Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 79 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: ¿Quién se puede arrogar el derecho de verlo por ti?.- Felipe

050. Proselitismo, vocación
Felipe :

Saludos a todos,

yo soy de esos ex miembros del opus que cree que la institución no tiene ninguna cosa buena y lo que tiene de bueno, son puras anécdotas y cuando tiendo al sarcasmo sobre lo que allí vi y viví, suelo ser muy duro aunque luego piense que no debería haberlo sido tanto, pero ya no tiene remedio porque lo escrito, escrito está. La obra no me merece ningún respeto porque ella no lo tuvo conmigo -no voy a generalizar porque hay muchos de vosotros que creéis que sí tienes cosas buenas-.

Por respeto entiendo decir la verdad y a mí me mintió. Pienso, como decía Flavia en uno de sus escritos, "que la obra está viciada en sus origenes". Creo que es un árbol que tiene las raíces podridas. No me refiero a la mayoría de las personas que aún están dentro porque, aunque fueron engañadas igual que yo, ellas no han visto aún o quizá no lo vean nunca qué es lo por lo que se mueve realmente la obra y en qué basa su forma de actuar. Así que bendita ignorancia de los que siguen a pesar de los pesares.

A lo que yo me refiero en su podredumbre es al espíritu, a la doctrina, al sistema de la institución. Se echa el anzuelo a diestro y siniestro, pero no un anzuelo visible sino encubierto. Los que hayáis ido a pescar alguna vez sabéis que hay anzuelos disfrazados, por ejemplo, de mariposas o libélulas con diminutas plumas de colores adornándolas y que al echarlos lejos, al agua y volver a traerlos arrastrados por el hilo, hacen de atractivo señuelo de color y movimiento para los peces. Los peces, al abrir la boca para alimentarse, se alegran por el hallazgo. En décimas de segundo notan en sus entrañas que lo que han comido no era lo que esperaban. Y comienzan a sufrir y al poco tiempo, mueren. La obra, hizo conmigo lo mismo que ese pescador hace con el pez. Se inventó una vocación que yo no tenía porque yo sólo tenía 'hambre', como cualquier adolescente con deseos de buscar, de conocer, lleno de ideales y deseoso de un sentido más trascendente o diferente o trasgresor, a su vida cotidiana.

La obra se puso en mi lugar sin ningún pudor, y "vio" que esa era la voluntad de Dios (cifr. La voluntad de Dios. Ruiz Retegui) PARA MÍ. Una vocación concreta la da Dios y es la propia persona la que siente o vé -y sólo lo puede sentir y ver ella-. A continuación puede pedir consejo pero no se puede, en nombre de ningún Dios, invertir el proceso. Y eso suponiendo que exista la vocación al opus que yo, como fede, creo que no existe. Existe la natural inclinación de un cristiano de vivir en coherencia con su fe pero eso es ser cristiano, no pertenecer a ninguna institución que se presenta como un lobo disfrazado con piel de cordero.

¿Quién se puede arrogar el derecho de verlo por ti? Y además, insistir, maquinar, trazar planes y estrategias para hacértelo ver hasta que, exahusto, aturdido y resignado, te rindes. Paralelo a ello pero obviamente oculto para el interesado, se mueven informes, se trazan planes en los consejos locales, se añade un número más al número de vocaciones estipuladas para el centro. No les duelen prendas. El sistema de la eficacia, al que agradezco a E.B.E. sus reflexiones, convierte a la obra es un ejército de burócratas al servicio del sistema.
Pero un sistema, unas normas, unas praxis y un ordenamiento, todo letra, pura letra, no tienen corazón.

Por eso, al leer ayer la cita que envió Compaq de ese documento interno de la obra, reviví el dolor del pez atrapado en el espejuelo de lo que creyó podía ser una mariposa:

"Resulta inevitable que algunos se vayan. Es una prueba más del vigor sobrenatural de la salud de espíritu de la Obra. Como todo cuerpo sano, se resiste a asimilar lo que no le conviene, y expulsa inmediatamente lo que no asimila. Y no sufre por eso: se robustece."
(De "Vademecum de los Consejos Locales". Incorporación a la Obra/La perseverancia en la entrega, pág. 48. Roma, 19-III-87)

Y regresé a mis 16 años cuando mordí el anzuelo. Y regresé a los 25, cuando me fui de la obra diciéndole al director que me iba a trabajar cuando en realidad me iba a casa de mis padres para no volver, se pusieran como se pusieran, y tras años de insistir que aquello no era lo mío. Volver a mi hogar era la única salvación para mi salud mental, física y espiritual. El abrazo de mi madre mezclado con mis lágrimas, cuando abrió la puerta, fue el principio de la salida del túnel de donde provenía.

La obra no sufrió por mi salida y es más, se robusteció. Lo tiene escrito en sus documentos internos. Ni por mí, ni por ti, ni por aquél. La obra no sufre. ¿Por qué no sufre? Porque no es de Dios, porque es un blufff, porque lo último humano que vio a su alrededor era el dinero que tenía que pagar cada semana a los obreros de Bruno Buzzi, a los de Torreciudad, a los del edificio de su sede central en Nueva York (al dinero, no a los obreros/personas). Pero yo sí sufrí hasta lo inexplicable.

Que Dios les perdone.

Y que me perdone a mí porque yo no me cruzo de brazos y seguiré ayudando en todo lo que pueda a los orejas de la web. Y la obra, la opus, la madre de todas las mentiras, tarde o temprano, saldrá a la luz como lo que es: la gran madrastra, la gran estafa.

Pues eso,

Felipe


Publicado el Miércoles, 12 mayo 2004



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 050. Proselitismo, vocación


Noticia más leída sobre 050. Proselitismo, vocación:
Ficha de trabajo (Cap.6 de 'Luces y sombras...' ).- Marypt


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.095 Segundos