Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 73 usuarios anónimos y 2 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Sobre la carta de Solitudine a Brain.- Haenobarbo

070. Costumbres y Praxis
haenobarbo :

Solitudine, aprovecho tu carta a Brain, para escribir a todos lo que salimos y de paso a todos los que nos leen desde dentro. Lo que voy a decir no es nuevo, lo he dicho ya muchas veces y lo repetiré porque me parece que les cuesta salir de esa especie de cerco dentro del cual se mueve el modo de razonar de aquellos que se hacen preguntas en y respecto al Opus Dei.

Dices “les está matando la falta de cariño. Ese que cada uno echamos de menos y que no hemos tenido ni siquiera llamándonos hermanos, ni siquiera diciendo que teníamos un padre común”. Te pregunto y pregunto a todos...



¿Los dominicos no se quieren?, ¿los capuchinos? ¿las carmelitas? ¿las hermanas de la caridad?  Se quieren, claro que se quieren, pero se quieren con una “caridad espiritual”, la que practican los religiosos: ese es el modo de quererse de los religiosos.

Ese particular modo de quererse presupone el deseo de la santidad del otro y por supuesto el rechazo incluso violento a toda forma de apego humano, rechazo que puede manifestarse de diversos modos, desde la más total indiferencia en nombre del más puro cariño, cuando notas que quieres tanto al otro que podrían abrazarlo y darle besos en un pasillo, pasando por el irrefrenable deseo de corregirlo cuando ves que descuida pequeños detalles y llegando inclusive, a un cálido abrazo cuando el abrazado no le cae para nada bien al abrazante o a una noche en vela junto a la cama del enfermo.  El cariño entre los religiosos funciona exactamente al revés que entre las personas corrientes: se manifiesta como “cariño” con los que menos quieres y como “distancia” con los que quieres mas.

Eso no se explica en el Opus Dei: ahí se habla solo de cariño y a veces de “cariño sobrenatural” agregando para no dar la nota “y humano”. Lo razonable sería explicar las cosas como son: vivimos el cariño de los religiosos, aquel cariño que los autores espirituales (casi todos religiosos) han recomendado por siglos y que consiste precisamente en no mostrar cariño del modo en que la gente corriente se lo muestra, en refrenar todo desborde de sentimientos, incluso una lágrima mientras uno agoniza. 

En honor  la verdad, agrego que muchas veces en el Opus Dei y supongo que también entre los religiosos, el “cariño sobrenatural” se traduce en advertir al que hace cabeza, de las necesidades del hermano, de sus tristezas, de sus dolores, pero hasta ahí.

En lugar de explicarlo con claridad,  se insiste en que son cristianos corrientes: los cristianos corrientes se quieren como lo que son: gente normal, de la calle: se sonríen, se abrazan, se besan, lloran juntos, se tienen detalles, se preocupan y no por eso deben ser o son menos sobrenaturales. 

Los miembros del Opus Dei (si es que el Opus Dei tuviera “miembros”) deben convencerse de una buena vez que no son cristianos corrientes, al menos no como se entiende comúnmente esa expresión, y por lo tanto deben asumir que viven conforme otras categorías;  si no lo hacen se pasarán la vida quejándose y llorando por la “falta de cariño”. ¿Por qué los religiosos no se quejan de falta de cariño?  ¿por qué se solazan incluso cuando son humillados por sus hermanos o hermanas de religión? Pues porque asumen que esa es la forma en que deben quererse:  querer al otro y ser querido por el otro.

Entre los del Opus Dei, especialmente entre numerarios y agregados de ambas secciones, luchan por quererse de esa forma, no porque entiendan o sepan siquiera que es de esa forma en la que se santifica el amor fraterno en una comunidad religiosa, sino porque les han machacado de mil formas que así es como hay que quererse: pero como no entienden el porqué ni nadie se los ha explicado y antes por el contrario, les machacan también que son personas corrientes, terminan por enloquecer y sentirse mal queridos y mal querientes y se frustran.

Hay que tener vocación religiosa para entender sobrenaturalmente los principios y razones del modo de vivir de los religiosos.  Cada vez que se habla acá del horror de las mujeres durmiendo sobre tablas, me viene el mismo pensamiento: no tienen idea de los principios y las razones que conformaron durante siglos la vida religiosa: hoy en día hay religiosas que duermen sobre tablas y no se les pasa por la cabeza que sea extraño o reprobable y duermen tan contentas. ¿Por qué las numerarias sobre tablas y las auxiliares en colchón? Y  no se dan cuenta que eso es un reconocimiento implícito del extenuante trabajo de las auxiliares, que tendrá como resultado que duerman como piedras y ni siquiera sueñen cuando duerman (o mejor que no se deleiten con los sueños).

Cuando una persona se acerca a una Orden o congregación religiosa, sabe más o menos que va a una institución donde se vive una forma de vida distinta, se busca eso, vivir de otro modo.  Cuando un chico o una chica de escuela, se acerca al Opus Dei y a los medios de formación, le dicen de todas las formas posibles, que eso no es un lugar “distinto”, que ahí solo hay personas corrientes, los de dentro iguales a los de fuera y que van a seguir viviendo como siempre y una vez que los pescan, les tiran encima un fardo de cosas absolutamente raras y jamás vividas por una persona corriente: el que recibe el fardo, se siente a veces noqueado, pero como quiere amar a Dios, empieza a “remar” con todas esas cosas raras, empieza a tratar auto convencerse – sin explicación racional -  que son cosas normales, empieza a tratar de amar esas cosas y a decir que las ama, pero en el fondo su ser se rebela contra aquello que no entiende y que contraría su propio modo de ser.

Si a eso se le suma, que es de mal espíritu quejarse de lo que el Opus Dei dice que es bueno, empieza  uno a callarse, a no decir que aquello le parece extraño y que no es a lo que vino;  no lo comenta con otros porque “es de mal espíritu”; sufre en silencio, porque se da cuenta, o mejor se le ocurre,  que es un miserable, que no ama a Dios, que no lucha, que no es capaz de ofrecerle lo que le pide. El sentimiento de culpa crece y agobia, y todo porque nadie le ha explicado que va a vivir como religioso ni le ha hecho entender y amar los principios fundamentales de la ascética de los religiosos. Probablemente el director tampoco lo sepa, porque pasó por el mismo proceso y en el fondo tampoco entiende por qué debe vivir así.

Al que quiera perseverar en el Opus Dei – y de corazón deseo que sean muchos – le diría, si fuera su director espiritual, las cosas tal como son y lo dejaría elegir: estoy seguro que muchos perseverarían.

Respecto a lo que dices sobre el actual prelado, solo unas pocas cosas: no se ha quitado los “arreos de monseñor” para ir a ver al Papa: ha ido con la cruz pectoral y con el anillo, que son muestras más que suficientes de su posición en la Iglesia, solo que ha ido de la forma más simple.  Se ha plegado a los “modos” del actual Pontífice, nada más. Desde luego que es extraño que el prelado no vaya al menos con sotana a ver al Papa: el prepósito general de la Compañía de Jesús tampoco fue con sotana en su momento. Lo cual conociendo el percal tampoco es extraño. En el Vaticano, “los vientos que corren” según sea el momento, son muy importantes y hay que tratar de “no dar el pego”.

En Madrid y en toda Europa, se presentará con sotana negra, con pectoral y anillo; quizá, en algún lugar aparezca con la sotana “filetata” aunque no creo. Lo aplaudirán y lo arroparán incluso, los de la obra que no lo conocen de nada, porque es el prelado.  Eso de que se “postuló”, no me lo creo porque no necesitaba postularse. Durante muchos años gozó, como Vicario General, de la confianza del anterior prelado y eso es más que suficiente para hacerlo idóneo para el cargo. Personalmente creo que es mucho más “inteligentemente” flexible que el anterior y sin duda más honestamente flexible que su propio vicario general, que lo será solo en cuanto le convenga, pero esto es una apreciación personal.

Eso de que las mujeres no votan, tampoco es tan exacto. Las mujeres se reúnen antes que los varones y votan por el que les parece que debe ser elegido; el resultado de esa votación es una “recomendación” para el congreso general:  cierto  que es solo una recomendación, porque en la Iglesia – que no solo en el Opus Dei- las mujeres no trasmiten una “potestad sagrada”, tampoco la trasmiten las religiosas cuando eligen en sus conventos, pero eso es otro tema que hay que discutirlo en otro lugar, porque atañe no solo al Opus Dei sino a toda la Iglesia y es una cuestión teológica y jurídica.

Pero también es cierto que todos los presidentes generales y prelados del Opus Dei que hasta el momento han sido y que son pocos ciertamente, son los que han “recomendado” las mujeres. Tanto se tiene en cuenta el nombre que resulta de su votación – que se lee nada más abrirse el Congreso General- , que hasta ahora ha coincidido con el que votan los varones ¿no será entonces que los varones votan por el que han votado antes las mujeres? En el Opus Dei los varones hemos tenido siempre una enorme deferencia por las mujeres del Opus Dei.

Haenobarbo




Publicado el Lunes, 03 julio 2017



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.232 Segundos