Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 80 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Casarse con ex numerari@s.- Aquilina

075. Afectividad, amistad, sexualidad
aquilina :

Hola Astrid,

leyendo tu mensaje me sentí llamada a contestar, por conocer de primera mano los problemas de haberse casado con un ex numerario. Creo oportuno comenzar por hacer unas consideraciones previas:

- yo también soy una ex numeraria, a diferencia tuya que hasta hace un tiempo no conocías el Opus Dei (y en cierto sentido sigues “no conociendole”, porque para entender muchas experiencias hay que haberlas vividas desde dentro);

- todos los ex son distintos, como son distintas las huellas dactilares de cada uno de nosotros. Pero es posible individuar unos tratos comunes, no a todos pero sí a muchos, y en este sentido es posible pescar en la propia experiencia y proporcionar unos consejos a quien los pide...



- todo lo que te voy a decir se sostiene en mi experiencia personal, ahondada, reflexionada, comparada y compartida, pero en absoluto “científica”, en el sentido que muchas cosas que voy a decir no se pueden apoyar en algún estudio científico que yo pueda citar; pero de estas cosas yo tengo cierta certeza moral.

Con estas premisas, quiero compartir que, según mi experiencia, muchos de los ex que salen del Opus se quedan interiormente con muchos rasgos del “espíritu” de la obra actuando dentro de sí, y esto también en el caso en que se enfrenten activamente con el Opus. El proceso de alejamiento del ambiente interior inducido por el Opus puede durar años y hasta toda la vida, y creo que esto pasa porque la acción de “formación” que se recibe estando dentro puede llegar a de-formar hondamente la psique y la conciencia de las personas.

Hay unos –y unas- que salen porque, estando dentro, llegan a darse cuenta de la inmoralidad de muchas actuaciones, y quizá estos sufren menos esas secuelas internas. Pero hay muchos otros –yo soy de estos, para que no se piense que hablo despectivamente de ellos- que fuimos muy “de buen espíritu”, muy inmaduros psicológicamente aunque aparentemente fuertes en nuestras actitudes exteriores, muy indefensos, quizá, como consecuencia de una educación familiar que, aunque con buena intención, nos orientó más hacia la obediencia que hacia la capacidad crítica.

Estos, que llegan a salir por desesperación y porque ya no aguantan y su salud física y psicológica ha llegado a romperse, muchas veces siguen viviendo en su interior una fidelidad a Dios – que fue lo que los empujó a hacerse del Opus Dei- en las únicas formas que conocen: devocionales, extremadamente ortodoxas, a menudo escrupulosas, cumplidoras, y con desconfianza e incapacidad de todo lo que es asumir en su vida el “riesgo de lo divino”: enfrentarse a Dios, a la espiritualidad, a las responsabilidades de su vida en primera persona, sin intermediarios que les aseguren cual es la voluntad de Dios. Ponen el centro de su vida moral fuera de sí, en las normas doctrinales y en la autoridad, y no dentro, en la voz de la conciencia que habla por medio de su corazón rectamente orientado. Esta actitud, por supuesto, retrasa y en algunos casos hasta impide recuperar una forma de vivir en medio del mundo que, con todas las limitaciones y las pequeñas neurosis de las que cada uno sufrimos, resulte en cualquier caso medianamente normal (… cualquier sea el significado de “normal”).

Otro factor que asumir es el siguiente: aunque por muchas de las experiencias compartidas en esta web resulta que la vida en la sección de varones es bastante más llevadera que en la sección femenina, quizá eso mismo hace que, una vez fuera, unos cuantos ex varones encuentran muchas más dificultades para adaptarse a las exigencias de la vida normal, porque se quedan en su castillo interior aristocrático, misógino, cómodo, falto de capacidades empáticas, no porque sean malos, sino porque a la cultura dominante aún bastante machista de nuestra época se añade la labor de castración emocional actuada por la formación del Opus, orientada a sobrevalorar las justificaciones racionales y a infravalorar la vida emocional y sentimental, sin darse cuenta de que estas dimensiones son integrantes en la vida de cualquier ser humano.

A estos elementos que estoy intentando explicar, pueden añadirse otros que podrás encontrar en estos escritos anteriores de Opuslibros:

- Relaciones enfermizas con las Institución.- María Cristina: en ese testimonio su autora cuenta su experiencia de casada con un ex numerario, muy distinto de tu marido por lo que ella y tú relatáis, pero que evidencia las fuertes dificultades que se pueden tener al salir del opus para recuperar una normal vida emotiva y hasta de relación fuera de la institución;

- Afectividad sometida a deformaciones.- Aquilina: una intervención mía de hace más de 10 años sobre el argumento del matrimonio entre ex numerarios, en la que puedes encontrar también links que remiten a otras intervenciones sobre el argumento;

- Prisionero y guardián de la misma prisión.- Aquilina:  otra intervención mía de hace unos años acerca de las dificultades para librarse del exagerado auto-control sobre nuestra vida emotiva.

Por lo que cuentas de tu marido (su contestación “nevermind” por ejemplo, cuando le pides explicaciones), por su larga estancia en el opus, por los encargos de responsabilidad y de confianza que tuvo dentro de la organización, por la incapacidad que parece demontrar para hablarte de su experiencia, tengo la sensación de que él no ha llegado aún a elaborar su pasado. Con “elaborar el pasado” no quiero decir seguir dándole vueltas, sino tomar consciencia de las experiencias pasadas, individuar las huellas –las positivas y las negativas- que dejaron en nosotros, y asumir la responsabilidad de vivir otras experiencias que rectifiquen, completen y arraiguen en nuestro interior emociones y hábitos más maduros y autónomos.

Si no se logra elaborar las experiencias pasadas, siguen condicionando nuestro presente, aunque no se vuelva a ellas con el recuerdo, más bien condicionan de forma más eficaz por hacerlo desde el subconsciente.

Por estas razones no veo fácil que tu marido cambie en el medio-breve periodo. Es una opinión la mía, pero que se apoya en mi experiencia vivida.

¿Qué puedes hacer tú?  Desde mi experiencia de matrimonio antes, y de separación después, creo poderte decir que lo único que puedes hacer es aclararte contigo misma.  Dices que le amas. ¿Le amas lo suficiente como para aceptar que él es así? Porque tú no lo vas a cambiar. Si alguna vez él va a cambiar, es porque él lo decida y lo logre consigo mismo.

Esto lo he aprendido yo con mi experiencia: la gente nunca cambia porque nosotros decidimos que tiene que cambiar. La gente cambia cuando dentro de sí madura la necesidad y la decisión de cambiar. Lo único que cada uno de nosotros podemos cambiar es nosotros mismos. Tú puedes cambiar tu forma de enfrentar este problema.

Tranquilizarte por averiguar que el problema no eres tú, al menos en ese aspecto de vuestra vida matrimonial. Tranquilizarte porque, por lo que cuentas, él también te quiere mucho, aunque solo puede quererte con todas estas limitaciones.

Tranquilizarte también porque el “secreto” del que habló Novaliolapena no es nada de que tú debas preocuparte: sencillamente, se trata de la discreción –el recelo- que la obra pide hacia sus practicas y sus criterios, especialmente a quienes tienen encargos de dirección, para que desde fuera no sea fácil reconstruir todo lo absurdo de este montaje... todas esas cosas que ya es posible reconstruir leyendo los infinitos testimonios de OpusLibros. Queda el secreto de las conciencias que es justo que se quede como tal, la tentaciones, caídas, escrúpulos, etc., que los que fueron de alguna forma directores llegaron a conocer de sus súbditos y que es justo que queden secretos, y que yo nunca he visto traicionar por los que, como ex directores, dejaron en esta web su testimonio.

Si el amor que sientes por él al final es más fuerte e importante que el sufrimiento que te provoca su forma de ser, tienes que cambiar poco a poco tus expectativas, lo que sigues esperando de él, para que vuestra vida juntos se vuelva más agradable. No digo que no sirva de nada hablar, expresar tus necesidades, etc., pero esto puede servir sólo si se verifica la coincidencia de que tu voz va a entrar en sintonía con un cambio que ya empezó dentro de él.

También creo que puede ser útil, si él lo aceptara, una psicoterapia de pareja en la que intervenir y desbloquear su bloque emotivo. En este sentido quizá la orientación mejor sería la bioenergética, que trabaja precisamente sobre los bloques emotivos. Si, en cambio, después de reflexionar acerca de todo esto, te das cuenta que ya no consigues sobrellevar esta situación, tendrás que asumir la posibilidad de una separación. Yo no veo una tercera posibilidad.

Como te dije al comienzo, no pretendo que estas reflexiones y consejos sean válidos en absoluto para tí, solo pretendo dar material experiencial para ayudarte a reflexionar. Si te interesara seguir comunicando conmigo, Agustina puede proporcionarte mi email.

¡Te deseo todo lo mejor! ¡Y saludo con cariño a todos los ex encantadores que conozco!

Elena




Publicado el Miércoles, 05 abril 2017



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 075. Afectividad, amistad, sexualidad


Noticia más leída sobre 075. Afectividad, amistad, sexualidad:
La seducción de los adolescentes.- Spiderman


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.283 Segundos