Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 39 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: Sobre 'La voluntad de Dios'.- Rocaberti

125. Iglesia y Opus Dei
Rocaberti :

Hola a todos:

El escrito de Gervasio sobre La voluntad de Dios en el Opus Dei, me ha recordado alguna de las vivencias que tuve en mi larga estancia en dicha institución.

Yo procedía de la sociedad católica laica, en la que la obedicencia a los superiores, como manifestación de cumplir la voluntad divina, era algo raro, propio de monjas y frailes, ya que se basaba en los consejos evangélicos y en los estados de perfección, algo que no era propio de las espiritualidades de los laicos.

Al intentar vivir una espiritualidad laical, como me decían era la del Opus Dei, entré en este mundo confuso, misterioso, en que el mismo Dios se hace presente a través de un director, cuyas indicaciones son como los mandamientos que recibió Moisés. Esto exige poner la fe en situaciones límite, ya que te das cuenta de muchas incongruencias entre los que los directores dicen, y aquello que debería proceder de un ser caritativo, como el cristianismo concibe a Dios: ¿Cómo puede querer Dios el trato frío y distante que se da a los que dejan la Obra? ¿Cómo puede querer Dios que se eche de su trabajo a un socio del Opus Dei, por el mero hecho de dejar la institución? ¿Cómo puede Dios que se meta en la Obra a un menor de edad, al que se le come el coco y coacciona de forma salvaje? ¿Cómo puede Dios querer que piten muchos de cualquier manera, aunque después se vayan, sin contar con el daño que puede sufrir su alma?   ¿Cómo puede Dios querer que si hay una peseta en el tablero se la quede la Obra, con independencia de las necesidades y los derechos de las personas? ¿Cómo puede Dios querer que los jerarcas de la Obra tengan sus rezos y oficios litúrgicos en unos oratorios que más parecen joyerías que lugares de oración? Hay tantos ¿Cómo puede Dios querer...? que la voluntad de Dios pasa a ser algo interesado, arbitrario y siempre interesado en el bien particular de una institución, el Opus Dei, pero no en el bien general de las personas.

Hay algo que siempre me resultó lacerante: el desinterés de la Obra ante el mal que podía ocasionar en las almas el apostolado agresivo y dogmático que practica. Antes era así, ahora llevo casi veinte años fuera y no tengo ningún contacto con tamaña Institucion, pero supongo seguirá igual. Las almas al Opus Dei le importaban un comino, por la salvación de las almas no se gastaba una perra gorda. Sólo interesaba meterlas en el canasto de la Obra; pero si alguien salía golpeado de esta experiencia, los directores se lavaban las manos como Pilatos, ya que eran daños colaterales que a ellos no les importaba, pues su trabajo era hacer el Opus Dei, aunque esto produjera para muchos la desilusión, la frustación y el desánimo por haberse entregado a Dios, y haber encontrado un mundo osco en donde uno es querido si sirve, pero si no se le tira a la basura, y a buscar otro.

No creo que esta manera de funcionar se la propia de gente cristiana, más parecen empresarios de negocios de almas, que hermanos que aman a sus semejantes a través del apostolado.

Desconfío que la jerarquía de la Iglesia ponga nunca remedio. La historia nos demuestra que el Vaticano funciona más como un gobierno de este mundo, que como gente interesada en el bien de las almas. Su fuerte es el derecho canónico, no el evangelio.

Un saludo.

Rocabertí




Publicado el Miércoles, 28 marzo 2007



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 125. Iglesia y Opus Dei


Noticia más leída sobre 125. Iglesia y Opus Dei:
El Opus Dei, Instituto Secular (III): Conmemorando las bodas de plata.- Idiota


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.399 Segundos