Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 56 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: A los que siguen dentro de buen corazón.- C.U.

070. Costumbres y Praxis
C.U. :

OS LO MERECÉIS
(A los miembros de la obra que siguen dentro de buen corazón)

Enviado por C.U. el 10 de septiembre de 2003

Os lo merecéis, merecéis cuanto apoyo os podamos brindar entre todos, os merecéis la felicitación por vuestros esfuerzo, por vuestras luchas, por vuestros sufrimientos, por los malos momentos, las soledades, las tristezas, y cuántas lágrimas, tantas de ellas amargas, habéis derramado en la incomprensión de quienes os rodeaban.

Si, qué verdad ésta: difícil es el camino de la Obra para los sensibles. Cuánto sufrimiento, porque en la Obra uno es el camino del corazón, abandonado, y otro el de la vida. Porque las más de las veces es el grito del corazón el que nos despierta de la inercia, el que nos hace retomar como algo presente y nuevo el tema de la vocación, de la vocación propia que hemos estado viviendo.

Ya no nos llena lo que nos llenaba antes, ni la rutina de vida monótona ni la complejidad de la existencia pueden acallar el que algo se ha roto dentro de cada uno. Pierde el sentido ese plan de vida, que poco a poco chilla más a nuestro corazón y le recuerda que está solo. Entonces de modo especial palabras como "familia" no sólo las vemos vacías sino hirientes. ¿Es "familia" el no tener a nadie con quien desahogarnos, el no tener a nadie con quien compartir nuestra realidad más íntima? Y si tienes la dicha de convivir con alguien de la Obra compresivo y que incluso tiene corazón, tarde o temprano no podrás seguir comentando con él tus ansiedades o preocupaciones porque al tocar la real existencia de un algo "inmaterial" pero real (el "estilo" que diría Retegui) te dirá que el error son las personas, no la Obra. Y es cierto, pero no es exclusivamente cierto, porque notas, sabes, que hay un algo que con vida propia, que envuelve cuanto haces, cuanto debes decir, cuanto debes sentir, a lo que te debes amoldar y que no funciona, que no te hace feliz, y que ese algo -entonces no eres muy consciente-, es la institucionalización de un espíritu, que sofoca el mínimo resquicio de tu liberta y tus alegrías-.

Porque entonces te preguntas que si es "familia" por qué al enfermo se le hecha antes de que haga la fidelidad, y por qué si la ha hecho se tienen "caridades de monja" que no cariño real. Porque si has estado enfermo sabrás como te trataron, como "enviaban" a gente para que te acompañaran, pero el amor no se disimula y tú sabías cuando simplemente "estaban" o cuando te "querían".

Porque cuando has querido especialmente a alguien te dicen: "renuncia" a su cariño, no trates especialmente a nadie. Y tú corazón sabe que lo lógico sería que te dijeran "ojalá quisiéramos a todos como quieres a ese/a. Sigue queriéndole y pide a Dios querer a todos igual." Pero no, te dicen "renuncia a esa querencia especial". Lo que significa, "fúndete en la nada anodina de la vida agitada, quizá histérica de miles de encargos apostólicos, y no sientas, no pienses. Siente sólo y piensa sólo: Opus Dei." Pero tu sabes esa vida superficial, vacía, y la sabes vacía porque aún con toda la buena voluntad de tu entrega, tu corazón se tensa tanto que temes que estalle en mil pedazos.

Y entonces tu corazón roto intenta huir en la entrega a Dios renegada más que abnegada, pero no, que el corazón no miente y sigue chillando, pidiendo un lugar real donde descansar. Pero ese lugar no lo ves en tu centro. Porque tu centro es parte de un todo que vive curiosamente hacia lo exterior, la acción, pero tristemente encerrado en sí mismo, en sus glorias y loas, en sus bondades. Pero esas glorias no son tuyas, sus bondades no te alcanzan, sus loas te acaban hiriendo. Si "somos humildes colectivos" pero sólo y todo es la Obra. "Somos del mundo" pero palpas el miedo al mundo, a la libertad que puede equivocarse, a la decisión distinta a lo que otros hicieron antes. Porque sólo hay Institución, y tanto ocupa que tú no cabes. No es que no seas nada para ella, estás en las listas, las fichas, los encargos, o en un centro como problema, pero no estás donde más falta te hace, en unos corazones que te comprendan y valoren por ti mismo, por ti misma. Te sabes con el corazón que tu entregaste, no correspondido.

Y te refugias como puedes, huyendo al trabajo, huyendo con los planes apostólicos, pidiendo cambiar de Director de ese inhumano a otro, simplemente, menos malo... Pero sigues sólo y lo sabes. Y cada vez más roto.

Porques estos son, a mi modo de ver, los errores de la Obra, pero de la Obra como estilo, como institucionalización de los modos de ser, de actuar y de "sentir" (si a eso se puede llamar sentir: cuando si quieres tener "buen espíritu" -pobre palabra, como la adulteran y manosean- no puedes demostrar el afecto, no puedes solicitar ayuda de quien realmente te ayuda, no puedes llorar en voz alta o pensar distinto sin que tiemblen las estructuras):

Primero, la ausencia de reconocimiento de la conciencia personal como algo bueno y valioso.

Segundo, la ausencia de amor a la libertad personal -y por ende, la ausencia de amor al mundo, como un sitio que merece la pena-.

Y de fondo, como cantinela que todo lo cubre e impregna, un ritornello: no se enseña a amar. ¿Cuántos círculos, meditaciones, charlas, comentarios hemos recibido, hemos dado sobre el amor? Porque el amor resolvería muchos conflictos de criterio que hay en la Obra, muchas situaciones inhumanas e injustas, muchas crisis y ansiedades.

Sí, nos sabemos usados, "sonrientemente" usados, pero no queridos. Nuestro interior vacío, roto descubre entonces más, mucha más compresión en la madre quizá difícil que nos hizo la vida "opusdeísticamente" imposible, que en el teórico Director que conociera nuestra trayectoria durante años y que nos ha dicho "eres de casa, de mi familia, de aquellos por los me he entregado". Y cuando te vayas de tu "casa", por esa puerta secreta, oscura e imposible, sin que nadie lo sepa, curiosamente encontrarás las luces del vestíbulo de la casa de tus padres iluminada y plena, de par en par abiertas todas las puertas, para ti, para ti simplemente.

¿Dónde queda esa "familia", dónde esos hermanos, que harían de tu vida en la Obra "el mejor lugar para vivir y el mejor lugar para morir"?

Y si has tenido la dicha de conocer gente buena en la obra sientes pena por ti y por ellos. Porque en la obra hay gente buena, honrada, un poco al margen de las estructuras, que hacen lo que pueden (sin que les toques mucho la institución, que es intocable). Pero hay que tener la dicha de encontrárselos, y si los encuentras son un tesoro, porque te irás con un recuerdo no tan malo. He incluso te ayudarán (a mi me ha ocurrido) he intentarán borrar las huellas tremendas, brutales de algunos otros.

Pero por mi experiencia en esto los hombres hemos tenido más suerte que las mujeres, porque son más las numerarias rígidas, absorbentes, obsesivas con la institución, con la norma y el criterio en la mano y en el palo. Pero si has conocido gente buena, sinceramente buena te harán más llevadero el curar las heridas de esa "milicia" que se ha olvidado de la "familia".

Y sí, recordarás que en la Obra se amaba a Dios eucaristía, y eso me da confianza, creo en Dios y sé que esto no quedará así. Ansío el momento en que una mente preclara alcance el cargo de Prelado (aunque deban aguantar todavía quizá al Joaquincín después del Echevarría y quien sabe si alguno más de la vieja guardia) pero llegará, y si no se lo hará ver la Iglesia con estas cartas nuestras, que la conciencia es intocable, inmanipulable, que la vida es rica y libre si se respeta el espíritu, pero ¡oh amigo! que preclaro y valiente habrá de ser quien diga: "todo esto, lo hecho, lo vivido, lo criterificado, es basura y es nada".

P.D. En loor de la gente buena diré que yo, pobre de familia, tuve que trabajar, endeudarme, en mi numerariez para pagarme los centros, los viajes, convivencias... Y una vez yo fuera de la obra y endeudado en 24.000 euros, un numerario de la Comisión (lástima que ya no ocupe ningún cargo) movió cuantos contactos tuvo para que el banco me condonara la deuda. Y vaya si lo logró. El mismo numerario que vio mi tristeza en el Centro de Estudios y me ayudó a seguir en todo, incluso en mi decisión de dejar la Obra. En todo tuvo compresión y confianza. En todo me ayudó y me quitó obstáculos.

Pero lástima que este hombre sea una excepción en la Obra, lástima que tantos hayáis sufrido inmiserablemente por haberos encontrado con tantos pistoleros de la libertad y sacrílegos del santuario de la conciencia. Dios les perdone, y les quite de en medio cuanto antes.


Publicado el Miércoles, 10 septiembre 2003



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.148 Segundos