Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 68 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Recortes de prensa: 'Una sutil seducción del Vaticano'. Recorte de prensa.- Asunta

060. Libertad, coacción, control
Asunta :

Hola a todos,

Envío la traducción del comentario de Damian Thompson, editor-jefe del 'Catholic Herald', al libro de John Allen, al que se refería Mariano Curat en su último correo.

Un saludo,

Asunta

Una sutil seducción del Vaticano

 (25/10/2005)

 

Damian Thompson* hace una reseña del libro OPUS DEI de John L. Allen.

 

Hemos estado esperando durante muchos años un estudio imparcial sobre el Opus Dei, el movimiento más polémico dentro de la Iglesia Católica. Pues bien, John Allen, el corresponsal del “American National Catholic Reporter” en el Vaticano, parecía la persona ideal para escribirlo ya que su columna semanal es famosa por su objetividad.

 

Allen ha viajado por todo el mundo hablando con numerosos miembros del Opus Dei y también con un número, mucho menor, de sus críticos. Se ha metido en los archivos del movimiento, en la profundidad que le han permitido sus líderes,claro...



Su  conclusión es que el Opus Dei no es tan negro como lo pintan, que realmente no lo es. Desgraciadamente Allen no sólo ha restregado fuerte limpiando al Opus Dei de la propaganda “anti” que lo embadurnaba sino que después le ha dado capa de cal para blanquearlo. 

 

Las mejores partes del libro son aquellas en las que Allen explica lo que tiene de  valor la espiritualidad del Opus Dei,que es mucho, a pesar de la fama que tiene el movimiento de esnobismo y engaño. 

 

Su fundador español, San Josemaria Escrivá(1902-75), desarrolló el concepto de “santificación del trabajo” por el que  sacerdotes y gente parecida transforman las tareas ordinarias de cada día en caminos hacia la santidad personal.

 

En este sentido pueden los miembros del OPus Dei revindicar con cierta justificación que “Nuestro Padre” como lo llaman, se anticipó al espíritu reformador del Concilio Vaticano Segundo. Sin embargo en otros sentidos Opus Dei se aferra al pasado.

 

Lo más conocido sobre este movimiento es que sus miembros varones se flagelan las nalgas y a veces portan un brazalete con pinchos en la pierna llamado “cilicio”. Allen argumenta que la práctica de automortificación es una tradición cristiana venerable y que no tiene por qué chocarnos que aún sobreviva. Seguramente tiene razón pues no me puedo imaginar a los que son más críticos con el Opus riéndose del cilicio si fueran los hindúes los que lo usaran.

 

Lo que podría decirse que sí es más perjudicial es la insistencia del Opus a agarrarse al pasado reciente, con su obsesión por el culto a San Josemaría. La verdad es que me tienta el ponerle el título de santo entre comillas por lo apresurado y poco riguroso que fue el proceso de recopilación de evidencia para la canonización.  Por ejemplo el Vaticano se negó a escuchar el testimonio de Monseñor Vladimir Felzmann, un sacerdote mayor de la diócesis de Westminster que, durante su pertenencia al Opus Dei, trabajó cerca de Escrivá.

 

Así nunca se oyó que el fundador, entre muchas otras opiniones excéntricas tenía su propia visión del holocausto. ("Hitler no pudo haber sido tan mala persona. No pudo haber matado a seis millones. No pudieron haber sido más de cuatro millones.”)

 

Allen hace una breve alusión a la insinuación de que Escrivá era un simpatizante de la causa Nazi, pero no menciona su revisionismo del Holocausto, ni la otra alegación de Monseñor Felzmann de que el santo mandó instalar micrófonos y magnetofones ocultos en su oficina para darse el gusto de hacer un poco de escucha secreta al estilo Nixon. Lo normal sería que el autor de un estudio serio de investigación  sobre el Opus Dei quisiera comprobar la verdad sobre estas alegaciones. Sin embargo según Monseñor, ni Allen ni el Vaticano han intentado tomar contacto con él.

 

No sólo es extraño que un estudio que se suponía de confianza omita una entrevista con el que se considera el crítico de más alto rango y más creible del sujeto del estudio, sino que además Allen no respondió un e-mail que le había escrito un famoso músico. El músico afirma que lo presionaron a entrar en el Opus Dei antes de que él estuviese preparado y que su director espiritual le urgió posteriormene a que rezase mucho para que le viniese una enfermedad grave que sería para bien de su alma. La historia del músico es fascinante,¿por qué entonces Allen no le ha concedido sitio en su libro?

 

Por supuesto el libro sí menciona la ya conocida controversia sobre que en el Opus Dei hay corrupción financiera y que está situado demasiado a la derecha desde el punto de vista político; Sin embargo estas acusaciones están ya muy anticuadas, la ministra “sin color” del gobierno de Blair, Ruth Kelly, es miembro del Opus Dei, para gritarlo a los cuatro vientos, por lo tanto una absolución de estas acusaciones por parte de Allen tiene, en sí, poco peso.

 

Lo que nadie puede desestimar(porque es verdad)es la alegación de que el Opus Dei persigue no sólo el avance de su mensaje sino también el de sus propios intereses: de ahí el no parar de cortejar a cardenales, obispos e incluso periodistas. Hubo un tiempo, hace algunos años en que el Opus Dei estaba desesperado por influir en el contenido de los periódicos católicos ingleses. Me gustaría poder decir que no lo consiguieron pero basta mirar la generosa cobertura de la canonización de Escrivá en estos periódicos para darse cuenta de que sí consiguieron su objetivo.

 

A John Allen realmente le han dado coba, hablando claro. Lo que no sabemos con claridad es hasta qué punto él es consciente de eso. En cierto momento del libro menciona encantado el comentario de un miembro que dice que el Opus Dei se ha sometido a un “un striptease total” ante él.

 

Pero ¿es que Allen no se da cuenta de que los que hacen striptease dejan que los espectadores vean justo lo que ellos quieren enseñar y nada más?

 

*  Damian Thompson es editor jefe del periódico 'The Catholic Herald'




Publicado el Lunes, 21 noviembre 2005



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 060. Libertad, coacción, control


Noticia más leída sobre 060. Libertad, coacción, control:
La libertad de comunicación en el Opus Dei.- Oráculo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 1.092 Segundos