Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 54 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: En un centro de universitarias (y 10).- María Canela

010. Testimonios
MariaCanela :

Tiene una compañera en el centro de estudios. Encantadora y gran intelectual que pitó al terminar la carrera. Una cabeza privilegiada. Muy crítica en los medios de formación. Desenmascarando en mitad de las clases de filosofía parte de la manipulación que daban a beber diariamente. A la vez tenía una fe en el Opus Dei recibida de su madre supernumeraria que le nublaba. Creía que las cosas iban mal solo en ese centro. Recibía correcciones fraternas diarias. Muchas de las correcciones versaban sobre detalles tan nimios, tan neutros, que darles tanta importancia como para hacer correcciones fraternas y tan repetitivas, las convertían en la mejor arma invisible para confundir y desestructurar a un ser humano...



Como guinda, ella también recibía consejos estéticos del sacerdote: "tienes que ponerte de esas cosas que se ponen las mujeres en la cara, maquillaje y pendientes, porque Dios quiere que demos una imagen atractiva". ¿Qué decir de la obligación en el centro de estudios de repetir anualmente una confesión general que consiste en recitar todos los pecados que se han cometido desde que se tiene recuerdo? Enseñan que aunque estuvieran perdonados, al volver a decirlos en confesión se recibe más gracia de Dios. ¿Qué decir de la lista que le entrega el sacerdote a las directoras, sobre las que aún no han pasado por el confesionario?

 

Tiene que empezar a llevar charlas fraternas. La primera a una subdirectora. Escucha lo insoportable que le resulta a esta subdirectora oír charlas fraternas en su centro. Le cuenta entre risas cómo les va poniendo excusas y dando largas para retrasar oír las charlas. Le explica que es un centro de agregadas. Que no es lo mismo. Que sales del centro de estudios y te encuentras con eso. Que son raras. Que por algo ya se sabe que no les dijeron para pitar de numerarias.

 

Puede empezar a decirle lo cruel que resultan sus palabras, pero decide hacer preguntas y mantener una total pasividad escuche lo que escuche. En el centro de esta subdirectora vive su antigua compañera del centro de estudios. La última vez que la vio tenía un aspecto y tristeza preocupantes. Le preguntó por ella, y le respondió: no sabemos cómo quitárnosla de encima.

 

Una vez se hubieron "deshecho" de la numeraria, sus padres tuvieron que ingresarla en un hospital. No sabían qué le pasaba. A punto de morir. El resultado: llevaba tiempo casi sin comer. La recuperaron, siguió viviendo.

 

Pasado un tiempo, volvió a encontrar a su compañera del centro de estudios. Le dijo con sentimiento de vergüenza que ya no era de la Obra. Que no valía nada y esa era la razón por la que la habían echado. No atendía a las frases que le decía la numeraria tipo "no tienes nada en ti que justifique lo que te han hecho". Pero ella tenía otro guión cincelado año tras año, cf tras cf. Que las del centro, todas, eran buenas. Pero que lo que más le había dolido era que ninguna de las numerarias que vivía en su centro había ido al hospital a verla.

 

Habiendo vivido dentro puede ser por varias cosas: 

 

1) algunas se sentían liberadas.

2) otras obedecen al mandato de cortar toda comunicación con una ex, y quizá ni se enteraron del ingreso.

3) el padre (que no pertenecía a la Obra) no perdonaba el hecho de que nadie se hubiera fijado durante su vida en el centro en el estado de su hija, y no quería que se le acercaran "semejantes seres que decían llamarse humanos".

4) la madre supernumeraria quizá alertó al centro sobre el enfado de su marido... (Siguió siendo supernumeraria).

 

La que escuchó la charla de esta subdirectora fue a la delegación a hacer todo lo que estuviera en su mano para parar semejantes prácticas internas.

 

Tocan los preliminares, escuchar la conocida lista: "Dios le dará su gracia", "el que obedece no se equivoca", "lo vio el fundador", "lo quiere el Padre", "encomiéndala", "Dios nunca te pide algo que no puedas dar", etc., etc. Sabiendo ya que no funcionaba hablar con sacerdotes o directoras, y confiar en su palabra, insiste para entender el porqué. ¿Por qué no paran esas prácticas si saben que están enfermando a muchas personas? Y por fin la respuesta: saben que de cada diez que presionan, una media de tres acaba enferma. Mientras los resultados positivos sean siete, frente a tres negativos, no hay motivo para cambiar.

 

Para los que salen habiendo conocido más de lo que hubieran querido conocer, quizá les sirva el escrito: "Pautas para la recuperación a la salida" del 7 de octubre de 2016.

 

Supongo que este escrito, para quienes han vivido esto, les puede en parte liberar de tanta confusión. Por más cruda que sea la realidad, la verdad cura, incluso dicen que "la verdad os hará libres".

 

Con esto, los y las que hacen estas prácticas en sus centros, delegaciones, asesorías, quizá les dé nuevas ideas para nuevas prácticas. El desconocimiento de la verdad que tienen tantas y tantos, ¡os hace tan libres!

 

<<Anterior>>

FIN DE LA SERIE




Publicado el Viernes, 24 febrero 2017



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.355 Segundos