Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 54 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: No fracasamos.- Salypimienta

040. Después de marcharse
salypimienta :

            Hace unos días me vino a visitar una amiga ex-opus. Por lo visto se enteró por aquí que estaba metida en mi casa de tiempo completo y amablemente se animó  a hacerme pasar un buen rato. Teníamos años de no vernos, y aunque no estamos completamente desconectadas, no nos vemos muy seguido.

            Entre muchas de las cosas que platicamos, salió el tema de lo difícil que es llevar una vida completamente normal fuera de la Obra. En algún momento me preguntó así, directamente como es ella: ¿no te sientes como una fracasada? Mi respuesta inmediata y casi gritando fue un rotundo ¡NO! ¿Cómo podría ser una fracasada si cada cosa que emprendo resulta ser un éxito mayor o menor pero éxito al fin y al cabo? Nunca en mi vida he sentido que he fracasado, tan sólo he tomado las experiencias como enseñanzas positivas o negativas, “fracaso” es una palabra con la que no me identifico para nada. Tampoco me esperaba esa pregunta de una mujer que en todo lo que emprende triunfa.

            Ante mi cara de asombro comenzó a explicarse:

-          A ver Salypimienta, tú estudiaste para una cosa a la que te dedicaste durante algún tiempo, te iba bien y te ibas labrando un prestigio profesional. Te casaste y seguiste en ello hasta que nació tu primer hijo y en ese momento te encerraste en tu casa a cuidar niños. Cuando tu hijo menor fue a la escuela, la Obra te comenzó a llenar de encargos apostólicos, a tal grado, que estabas en todos lados. Eras un ejemplo para las supernumerarias. Eras la mujer perfecta que tenía el matrimonio perfecto, los hijos perfectos y todo lo que hacías lo hacías perfecto. Sales de Casa y te divorcias y tu vida se vuelve un caos. ¿No es eso haber fracasado?

Quizá pueda parecer que son palabras muy duras de una amiga a otra, pero ella y yo somos muy francas y siempre nos hemos hablado tal cual. Además no sé de dónde sacó que mi vida se volvió un caos, yo creo que se volvió UNA VIDA REAL. Y siguió diciéndome:

-          Fíjate en mí. Cuando era de la Obra todo el mundo me estimaba porque a pesar de no haber podido tener hijos, tenía un matrimonio que de cara al público era perfecto, un prestigio profesional intachable (ella está dedicada a la salud) y aparentemente una vida de cuento de hadas. Se muere mi marido, salgo de la Obra y me quedo embarazada a los 45 años del primero con el que me metí a la cama buscando un poco de cariño. El hombre aquel, en cuanto se enteró del embarazo y de que la criatura venía con síndrome de Down salió por piernas y nunca he vuelto a saber nada de él. Mi vida profesional se apagó un poco porque no le puedo dedicar el mismo tiempo que antes porque primero que nada está mi hija que tiene necesidades especiales, y no hay en el horizonte ningún valiente que se anime a compartir la vida con una mujer como yo… Te aseguro que eso no le pasaría nunca a un hombre, ellos cuando salen, siguen igual que siempre, ellos nunca serán vistos como unos fracasados.

      En ese momento me vinieron a la cabeza algunas historias que mis amigos varones ex-opus me han contado… y caí en cuenta que muchos de ellos también se sienten unos fracasados o porque no han encontrado un trabajo que esté a la altura de sus conocimientos, o no han encontrado la mujer que desearían tener, o que tuvieron que regresar a la casa paterna siendo ya muy mayorcitos…

      La verdad es que yo no me siento una fracasada en absoluto, y tampoco veo a mi amiga como una fracasada, al contrario, me parece que es una mujer ejemplar. Y creo que todos (ellos y ellas) que han salido del Opus Dei son personas más exitosas que cualquier persona normal que yo conozca por el simple hecho de haberse atrevido a salir de la Obra y de recuperar su vida, porque recuperar tu vida cuando la has perdido es el éxito más rotundo que uno pueda tener.

      Para mí, una persona fracasada es aquella que le da la espalda a sus sueños, que se conforma con lo que tiene, que por miedo o pereza o por comodidad se repliega y se queda con lo más fácil, con lo cómodo, con lo que no le representa ningún esfuerzo. Esas son las personas a quienes yo considero unas fracasadas.

      Odio los estereotipos, y el hecho de que se considere como fracasada a una persona que se divorció, que dejó la Obra, que es madre (o padre) soltera, que no tiene el trabajo a la altura de sus conocimientos, que no ha encontrado una buena mujer (o un buen hombre) para casarse, o que no gana millones de pesos (euros, dólares, soles, francos suizos, etc.) me provoca mucho coraje. Creo que no existen las personas fracasadas, por el simple hecho de que el estar vivos ya es todo un éxito. Es por ello que me decidí a escribir esto, por si alguien se ha sentido en algún momento como un fracasado. El único fracaso que existe es el no haber intentado algo. Finalmente creo que los sucesos adversos o inesperados, al final sólo nos ponen en el camino correcto.

      Decir que una persona es una fracasada por las adversidades que ha tenido que atravesar me parece una reverenda estupidez que sólo puede decir alguien con una soberbia infinita. Creo que sólo se puede decir que una persona es una fracasada cuando renuncia a sus sueños y esconde sus talentos.

      …Y decir que alguien es un fracasado porque dejó el Opus Dei me parece además de una insensatez, una imbecilidad monumental.

      …Y que sepas M.T.M que si antes me parecías una mujer exitosa, ahora me pareces aún más y te admiro infinitamente.

Besos cariñosos a todos.

Salypimienta.

 

P.D. Añado otro dato al escrito de Casimiro: Don Pedro Casciaro falleció el 23 de marzo de 1995… justo en el 2° aniversario del fallecimiento de Don Alvaro. Curioso ¿no?




Publicado el Viernes, 22 diciembre 2017



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.092 Segundos