Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 63 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Como padres de familia numerosa y pobre.- C.F.

070. Costumbres y Praxis
C.F. :

COMO PADRES DE FAMILIA NUMEROSA Y POBRE

Enviado por C.F. (Argentina) el 25 de agosto de 2003

Para los "no iniciados" el "criterio" para vivir la pobreza dentro de la obra era ese: "Como un padre de familia numerosa y pobre".

Sé que me he metido en camisa de once varas, pues lo primero difícil es definir qué es un padre de familia numerosa y pobre. Porque tanto "familia numerosa" como "pobre" parecen ser criterios culturales no objetivos. Así, que alguno corrija si me equivoco en mi suposición, en Alemania una familia con tres hijos puede ser una "familia numerosa", mientras que en Argentina no lo sería. Asimismo, el concepto de "pobre" debe variar bastante entre Suecia y Bolivia (sin meternos en los intrincados problemas de la "renta per cápita" o la "distribución de la riqueza")
.
Hecha esta salvedad, voy a intentar definir lo que en mi país y mis circunstancias se entendía por numerosa y pobre, y contrastar el criterio con las realidades que se vivían dentro del Opus Dei, en ese mismo país y circunstancia.

Habiendo en mi país tanta indigencia (gente que vive en condiciones infrahumanas) reconozco que me cuesta pensar que "pobreza" es mucho mejor que "indigencia". Pero la realidad es así. Me guste o no me guste el criterio decía "numerosa y pobre" y no "numerosa e indigente". Perdón por la insistencia en este tema, pero lo que creo importante es la comparación y no los "términos" de la comparación. Es decir, si definiéramos que en un determinado país un "pobre" tiene cuatro limusinas, lo que habría que ver es si el miembro del Opus Dei tiene 2, 4 u 8 limusinas. En el primer caso, sería justo afirmar que vive "PEOR que un pobre", en el segundo "COMO un pobre" y en el tercero "MEJOR que un pobre".

Lo que intentaré hacer es definir pragmáticamente como vivía realmente para este país y estas circunstancias un padre de familia numerosa y pobre y compararlo con la realidad de los miembros de la Obra.

Comienzo por lo más fácil: familia numerosa. De 4 hijos para arriba. Pobre: vive en una vivienda alquilada o con gran esfuerzo y durante muchos años ha ido haciendo su propia casa (generalmente con sus propias manos). Su casa tiene una estancia única para comedor y estar, un dormitorio para varones y otro para mujeres, además del matrimonial. Rara vez tiene más de un baño (a veces dos, pero nunca uno para visitas). Suele tener un automóvil grande y viejo, que utiliza solo los domingos ya que durante la semana se mueve en medios públicos de transporte. Trabaja en su propio oficio (mecánico, plomero, etc.) o en relación de dependencia (docente, cajero de banco, chofer de bus), pero en ambos casos no baja de las 10 horas diarias de trabajo. Sus hijos van todos a escuelas gratuitas (sean privadas o estatales). Rara vez toma una semana de vacaciones, generalmente alquilando algo con otra familia o "de prestado" en la vivienda vacacional de algún pariente más acomodado. Tiene la ropa indispensable y en las fiestas y cumpleaños suele regalar cosas útiles y no ornamentales. No tiene servicio doméstico. Perdonad por la descripción pero de alguna manera hay que definir.

Reconozco en mi contra que en mis primeros años en la Obra este tema no sólo me tenía sin cuidado sino que incluso pensaba que el criterio se vivía. Yo provenía de una familia medianamente acomodada y con 15 años no se había tenido mucha oportunidad de ver otra cosa. La primera vez que comencé a prestarle atención al tema fue estando en el centro de estudios: durante un círculo breve en el que se hablaba de pobreza yo notaba que uno que hacía la charla conmigo se sonreía demasiado. Cuando le pregunté luego sobre el motivo me dijo: "Fulano (por el que daba el círculo) no debió ver un pobre en su vida". Caí en la cuenta que, al no haberme parecido extraño lo que decía "Fulano", a mí debía pasarme lo mismo. Así que seguí interrogándolo: su familia era realmente "numerosa y pobre", y por lo tanto él también, perteneciera o no al Opus Dei. Empezó a señalarme las diferencias que veía -os imaginaréis que a favor del Opus- así que empecé a sonreírme con él. Solo a modo de ejemplo me indicó que en su casa, tenía "la camisa de vestir" y un par de "remeras" (creo que otros países se las llama "niki" o "chomba") que su madre lavaba diariamente, al igual que los dos calzoncillos o los dos pares de medias. Cuando vino a vivir al centro de estudios, el "ajuar" debía comprender: 14 camisas de vestir, 4 camisas "sport", 14 calzoncillos, 14 pares de medias, 2 pijamas, una bata, pantuflas, sin contar con la ropa de deportes, pantalones de vestir, trajes, etc. Confieso en mi contra que por primera vez me percaté que un "hijo de familia numerosa y pobre" nunca tenía 14 calzoncillos (por ir a lo más elemental). Y el padre menos. Sus padres (sin saber que su hijo era de la obra y que iba al centro de estudios, sino creyendo que venía a la Capital para estudiar y viviría en una "Residencia Universitaria"), habían hecho un enorme esfuerzo económico para comprar toda esa ropa. Incluso me contó que su padre se puso la bata para ver como era pues nunca había tenido una. No pondré más ejemplos en esta línea, pero he de decir, nuevamente en mi contra, que le consulté muchas veces sobre cosas concretas pues él tenía clarísimo de que se trataba cuando se hablaba de "numerosa y pobre" (me olvidé de aclarar que eran 5 hermanos, entre varones y mujeres).

Para los que en la web estaban investigando no sólo sobre contradicciones entre la "teoría" y la "práctica", sino "intrateóricas", también le hemos escuchado decir muchas veces a San Josemaría (ignoro si la frase es propia) "se gasta lo que se deba, aunque se deba lo que se gasta". Pues bien: este criterio no lo comparte en absoluto "un padre de familia numerosa y pobre". Y la frase viene a cuento pues cuando quien en ese momento aún era "El Padre" vino a la Argentina, es el criterio que primó. Se arreglaron oratorios, reemplazando altares de madera por otros de piedra, se pintaron y redecoraron centros, se plantaron árboles en algunos jardines, etc. También se consiguió (prestado, aunque luego quedó como "reliquia") el mejor automóvil de producción nacional que había en aquel entonces (para que los "fanáticos de los fierros" no se me tiren encima, diré que no era el mejor sino el más caro).

Antes de continuar con el "anecdotario", permitidme una breve -pero importante- digresión. Muchas veces se leen en esta web contradicciones entre la "teoría" y la "práctica". Pero cuando uno hace notar una contradicción concreta y los directores (sean locales, delegacionales, regionales o centrales) continúan en "sus trece", pareciera ser que la contradicción es más que "teórico-práctica". Para poner un ejemplo: yo no salgo a la calle para chocar, aunque en mis años de manejo he chocado varias veces. Hay una contradicción entre lo que digo que quiero hacer y lo que me sale. Esto es parte de la humana condición. Ahora, si cuando choco defiendo que hice bien en chocar, y encima choco con cierta frecuencia, parece que la frase original ("yo no salgo a la calle para chocar") es mentira. Esto viene a cuento a que en el anecdotario sobre este tema que sigue, no escribo sobre las contradicciones, que en el caso de la pobreza creo que son más que evidentes, pero que en el fondo podrían estar explicadas por la "humana condición", sino en aquellos casos en que habiendo hecho notar la contradicción se sostuvo la "práctica".

Vayan un par de anécdotas. Para una curso anual, me pidieron que consiguiera un auto. Con "obediencia inteligente", le pedí prestado a un amigo mío una combi (minibus) para 9 personas: podríamos mover más gente en el curso anual y, por otro lado, como se hacía a 800 km. de Buenos Aires podríamos ahorrar 8 pasajes. A la ida era más complicado pues iban de distintos centros, era difícil saber quienes iban, etc., por lo que en la combi para 9 sólo fuimos tres. Cuando estaba terminando en curso anual, hablé con el director para ver quien quería viajar de vuelta en la combi. Nota: cualquiera sabe que esas combis son más incómodas que el avión o incluso que el bus, ya que los asientos no eran reclinables, eran bastante duros, etc.). El director avisó en la tertulia que le dijeran cómo iban a viajar, para que el secretario sacara los pasajes de vuelta. En la combi: ninguno. Fui al director a decirle que me parecía una falta de pobreza volverme vacío mientras 8 numerarios volvían en avión o en bus. Por esas cosas de la providencia, mientras hablaba con el director, apareció el jardinero (que ignoro si tenía familia numerosa pero tengo claro que sí pobre). "Oiga don... si Ud. tuviera que ir mañana a Buenos Aires y yo le ofreciera llevarlo en la combi, ¿qué haría Ud.?." "Irme con Ud." Es decir: el "criterio" (padre de familia pobre) había hablado. No había más excusas. No había interpretaciones. El director me pidió consultarlo con el consejo local. Resumen: me volví sólo. (para que el diablo no se lleve la mentira, los primeros 90 km. me acompañó el director, que era de Córdoba y allí se bajaba). Los dos directores de la Delegación que volvían a Buenos Aires lo hicieron en avión, como lo hubiera hecho cualquier "padre de familia numerosa y pobre", mientras el "chofer" volvía con el auto.

Ultima anécdota: yo trabajaba en un "colegio labor personal" (que como astutamente señala M.F. en sus escritos es incomprensible su relación con la Obra). Era el director del colegio en cuestión pero desde hacía un tiempo tenía divergencias con las autoridades de APDES (el equivalente al "Fomento" español). Vino a verme un Director Regional para decirme que "renunciara". "¿Y a dónde me mandan?". "A ningún lado, pero no queremos que sigas trabajando en es Colegio". Le dije que si los que tenían problemas conmigo eran las autoridades de APDES, que podían echarme, que me quedaría sin trabajo pero al menos tendría la indemnización por despido. Que pensara si un "padre de familia numerosa y pobre" renunciaba alegremente a su trabajo, sin otro por delante, cuando además no tenía motivos para renunciar (aunque sí para que lo echaran, en función de esas "divergencias"). Ignoraba si su propio difunto padre era de familia numerosa y pobre pero le sugerí que pensara que hubiera hecho su propio padre en esas circunstancias. Algo debió de impactarle porque me dijo que iba a consultarlo nuevamente en la Comisión Regional. Dos días más tarde teléfono: que renunciara. ¿Se quedaría en la calle un "padre de familia numerosa y pobre" sin conocer las razones y sin recibir lo que le a nivel económico le correspondía?. Estoy seguro que no. Los verdaderos "padres de familias numerosas y pobres" que conocí después de mi salida de la Obra, no hubieran actuado así.

Este es otro de los temas en que el abismo entre la "teoría" y la "práctica" es enorme. Termino con una frase que dijo el "numerario pobre" que cité al principio: "Como le gustaría a mi padre ser padre de esta familia".


Publicado el Lunes, 25 agosto 2003



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.137 Segundos