Si decidís no renovar... apagad los móviles.- Brisas
Fecha Martes, 03 febrero 2004
Tema 020. Irse de la Obra


He leído vuestros correos, Boira y Ana María. Los leí con muchísima atención porque, si algo hay de cierto en esta vida, es que ya está todo inventado, la historia se repite. Y en vosotras, en vuestra situación de ahora, se repite mi historia.

Fui supernumeraria muchos años, tampoco sé exactamente cómo vi mi vocación; lo que tengo clarísimo, ahora, es que nunca oí ninguna voz, sólo sé que era un momento difícil de mi vida, y el caso es que estuve en la obra mas de 16 años. Procuré hacer las cosas bien y vivir el "espíritu" del opus. Unas cosas las entendía y otras no, pero para eso preguntaba, y me di cuenta de que siempre tenían un as para matar un tres. Es decir, todo tenía su explicación. Explicación que unas veces me convencía y otras, sobre todo en temas de proselitismo, no lograba entender.

Tuve buenas amigas, eso pensaba yo, que me acercaron a la obra y que dejé de ver una vez conseguido el objetivo (el del opus, claro). Aunque he de decir que me consta que muchas de ellas sí me querían, lo que ocurre es que "el espíritu" es para todos. No parece normal el desapego que muestran, pero si lo piensas no es tan difícil de entender ya que se nos repite con machaconería que vivamos "el espíritu del Opus Dei", tanto a nosotras como a ellas. Y el espíritu de la obra no es mas que "de 100 almas nos interesan las 100" (yo siempre pensé que qué pasaba con el resto de la persona). Así que somos eso, almas, no amigas. Y como almas que somos da exactamente los mismo que se encargue una u otra de nosotras, con seguir el guión el éxito esta asegurado.

Lo que habéis planteado en vuestros escritos, y que me planteé yo en su momento, es si debéis seguir viviendo en esta gran mentira u optar por marcharos. Lo que hagais el 19 de marzo es algo en lo que tenéis que tomar vosotras la decisión, pero vosotras, no "inspiraciones" a través de nadie. Vosotras. Desde aquí os podemos escuchar y apoyar, pero la decisión es vuestra: que no os manipulen.

Desde ahora os digo que si optais por marcharos la presión va a ser mucha. Oiréis cosas tales como "si un día Dios te dio la vocación ahora no va a desdecirse", "Dios cuenta contigo para hacer el Opus Dei siendo tu misma opus dei", y mas. Y no olvidéis que aquí tienen un papel fundamental los curas que son los encargados del descabello en la suerte de matar. La única forma de que se os allane la salida es que vean que no vais a rendir lo suficiente, que lo que necesitais recibir es mas de lo que vais a dar. Ya veis, chicas, eso es lo que llaman fraternidad.

Recuerdo que cuando yo estaba pensando en marcharme llamé a un amigo que había sido supernumerario y fui a verlo. Él al verme la cara y que había perdido unos kilos (!!) se extrañó. Le conté mi preocupación y a mi pregunta de "¿qué pasa cuando te vas de la obra?", se sonrió y me dijo, "nada, no pasa nada". Como sé que me aprecia porque es amigo, me dejó muy tranquila, o medianamente tranquila. Pero aún me dio otro consejo "si no quieres renovar, vete de la ciudad el 19 de marzo (para quien lea esto y no sepa que significa el 19 de marzo en el Opus Dei le diré que es el dia en que los supernumerarios renuevan su compromiso con la obra, y si no se renueva, el supernumerario queda automaticamente fuera de la Institución) y no vuelvas hasta despu s de las 12 de la noche". Ese último consejo no lo seguí y no tengo que explicar que tuve que esperar otro año mas para dejar el opus. Me pillaron a las 10 de la noche.

He de deciros que cuando te vas del opus no pasa nada. Todas esas preguntas que nos hacemos y todos esos temores que tenemos no son mas que fruto de la baja autoestima consecuencia de esa costumbre insoportable de tener que preguntarlo todo. De esa costumbre canalla de no poder tomar una decisión sin haberla consultado antes. De vivir para agradar a alguien, unas veces es a Dios, otras a "tus hermanas" o al mundo, porque si no, para empezar, te cae una correción "fraterna".

Y os voy a decir algo mas, si perdemos amigas por habernos ido, es que nunca las tuvimos. Y si queremos seguir con nuestra fe, podemos hacerlo. ¿O es que hasta el 2 de octubre de 1928 no había un solo fiel corriente que hubiese vivido su fe?.

Desde que dejé la Obra, y esto es mi experiencia, estoy encantada de la vida. Decido qué hacer con mi vida, tengo las amigas y los amigos que quiero y me acerco a ellos porque me gusta su compañía, no por segundas intenciones. Tengo tiempo para hacer muchas cosas, he dejado la carrera maratoniana del plan de vida, que Dios es una amigo no un inspector de hacienda. Incluso me tumbo (realmente me tiro) en el sofa con el mando a distancia en la mano, a hacer zapping. Y como leí en un correo en esta pagina, si veo "Aquí hay tomate", no tengo ningún cargo de conciencia. Y lo mas importante, estoy contenta conmigo.

Ojala os haya servido de algo lo que os cuento, para tomar una decisión en un sentido o en otro, la que sea, pero libremente. Y si decidís no renovar, marchaos de casa y apagad los móviles.

Mucha suerte y un abrazo

Brisas







Este artículo proviene de Opuslibros
http://www.opuslibros.org/nuevaweb

La dirección de esta noticia es:
http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=774