Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 66 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: ¿Criticar al Opus es criticar a la Iglesia?.- Flavia

125. Iglesia y Opus Dei
Flavia :

En respuesta al correo de Carlos Javier Alonso (22/4), y en general sobre ciertas confusiones.

Tal parece que la designación de la institución fundada por Josemaría Escrivá, i.e. "Opus Dei", es tomada frecuentemente al pié de la letra, tal parece que se considera a dicha institución como emanada de Dios, sin mediaciones: la Obra de Dios.

De tal noción se sigue que todo lo que concierne a la Obra es incuestionable, dado que Dios mismo sería el autor de todos y cada uno de los aspectos de la singular Prelatura.

Lamento decepcionar a los cultores de tal confusión, pero no es así...


Dios no ha suscitado ninguna institución eclesial sin las mediaciones propias del orden humano que ha de ser redimido, no suprimido. Esas mediaciones están establecidas en la Ley de Dios, las leyes eclesiales, aún en las leyes humanas justas.

Ninguna de las instituciones eclesiales existentes en la actualidad, ni las que se han sucedido a lo largo de la historia, tienen ni han tenido el "monopolio" de Dios, es más, si uno se toma el trabajo de leer las constituciones del último Concilio, o el Catecismo actual, advierte que ni siquiera la Iglesia se atribuye tal "monopolio".

Este asunto que ya era expuesto por los Padres de la Iglesia, cuando hablaban de las "semillas del Verbo" esparcidas en la cultura grecorromana de su tiempo, y también San Pablo en la carta a los romanos al pronunciar su célebre sentencia respecto de quienes no conocen a Dios: "sibi sunt lex", el hombre que escucha a la voz de su conciencia puede descubrir la ley que ha de regirlo como tal, pues Dios es autor de la naturaleza humana y esa "marca de origen" se manifiesta en una conciencia recta.

Así que se puede criticar legítimamente a la Obra, es más, hasta se puede criticar a la Iglesia, que es una realidad sobrenatural como cuerpo místico de Cristo, y una sociedad humana, en cuanto a su transcurso histórico. Tal parece que Dios, el Creador de todo lo que vive, no se salta etapas. Como diría el bueno de Chesterton, el Señor tiene "sentido de las proporciones".

La cita neotestamentaria que nos trae el correo anterior, en la que el fariseo Gamaliel advierte a sus cófrades acerca de la posibilidad de que las doctrinas de los primeros cristianos procedan de Dios, admite, entre muchas, algunas observaciones:

- en primer lugar, puede entenderse que Gamaliel asocia el carácter divino de doctrinas o prácticas con la sola perdurabilidad en el tiempo: habría entonces que meditar qué es lo sustancial en este tipo de "permanencia", para que no sea asociada a una pragmática aceptación de "lo que es", simplemente porque dura, sin importar cómo. El "cómo" de la permanencia del cristianismo primitivo nos sigue movilizando e interrogando en su contexto histórico: la religión de un grupo de personas de los sectores subalternos, surgida en una zona periférica del imperio romano, que sostenían que un hombre condenado al patíbulo era el Hijo de Dios. Hay que ver cómo se dura, con qué parámetros, con qué elecciones, según qué valores.

- por eso, y en segundo lugar, nos remitimos a la carta de fundación misma de la Iglesia: la Santa Cena, en la que el Señor nos brinda la Ley que ha de informar a esa Sociedad Mística que lo tiene por Fundador y Cabeza: la Ley del amor fraterno, en buen tomismo, la ley es la forma de una sociedad, la que acredita su identidad, la Ley que se nos ha dado es el mandamiento nuevo rubricado en la Cruz. Allí encontramos el centro de la identidad cristiana, no en la apelación mecánica a la autoridad, menos en la pragmática de lo que se impone en el campo de los hechos, acríticamente.

- por eso, corresponde y es necesario, si la realidad así lo demanda, cuestionar a los grupos o instituciones, aceptados o no por la Iglesia, que vulneran la dignidad humana, los que por acción u omisión atentan contra el principal mandamiento que nos exige cuidar y alentar la vida de todos los seres, de cada persona. Y eso que no nos oponemos a detallar las "dificultades" que la Obra suelte tener con los diez mandamientos veterotestamentarios.

En la línea del análisis de "confusiones", ha de aclararse que "las puertas del infierno" no prevalecerán contra la Iglesia, no hemos leído en el texto bíblico ninguna afirmación en este sentido respecto del Opus Dei, y no es correcto identificar a una parte de la Iglesia con la Iglesia misma: la universalidad de la Iglesia no reconoce, respecto de sus instituciones, la mera lógica del todo y la parte, sino que dicha universalidad, catolicidad, se concreta desde sus orígenes en la profesión (con las palabras y las obras) de "la fe católica y apostólica".

No es otra cosa que el cumplimiento de lo que tal profesión implica, lo que muchos solicitamos de la Obra, y le pedimos a la Iglesia respecto del Opus Dei: que sus doctrinas, sus prácticas, su vida misma, se ajuste a las verdades de la fe, a las enseñanzas del Evangelio, no sólo con las palabras, reiteramos, sino, y fundamentalmente, según dice el Señor, con el corazón y con las obras.

Finalmente, señalamos una última confusión, aunque la atribuimos (esperamos), a un error de tipeo en la cita de la siguiente frase del Santo Padre que se incluye en el correo anterior:

"Defendedlo; custodiadlo; amadlo. El mundo no se merece todo el bien que el Opus Dei lleva a cabo", Juan Pablo II, Alocución al Congreso Univ, Roma, 1982.

Ciertamente, el mundo no se "merece" todo el "bien" que la Obra lleva adelante... nadie se merece los usos e ideas de una institución que ha hecho de sí misma un fin, que frecuentemente olvida lo que los santos jamás han olvidado: "bene currris sed extra viam", en palabras de San Agustín "corres bien, pero fuera de camino", del camino que Jesús nos mostró en su Vida, que completó y consolidó en la Cruz y en la Resurrección.

Hay una anécdota muy ilustrativa de Santa Teresa de Jesús:

En una ocasión alguien le preguntó cuál era su opinión acerca de una mujer con fama de santa, una "alumbrada" de su época llamada Magdalena de la Cruz, de quien luego se supo que había obtenido su reputación y poderes por malas artes y engaños.

Santa Teresa respondió así: "nunca pienso en ella sin temblar".

Si una gran santa, grande como pocas, dudaba de sí hasta ese punto, resulta llamativa la "seguridad" con la que la Obra siempre se ha autoproclamado como surgida, sin escalas, según decíamos, de la mano de Dios, con las consecuencias de "legitimación institucional" que tal procedencia conlleva.

Ya lo enseñaba la misma Santa Teresa: "la humildad es andar en verdad"...

¿Cuál es la verdad sobre la Obra?... "Por sus frutos los conocerán", y también, como hemos visto en el correo anterior, "de la abundancia del corazón, habla la boca".


Publicado el Domingo, 25 abril 2004



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 125. Iglesia y Opus Dei


Noticia más leída sobre 125. Iglesia y Opus Dei:
El Opus Dei, Instituto Secular (III): Conmemorando las bodas de plata.- Idiota


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.095 Segundos