Sobre capillas y oratorios.- Supo
Fecha Lunes, 15 mayo 2017
Tema 100. Aspectos sociológicos


Estimados todos:

Gervasio (muchas gracias por el tiempo que te has tomado en contestarme) ha realizado una interesante aportación a mi pregunta sobre por qué en la Obra se habla de oratorio y no de capilla. Su comentario es interesante porque una vez más se ve que es la preferencia del Fundador la que quiere imponer la realidad. Al Fundador, según testimonio creíble al ciento por ciento de Gervasio, le gustaba más oratorio que capilla, porque ésta le parecía un lugar de boato litúrgico y ornamental. Ciertamente sospechaba que este podría ser uno de los motivos, hasta que conocí la realidad (lo que hay fuera del Opus Dei) por mí mismo. No la había conocido antes porque había vivido casi siempre en el ambiente Opus Dei (salvo la misa de los domingos, que íbamos a la parroquia cercana). ¿Cuál es la realidad que conozco ahora?

Por ejemplo, hace muchos años fui en laica peregrinación a ver el oratorio de san Felipe Neri en Cádiz. Para los que no son españoles, en ese lugar de culto católico, se aprobó la primera constitución española, cuando los franceses habían invadido nuestro país. Cerca de un tercio de los padres constituyentes eran religiosos, precisamente. Es uno de los oratorios más bonitos que conozco y desde luego tiene boato litúrgico y ornamental, como otros oratorios que hay en Italia. Desde luego ni son historiador ni restaurador artístico, pero el oratorio de san Felipe contradeciría el pensamiento del Fundador.

La otra realidad, en este caso sí de cientos de capillas de órdenes y congregaciones que tienen una sobriedad muy superior a la de los oratorios de los centro del Opus Dei y los colegios obras corporativas y demás centros de enseñanza y convivencia (colegios mayores). Altares de piedra (no de mármol), retablo bien sencillo: quizá solo Cristo crucificado y una imagen románica de la Virgen. En vez de duros bancos de buena madera, sillas de enea o cojines para sentarse o arrodillarse de forma individual y al gusto de cada uno. Los sagrarios son tabernáculos más sencillos, en ocasiones incrustados en la pared, por lo que solo se ve una puerta de madera quizá con un icono estilo bizantino (a quien les guste bien, y a quien no, pues no les gustan). Es verdad, que en ocasiones hay cortinas muy feas, pero es cuestión de gustos: tampoco me gustan todos los altares de mármol. Por supuesto, que entre las capillas de esas congregaciones he visto algunas feas estéticamente (no todo el monte es orégano).

El Fundador tenía una idea: "capilla=boato" y la impone a todos, la impone sobre la realidad, como en tantas ocasiones.

Supo









Este artículo proviene de Opuslibros
http://www.opuslibros.org/nuevaweb

La dirección de esta noticia es:
http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=24683