Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 38 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: A veces llega un momento en el que te haces viejo de repente.- PZK

076. Agregados
PZK :

En mi centro de agregados, un numerario solía cantar, y muy bien, la canción “La senda del tiempo” de los Celtas cortos. Esta canción me sumía en un estado de desasosiego total, ya que me identificaba al cien por cien con la letra:

"A veces llega un momento en el que te haces viejo de repente, sin arrugas en la frente, pero con ganas de morir. Paseando por las calles todo tiene igual color, algo echo en falta, no sé si será el amor".

Y tanto que era el amor, ese amor que se me prometió en la Obra al pitar, pero que nunca me dieron. Ese amor de familia, que se dijo que tendríamos, pero que al final se descubrió que era un compañerismo bien intencionado, pero carente de afecto profundo, sin una amistad real. Conocí a grandísimas personas, que me ayudaron mucho, a las que quería tratar como hermanos, contarles mis cosas y que ellos me contaran las suyas, lo que hacen dos hermanos normales, pero no, para eso estaba la charla, la temida charla, esa charla en la que no podía elegir el interlocutor, esa charla en la que me despellejaba vivo, y no recibía más recompensa que sal y limón. En la que cuando iba de viaje, me llevaba sin yo saberlo, en un sobre mi vida y miserias, codificadas. Yo era el propio portador de mis más íntimos secretos, que serían entregados al director de turno, para que este supiese, la cantidad exacta de sal y limón que había que echar a la carne auto despellejada.

Es verdad que encontré cierta felicidad, es verdad que aprendí, es verdad que vi lugares nuevos, es verdad que hice cosas interesantes, es verdad que mis hermanos eran muy buena gente, me apreciaban, pero todo se desbarató cuando eché en falta el amor.

Ese amor que tengo ahora, en mi matrimonio, con mis hijos, con mis hermanos carnales, con mis padres, con mis amigos. Yo les cuento, ellos me cuentan, sin esperar nada a cambio, amor y amistad. Tan sencillo, tan fácil de conseguir, pero que nunca me dieron en la Obra, ya que nunca me lo quisieron dar, ya que no se puede dar aquello de lo que no se dispone. Me dieron otras cosas, buenas, pero no lo prometido.

“Algo echo en falta, no sé si será el amor”... YA, NO :)

Firmado: PZK




Publicado el Lunes, 18 enero 2016



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 076. Agregados


Noticia más leída sobre 076. Agregados:
Mi historia (6): La manipulación de mis amigos.- Ricardo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.098 Segundos