Sobre la renovación de la incorporación temporal.- Javier
Fecha Viernes, 27 febrero 2004
Tema 020. Irse de la Obra


Sobre la renovación de la incorporación temporal

La variedad de respuestas al correo de Jack (24-2), donde se le aconseja desde perderse ese día, en base a la larga experiencia de J.O. (25-2), hasta que llame el 19 a última hora para decir que no ha renovado, (Jairo 25-2), muestra una vez más lo complicado que es en el Opus Dei atravesar esas puertas que están 'abiertas para salir'.

Y no es de extrañar la variedad de consejos que se le dan a Jack, porque en este asunto también el Opus Dei tiende una trampa. Desde el punto de vista 'operativo' la situación se plantea del siguiente modo:

- Si uno quiere dejar las cosas claras y quedarse tranquilo, pensará que la forma correcta de hacerlo es decir abiertamente que no va a renovar. En ese caso, deberá prepararse para ser sometido a un 'tercer grado' desde que lo diga hasta después del 19.

- Si uno decide que no está dispuesto a soportar otras vez la presión sobre su conciencia, y decide seguir la estrategia de perderse ese día, desconectar el móvil y desaparecer, ¿no se alimentará en él/ella la duda de si realmente está fuera, basándose en que si no ha dicho que no renovaba se supone que ha renovado?

Total, que no hay camino fácil.

Y desde el punto de vista 'jurídico' el Opus Dei se guarda otro as en la manga. Parece de sentido común que en un asunto como este lo que requeriría manifestación expresa del interesado sería la renovación de los compromisos, y no la 'no renovación'. ¿Sí? Pues atentos al punto 25 de los Estatutos:

"25. La incorporación temporal se renueva cada año por parte de cada fiel, individualmente. Para esta renovación se requiere y basta la licencia del Vicario Regional, quien, en caso de duda, puede escuchar a su Comisión y a su Director local con su Consejo. Si ninguna duda queda en tomo a la voluntad, contraria a la renovación del Vicario y nada se opone por parte del Director, el permiso se presupone según derecho y puede renovarse la incorporación temporal, del mismo modo según derecho se presupone que la renovación ha sido hecha tácitamente si el fiel no ha manifestado antes su voluntad contraria a la renovación; pero la misma renovación se somete a la condición resolutoria si el Vicario, conocedor de ésta, habla en contra, al mismo tiempo que el defensor y oída su comisión."

He tenido la curiosidad de buscar si el código de Derecho Canónico dice algo en este aspecto para la renovación de la profesión temporal de los religiosos. Y encontramos, ¡oh, sorpresa!, lo siguiente:

"Canon 657 § 1. Cumplido el tiempo para el que se hizo la profesión, el religioso que lo pida espontáneamente y sea considerado idóneo, debe ser admitido a la renovación de la profesión o a la profesión perpetua; en caso contrario, se marchará del instituto."

Es decir, que para los religiosos hace falta la petición expresa, y además debe ser "espontánea", es decir no inducida ni manipulada ni forzada..

Una vez más, el "peculiar" estatuto jurídico del Opus Dei en la Iglesia deja a sus miembros sin la protección que el Derecho Canónico ofrece a los religiosos.

A mi me parece que lo que es clave es entender, como ya comenté en su día que las obligaciones ligadas al vínculo con el Opus Dei son exclusivamente 'de conciencia'. No hay ninguna obligación canónica. Por tanto lo único importante es la voluntad en conciencia de la persona de renovar o no renovar. Otra cosa es dejarse someter a la presión manipulativa y coactiva tan habitual en la Obra.

Por tanto, al igual que otros han aconsejado, yo creo que lo mejor es desaparecer ese día, estar ilocalizable, y con el móvil desconectado. Y para aquellos que necesiten quedarse más tranquilos en lo relativo al citado punto 25 de los Estatutos, pues que el día anterior pongan en correos una carta certificada dirigida a su director 'manifestando su voluntad contraria a la renovación'. Y listo.

Ah, y para los orejas, una sugerencia: podríais poner un centro de respuesta telefónico para ese día. Los que no vayan a renovar pueden redirigir sus móviles/celulares a un teléfono de los orejas, quienes se encargarán de comunicar en su nombre al director de turno que fulanito o menganita han decidido no renovar... ;-)

Saludos,
Javier







Este artículo proviene de Opuslibros
http://www.opuslibros.org/nuevaweb

La dirección de esta noticia es:
http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=1033