Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 139 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Un recado para E.B.E.- Angel

040. Después de marcharse
Angel :

Aunque habitualmente te leo, nunca me había sentido tocado –de manera directa- por una de tus siempre interesantes e importantes reflexiones.  Me refiero a Rezar después de irse (23 de octubre).

Me has regresado a más de 30 años atrás, cuando después de casi 12 como numerario, simplemente me marché. Al salir de mi centro por última vez, dejé allí no sólo las normas y costumbres, sino hasta la fe. Jamás he vuelto a ir a una Iglesia a misa (salvo para asistir a eventos sociales casi obligados) y mucho menos he rezado. No fue una decisión racional, ni una conducta progresiva; sino algo automático y “natural”. Dejé de creer en la Obra, dejé de creer en Dios, todo junto y al mismo tiempo. No hubo propiamente crisis de fe, lo que existió era crisis en relación con la Obra. 

Por supuesto, que con los años tuve que ir remplazando las respuestas que antaño me daba la fe, por alternativas racionales, que explicaran el sentido o sin sentido de esa nueva existencia a la que me enfrentaba después de haber pitado a los 16 años y sin madurar. Tu escrito me ha hecho comprender muy bien -¡y vaya si he tardado varias décadas!- que no fue natural que al dejar el Opus Dei, yo dejara de ser católico, como si las dos cosas estuvieran unidas.  

Pero también me has dado la explicación, mi fe “fue formada a partir de la Obra, la “fe se formó dentro de la Obra”; y me fue imposible diferenciarlas, porque el Opus Dei se “presenta como un fenómeno de fe, como una iluminación directa de Dios”. Y ese “Dios-Obra” me había hecho daño.

Como bien dices ·”para algunos es fácil separar a la Obra de la Iglesia, así como separar a la Obra respecto de la fe. Para otros, en cambio, no es tan sencillo. Para quien puede realizar esta distinción, casi podría decirse que tiene el problema resuelto. O mejor dicho, no se le presenta ningún problema, su fe se mantiene intacta. Son, generalmente, los que dejan la Obra porque la ven incompatible con la fe (más allá otras causas posibles para dejar la institución). La crisis se presenta cuando esa distinción no es posible, y según el grado en que la fe esté comprometida con la Obra. Son los que no pueden dejar la Obra sin acarrear una crisis de fe”.

Supongo que inconscientemente dejar de creer, también era una forma de protegerme contra la gehena de fuego, con la cual se me amenazaba  por dejar la Obra. Si no creía no me podían hacer daño. Cuando uno no cree en los poderes de los brujos, según dicen, su magia no puede tocarte. Y yo pase de un mundo mágico, al racional y secular del agnosticismo (aunque a veces me siento más bien ateo).

Finalmente, me has hecho más comprensivo con algunos de los que escriben, ya que no entendía su empeño en aferrarse a una fe, y defenderla, cuando para mi empeñarse en creer significaba seguir en la dialéctica y en el campo de juego del Opus Dei.

Un saludo

 

Ángel

 




Publicado el Lunes, 30 octubre 2006



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.457 Segundos