Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 39 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Por qué me he ido del Opus Dei tras 35 años de numerario.- J.L.

020. Irse de la Obra
J.L. :

POR QUÉ ME HE IDO DEL OPUS DEI

J. L., ex numerario brasileño, 35 años en la Obra 16-9-2003

Texto original en portugués

(Nota previa: esta página es para los amigos/as de quienes me siento deudor de explicaciones. Me refiero aquí sobre todo a los numerarios de la sección masculina del Opus Dei (la sección femenina es bastante análoga) y al Opus Dei de Brasil.

Mail que envié a amigos y conocidos el 16-09-03

Queridos(as) amigos(as),


Muchas personas me han preguntado por qué me fui del Opus Dei (después de tantos años...), siendo algo tan bueno y queriendo yo continuar trabajando por la Iglesia. De hecho el Opus Dei es bueno para muchos que se acercan a él. Y eso hace que los que pertenecen al grupo de los qué son ayudados por la Obra no entiendan lo que sucede en casos como el mío. Para muchos otros (sobre todo numerarios), la vida dentro del Opus Dei acaba siendo insostenible.

La pena es que todo eso se podría haber evitado. Hay muchos miembros dentro del Opus Dei que piensan exactamente así, pero no se van aunque encuentren esas graves disfunciones del gobierno de la Obra en Brasil, porque creen que se van a solucionar en el futuro... Yo también pensaba así, sólo que en mi caso (como en el de tantos otros...), las mínimas condiciones para continuar esperando ese día no me fueron ofrecidas.

¡Algunos conocidos hasta me preguntan se sigo siendo católico! Sí. Amo a la Iglesia y al Opus Dei en los escritos del Fundador. De formas diversas animé a muchos a que amaran la maravillosa doctrina de amor, grandeza, libertad, etc., que hay en esos textos. Pero lo que sucede es que eso es sólo lo que se presenta cuando alguien se aproxima a la formación de la Obra, y, efectivamente cuando se intenta llevar realmente a la práctica, después de esa fase inicial, todo eso no pasa de ser una propaganda engañosa, en la medida en que, para muchos numerarios, el Opus Dei en Brasil, ha sido lo contrario a los escritos del Fundador. El día en que sean puestos en práctica supondrán la revolución con que San Josemaría nos hizo soñar.

Ha pasado mucho tiempo desde mi primera comunicación hacia vosotros y el propósito de hacer esta nota aclarativa se fue quedando cada vez más en segundo plano frente a las innumerables ocupaciones de mi trabajo y del cuidado de mis familiares. He decidido hacer ese comunicado ahora, porque, desgraciadamente, me llegan noticias de que mi silencio viene sutilmente utilizado para presentar una versión distorsionada de los hechos.

Un sucedido a modo de ejemplo: el otro día, mi amigo X me contó que un director nacional del Opus Dei en Brasil le dijo que "Jean está haciendo mucho daño a cierta persona". Al oir esto, inmediatamente telefoneé a la Comisión Regional del Opus Dei en Brasil y pregunté a ese director: "R, está aquí X diciendo que usted me acusó de estar haciendo mucho daño a cierta persona. Me gustaría que me dijera quién es esa persona y qué mal le estoy haciendo". La respuesta del otro lado fue: "Ahhhn..., no recuerdo quién sería..."(!!).

En el Opus Dei siempre se dice que de las personas que se alejan nunca se comenta nada para no exponerlas a sentirse avergonzadas (lo usual, en esos casos, es "discretamente" decir alguna respuesta estereotipada: reza por él..., la soberbia..., problemas mentales o de conducta...). Pero, el hecho es que, en muchos casos, si se conociera la verdad, quienes más se sentirían avergonzados serían los directores de la propia institución. Y, como todo el mundo sabe, insinuaciones sutiles y reticentes pueden ser mucho más devastadoras que la calumnia directa.

Un fuerte y agradecido abrazo
J.

El porqué de esta nota

El día 4 de julio de 2003, entregué mi carta de dimisión del Opus Dei. No fue una decisión fácil, sobre todo cuando se tiene en cuenta que fueron 35 años como miembro numerario de la Obra.

La condición de "ex" es siempre incómoda: en todo caso, los que me conocen saben que soy contrario al resentimiento. Si escribo esta nota es para ofrecer una aclaración a la que mis amigos tienen derecho.

Una persona entra para el Opus Dei (y yo no soy una excepción) convencido de que tiene una vocación divina para ello: el sacerdote de la Obra que atiende la dirección espiritual (conversación semanal con el sacerdote, en la cuál este orienta la vida espiritual del dirigido...) del muchacho que frecuenta el centro (casas del Opus Dei) se encarga de decirle (de parte de Dios) que ciertamente él está llamado a ser numerario de la Obra: esto es reforzado por los numerarios amigos del "vocacionado" y, si todo sucede normalmente, la persona acaba escribiendo una carta pidiendo la admisión a la Obra.


--------------------------------------------------------------------------------

Al entrar en la Obra, la persona conoce de modo relativamente genérico la realidad de la Obra y los compromisos que asume como numerario: entrega total a Dios que se concreta en: renuncia al matrimonio, disponibilidad total para los apostolados de la Obra, compromiso de entregar íntegramente sus ingresos económicos a la Obra etc. Estas renuncias son aceptadas con normalidad porque la realidad que le es mostrada es una realidad que entusiasma a un alma joven y generosa: la Obra es de Dios y él se está entregando a Dios; la Obra se aparece a los candidatos a la vocación como, digamos así, "una vertiente seria de la Iglesia": gente preparada, culta, alegre y decididamente comprometida con Dios (en contraste con la falta de compromiso de muchos católicos, con la mediocridad de tantos católicos). Y con una propuesta fascinante: santificar la vida cotidiana, el trabajo profesional, ser santos en medio del mundo, con una total libertad y espontaneidad apostólicas.
Esa idea genérica y difusa confronta con la realidad concreta. Se produce un desajuste desconcertante cuando la "voluntad de Dios" va siendo comunicada concretamente -bien colectiva, bien individualmente- a cada uno, por los directores.


----------------------------------------------

(Un ejemplo simple: la mayoría de los numerarios debe santificarse en su trabajo profesional externo (o si son estudiantes, con el estudio), lugar donde deben hacer su apostolado. Ahí aparecen conflictos: al mismo tiempo que el Opus Dei, para atraer vocaciones, apela a la libertad personal como valor fundamental (y hay textos bellísimos de San Josemaría Escrivá, el fundador, al respeto); en la práctica, comienzan a aparecer innumerables restricciones y prescripciones que apuntan en el sentido opuesto: miedo y falta de libertad).
Los directores de la Obra tienen mucho miedo a Internet, a la televisión, a los libros, a los viajes de estudios y NO creen que la libertad de los miembros les permita hacer buen uso de esas y otras formas de estar en el mundo, para santificarlo.

Del mismo modo, ver televisión en un centro de la Obra (la TV está cerrada con llave por el director) se permite, cuando mucho, al Informativo Nacional, a partidos de fútbol importantes y a una película de vídeo al mes (debidamente "editado" por los censores autorizados). No se puede leer ninguna publicación (libro, periódico, revista etc.) sin el previo permiso de la censura interna. Etc.

Internet se ve como una amenaza: nunca se hace alusión en las charlas ni se hace la más mínima mención a las innumerables declaraciones del Papa sobre las maravillosas posibilidades de evangelización de ese medio, sino solamente se habla del miedo: miedo de la pornografia, a la homosexualidad, y por cierto, pero (de forma no abiertamente manifestada) miedo a la información que puede ser localizada o encontrada libremente, sin que los directores tengan un control sobre ella, así que tiene que estar condicionada a pasar por un filtro. Cosa posible en los años pre-Internet, pero actualmente impracticable.

Esos y otros aspectos (que constituyen la negación o la perversión del propio espíritu del Opus Dei que se nos cuenta al ingresar) se hacen poco a poco inexplicables para las nuevas vocaciones. La "tentación" de pensar y encontrar que "eso es un absurdo" es sofocada por la constante reiteración de que la Obra es de Dios y que el juicio de los directores representa la Voluntad de Dios. A todo esto se uno la imposibilidad de exteriorizarlo (y a medida que pasa el tiempo, incluso de articular) la menor crítica a la actuación/interpretación de los directores y tendremos el marco en el que se inserta mi carta de dimisión que transcribo a continuación (escrita en portugués y con pequeños comentarios adicionales entre corchetes).


-------------------------------------------------

Carta al Prelado (4-7-03)
Querido Padre,

Le escribo, con inmenso dolor, para comunicar que se ha vuelto imposible para mí permanecer en el Opus Dei y por lo tanto, pido la dispensa de los compromisos que asumí.

Soy J., pedí la admisión a la Obra como Numerario hace muchos años. De un modo progresivo a lo largo de los años, el gobierno de la Obra en Brasil me parece que se ha convertido en una perversión del auténtico espíritu de nuestro santo Fundador. Y lo peor es que parece que los medios previstos para corregir esto no funcionan aquí. Por ejemplo, hace un par de semanas prohibieron el vocal de San Miguel (y a otros directores de la comisión regional) atenderme e incluso, oírme [la exclusión de cualquier crítica entre los miembros tiene por finalidad la posibilidad de que cualquier miembro pueda dirigirse a los directores en cualquier momento; posibilidad que me fue negada]. Lo que yo buscaba era simplemente exponer las dudas que tenía sobre mi camino en la Obra. Uno de los directores de la comisión regional comunicó al Pe. L., mi hermano, que me dijera que yo no sería atendido por los directores de la comisión.

Por otro lado, los hechos son muy claros: hay en Brasil muchísimos Numerarios que dejan la Obra (tengo la impresión que son cerca de cinco los que van por cada uno que se queda!) muchas veces no por culpa de esos que van, sino porque el ambiente interno se les volvió irrespirable: yo mismo he sufrido una serie de incomprensiones brutales, semejantes a las qué sufrieron centenares de hermanos míos, numerarios de Brasil, que no tuvieron otra elección que la de escribir al Padre cartas como esta.

Hay en Brasil demasiados Numerarios que se vuelven enfermos psíquicos y en algunos casos -yo lo sé bien- esas enfermedades se podrían haber evitado: las veces que yo mismo -en vano- intenté advertir los directores de la Comisión, sólo fueron un motivo de sufrimento para mí.

Debido a la falta de libertad que se nos es impuesta en Brasil, la presencia de la Obra en el apostolado universitario y cultural es hoy prácticamente nula y los miembros de la Obra aquí no pueden tener iniciativas: por eso en Brasil no hay ni universidades de la Obra ni colegios, ni catedráticos (yo he sido el único Numerario catedrático). Lo que los directores nos permiten hacer (y de un modo absurdo y clerical nos lo imponen) son cosas como vender libros de la Editorial Cuadrante o el Boletín Interprensa, iniciativas meramente profesionales de este o de aquel director, pero que se hacen pasar por obligación vocacional en Brasil.

Son tantas las limitaciones indebidas impuestas por el gobierno de la Obra aquí, que hay entre nosotros -y esto, como todo el resto, yo lo digo en la presencia de Dios- demasiados Numerarios tristes, que viven sin ilusión [sin entusiasmo, sin chispa] su vocación, que se volvió para ellos una rutina burocrática, sin la auténtica libertad, proclamada por Nuestro Padre, y que tanto nos fascinó a todos.

En estos últimos años he podido verificar que hay innumerables casos muy dolorosos de personas que dejan la Obra o enferma por culpa de los directores de la Obra en Brasil. Un gobierno tan exquisito que anteayer ocurrió un caso particularmente gravísimo: un numerario que lleva cerca de 20 años en la Obra (y que además de eso -precisamente por la insensibilidad de los directores- está a un paso de aquellos problemas psíquicos de que hablé antes) fue sorprendido con su exclusión del centro en que vivía bajo acusaciones vagas y descabelladas: ni siquiera escucharon al interesado y simplemente le ordenaron que se fuera a un apartamento, a partir del momento exacto de la infame acusación. Hoy, tres días después, me informó él que le van a pedir disculpas... [este caso, de una brutalidad increíble está teniendo una evolución tenebrosa y, de momento, no puedo aún dar nombres].


No sé cómo le son contadas o relatadas estas cosas que me parecen desvíos de nuestro espíritu. En todo caso, son ya centenares los que dejaron su vocación de numerarios y, en muchos casos -soy testigo-, se trata simplemente de injusticias y de una mentalidad insensible del gobierno de la Obra en este país. Sea cómo sea, con los datos que tengo -y son muchos- considero que no puedo continuar en la Obra.

Pide su bendición
J.


Publicado el Domingo, 26 octubre 2003



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 020. Irse de la Obra


Noticia más leída sobre 020. Irse de la Obra:
En homenaje a Antonio Petit.- Libero


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.084 Segundos