Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 107 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: Errores personales y errores institucionales.- Merak

010. Testimonios
Merak :

Me parece importante para este foro tener clara esta idea: que, en todas las empresas humanas, sean o no de inspiración divina, se debe diferenciar entre los errores personales, cometidos por un miembro del grupo, pero no previstos por la organización, y los errores de base, aquellos que se derivan de la estructura, costumbres y hábitos del grupo. Los primeros son los menos importantes desde la perspectiva del que quiere juzgar, y si se da el caso reformar, una institución, ya que provienen del carácter individual. Así que es en los segundos, en los institucionales, en los que hay que fijarse. (muchas veces los errores o aciertos individuales reflejan la estructura del grupo, así que en sí mismos no nos interesan, pero nos pueden resultar útiles para formarnos una imagen del conjunto)

Cuando criticamos la Obra (no entiendo el termino de crítica como necesariamente negativo, todos sabemos que se puede dar la crítica constructiva) tenemos que fijarnos en si la cuestión que estamos juzgando como mala nace de la voluntad de una persona en concordancia con lo establecido o a pesar de lo establecido. En el primer caso hablaríamos de defecto del Opus Dei, pero en el segundo hablaríamos de un defecto de un miembro del Opus Dei. La diferencia es inmensa. Si alguien hace una cosa mala porque le dicen que en ese grupo se hace así, diremos que el grupo es malo o al menos, que hace cosas malas. Pero si alguien actúa mal, aunque le han dicho que debe hacerlo de otro modo, el modo bueno, no podremos culpar la organización de ese fallo, como mínimo no de forma directa, el error es personal. Igual que el fallo de una persona que es miembro de una institución no convierte a toda la institución en mala, tampoco el fallo de una institución convierte a todos sus miembros en malos. Podría ser que no todos lo cometiesen, ni que lo hiciesen con el mismo grado de consciencia, ni siquiera que lo conociesen.

Todas las organizaciones humanas tienen errores personales, en la medida en que están formadas por personas, eso no lo discute nadie. Suele ocurrir lo mismo cuando nos preguntamos por los defectos de forma, defectos en sus maneras establecidas, aquellos por los que juzgamos que la institución no es buena, o buena del todo (los errores institucionales). No es difícil de aceptar que los fundadores de asociaciones, por muy virtuosos que fuesen, no eran perfectos y a consecuencia de esa imperfección eran capaces de errar, y errando constituir una agrupación con algunos ámbitos defectuosos. La cuestión se complica cuando nos referimos a realidades fundadas bajo la inspiración de Dios. Antes que nada, tenemos que admitir esa influencia del Ser supremo, pero eso es materia de fe y no de razonamientos, así que para este discurso lo tomaremos como cierto.

¿Es la inspiración divina para realizar una acción condición de infalibilidad (de bien) de esta?

¿Suponiendo que Dios inspirase a San Josemaría a fundar el Opus Dei (que yo, hoy por hoy, lo creo), sería esto suficiente para no dudar de todo aquello que él dijo y dejo escrito sobre la Obra? (esto solo afecta a San Josemaría, no a sus sucesores o subordinados, ya que es de él de quien se dice que fue inspirado por Dios. Eso no quita que los otros puedan ser santos y cumplir también la voluntad de Dios, pero no se les presupone ni exige esa condición)

Esta es la pregunta que me hago, a la cual no tengo respuesta, pero si creo poder matizar alguna cuestión. Dios inspira a hacer algo, pero no guía la mano de la persona en cada instante, ni su cabeza, ni su boca. Por lo tanto, podría ser que una persona, muy unida a Dios, recibiese un encargo suyo y en la realización de este, que no es cuestión de un día, ni siquiera de un año, sino de toda una vida, tuviera mejores y peores momentos y en cada una de estas situaciones hiciera mejores o peores acciones dejando su tarea constituida, en unos aspectos bien y en otros no tanto. Porque los santos no lo fueron siempre, ni en todo momento, ni en la misma medida. Quiero dejar claro que no pienso que una organización con defectos, aunque sean institucionales, sea Mala. El bien y el mal no son una cuestión de todo o nada, sino que se parecen más a un complejo continuo entre los extremos de absoluto bien y absoluto mal en el que se tienen en cuenta todas las realidades que conforman algo, en este caso todo lo que conforma el Opus Dei: personas, costumbres, actos, virtudes, vicios,…

Hay que tener en cuenta también la frecuencia con que se comete un acto, el acto que se repite se considera un hábito y, por lo tanto, una virtud o un vicio, según su carga moral. Pero el acto que se realiza de modo aislado y sin repetición, se entiende solo como una acción buena o una mala y no convierte a la persona o a la institución en buena o mala, aunque sí que la acerca y la hace tender hacia un lado. Por ello para analizar al Opus Dei debemos fijarnos en las acciones repetidas y constantes, que son las que muestran la realidad de algo.

Nos es imposible juzgar o establecer una línea entre lo que es un habito y lo que es un hecho aislado, porque otra vez, no se trata de absolutos, sino de un continuo. Pero aun así es importante tenerlo en cuenta a la hora de opinar. No sé si todo esto se sostiene filosófica y teológicamente, y no hay que olvidarse, pragmáticamente, en la vida real, confió en que sí. Si no es así, al menos, espero que ayude a acercarse a la verdad.

Merak

PD: al juzgar también debemos acordarnos de que los errores suelen relucir más y ser más vistosos que los aciertos, pero eso no significa que las virtudes no existan, es cuestión de buscarlas y poner un poco más de esfuerzo. Y recordemos que nunca sabremos lo que pasa por la mente de una persona al realizar una acción, ni sus intenciones. Podemos decir si algo esta mal o bien, pero jamás si alguien es bueno o malo. (o eso creo yo, no quiero parecer impositivo ni sonar moralista, solo quiero compartir mis ideas y creencias)




Publicado el Viernes, 05 enero 2018



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.095 Segundos