Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 98 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: Un diez por ciento de homosexuales.- ElCanario

100. Aspectos sociológicos
elcanario :

El Opus Dei suele hacer campañas internas y externas contra la homosexualidad. Es como una consigna para evitar que existan homosexuales en su seno o que la opinión pública condene su práctica entre personas del mismo sexo. Yo lo viví varias veces en el tiempo que fui uno de tantos seguidores de Escrivá. No se me olvida una intervención de un sacerdote en los colegios mayores de las cajas de ahorros en Córdoba invitándonos a hablar claro sobre esta materia y tener "sinceridad salvaje" con los directores o con el que llevaba nuestra charla semanal...



Este mismo clérigo numerario se distinguía por ser muy machista cuando hablaba de las mujeres. Se decía de él que solo quería predicar a "sus hermanos" y no a "sus hermanas". Vaya modelo. Por si había poco, defendía la pobreza y luego no la vivía en su vida particular. Así lo pude comprobar en un tren a la vuelta de esas convivencias anuales. Los demás viajábamos en segunda clase y él lo hacía en primera. No está nada mal. Hago estas consideraciones ante un hecho. Se suele decir que entre el diez y el quince por ciento de la población es homosexual. Y de esto no se salva el Opus Dei.

La persona homosexual nace, no se hace. Algunos de los que han sido de la Obra me han dicho que se metieron en la Prelatura como manera de que no se notaran sus gustos personales. Era una manera de engañarse. Sin embargo, llega un momento en que no se puede continuar así y se hace la vida un infierno en el que la única salida es abandonar. Si perteneces al Opus Dei es con castidad total.

Como hombre, yo no podía mirar a las mujeres. En la charla semanal debía de hablar sobre si me había fijado en alguna mujer y si la había deseado. Era mejor tener amigos que no amigas. Supongo que en las mujeres pasará al revés. De ahí que un homosexual en potencia de la Obra le sea más fácil vivir su tendencia natural a fijarse en los de su mismo sexo. Digo fijarse, no practicar con el otro o la otra. A algunos se les nota mucho y hasta comentan con los demás si es guapo o no su amigo. Hablo de la experiencia de hombre, no de mujeres. que supongo que será parecida. Para mi esa obsesión enfermiza en la labor de numerarios y agregados contra el sexo contrario favorece la homosexualidad por lo menos a nivel mental.

En los más de treinta y tres años que pertenecí al Opus Dei, nunca me enteré directamente de casos de relaciones sexuales entre dos hombres que estuvieran a mi lado. Hay una excepción. Durante una convivencia anual, de repente, desaparecieron dos que estaban conmigo. Con el tiempo me enteré que alguien los había descubierto juntos en una cama y, claro, inmediatamente fueron expulsados. Pasados los años de mi salida, un antiguo chico de San Rafael me dijo que había asistido a una convivencia solo con otro en la casa de sus padres en un pueblo. Como hacía mucho frío, al final los dos durmieron juntos en la misma cama. Antes de ponerse dentro de las sábanas, el de la Obra roció el lecho con agua bendita. No lo entiendo.

No voy a descubrir quienes han sido del Opus Dei y hoy en día son homosexuales reconocidos. De los que yo he conocido, cerca de setenta lo son. Seguro que había más. El último ha sido uno con el que me reúno una vez a la semana en una cena de amigos. Me lo ha contado un tercero, que también es homosexual. ¡Qué pequeño mundo! Yo sospeché algo cuando me decía que hablaba habitualmente con un numerario. Es la táctica habitual de la Obra para tratar de recuperar a los que se han ido. Otro ex del Opus Dei me ha contado lo que sucedió en la asociación gay de Madrid. Uno le preguntó a otro si en el año tal iba por tal obra corporativa. Este le respondió que sí. "¿No me conoces? Soy fulano de tal que también fui por allí", comentó. Al alegrarse de haberle encontrado en un sitio así, el que le había abordado manifestó: "No, si somos más". Se refirió a otro que estaba cerca y que había estado diecisiete años en la hoy prelatura. Otro mundo pequeño.

El caso más llamativo sucedió en una piscina pública con solarium nudista en Madrid. Un ex observó que entraba a ese recinto un numerario que había tenido un cargo en la comisión regional de España. Se acercó y le preguntó si era él. El numerario dijo que sí. El ex le señaló que eso era incompatible con su entrega en la Obra, pero le respondió que no existía tal incompatibilidad. Mi amigo se lo contó a otro ex, también gay. Este recordó que en 1977 se encontró al "nudista" en los servicios de un cine de Madrid frecuentado habitualmente por homosexuales. Habían pasado veintidós años y el otro seguía dentro. Hoy en día ha fallecido. En las páginas oficiales de la prelatura se han publicado escritos laudatorios sobre su fidelidad (?).

Un buen amigo mío, también ex, reconoció que había dicho internamente que le gustaban los hombres. Como solución le enviaron a un médico de la Clínica Universitaria de Navarra. Éste le atendió y le recetó unas pastillas para quitarle la homosexualidad. Mi amigo no hizo caso. Por consejo de los directores, el día que se fue de la Obra lo hizo a primera hora de la mañana y antes de que se levantaran los demás del centro. No le dieron ningún dinero para salir adelante ante los primeros gastos, ni tampoco para coger un taxi. Esa es la realidad cruda del Opus Dei. Su fundador decía que era el mejor sitio para vivir y para morir. Lo dudo.

ELCANARIO




Publicado el Viernes, 26 febrero 2016



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 100. Aspectos sociológicos


Noticia más leída sobre 100. Aspectos sociológicos:
OPUS DEI’S IRISH ACTIVITIES DESCRIBED


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.097 Segundos