Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 37 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Resistirse a la reforma litúrgica.- (Cap.14 de 'El buen pastor').- Nacho

125. Iglesia y Opus Dei
Nacho :


RESISTIRSE A LA REFORMA LITÚRGICA

Cap.14 de 'El buen pastor'
Enviado por Nacho el 13-6-2004

Escribí la carta al fundador del opus el 19 de marzo de 1965 en un piso de la calle General Oraa, 5 de Madrid (dependía del centro de estudios, que se encontraba entonces en Castellana, 50, mientras terminaban las obras de consolidación en Diego de León 14, hoy sede de la comisión regional o gobierno de la prelatura en España y del Colegio Mayor Montalbán, centro de estudios de la delegación de Madrid Este). Tenía yo entonces 20 años recién cumplidos. Quedaba poco para que terminara el Concilio Vaticano II y, aunque era joven, sí pude observar cómo se vivió este acontecimiento dentro de la institución fundada por Josemaría, que se consideraba un instrumento inepto de Dios...

En general puedo decir que la obra se ha resistido como gato panza arriba a la reforma litúrgica trazada como consecuencia del Concilio Vaticano II. En primer lugar, una vez terminó la reunión de los obispos de todo el mundo y se publicaron los documentos, se nos dijo que la obra se había adelantado en muchos años a lo tratado por el Concilio sobre la participación de los laicos dentro de la Iglesia Católica. Por aquel entonces era frecuente que nos pidieran dentro de la obra que rezáramos especialmente tal día, porque se iba a tratar de algo muy importante para la vida del entonces instituto secular, aunque al fundador no le gustaba esta clasificación desde hacía algunos años, en que otros se habían apuntado a ese tranvía o barca, como le gustaba decir a Josemaría.

Un acto que parecía prometer se produjo en la Universidad de Navarra, cuando el fundador ofició una misa para la segunda reunión de amigos de esta universidad obra corporativa del opus. La misa fue con altar cara al pueblo, cosa que les costó mucho vivir años más tarde, cuando en muchas iglesias y templos, los que éramos agregados, sabíamos lo que era eso. Se hicieron distintos intentos como colocar una especie de atril de metal para leer la Epístola y el Evangelio, pero el resto del tiempo el sacerdote permanecía de espaldas al pueblo. Solo cuando había una celebración pública o era un templo público regentado por sacerdotes de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz se aparentaba que eso se vivía en el opus.

Mientras tanto nos iban llegando noticias del fundador, en las que se nos hablaba de que lloraba por ver cómo se estaba aplicando la reforma litúrgica. En pequeños grupos se nos señalaba que el disgusto de Josemaría (el padre) era especialmente intenso contra monseñor Annibale Bugnini, por concentrar el ataque en alguien. Yo ya había comenzado a tener trato con todos los obispos españoles, debido a mi condición de informador religioso (hoy lo comparto con la información cultural en todos los campos). Esto provocó dentro de la obra un apoyo a su fundador y que los socios (entonces se nos llamaba así) expresaran su desacuerdo en conversaciones con los amigos o con otros fieles diocesanos. Este eclesiástico luego fue enviado como nuncio a Irán y estaba allí cuando se produjo el derrocamiento del Sha Reza Pahlevi.

Recuerdo que en publicaciones de la obra han salido palabras del fundador -hoy no tengo acceso a ellas, puesto que la dejé en octubre de 1998 y no pertenezco oficialmente a la prelatura desde el 20 de enero de 2000- en las que se indicaba que Josemaría, hoy canonizado por la Iglesia Católica, había recibido un permiso de alguien cercano a monseñor Bugnini, que le autorizó a seguir celebrado la misa de San Pío V. Eso sí, los custodes o acompañantes del padre, don Alvaro y Don Javier, ya oficiaban la misa del Concilio Vaticano II. Con el tiempo se ha visto, que había cuatro cánones para poder utilizar, pero en los templos y parroquias se utilizaba solo el más breve, que no incluye peticiones de los fieles, y en la obra, el que las incluye. Por entonces se nos hizo llegar a todos los centros una carta del fundador que, a diferencia de otras que quedaban en el despacho de dirección, la famosa carta de Josemaría sobre las tres campanadas, en la que mostraba su desacuerdo con la situación de la Iglesia. Pablo VI había recibido una vez al fundador y ya en mucho tiempo no volvió a celebrar una reunión de este tipo. Antes de eso, había bendecido el llamado Centro ELIS de Roma, que fue aprovechado por la prensa afín al opus con la famosa frase del Santo padre '"Tutto qua é Opus Dei". Un grupo de agregados de Madrid, y supongo que algunos numerarios, viajaron a Roma para participar de aquel acto.

Cuando en las iglesias de la calle se había comenzado a rezar la misa en lengua vernácula, dentro de la obra se seguía empleando el latín, lengua que no estaba prohibida en la reforma litúrgica, pero que se aconsejaba abrir las celebraciones religiosas a las lenguas propias de los países o territorios. Mientras tanto, cuando ibas a un retiro o a una misa en un curso de retiro o convivencia --esas son las oportunidades que teníamos los agregados de ver cómo se vivía la reforma litúrgica en el opus-- te dabas cuenta que las misas eran diferentes dentro y fuera de esa institución religiosa a la que nos habíamos incorporado por medio de una carta al padre.

Vayamos por partes. Cuando en iglesias públicas ya se rezaba toda la misa en lengua del país, en la obra se seguía empleando el latín, por lo que los participantes de tales misas debían emplear el misal para seguir la ceremonia. En la calle ya no se usaba el misal, pues se entendía todo. Sin embargo, se aconsejaba a los "socios" de la obra que llevaran sus misales. Así se hacían notar. Para mí era una falta de naturalidad, ya que si se hablaba de que no podíamos distinguirnos de los demás fieles de la Iglesia, nos hacíamos notar. También se produjo otro hecho de llamar la atención: se había autorizado que las mujeres no llevaran velo, mantillla o sombrero dentro de la Iglesia. Sin embargo, en un determinado momento, las mujeres de la obra aparecían en las iglesias con velo y con misal. "Muy bueno", diría un castizo. Una vez más, se distinguían los de la obra de los demás. Si quereis descubrir un sacerdote de la obra (incluidos los diocesanos de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz) fijaros en los dedos de sus manos antes y después de la consagración de la misa. Una vez que se han pronunciado las palabras de la consagración, observaréis que quedan unidos los dedos que han sostenido la ostia, aunque puede que se haya suprimido últimamente. Esto fue establecido por el fundador con el fin de que no se pierda nada del cuerpo de Cristo. Ellos presumen de detalle de finura.

Los sacerdotes de las misas que se celebraban en las parroquias empezaron a quitarse el manípulo. Los de la obra tardaron en hacerlo. Los sacerdotes de las misas de las parroquias públicas dejaron de utilizar la campanilla. En la obra se siguió utilizando hasta muy tarde. En muchas iglesias públicas, no se hacía lavatorio de manos. Los de la obra, sí. Cuando en las iglesias públicas la celebración de toda la misa era en la lengua del país, en los centros de la obra solo se utilizaba la lengua propia en la Epístola y el Evangelio. Por supuesto que en los centros de la obra no había preces de los fieles, pero sí cuando ibas a oír misa en el exterior. Con el tiempo, se ha sustituido por una parte de las llamadas "preces" que rezan diariamente todos los miembros de la obra, sin utilizar las distintas fórmulas aprobadas por la Iglesia Católica. Al irme de la obra, en octubre de 1998, todavía se rezaban esa parte de las "preces". Eso sí en ceremonias públicas en iglesias como puedan ser la Basílica Pontificia de San Miguel de Madrid, encomendada a los sacerdotes del opus dei, esto se vivía. Sin embargo, en una pared aneja a este templo, en un centro de numerarios que le llaman 'Miranda' (está en la Plaza del Conde de Miranda), si se oficiaba la misa para los numerarios, entonces continuaban con las citadas "preces".

Es frecuente que en las parroquias o templos públicos los fieles que lo deseen puedan leer la Epístola o las preces de los fieles. Conozco muy pocos casos de gente de la obra que seguían esta invitación de la Iglesia. Incluso pasaba que a diario estuvieran un grupo de personas pertenecientes a la obra y que, aún asistiendo todos los días, ninguno de ellos colaboraba con el párroco o con el sacerdote oficiante en esta parte de la misa. Finalmente el celebrante se veía en la obligación de hacerlo él. Algunos de esos asistentes incluso me decían que así eran más laicos y no unos "meapilas", acusación que lanzaban contra otros que deseaban ser fieles a lo establecido por la Santa Sede y los obispos. Algunos sacerdotes agregados y supernumerarios de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz me hacían quejas de este tipo.

Al haber sido autorizados por la Conferencia Episcopal, con la aprobación de la Santa Sede, los fieles de las parroquias de la calle pueden comulgar indistintamente en la mano o en la boca. Sin embargo, a los fieles de la prelatura se aconseja solo comulgar en la boca. En los primeros tiempos, cuando ya losfieles de la calle comulgaban de pié, los del opus lo hacían de rodillas y muchos lo siguen haciendo. Está claro. Como dicen ellos, son iguales a los demás y no se "distinguen" de ellos.

Siempre he oído decir, con palabras del fundador, que el opus dei desea servir a la Iglesia como la Iglesia desea ser servida. He narrado unos hechos. ¿Esta es la forma como la Iglesia desea ser servida? De acuerdo que la Iglesia ha hecho mal al ir perdiendo el uso del latín que es una lengua muerta y que ahora está más que muerta. Pero eso no implica que haya existido un choque entre lo que se vivía dentro y lo que habitualmente experimentábamos agregados y supernumerarios fuera. En algunos momentos, me ha sorprendido la actitud de algunos numerarios del opus que se extrañaban de cosas cuando iban a una misa fuera de su residencia. Muchos de ellos me manifestaron que se "quedaban" con la misa que tenían dentro del centro, en el caso de que tuvieran que elegir.

Todos estos casos han hecho que en algunos centros eclesiásticos se haya hablado del opus como una "iglesia paralela". Con hechos como los que acabamos de describir, se puede llegar a esa conclusión. No hace falta tener muchas luces. Eso sí, los del opus dicen que ellos son los que realmente interpretan el espíritu del Concilio Vaticano II y no los demás, a los que acusan de no cumplir con las normas de la Iglesia. De acuerdo que existen algunos sacerdotes que se saltan las normas, pero unos pocos casos no pueden dar lugar la interpretación de que una mayoría no las cumplen. Como esto ya se hace largo, otro día continuaré con la "magnífica" unión que existe entre los fieles de la prelatura y el resto de la Iglesia.


Publicado el Domingo, 13 junio 2004



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 125. Iglesia y Opus Dei


Noticia más leída sobre 125. Iglesia y Opus Dei:
El Opus Dei, Instituto Secular (III): Conmemorando las bodas de plata.- Idiota


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.120 Segundos