Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 51 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Recortes de prensa: Javier Fesser: Camino, cambio de registro.- Casimiro

010. Testimonios
Casimiro :

“CAMINO”, CAMBIO DE REGISTRO
Javier Fesser

 

Notodo.com

 

A veces no ocurre nunca. Pero hay veces que miras una película o lees un libro y tienes la inequívoca sensación de que esa historia está siendo contada exclusivamente para ti. Algo o alguien está utilizando el espacio en blanco entre líneas para hablarte, mirarte, tocarte, seducirte o simplemente pedirte auxilio a voces. Y lo hace con un lenguaje que sólo tú conoces, utilizando referencias que te resultan sospechosamente familiares y relacionando magistralmente detalles minúsculos con los que comprendes, perplejo y desconcertado, que no se trata de ninguna coincidencia y que quien te habla te conoce profundamente. Por un lado es emocionante pero por otro confieso que da mucho miedo...



Hace 20 años se cruzó en mi existencia Alexia, una niña extraordinaria, inteligente, ingeniosa, alegre, divertida, natural. Por desgracia esto ocurrió cuando ella ya había fallecido y el encuentro sucedió a través del relato que otros habían elaborado sobre su enfermedad y su muerte. En él se recogía su testimonio pero, sobre todo, el de quienes la acompañaron y aconsejaron en los últimos meses de su vida. Y a mí me pareció, desde el principio, que aunque no dejaban de mencionar su nombre, no era ella la verdadera protagonista. Alexia y su dolorosa circunstancia se convirtieron en la excusa perfecta para hablar de la “conveniencia del sufrimiento”, la “mortificación como virtud”, la necesidad de “purificación del cuerpo y el alma”, la entrega afanosa al “proselitismo” y de muchas otras tesis que el fundador del Opus Dei desarrolló en esa obra maestra del surrealismo esperpéntico que tituló “Camino”, y que dejó como libro de cabecera para todos los miembros de su Obra. Alexia, con una generosidad que se saldría de cualquier mapa, no era el centro del relato sino el vehículo del verdadero discurso. Era esa mi impresión.

 

Su aventura emocional, tan humana, tan real y tan inquietante me invitó a conocer la de otros niños y niñas fallecidos en “olor de santidad”, pero también me condujo hasta otras muchas historias bastante más cotidianas de hombres y mujeres en cuyas vidas el paisaje de “ofrecimiento del dolor” se repite con demasiada frecuencia. Personas casi siempre maravillosas que se han dejado convencer de que no lo son, que no merecen gran cosa y que han terminado dando por hecho que la mera intención de mostrar su propia y sincera opinión no es sino síntoma de tibieza, soberbia y falta de entrega.

 

Eran demasiados los que me estaban pidiendo a gritos que contara SUS historias. No la que interpretaron los que les conocieron ni la que éstos cuentan una y otra vez por ellos, sino la SUYA, la de sus corazones. Y por eso he cambiado de registro: he pasado de hacer las películas que a mí me daban la gana a hacer una “de encargo”, una película de la que no he podido ni he querido escaparme. Ese es, y no otro, mi auténtico cambio de registro. Y todo éste lío para contar una sencilla y preciosa historia de amor. Si es que… el que no se complica la vida es porque no quiere.

 

Javier Fesser, director de Camino




Publicado el Viernes, 17 octubre 2008



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.169 Segundos