Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 63 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Libros silenciados: Ya era hora.- Gervasio

110. Aspectos jurídicos
gervasio :

Ya era hora

Autor: Gervasio, 20/07/16

 

Ya era hora. Por fin la Santa Sede ha soltado prenda, con la carta a los obispos, Iuvenescit Ecclesia, sobre la relación entre “dones jerárquicos” y “carismáticos”. Juno en seguida nos puso al loro con su La Congregación Doctrina de la Fe aclara lo que es una prelatura. La Congregación lo deja bien clarito, con nombres y apellidos, en su nota 116: La forma jurídica más simple para el reconocimiento de las realidades eclesiales de naturaleza carismática es la de la Asociación de fieles (cf. Código de Derecho Canónico, can. 321 – 326; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 573, § 2-583). Sin embargo, es bueno considerar atentamente también las otras formas jurídicas con sus propias características específicas, como por ejemplo las Asociaciones públicas de fieles (cf. Código de Derecho Canónico, can. 312 – 320; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 573, § 2-583), las Asociaciones de fieles “clericales” (cf. Código de Derecho Canónico, can. 302), los Institutos de vida consagrada (cf. Código de Derecho Canónico, can. 573-730; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 410-571), las Sociedades de Vida apostólica (cf. Código de Derecho Canónico, can. 531-746; Código de los Cánones de las Iglesias Orientales, can. 572) y las Prelaturas personales (cf. Código de Derecho Canónico, can. 294 – 297). No menciona expressis verbis al Opus Dei, pero lo señala inequívocamente, ya que es la única prelatura personal regulada por los cánones 294 a 297. Es un modo muy elegante de llamar al orden, típico de la Santa Sede...



Sería  del caso —digo yo— que esta carta fuese leída y meditada en los centros de la Obra, a ver si encuentran alguna diferencia entre el texto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y lo que les enseñan y obligan a memorizar en los cursos anuales. Afecta a varios puntos del Catecismo de la Obra sobre los que ya llamé la atención en varias de mis colaboraciones en Opuslibros.

 

Por ejemplo, en el último Catecismo de la Obra —8ª ed. de 2010, nº 306— se lee: La jurisdicción del Prelado es de la misma naturaleza que la del Obispo diocesano, en cuanto que las dos son determinaciones de la potestad de gobierno en la Iglesia. La jurisdicción del Prelado se circunscribe a la tarea apostólica peculiar de la Prelatura, la de los Obispos diocesanos se extiende sólo a la cura pastoral ordinaria de los fieles. Pues, no. No es así. No son de la misma naturaleza. No hay que confundir la potestad de la jerarquía de la Iglesia con la potestad de la jerarquía presente en las instituciones de origen carismático. ¡Toma Iuvenescit Ecclesia! Estáis llamados a modificar otros muchos asertos en esa misma línea, en guiones, vademecums, revistillas internas, etc. No te escaquees, Nicomedes, que se señala expresamente a las prelaturas personales contempladas en los cánones 294 a 297. Que el Opus Dei es la única prelatura existente. ¿Te das por aludido, Nicomedes? A rectificar, Nicomedes. A retirar los catecismo y rehacerlos, Nicomedes.  En algo tienen que entretenerse las señoritas de la imprenta. En cosas más tontas las tenéis ocupadas.

 

O lo uno o lo otro, Nicomedes. Sanjosemaría se presentaba –así me lo presentaron a mí y a así se presentaba él mismo ante todo bicho viviente— como un carismático. En 28 de octubre de 1928 diz que tuvo una visión fundacional. Y que entonces fundó el Opus Dei. Dios se lo pedía. Y luego tuvo más visiones. No entro a  discutirlo. Lo que no cabe aceptar, es que Dios Nuestro Señor le inspiró fundar una institución cuya jerarquía no era una jerarquía cualquiera —como puede ser la de los benedictinos, la de los Kikos o la de las Asunciatas—, sino que esa jerarquía era de la mismísima naturaleza que la de los obispos. Eso es puro disparate, Nicomedes, por no decir herejía de la gorda. De ahí que el documento emane nada menos que de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

 

Fuenmayor, Gómez e Illanes escribieron un librito de título muy significativo: El itinerario jurídico del Opus Dei. Historia y defensa de un carisma. Bien está defender un carisma, pero pretender que el carisma consiste en gozar de  una potestad eclesiástica igual a la de los  sucesores de los Apóstoles es  harina de otro costal. Puro cisma. Es pasarse siete pueblos. Date cuenta, Nicomedes, de que por ese camino se abre paso a que cualquier “espiritual”, como los llamaba Tertuliano, reivindique también un carisma encaminado a fundar otra institución al frente de la cual se encuentra un Ticio —otro espiritual— que no se conforma con ser un instituto consagrado más, sino un obispo más de la  Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Que no puede ser, Nicomedes. Que no.

 

Tomo algunos párrafos de una conversación futurista entre la Inocente Obdulia y Nicomedes:

 

Inocente obdulia: He leído el nuevo catecismo y me ha extrañado. A diferencia de lo que memorizábamos antes, se lee ahora que lo potestad de los obispos y la del Prelado del Opus Dei no son de la misma naturaleza.

NICOMEDES: Así es. Son de distinta naturaleza.

INOCENTE OBDULIA: Ya me lo sospechaba yo. El Padre siempre me había parecido a mí mucho más importante que un obispo. Ya lo decía él mismo: papas he conocido muchos, obispos un montón; pero fundador del Opus Dei… sólo el menda. Deberían hacer al Padre por lo menos arzobispo, me parece a mí. Y tiro para abajo.  No había nada más que verlo llegar.  Él en su Mercedes impecable, con guardaespaldas,  ¡qué tronío! Cuando llegó el obispo, en cambio, apenas cuatro banderitas; y de un Mercedes-Benz, nada de nada. Para mí el Padre, por lo menos arzobispo, por no decir cardenal, patriarca o cosa así. Mucho más que obispo. Además él vive en Roma,  —¡qué casa central! ¡qué tronío!—, lo mismito que el gran jefe de los jesuítas —el preprósito general, ¡qué nombre tan feo!—, y el de los dominicos y el de todos esos…

NICOMEDES: Obdulia, no me menciones a los jesuítas, que ya sabes que me dan alergia. Acabo con sarpullido. Me revuelven las tripas. Tampoco me menciones a los dominicos. Nosotros no somos religiosos, aunque los religiosos también  tengan una casa central en Roma, como nosotros.  No somos religiosos.  ¿Te enteras?

INOCENTE OBDULIA: Estoy enteradísima. De religiosos, nada. Pero, si no somos religiosos ¿qué somos?

NICOMEDES: Somos “no religiosos”. ¿Te parece poco?  Eso nuestro santo padre lo tenía muy clarito. ¡Las rabietas que cogía cuando lo confundían con un religioso! Temblaba de santa ira. Hasta se le descabalaba un poco la dentadura postiza. Tras esta carta de la Congregación sabemos, además, que el Opus Dei tampoco forma parte de la estructura jerárquica de la Iglesia. Poco a poco vamos sabiendo más cosas sobre el OD.

INOCENTE OBDULIA: Ahora lo entiendo. El Opus Dei no es ni lo uno ni lo otro. ¿Es así?

NICOMEDES. Así es, Obdulia. Ni religiosos, ni parte de la jerarquía de la Iglesia.

OBDULIA: ¿Qué somos entonces? ¿Elefantes?

NICOMEDES: ¿Por qué dices “elefantes”, Obdulia?

OBDULIA: Porque los elefantes  tampoco son religiosos. Ni siquiera están bautizados. No pertenecen a ningún instituto de vida consagrada. Tampoco forman parte de la jerarquía de la Iglesia. Al frente de la manada se encuentra siempre una elefanta. Y esas elefantas no forman parte de la jerarquía eclesiástica. Entre otros impedimentos son hembras. Tampoco pertenecen a un instituto de vida consagrada. Me consta. El Opus Dei reúne esas mismas dos características de los elefantes. Ambos no son ni lo uno ni lo otro.

NICOMEDES: Efectivamente.  No somos elefantes, ni canguros, ni una mesa camilla… Es que los conceptos negativos abarcan muchas cosas. Hay muchos seres que son no-vaca, son no-golondrina, son no-sinfonía de Beethoven, etc.

INOCENTE OBDULIA: Eso es lo malo. Que no nos conocen. ¡Cuánta incomprensión! ¡Qué pena ser niní!

NICOMEDES: ¿Qué dices? ¿Qué es eso de  ser  niní?

OBDULIA: Se lo explico a mi monera, porque tengo en hermano niní. Ni estudia ni trabaja. A eso en los periódicos lo llaman ser niní. Él estuvo una temporada en la Facultad de Biología. Era un profesor no numerario especialista en invertebrados, no artrópodos. Siempre fue un niní, un ninísimo. A él no le gusta nada que lo consideren tal. Por lo demás no tiene mayores problemas.  Come bien —sobre todo ensaladas—, duerme bien. Esto último se le da de maravilla. ¿Es que también nosotros somos ninís? Dígamelo sin rodeos, don Nicomedes. Estoy preparada para todo.

NICOMEDES: Nada de eso. Somos: sí, sí. Nuestro santo Padre decía que éramos una “afirmación gozosa”.

OBDULIA: Me quita usted un peso de encima. A sea que somos como esa emperatriz de Austria que llamaban Sisí. Era muy mona, sobre todo en aquella película en que la encarnaba Romy Schneider.

NICOMEDES: Tampoco, Obdulia. Tampoco somos Sisí.

OBDULIA: ¡Ah! O sea, que no somos, ni religiosos, ni de la jerarquía ordinaria de la Iglesia, ni elefantes, ni canguros, ni la emperatriz Sisí., ¿es que  ni siquiera somos ninís? Para mí que somos ninís.

 

Estamos acostumbrados a que se nos explique lo que El Opus Dei es a través de asertos y conceptos negativos. Los conceptos negativos son muy pobres. No es un instituto de vida consagrada, no tiene la misma naturaleza que una iglesia particular, no es una diócesis, no es un grupo de presión, no es un movimiento eclesial, ni es una simple asociación de fieles, no  se emiten votos, sino cosas que sólo pueden designarse negativamente: no-votos, porque contratos, lo que se dice contratos, tampoco…

 

Son bastantes lo artículos que he dedicado a estas cosas: Distintas competencias entre prelados, Cooperación orgánica, Delirio de identidad, El ejercicio de la  potestad de gobierno en las prelaturas personales, El irresistible episcopado, El Opus Dei como prelatura, Escrivá y el episcopado y algunos otros. Y no quiero repetirme. Lo importante es que ha habido un “estirón de orejas”. A ver el resultado.

 

Nicomedes, no te olvides de lo de la incorporación  y desvinculación del Opus Dei. Que eso también es importante, Nicomedes. Que no se parece en nada a un cambio de diócesis, Nicomedes. Deja de equipararte a las eparquías, a la Administración Apostólica de Campos en Brasil, y a otras circunscripciones eclesiásticas. Que no sois una circunscripción eclesiástica más, Nicomedes. ¿Te enteras? Que eso de la “vocación divina al Opus Dei” se mueve en la línea del puro carisma. Que no es lo mismo ser del Opus que pertenecer a esta o a aquella diócesis. Nicomedes, desdícete, aunque sólo sea por no hacer el ridi.

 

Del mismo modo que publicaste en “Romana” la malhadada conferencia de Javier Echevarría de dos de febrero de 2005 titulada El ejercicio de la potestad de gobierno en las prelaturas personales, publica ahora en Romana la carta Ivenescit Ecclesia. Que el Echevarría se pasó siete pueblos, Nicomedes. A comérsela con patatas. Que la pertinacia en el error es mala. ¡Date por enterado, Nicomedes! Y, al toro.

 

Gervasio




Publicado el Miércoles, 20 julio 2016



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 110. Aspectos jurídicos


Noticia más leída sobre 110. Aspectos jurídicos:
Estatutos del Opus Dei - 1982


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.102 Segundos