio o punto de la mediación de esa semana, y su jaculatoria o consideración en que más sentimiento les haya dado Nuestro Señor en la Oración. Leerán libros devotos, vidas de santos y otros libros espirituales, de los cuales tendrá elegido el que más le mueve. A la noche harán examen de conciencia antes de acostarse, con mucho dolor de las faltas en que hubieren caído aquel día, y propósito muy eficaz de la enmienda. Cada semana comulgarán al menos una vez en lo que se gobernarán por el parecer de sus confesores y padres espirituales, visitarán a los pobres de los Hospitales.” (CAPITULO 14º de las Constituciones de la Santa Escuela de Cristo, aprobadas en 1.656)...


Publicado el Miércoles, 22 junio 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Perfeccionismo y virtudes humanas.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

El fin del cristiano en la tierra es dar “gloria a Dios”, y esto lo hacemos incluso al beber un zumo de naranja y alegrarnos de ello. Me pregunto si en esto coincide con el “para mayor gloria y alabanza de Dios nuestro Señor” de san Ignacio, que se lleva a cabo mediante el “amar y servir”. El problema según lo vengo entendiendo es que en el Opus la gloria de Dios tiene el centro en mí, “con mi trabajo bien hecho doy gloria a Dios” (¿y el que no puede hacer un trabajo bien hecho?).

EL trabajo bien hecho se entiende en un modelo aristotélico de perfección: lo perfecto es lo acabado, lo limitado, lo que se puede entender humanamente como perfecto. Se supone que lo quieres hacer así “por amor”, ahí queda el discernimiento. Lo hago así (bien hecho, delimitado) por amor (intención ética ascética). Como amo a Dios lo voy a intentar hacer bien para darle gloria (un esquema de obras por lo tanto). ¿Qué hay del afán de servir porque aquél al que sirvas merece ser servido?

En el opus te estás mirando a ti mismo de reojo constantemente… ¿Y qué es un trabajo bien hecho? ¿Cuánto amor he puesto en mi trabajo si su fin no está en las personas a las que voy a servir con él, sino en que “yo lo haya hecho bien”? (Porque eso es la santificación del trabajo en el Opus). ¿Quién o qué da la medida de mi amor a los demás en mi trabajo? ¿Un criterio humano de perfección (aristotélico)? Lo peor de este esquema es que afirma categóricamente que lo perfecto según un ideal humano (aristotélico) es lo perfecto a los ojos de Dios. Y ¿qué queda de esa perfección humana en Cristo crucificado? ¿Cómo afirmar, como decía san Josemaría, que Cristo “probablemente hacía un trabajo “humanamente perfecto” y que tenemos que imitarle en esto? ¿Es esta actitud exterior que hay que imitar, estos resultados externos que se pueden medir por criterios humanos? ¿Quién dice que el amor de Dios tiene que manifestarse en virtudes humanas o auto-perfeccionamieto ético?

Si Cristo se hubiera dedicado a “perfeccionarse a sí mismo” (con virtudes humanas infinitas), probablemente habría dejado de lado su misión y se habría dedicado a mirarse en el espejo haciendo examen de conciencia diario, “¿qué virtudes me faltan?”. La gloria de Dios es Cristo crucificado, y en Él en la cruz no hay (humanamente) “hermosura” como dicen los profetas. No es la hermosura humana, la perfección como la entendería un aristotélico, lo que se ve en la cruz. Los griegos desechan a san Pablo por predicar a Cristo crucificado (necedad para los griegos). Buscar la perfección aristotélica, probablemente es al contrario “necedad para Dios”, o a lo sumo una “buena intención” que pone sus energías donde no debe…

El amor es un don de Dios... el amor que "pongas" en tu trabajo no se medirá por cómo lo hagas de bien, sino por lo abierto que estés a transmitir el amor de Dios a través suyo.

Entregado 


Publicado el Lunes, 20 junio 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Las notas y el afecto condicionado.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

Que sacara buenas notas en la mayoría de las asignaturas en mi segundo curso, al entrar en el Opus, era lo que para mí tenía que ser un indicativo de estar en el “buen camino”, y como una prueba a mi familia de que estaba haciendo lo que Dios quería. También era un intento de hacer que mis superiores estuvieran contentos conmigo, y de hecho en la charla me lo hacían resaltar (“muy bien, has sacado buenas notas”).

El efecto que produjo en mí no era del todo positivo sin embargo, pues la misma persona que me había amenazado con sacarme de allí si no luchaba era la que me decía que ahora estaba contento, o sea el afecto era condicionado. Y al mismo tiempo me doy cuenta de que ni él ni yo podíamos estar contentos de verdad con esas notas, pues no decían nada de mí realmente, nada más que era mi forma de demandar un poco de amor de esas personas y aceptación de mi persona. No reflejaban el amor incondicional de Dios, solo un criterio humano de medir la santidad por obras externas.

Esas notas, no pasaban de ser un reflejo de que se habían dado las condiciones suficientes para que yo estudiara y me concentrara, nada más, no decían nada de mí o de mi santidad. Pero como santificar el trabajo era en parte sacar buenas notas, yo tenía que verlo como un buen índice que mostrar a mi familia con un cierto orgullo mezcla de fariseísmo con orgullo natural, no sé bien. Y mi madre me reprochó que no TODAS las notas fueran buenas, lo cual daba fundamento a un desaliento, de que a pesar de haber sacado una matrícula, mi madre se quejara de que alguna asignatura no estuviera igual de bien. Yo sé que ella quiere lo mejor para mí, pero debe serle difícil vivir con ese perfeccionismo… (Ella es supernumeraria)

Entregado


Publicado el Lunes, 16 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: La burbuja del integrismo opusiano.- ramana

090. Espiritualidad y ascética
ramana :

(A la memoria de Raimon Panikkar)

La fe es una condición del psiquismo humano lo suficientemente compleja como para no frivolizar sobre tamaño tema. Recordemos, de hecho, que en la antropología religiosa se diferencian tres estadios de vinculación con las realidades sobrenaturales, o mejor, transracionales (Ken Wilber, Panikkar): la creencia, la fe y la experiencia. Si la primera dice razón de sumisión acrítica y prerracional, basada en herencias culturales (los padres, la tribu), miedos o emocionalismos infantiles, la experiencia religiosa apela al encuentro no dual, al unimismarse con el objeto de la busca, eso que en todas las tradiciones místicas se llama iluminación, despertar de la conciencia o matrimonio espiritual (Taulero, Teresa de Jesús). En medio queda la fe, que apela a la confianza. La fe no es una creencia ciega e irracional, sino esa confianza, sostenida por un anhelo profundo y una intuición clara, de que al otro lado del recodo, ahora invisible por las revueltas del ascenso, está la cima del monte.

He escrito alguna vez que, en general, la gente del Opus no tiene fe y, si la tiene, no la vive, no la manifiesta, no la trasmite, jamás hablan espontáneamente de su vida interior, de sus anhelos, de su experiencia religiosa e íntima, solo sale de ellos como un acartonamiento envarado; es algo que siempre me ha inquietado: uno habla, y con pasión, de lo que vive, de lo que ama, ellos no, de hecho, cuando “hacen apostolado”, lo llevan todo al terreno de la moral y las costumbres (sobre todo en el ámbito de la moral sexual y familiar), cuando no directamente al de la política en su vertiente más reaccionaria y derechista que, imagino, solapan o confunden con el magisterio y su doctrina. Con este Papa, me malicio, se les habrán cruzado varios cables a ese respecto.

El Opus, muy claramente, ha sustituido la fe por la piedad, la verdadera experiencia religiosa (que nace del amor y del silencio) por un infantil y muy pelagiano acopio de “méritos”, basados casi exclusivamente en las múltiples prácticas acumuladas día a día, sancionado por la obediencia ciega al dictamen de los superiores, obediencia, en última instancia, que apela a un castrador apego a la figura omnipotente y sacrosanta del Padre. Esa mentalidad, en el fondo tan poco cristiana, arrastra a la institución y sus miembros casi necesariamente a un integrismo, ya denunciado por Von Balthasar hace medio siglo.

La eficacia del discurso opusiano de los primeros tiempos es suplantada luego, necesariamente, por un dogmatismo que sustituye y pervierte la coherencia fundacional (si la hubo). Ese integrismo se ve abocado, para sobrevivir, a propiciar la manipulación de los súbditos y la concentración burocrática del poder. En ese submundo oclusivo y cada vez más asfixiante, la incongruencia será, paradójicamente, la base de su fortaleza. Y es que existe un placer mórbido que impulsa a algunas personas a regodearse en la falla que termina surgiendo entre la teoría de aquello que profesan: ser cristianos en medio del mundo que, con su trabajo en la sociedad, apuestan por santificarse y transformarlo en pos del bien común, y su práctica: una vida recelosa y neurótica de continua simulación en que la experiencia de fe y el amor a los demás se ha sustituido por una piedad narcisista y egocentrada, lo cual fomenta un infantilismo y una incapacidad para la vida en sociedad que, a lo que parece, es bien visto por los directores de la Cosa.

Esa burbuja creciente, surgida de la grieta enorme entre la teoría y la práctica, provoca dos cosas: hacia atrás, una neurosis obsesiva de pseudoperfección que les lleva a reescribir constantemente la historia; y hacia delante, una huida megalomaniaca consistente en grandes proyectos institucionales de cara a la galería: canonizaciones exprés, propiciar que el Padre sea Doctor de la Iglesia (¿¿¿equiparable a Teresa de Jesús!!!), edificios y fundaciones (Saxum, etc.). Si el sueño de la razón produjo monstruos, el delirio baturro ha parido un ratón enfermo que se ha ido hinchando, como el sapo de la fábula. Que cuando reviente no nos pille cerca y a todos ellos confesados.

ramana


Publicado el Lunes, 16 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Discernimiento y santidad moral.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

La falta de discernimiento en el Opus me parece un salto inmoral por encima de lo natural, una violación de la naturaleza que se hace en el Opus con el pretexto del servicio, que pasa por encima de todos los pasos naturales y acaba siendo humillante para el que quiere ponerse a disposición de Dios. Solamente le dan estas recetas de ideales éticos sin tener en cuenta la naturaleza ni las personas que hay detrás.

El matrimonio mismo, sin discernimiento, solo porque no se puede vivir el celibato, me parece una violación de la naturaleza si no se intenta en algo conocer a la otra persona y discernir si podría o no haber un futuro conjunto en el matrimonio, los afectos, creencias, valores, gustos, de la otra persona. Y lo que vale para el matrimonio vale igual para el apostolado…

El ideal del servicio sin tener en cuenta la base natural de a quién se sirve y quién sirve, no es sino una violación humillante tanto para el que la lleva a cabo como para el que la recibe, sobre todo si se reduce a un acercamiento externo a los sacramentos, sin interioridad alguna…

Que el servicio inicial sea limpiar el mundo de su suciedad moral o a la iglesia de sus faltas morales, se puede parecer a una futura esposa, que en vez de intentar conocer a su futuro marido, sus gustos, historia personal, etc, se dedica a intentar limpiarle la suciedad entre los dedos de los pies. Si la moral es lo que determina quién es bueno y quién no, lo que hay que hacer es limpiar el mundo de su corrupción moral, pero dicha corrupción realmente no es más que la suciedad entre los dedos de los pies para Dios, al menos entre los cristianos. Con lo cual se queda en un servicio muy endeble al mundo y a la iglesia, al no reconocer más que la pequeña suciedad moral de sus fieles e intentar quitársela a toda costa con el pretexto del servicio y el ideal ascético de la santidad moral.

Entregado


Publicado el Miércoles, 11 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Ortodoxia.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

Había sido un "depravado" en mi adolescencia, (realmente tenía un problema psicológico que no supe tratar) y me gustaba teñir al máximo mis relatos de ella como lo más abominable, así se podía ver que yo constituía un ejemplo de una persona que se pudiera convertir “ascéticamente” y “a golpe de voluntad”, como una existencia que explicara por sí misma la grandeza de Dios, pero no por una conversión real, sino por un acto de voluntad, una decisión, de dejar de ser un “depravado” y dar una imagen totalmente nueva de mí mismo.

Imagen que nunca llegaba a cumplirse, porque mi “nueva imagen” era farisaica, de obras exteriores y falta de alegría (estaba a menudo triste, por la ausencia de mi familia, porque no me entendieran que tenía que dar un giro radical a mi vida –había sido tan depravado a mis ojos que no podía aceptarse una conversión cualquiera, no bastaba con confesarse y ya, tenía que tener la experiencia subjetiva de “estar limpio, no ser impuro, ser moralmente ejemplar… ser santo”.

No podían darse medias tintas conmigo. Con una muerte en la familia Dios me había puesto claro que no podía seguir así, (me estaba culpabilizando de ello: mis pecados quizá habían atraído la muerte de esta persona) y que solo un cambio radical permitiría que yo “me redimiera” a los ojos del mundo y sobre todo a los míos propios-. La fórmula la tenía delante de los ojos con las personas que habían “facilitado este cambio”. Personas ejemplares exteriormente, de buenos sentimientos, pero con un secreto que yo tenía que descubrir y hacer propio, el de su “santidad”, entendida como cortesía, sonrisa en la boca, trato amable.. destinado a que tú “si Dios quiere” entraras en el Opus, y si no, “algo bueno te llevarías” de ir a un círculo, o a una meditación, de que te dieran “formación” al estilo más ortodoxo posible, pero siempre con miras a que fueras “apostólico”.

No había excusa para no serlo, y no serlo eran “respetos humanos” –cosa que ahora entiendo más bien como respeto a la humanidad, a la forma de ser de cada uno y a no hacer violencia al Espíritu santo-. Pero esto se obviaba; todos estábamos llamados a la santidad y todos por lo tanto estaban “potencialmente” llamados al opus Dei, sin ningún recurso al discernimiento interior: es la nueva etapa de los laicos en el mundo, santificar el trabajo de todos, como mensaje de la Iglesia en el siglo XX, como lo más actual teológicamente, una respuesta del cielo a los tiempos que corren, y una auténtica bendición para la humanidad.

Pero como este pensamiento (el opus es de Dios) no se ponía en entredicho, tampoco sus “frutos” ni su teología, ni las disposiciones, rutinas de las personas que lo conforman… Ser santo es cultivar todas las virtudes de forma heroica, atraer al mundo a Dios con el buen ejemplo moral (bonus odor Cristi), la profesionalidad en el trabajo –sacar buenas notas-, convertir a los intelectuales de la sociedad (para que esta se vaya convirtiendo “ideológicamente” desde “las cumbres”, como decía el fundador san Josemaría…). El Opus busca a rajatabla “estar teológicamente en la ortodoxia”, independientemente de en qué consiste la ortodoxia…

Entregado


Publicado el Lunes, 09 mayo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Perseverancia.- Entregado

090. Espiritualidad y ascética
Entregado :

Otra idea era la de la “perseverancia”. Se interpretaba como perseverancia en el opus dei, seguir luchando cada día, nunca dejar de luchar “el que deja de luchar ya ha caído” era una de las ideas de Balaguer, y luchar para mí era cumplir mejor las normas, traer más chicos al centro hacer que se confiesen, rezar más jaculatorias y rosarios compulsivamente… Estudiar más, sacar mejores notas, invitar a más gente… nada del amor, lo único que se entendía por amor era una consecuencia ética (si quieres a esa persona, quieres su bien, y su bien es que se confiese y vaya a misa y así se salve, y si “tiene vocación” aún mejor).

No sé si mi perseverancia yendo a misa los domingos a día de hoy se basa en este miedo al pecado aunque ya he pasado muchos domingos en los que por razones médicas no he ido, y me he quedado con la conciencia tranquila… Pero es parte de un todo: el miedo a pecar, a separarme del opus y la “doctrina recta” (esto también lo estoy superando al menos en teoría con ideas de otros autores), separarme de la iglesia, separarme de la gracia de Dios… Todos mis "deberías" se basan en estos miedos y en no defraudar y que piensen bien de mí que, junto con mi sensibilidad y mi etapa en el opus, hacen una olla a presión de mi personalidad.

El miedo de que todo ha sido falso, no ha habido una sola gracia ni consolación en el opus, solo ideas teóricas sobre como acercarse a Dios por medio de esfuerzos titánicos que no llevan a ninguna parte. Solo una pertenencia nominal a Dios que en la realidad no era tal, solo un sacramentalismo sin discernimiento del corazón.

Entregado

P.D.

Soy un ex-numerario que necesito tener contactos con los que poder airear mi tiempo en la obra y hablar de experiencias comunes. Para cualquier cosa, podéis escribirme aquí, gracias tranquilo2000@yahoo.com


Publicado el Viernes, 22 abril 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Contemplativo en la acción.- Josef Knecht

090. Espiritualidad y ascética
Josef Knecht :

A la pregunta erudita formulada por Curial (21.03.2016) se puede responder que el jesuita y sacerdote mallorquín Jerónimo Nadal (1507-1580) calificó en una de sus obras, In Examen Annotationes (1557), a Ignacio de Loyola (1491-1556) de “contemplativo en la acción”: “simul in actione contemplativus” (cfr. MNad V [81] 162). He encontrado esta referencia en un artículo publicado en Internet: Julia Violero, “Contemplativos en la acción”, en Ignaziana 7 (2009) 29-96.

Que Sanjosemaría Escrivá admiraba a san Ignacio de Loyola y a san Francisco Javier se desprende de los aforismos 11, 402, 470, 474, 798 y 931 de Camino (1939), en que presenta a estos fundadores de la Compañía de Jesús como modelos de santidad. Sobre la importante influencia de la espiritualidad jesuítica en Escrivá y en la actuación del Opus en su período fundacional, es decir, en la España franquista, se puede encontrar una buena explicación en el libro de Isabel de Armas, Josemaría Escrivá y Pedro Arrupe: cara y cruz ¿de una misma Iglesia?, iepala, Madrid 2008, sobre todo en las páginas 327-330.

La pregunta de Curial ha sido muy acertada. Cuando estábamos en el Opus, los gerifaltes de la institución nos presentaban al fundador como un pensador tremendamente original en sus aportaciones a la espiritualidad cristiana. Sobre la base de este falso prejuicio, se entiende que Curial suponga que en el siglo XVI los vocablos “acción” y “contemplación” eran impropios o anacrónicos de aquella época, como si Escrivá los hubiera puesto sobre la mesa en el siglo XX por primera vez. Y no es así. La relación entre vida activa y vida contemplativa, representadas por las figuras bíblicas de las hermanas Marta y María (Lc 10,38-42), es en la historia del cristianismo más vieja que la tos; es un tema clásico y recurrente en todas las épocas.

Hacia el año 400, san Agustín de Hipona compuso una obra, De opere monachorum (Sobre el trabajo de los monjes), en que ofrecía explicaciones de orden teológico y práctico sobre cómo se debían compaginar en un monasterio la contemplación y el trabajo manual, para lo que se fundamentó en los textos bíblicos de 2Tes 3,6-12 y Mt 6,26-28 que a primera vista parecían contradecirse. Agustín fue así uno de los precedentes de la conocida sentencia “ora et labora” que en el siglo VI formularía san Benito de Nursia en su Regla monacal. Pues bien, recuerdo que, en los años en que pertenecí al Opus, los directores de la institución (entonces instituto secular y, más tarde, prelatura personal) y los profesores de teología del Studium Generale nos enseñaban que monseñor Escrivá era equiparable, en la historia de la espiritualidad cristiana, a la grandeza de san Benito por la siguiente razón o, más bien, contraposición. San Benito (siglo VI) representa la cima de la espiritualidad monacal, consistente en el abandono del mundo para dedicarse en el retiro del monasterio a la contemplación, mientras que Sanjosemaría (siglo XX) es la cima de la espiritualidad laical, consistente en la permanencia en el mundo de un cristiano que en su vida activa o trabajo profesional desarrolla también una intensa vida contemplativa. Este montaje es una falacia de autobombo institucional que no se sustenta desde ningún punto de vista, ni teológico, ni histórico.

Sin embargo, los prejuicios que nos inculcaron los directores del Opus todavía causan mella en nuestro ánimo a pesar de haber abandonado la institución hace años, hasta el punto de que una persona buena y sencilla como Curial formule con toda naturalidad (y con todo desconocimiento, provocado por las manipulaciones ideológicas de los directores del Opus que deforman grotescamente la historia de la espiritualidad) su pregunta basada en el comentario de que “los vocablos ‘contemplativo y ‘acción’ no me parecen palabras del siglo XVI”. La página web Opuslibros viene muy bien para deshacer este tipo de entuertos y para advertirnos de que monseñor Escrivá no fue nada original en sus lecciones de espiritualidad.

Aprovecho para desear una feliz Pascua a Agustina y a los lectores de Opuslibros.

Josef Knecht


Publicado el Miércoles, 23 marzo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Simul in actione contemplativus. Contemplativos en la acción.- Ruta

090. Espiritualidad y ascética
Ruta :

Quiero agradecerle a Curial su artículo: “Doctrina ignaciana”, publicado el 21 de marzo, en el que pregunta sobre la expresión “contemplativos en la acción” que A. Plaza atribuyó a San Ignacio en su artículo “Dime de qué presumes”.

Dicho lo anterior y excusándome de antemano por mi atrevimiento con respecto a lo que voy a escribir con absoluta libertad, manifestar que Doctores tiene y ha tenido la Compañía de Jesús y el Opus Dei para comentar la expresión Contemplativos en la acción según el espíritu Ignaciano; y contemplativos en medio del mundo según el espíritu del Opus Dei.

Nada más lejos de mi intención que polemizar sobre quien copio a quien, tal vez porque esas discusiones equivaldrían a discutir sobre quien dijo primero “…como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden…” El primero que lo dijo fue Jesucristo y los que lo han dicho después lo han copiado. Espero que se entienda el espíritu del ejemplo.

Pajareando por internet e intentando buscar un poco de  luz sobre la cuestión he hallado este artículo: Contemplativos en la acción. Dejarse conducir hacia la integración espiritual. Autora  Julio Violero. r p

En este estudio explica el origen de la expresión “Simul in actione contemplativus” Contemplativos en la acción. Que como explica detalladamente su autora la frase es del jesuita Jerónimo Nadal.  (1507-1580).

La fórmula se encuentra en los escritos de Nadal en sus In Examen Annotationes (1557), Cf. MNad V [81] 162, donde “recuerda, entre los elementos propios de la vida religiosa, el de la oración (...) y trata de los Ejercicios ignacianos con que la Compañía ejercita y forma a los suyos. Esto le da ocasión de tratar de la oración de San Ignacio, de su contemplación trinitaria y de su vida contemplativa en la acción”

Quiero añadir que Jerónimo Nadal (1507-1580). Fue uno de los primeros jesuitas y como íntimo conocedor de San Ignacio (1491-1556) por la estrecha relación que mantuvieron durante muchos años en la dirección de la Compañía de Jesús, a la muerte de San Ignacio recayó sobre él, que el espíritu de san Ignacio fuera trasmitido en la Compañía de Jesús, con la máxima fidelidad a los nuevos jesuitas.

La autora en el artículo “Contemplativos en la acción”, manifiesta que en la vida de la Iglesia solo hay un puchero cuyos ingredientes son la acción y la contemplación.

Como decía san Josemaría, él solo tenía un puchero y de ahí daba a sus hijos lo que necesitaban unos una patata, otros un trozo de carne otros un poco de caldo, otros caviar,  todos tomaban del mismo puchero, una veces acción y otras contemplación.

Jerónimo Nadal explicaba que el paradigma en el Jesuita, era la síntesis de la contemplación en la acción; y esta síntesis espiritual se tenía que dar en los jesuitas profesos, que encarnaban el ideal de hombres contemplativos y activos y eran los encargados de dar y trasmitir  a los demás según sus necesidades y capacidades  espirituales, vida contemplativa y vida activa.

Esta misión seria equiparable a la de los sacerdotes numerarios del Opus Dei, que son el ideal de contemplativos en medio del mundo, y también tiene la obligación de repartir acción y contemplación del puchero de San Josemaría al resto de miembros del Opus Dei, así a los numerarios se intentaría repartir más contemplación y a los supernumerarios más acción.

Otra cosa que me ha llamado la atención después de leer el artículo es la equiparación que podríamos hacer por un lado entre Jerónimo Nadal y San Ignacio, y por otro lado, entre San Josemaría y el Beato Álvaro del Portillo.

Jerónimo Nadal fue el encargado de sentar las bases para la trasmisión del espíritu de San Ignacio tras la muerte de San Ignacio; y el Beato Álvaro fue el encargado de  trasmitir el espíritu del Opus Dei tras la muerte de San Josemaría.

También me ha llamado la atención el paralelismo en lo siguiente: San Ignacio al principio trató blandamente al mallorquín Jerónimo Nadal para con el paso de los años ser muy exigente con él y San Ignacio le exigía  muchísimo y le daba duras reprimendas sobre cuál era el verdadero espíritu de los Jesuitas, cómo se había de vivir y lo que se había de evitar..

San Josemaría y El Opus Dei con sus miembros hacen lo mismo; al principio los trata suave y blandamente y cuando ya tiene a los miembros amarrados emocionalmente, les hecha reprimendas monumentales sobre el espíritu de contemplativos en medio del mundo  de San Josemaría. Los famosos puritos de San Josemaría, trasmitidos fidelísimamente de padres a hijos.

Dios nos cuide

Ruta de Aragón.


Publicado el Miércoles, 23 marzo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Recordando un texto de Teilhard.- Ottokar

090. Espiritualidad y ascética
ottokar :

Sobre la cuestión suscitada por el escrito de Josef Knecht sobre la película del Padre Poveda y los comentarios sobre los precedentes de la espiritualidad laical anteriores a Escrivá realizados por A. Plaza y Curial, quiero recordar el artículo que publiqué en Opuslibros hace varios años titulado "La santificación del trabajo. Un texto de Teilhard" (25-9-2006). Si bien Teilhard era jesuita, no tengo capacidad para decir hasta qué punto las ideas del texto que transcribí en el artículo puedan calificarse de "ignacianas" como indica Curial, pero lo que sí es claro es que en 1927, un año antes de que José María Escriba "viera" el Opus Dei, y varias décadas antes de que pronunciara la homilía "Amar al mundo apasionadamente", Teilhard decía cosas como esta:

"En la Iglesia vemos toda clase de agrupaciones, cuyos miembros se aplican a la práctica perfecta de tal o cual virtud particular: misericordia, desasimiento, esplendor, ritual, misión, contemplación. ¿Por qué no ha de haber también hombres entregados a la obra de dar, con su vida, el ejemplo de la santificación general del esfuerzo humano? ¿Hombres cuyo ideal religioso común fuera explicitar consciente y completamente las posibilidades o las exigencias divinas que encierra cualquier ocupación terrestre? En una palabra, ¿hombres que en el campo del pensamiento, del arte, de la industria, del comercio, de la política, etc., se entregasen a realizar, con el sublime espíritu que exigen, las obras fundamentales que son la armazón misma de la sociedad humana?"

El texto completo es corto, página y media, pero es muy jugoso. Podéis leerlo aquí.

Saludos,

Ottokar


Publicado el Miércoles, 23 marzo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Doctrina ignaciana.- curial

090. Espiritualidad y ascética
curial :

No dudo que Ignacio de Loyola haya podido defender la doctrina de ser contemplativos en la acción, pero convendría concretar la fuente. Lo digo porque los vocablos "contemplativo" y "acción" no me parecen palabras del siglo XVI. Ahora bien, el entrecomillado, que les pone A. Plaza, da a entender que son palabras literales. Lejos de querer ser hipercrítico, me interesaría saber cúal es la fórmula ignaciana "ad litteram", si es diferente de la recogida.

curial


Publicado el Lunes, 21 marzo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Película sobre el padre Pedro Poveda.- Josef Knecht

090. Espiritualidad y ascética
Josef Knecht :

Se está proyectando en salas cinematográficas españolas una película sobre la vida de san Pedro Poveda, dirigida por Pablo Romero y estrenada el 4 de marzo de 2016. El filme se centra en las actividades sacerdotales del padre Poveda (1874-1936), fundador de la Institución Teresiana en 1911, y de la labor de Josefa Segovia (1891-1957), primera directora de la Institución Teresiana desde 1919. En ningún momento se hace mención de las relaciones que Pedro Poveda mantuvo con Josemaría Escrivá (1902-1975). Sin embargo, resulta ilustrativo ver la película porque muestra que en muchos aspectos el padre Poveda fue un claro precedente de la actividad apostólica de Escrivá. En el Opus se presenta a Sanjosemaría como totalmente original, sin precedentes, exclusivamente inspirado por Dios el 2 de octubre de 1928 para la promoción del laicado en la Iglesia. Pero, en realidad, históricamente no fue así, pues muchas de las iniciativas de Escrivá, por no decir todas, ya se habían puesto en práctica con anterioridad por el padre Poveda y las mujeres de la Institución Teresiana en cuestiones de espiritualidad laical y en actividades educativas.

Es recomendable, pues, ver la película para quitarse de la cabeza prejuicios que los directores del Opus nos inculcaron y para ganar en objetividad histórica (podrían también releerse el artículo de Marcus Tank, Pedro Poveda y José María Escrivá, dos amigos canonizados [12.07.2006] y el de S.C., Relación entre Josefa Segovia y el padre Escrivá [22.09.2006]).

Josef Knecht


Publicado el Miércoles, 16 marzo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: El Opus Dei es pelagiano.- Desconcertado

090. Espiritualidad y ascética
Desconcertado :

En el anexo al escrito de la Comisión Reginal española del Opus Dei numerado cr 5038/12 y de extraño título: "Sesión para las convivencias de consejos locales. Sitios web negativos" leemos:

"Es bueno considerar frecuentemente la entrega a Dios como presupuesto luminoso de todo lo que hacemos en Casa (los promotores de esa web parecen no acordarse de que un día, libremente, decidieron dar su vida a Dios; nosotros hemos de tenerlo siempre presente, también para profundizar en el sentido de lo que vivimos)".

El texto es buena muestra del espíritu pelagiano que impregna el Opus Dei: una ascética de sometimiento, entrega, realización de actos, cumplimiento exterior de normas, formalismos, moldes, esterotipos, listas.

¡Qué mal están!

Desconcertado


Publicado el Lunes, 14 marzo 2016
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: AFORISMOS IV.- Ramana

090. Espiritualidad y ascética
ramana :

AFORISMOS IV

46.- Ante el relato de ciertas anécdotas extravagantes referidas al Padre, o el visionado de algunos comentarios ante un gran público filmado en películas catequéticas, ¿el miembro de la Obra no sospecha siquiera, así sea en un breve lapsus, que ese señor estaba loco?

47.- ¿Cómo hace una mujer del siglo XXI, por muchos pantalones que lleve, para explicar que vive en una residencia donde unas sirvientas con toca y uniforme le planchan la ropa y le hacen la comida?...


Publicado el Miércoles, 03 febrero 2016
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)


     Contacta
Si quieres contactarnos, escríbenos a esta dirección:
Nuestra dirección de correo
(Haz click en el sobre)

     Buscar



     Buscar con
Google

en opuslibros

     Documentos por categorías

Libros silenciados

Tus escritos

Documentos internos

Selecciones de escritos

Correos

Recortes de prensa

Recursos para seguir adelante

Homenaje


     Encuestas
Aspectos sociológicos
del Opus Dei


     Videos
Ultima entrevista a Miguel Fisac

Canal OpusLibros en YouTube - Administrado por Spiderman

     Colegios, clubes,...
Colegios, clubes juveniles, colegios mayores y universidades vinculadas al Opus Dei

     Anteriores
Viernes, 08 enero 2016
· AFORISMOS III.- Ramana
Miércoles, 06 enero 2016
· AFORISMOS II.- Ramana
Lunes, 04 enero 2016
· AFORISMOS.- Ramana
Lunes, 28 diciembre 2015
· Comentario a algunas colaboraciones.- Gervasio
Lunes, 21 diciembre 2015
· Cuando una ventana se cierra otra se abre.- Sebas0912
Viernes, 11 diciembre 2015
· Pidiendo perdón.- CuG
Miércoles, 18 noviembre 2015
· Anemia de conciencia y medios de DEFORMACIÓN.- A.Plaza
Miércoles, 14 octubre 2015
· Santidad por servicios prestados.- Gervasio
Miércoles, 20 mayo 2015
· Miedo al pecado y propsitos asceticos,- Entregado
Lunes, 04 mayo 2015
· El copyright del Opus Dei sobre la santificación de lo ordinario.- Nicanor
Miércoles, 08 abril 2015
· De pillos y santos.- Aloevera
Lunes, 23 marzo 2015
· La parábola del buen exnumerario.- CuG
Lunes, 09 marzo 2015
· El combate de los miembros del Opus Dei contra la homosexualidad.- Josef Knecht
Viernes, 30 enero 2015
· Equilibrium.- fuimostantontos
Viernes, 23 enero 2015
· Para Jaray Sedal.- Rocaberti
Miércoles, 01 octubre 2014
· Doctrina no católica y con perfiles heréticos.- Piedrapomez
Viernes, 29 agosto 2014
· El puchero que dejé en el plato.- Lizzy Babieca
Miércoles, 30 julio 2014
· Todos al infierno.- Nicanor
Viernes, 25 julio 2014
· El ave triste.- ramana
Miércoles, 23 julio 2014
· Holocausto del yo.- Josef Knecht
Miércoles, 11 junio 2014
· El consuelo del Espíritu Santo. Respuesta a triste.- Dionisio
Miércoles, 19 marzo 2014
· La esquizofrenia vital de los numerarios del Opus Dei.- Desconcertado
Lunes, 17 marzo 2014
· Documentos muy comprometedores para el Opus Dei.- desconcertado
Viernes, 07 marzo 2014
· Espíritu laical, alma sacerdotal.- Pepito
Lunes, 03 marzo 2014
· Espíritu de pobreza, Pobreza de Espíritu y Pobreza Espiritual.- Sancho1964
Viernes, 28 febrero 2014
· La inspiración del Opus Dei.- Fulcro
Lunes, 24 febrero 2014
· En la vida interior y en el fuero interno... ¡Prohibida la entrada!.- Orange
Viernes, 21 febrero 2014
· No es un por favor.- Perladeladriático
· La voluntad de Dios.- rocaberti
Miércoles, 22 enero 2014
· Y luego viene el padre Escrivá y lo estropea.- Paiquito
Miércoles, 08 enero 2014
· A vueltas con el niño Jesús.- curial
Martes, 26 noviembre 2013
· Otra vez los pobres...- flanpan
Lunes, 18 noviembre 2013
· El Opus Dei y la preocupación por los pobres.- Laotra_orilla
Viernes, 15 noviembre 2013
· La teología de la obra.- Piedrapomez
Lunes, 28 octubre 2013
· Notre Père y Notre Père.- curial
Viernes, 25 octubre 2013
· El Padre Nuestro y Nuestro Padre.- nicanor
Lunes, 21 octubre 2013
· El club le mirage.- likeabird
Viernes, 11 octubre 2013
· Una homilia del Papa Francisco.- Hormiguita
Miércoles, 28 agosto 2013
· El colérico de Dios.- Bolter
Lunes, 26 agosto 2013
· A propósito del evangelio de hoy.- Perladeladriatico
Viernes, 05 julio 2013
· Fe entre pistis y asentimiento.- Aquilina
Miércoles, 03 julio 2013
· Evangelio del dia 26-J. (Santo J.M.E. de B., entre otros).- ATurba
Viernes, 28 junio 2013
· Religión, religiosidad, espiritualidad…- Pepito
· Oscuridades que necesitan aclararse.- Rocaberti
Viernes, 08 marzo 2013
· Alfalfa espiritual.- Capinol
Miércoles, 27 febrero 2013
· Avisos que nunca llegarán a los centros (1/2013).- Bolter
Viernes, 15 febrero 2013
· Algunos creemos otra cosa.- Dionisio
· Una traición a la tradición.- Agustina
Miércoles, 23 enero 2013
· El espíritu.- Soto
Miércoles, 16 enero 2013
· Psicograma de un ideal.- Ramana
Viernes, 11 enero 2013
· ¡Gracias, Calandria!.- Bolter
Lunes, 07 enero 2013
· Diez sugerencias al Opus Dei.- Bolter
Viernes, 04 enero 2013
· Convertir en dogma lo que no lo es.- Daniel_M
Lunes, 17 diciembre 2012
· La intimidad de la conciencia.- hormiguita
· Instrucciones para describir el Opus Dei.- Nicanor
Miércoles, 12 diciembre 2012
· La Ley Mosaica, El Mandamiento del Amor y Las Normas de Escrivá.- Salypimienta
Viernes, 07 diciembre 2012
· La indiferencia del opus hacia los humildes y desheredados.- Ex_apéndice
Viernes, 23 noviembre 2012
· Fundador.- Rocaberti
Miércoles, 21 noviembre 2012
· Realizarse personalmente en la propia profesión.- Gervasio
Lunes, 05 noviembre 2012
· El timo de la estampita.- Manzano
Viernes, 02 noviembre 2012
· Mi opinión sobre la Fe en Jesucristo.- Poncio
Viernes, 26 octubre 2012
· Rigorismo y perfeccionismo.- Ottokar
Viernes, 19 octubre 2012
· Discriminar según los juicios aprendidos en el opus.- Aquilina
Miércoles, 10 octubre 2012
· La dignidad de la persona humana.- Simple-mente
Miércoles, 26 septiembre 2012
· A propósito de la página 404 de Meditaciones V.- Perladeladriatico
Viernes, 03 agosto 2012
· Ablandamiento de la conciencia (I).- Bulautsit
Lunes, 30 julio 2012
· La noche que perdí la inocencia en el Opus Dei.- Sperpento
Viernes, 20 julio 2012
· El semipelagianismo de Escrivá.- FletcherChristian
Lunes, 16 julio 2012
· Modelo de santidad.- Sancho1964
Viernes, 13 julio 2012
· Ediciones crítico-históricas.- Desconcertado
Miércoles, 11 julio 2012
· Hielo abrasador, fuego helado y universalidad sectaria.- Simple-mente
Viernes, 06 julio 2012
· Una referencia del Prelado al Papa.- Hormiguita
Miércoles, 27 junio 2012
· Un guia espiritual del laicado.- Hormiguita
Lunes, 25 junio 2012
· No conocen a Dios.- Fletcher
Lunes, 04 junio 2012
· Soñad y os quedareis cortos!.- Austral
Miércoles, 30 mayo 2012
· Unas pizcas para el guiso.- Cooper
Lunes, 30 abril 2012
· Opus Fake: la raíz de la patología.- E.B.E.
Viernes, 27 abril 2012
· Lecciones básicas de Catecismo para el Prelado del Opus Dei.- Simple-mente
Miércoles, 18 abril 2012
· Espiritualidad de la Obra.- Rocaberti
Viernes, 13 abril 2012
· Legión de Cristo y Opus Dei.- otromachacado

Archivo anterior




Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.175 Segundos