Catecismo del Opus Dei. 8ª Edición, 2010 (I).- Agustina
Fecha Viernes, 09 julio 2010
Tema 070. Costumbres y Praxis


 

¿Por qué publicamos en OpusLibros los documentos y escritos internos del Opus Dei?

************************* 

Catecismo completo

PRELATURA DE LA SANTA CRUZ Y OPUS DEI

CATECISMO

Octava edición

Roma 2010

*************************

Copyright © PRELATURA DEL OPUS DEI, 2010 (pro manuscripto)

************************* 

NOTA DE LA OCTAVA EDICIÓN

            Han transcurrido más de sesenta años desde que San Josemaría escribió el Prólogo al Catecismo de la Obra, fechado en Roma el 23 de abril de 1947, en el que gráficamente nos enseñaba: En este libro ¡tan pequeño! va escrito el porqué de tu vida de hijos de Dios.

            Las sucesivas ediciones del Catecismo de la Obra obedecen a diversas circunstancias. En ocasiones, como ya comentaba nuestro Padre en la breve nota que redactó para la segunda edición, en 1951, resultaba conveniente ordenar mejor y recoger temas que sólo se habían tocado marginalmente; en las sucesivas, era preciso sintetizar algunos puntos, sobre todo de tipo histórico.



            Todo el contenido de este libro es trasunto del espíritu y del modo de ser que Dios ha querido para sus hijas y sus hijos en el Opus Dei. Por eso, nos dice nuestro Fundador: Léelo con cariño. Ten hambre de conocerlo. Apréndelo de memoria, para que haya siempre, en tu cabeza y en tu corazón, y en tu camino, luces claras.

            Al redactar, en 1995, una nota a la sexta edición, que don Álvaro había dejado prácticamente preparada antes de su marcha a la casa del Cielo, escribí que, para facilitar el cumplimiento de ese deseo de San Josemaría, mi queridísimo predecesor había dispuesto que una parte de las respuestas se imprimieran en caracteres más pequeños, como explicación y profundización del texto impreso en caracteres de mayor tamaño. Se facilita así la memorización, como ya había comentado nuestro Padre,

5

al comprobar que había algunos textos más extensos, difíciles de retener literalmente. De acuerdo con esa mente, añadí que eso no significa que los párrafos en letra menuda se consideren de menor relieve: en el Catecismo de la Obra todo es importante, porque todo es reflejo vivo del Derecho particular – Statuta –, del espíritu y de los modos apostólicos, que el Señor inspiró a nuestro Padre.

            Se ha preparado la presente edición para subrayar aún más la estrecha relación del Catecismo de la obra con nuestro Derecho particular, que es de dominio público. Al final de la mayor parte de los puntos del Catecismo, se han anotado los números de los Estatutos con los que guardan relación. Los que carecen de esa referencia tratan aspectos del espíritu, que no se contienen en un texto jurídico como es Statuta*. Además, se han añadido algunas aclaraciones sobre la naturaleza de la Prelatura.

            Nuestro Fundador terminaba el Prólogo de 1947 con las siguientes palabras: Después…, a orar y a trabajar y a estar alegre – con la alegría del que se sabe escogido por su Padre del Cielo –, para hacer el Opus Dei en la tierra, siendo tú mismo Opus Dei.

            Acojamos decididamente esta exhortación de nuestro queridísimo Padre, y recordemos la invitación de un salmo, que San Josemaría tenía constantemente en su corazón: servite Domino in laetitia (Sal 99 [100] 2), servid al Señor con alegría.

            Ruego a la Santísima Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra, que sus hijas y sus hijos en el Opus Dei –todos: los de ahora y los que vendrán en el transcurso de los años –, sepamos ser verdaderamente sembradores de paz y de alegría por todos los caminos de la tierra.

            Roma, 1 de enero de 2010.

            Solemnidad de Santa María Madre de Dios.

 

(*) Por la estructura del Catecismo, no se ha hecho referencia a los siguientes números de los Estatutos: 12, 15, 26, 35, 40, 41, 44-47, 49, 51, 53-56, 59, 65, 66, 77, 98, 100, 102, 104, 135-137, 139, 140-144, 149, 156, 158, 175, 179, 184, 185.

 

En este libro

-¡tan pequeño!-

va escrito el porqué de tu vida de hijo de Dios.

Léelo con cariño.

Ten hambre de conocerlo.

Apréndelo de memoria,

para que haya siempre, en tu cabeza

y en tu corazón,

y en tu camino, luces claras.

Después…, a orar, a trabajar y a estar alegre

-con la alegría del que se sabe escogido

por su Padre del Cielo-,

para hacer el Opus Dei en la tierra,

siendo tú mismo Opus Dei.

 

 

Roma, día de San Jorge, 23 de abril de 1947

7

 

* * * * * * * * * *

Catecismo completo

Siguiente:  Parte I. Fundación, Naturaleza y fieles del Opus Dei. Capítulo I: El Opus Dei. Art. 1. Definición y naturaleza del Opus Dei







Este artículo proviene de Opuslibros
http://www.opuslibros.org/nuevaweb

La dirección de esta noticia es:
http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=16503