Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 64 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Recortes de prensa: Una crisis en el Opus Dei.- Brian

060. Libertad, coacción, control
Brian :

UNA CRISIS EN EL OPUS DEI

Las operaciones políticas y económicas de la Obra provocaron problemas en la cúpula de la institución

 

 

 

Transcripción de este artículo de prensa:

 

Joaquín Prieto

El País, domingo 12 de abril de 1992

 

Los documentos de la beatificación de Escrivá ponen al descubierto una crisis en la cúpula del Opus Dei, que se produjo a principios de los años sesenta. El suceso, que era desconocido fuera del marco de la Obra, se saldó con la salida del consiliario (máximo responsable) en España, Antonio Pérez-Tenessa, que había sido antes secretario general del instituto.

Tras relevarle del cargo, Escrivá trató de mantenerle en la disciplina del Opus Dei, para lo cual le situó como rector de la iglesia madrileña de San Miguel (era sacerdote, además de jurista). Pérez-Tenessa aguantó varios años, pero en 1965 se escapó. Pedro Casciaro y otros hombres de Escrivá salieron en su busca, hasta que le encontraron en México.

Antonio Pérez ha declinado explicar lo sucedido, si bien ha anunciado una nota acerca de lo que se haya podido decir de él en el proceso. En cuanto al Opus Dei, como institución, no tiene nada que aportar a la opinión pública sobre este caso. "Ninguna persona de esta institución que actúe correctamente habla jamás sobre la crisis de vocación de otros miembros", ha contestado el portavoz de la Obra en Madrid a una petición de datos al respecto. 

La jerarquía de la prelatura sólo ha dicho algunas cosas de Antonio Pérez en la causa de beatificación, a preguntas del tribunal, amparada por el "secreto pontificio" con que se llevan los procesos canónicos. Este periódico conoce, no obstante, lo que Álvaro del Portillo y Javier Echevarría -los números uno y dos de la Obra- testificaron sobre el antiguo secretario general.

 

"Hombre de buena cabeza"

 

Javier Echevarría, vicario general de la Obra, dedica un elogio inicial a Antonio Pérez: "Hombre de buena cabeza, se había demostrado fiel a su vocación, con celo apostólico, generoso en la entrega, con condiciones para el gobierno". Cuando el Consejo General de la Obra se trasladó a Roma, en 1956, Pérez quedó como consiliario (máximo responsable) en España. "Pasó poco tiempo y el siervo de Dios, con el consejo, comenzó a notar un comportamiento extraño en don Antonio. Advertía que no se tenían en cuenta las indicaciones dirigidas a la Comisión Regional de España desde el Consejo General. (...) La separación real de Roma se hacía cada vez más patente: en la región de España había bastante desorden, y las labores no caminaban al paso que deseaba imprimirles el siervo de Dios".

El prelado Álvaro del Portillo cuenta, entre otras cosas: “Una vez, en la enésima tentativa de obviar aquel estado de cosas, nuestro fundador convocó al defensor de la Comisión Regional Española, Francisco Planell, y le dijo: “Esto no marcha; no dais la importancia necesaria a las disposiciones que os hacemos llegar de Roma. Por tanto, harás lo que yo te digo: apenas veas llegar de Roma un aviso o una indicación concreta mía tomarás aquel folio y durante la reunión de la comisión te arrodillarás, te lo pondrás sobre la cabeza con las manos y dirás: esto viene de nuestro fundador; por tanto, viene de Dios, y hay que ponerlo en práctica con toda nuestra alma”.

“Francisco”, prosigue Del Portillo, “siguió a la letra el consejo, y todos los presentes, desde su ya probado buen espíritu, reaccionaron de modo ejemplar. Pero una vez más se encontraron con la oposición del consiliario [Antonio Pérez], a través del cual debían pasar necesariamente todas las decisiones del Consejo General. Por desgracia, don Antonio había perdido completamente el espíritu sobrenatural”.

Javier Echevarría, por su parte, ofrece esta versión sobre la ruptura de Antonio Pérez con la Obra: “Un día, sin dar explicaciones”, dice en su testimonio, “don Antonio abandonó el centro del Opus Dei donde vivía, sin dejar rastro y sin comunicar sus planes. El siervo de Dios dispuso que varios miembros del Opus Dei se encargaran de localizarle, con discreción y sin difamarle. Por fin dieron con su paradero, en México, donde ya había atentado el matrimonio civil [sic]. Al hablarle y decirle que podía volver, pasando por las penas necesarias, replicó secamente que había procedido de esa manera para zanjar desde el principio la posibilidad de recuperarse”. Echevarría añade: “No se explica más que por un gran pecado de soberbia la cerrazón de esta alma, que tantas lágrimas y sobre todo tanta oración y mortificación supuso al siervo de Dios”.

Sobre el problema de fondo tampoco explica más. Personas que conocieron los hechos -al margen del proceso- han indicado a este periódico que lo sucedido debe enmarcarse en una época clave de expansión de la Obra. Escrivá daba instrucciones constantes para ello, y Antonio Pérez tenía que buscar los medios de sustentarlo. De ahí nacieron el aterrizaje en el Banco Popular, la compra del primer periódico controlado por la Obra -El Alcázar-, la creación de la Universidad de Navarra y una influencia cada vez mayor en el régimen de Franco, que entregó los ministerios económicos a opusdeístas como Alberto Ullastres, Mariano Navarro Rubio o, posteriormente, Laureano López Rodó.

Escrivá pretendía algo tan dificil como desarrollar rápidamente la Obra, pero desvincular su imagen de las operaciones políticas y económicas emprendidas por "sus hijos". Atrapado en esa contradicción, Pérez-Tenessa dimitió. El ex alto cargo del Opus Dei es uno de los testigos rechazados en la causa de beatificación. En la actualidad preside una de las secciones del Consejo de Estado.




Publicado el Lunes, 18 agosto 2008



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 060. Libertad, coacción, control


Noticia más leída sobre 060. Libertad, coacción, control:
La libertad de comunicación en el Opus Dei.- Oráculo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.154 Segundos