Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
OPUS DEI: ¿un CAMINO a ninguna parte?

Correspondencia
Inicio
Quiénes somos
Correspondencia
Libros silenciados
Documentos internos del Opus Dei
Tus escritos
Recursos para seguir adelante
La trampa de la vocación
Recortes de prensa
Sobre esta web (FAQs)
Contacta con nosotros si...
Homenaje
Links
Si quieres ayudar económicamente...
Google

en opuslibros

CORRESPONDENCIA

Ponemos sólo las iniciales, el nick o el nombre propio de las personas que envían los correos porque aquí nadie quiere ser mártir. Pero conservamos todos los originales, la dirección con los que los hemos recibido y no publicamos ningún anónimo. No publicamos tampoco correos que no cuiden las formas básicas de educación, sean anti-opus o pro-opus.

Los correos se actualizan sobre las 14.00 horas de Madrid, lunes, miércoles y viernes.

Al mencionar algún correo o escrito anterior, indicad la fecha en la que se publicó para facilitar hacer el enlace.

Los escritos para publicar se pueden enviar a través de la NUEVA WEB (opción 'Envios'). O al correo oreja_de_guardia@opuslibros.org especificando que es 'Para publicar'. ¡Gracias!


Si quieres ayudar económicamente al sostenimiento de Opuslibros puedes hacerlo desde aquí.


 

Lunes, 22 de enero de 2018


Disminuir el número de obispos inútiles.- Crespo

El papa con muy buen criterio, se propone disminuir en lo posible el número de obispos inútiles que andan por el mundo. El episcopado es un don preciosísimo de la Iglesia, que no puede servir para justificar un cargo en la curia o cosas parecidas. El prelado del Opus Dei no necesita ser obispo: eso lo dijo el mismísimo Alvaro del Portillo y el propio Ocariz, añadiendo que "convenía". Prelados en la Iglesia son todos los superiores que gozan de jurisdicción, así pues prelados son los superiores de las Ordenes y Congregaciones religiosas: ¿Son obispos? Generalmente no. ¿Para qué le sirve el episcopado al prelado del Opus Dei? Única y exclusivamente para ordenar a sus propios clérigos, para nada más. ¿Vale la pena consagrar un obispo solo para eso? Pues no, porque hay cientos de obispos, algunos miembros del Opus Dei, que pueden ser invitados a ordenar. No hace pues ninguna falta que lo hagan obispo. Le queda al prelado demostrar que es igualmente prelado sin ser obispo.

Crespo





¡Falso de toda falsedad!.- Pepito

Me he pillado un buen rebote al leer esas declaraciones que “Nuestro Prelado” ha hecho sobre los sentimientos de Escrivá acerca de los que nos habíamos bajado de la barca: “Imagínese el afecto que [Escrivá] conservaba hacia las personas que habían llegado a pertenecer al Opus Dei”: ¡Falso de toda falsedad! A quienes nos íbamos nos auguraba la mayor infelicidad y el famoso rejalgar. De “afecto”, ni de simple y cristiana caridad, nada de nada. A ver si empezamos a decir las grandes verdades.

Pepito





Nada es por error.- Neo

Hace años con la inocencia que da la juventud llegué a pensar que el afecto que recibía de los miembros del Opus Dei era algo estupendo, sincero, leal, generoso… NO ES VERDAD, forma parte de la estrategia, de ese plan orquestado que está programado en la charla o en el confesionario de turno, pero lo más triste de todo es que el miembro del Opus Dei respectivo llega a creer que obra por encargo de Dios y no tiene reparos en manipular, en tergiversar, en mentir.

Si no estás en sus planes apostólicos es difícil por no decir imposible que puedas formar parte de planes de ocio. Se disculparán, te pondrán mil excusas y qué decir si formas parte de los “ex”, a ellos ni hablarles, pero en cambio si formas parte de los pitables, entonces no hay plan que se les resista, capaces de todo y de cualquier cosa, te llamarán, te visitarán, te harán miles de invitaciones, eres su “amigo”. Sólo he visto ese comportamiento en el Opus Dei y lo he sufrido en primera persona y sin duda no sé si son conscientes del daño que hacen con su hipocresía y falsedad.

Y no sé si es un error personal o un error institucional, no lo sé, pero lo que sí estoy segura es que desde que pides la admisión es como entrar en un tren de montaje, te forman, te van programando, te van creando, y al final de la cadena de producción “todos son iguales”. Los errores individuales forman parte del sistema colectivo.

Y sí, comparto lo que dice Hondo, “nada es por error

Neo.




Boda de altura.- Manzano

Que el Santo padre bendiga y celebre un matrimonio en pleno vuelo a una pareja de tripulantes es simplemente maravilloso. Fue la anécdota simpática de la jornada en su viaje por Chile y Perú. Una improvisada boda que Francisco ofició en el avión que le trasladaba de Santiago a Iquique.

 Con dos hijas y debido a que tuvieron que suspender su ceremonia religiosa programada cuando el terremoto del 2010, el Papa se ofreció a casarlos. Y así lo hizo, firmando el acta de matrimonio redactada a mano por él mismo.

 

Ya estoy viendo a los detractores de Francisco llevándose las manos a la cabeza, dándose ración doble de cilicio y programando actos de desagravio a todo tren. !Qué disgusto! Redoblando a partir de ahora sus oraciones pidiendo a Dios que se lo lleve cuanto antes, aunque hasta ahora sus plegarias en ese sentido no han sido consideradas por el Altísimo.

 

Otros, damos gracias a Dios por tener un Papa tan auténtico, cercano, y sobre todo fiel seguidor del Evangelio.

 

Manzano





El catastrófico error de la entrega escrivariana.- Cosmicom

A Dios no le entregamos nada, de Dios recibimos todo. Como no se le puede entregar nada, no podemos ser "generosos" por dar más, o "egoístas" por dar menos.

Lo único que podemos ser con Dios es agradecidos o desagradecidos. 

En el opus, el criterio de salvación es la "entrega", es decir, entregar al opus todo; herencia, salario, pensamientos, tiempo, todo. Es la revelación fraudulenta de Escrivá.

El "egoísmo de la carne" de los supernumerarios significa que no pueden entregar todo al opus, están en un grado inferior de santidad. Los numerarios y agregados sí que "entregan" todo a Dios, son el "estado mayor de Cristo".

Escrivá cambia la "entrega al opus", por la "entrega a Dios", y lo mismo hace con el "egoísmo"; ser egoísta con esta organización fraudulenta sería ser egoísta con Dios, ni más ni menos.

Así, los críticos al opus son "egoístas", ya que no someten su pensamiento al opus, y por tanto, a Dios.

A la Seguridad Social hay que defraudarla lo máximo posible, ya que entre entregar dinero a este ente público y a Dios, hay que elegir, y los opusinos eligen siempre ser "generosos" con Dios, y "egoístas" ante la Seguridad Social.

Y así se puede seguir con más ejemplos. Los frutos, envenenados, prueban el veneno en la doctrina del falso santo Escrivá.

Cosmicom





Contestando a Class.- Mediterráneo

Class, tienes toda la razón cuando hablas de las relaciones prematrimoniales y de la previa madurez de los sujetos. Por eso dije que era mi opinión, nada más.

Habría que hablar también de la insistencia, cuando se pide la admisión, de rendir esa madurez (“rendir el propio juicio”) en aras de la opinión de un/a director/a, o de un sacerdote, por el solo motivo de doblegar la voluntad del sujeto y hacerle débil, sin importar si tiene razón o no, si es más maduro o más inmaduro que quienes le aconsejan. 

Discrepo, sin embargo, en el ejemplo del oncólogo. Y, ¿sabes por qué? Porque el oncólogo ha estudiado. Sabe que si el proceso tal interfiere en las células cual, se produce un cáncer y para evitarlo, hay que conseguir que dichas células vayan por aquí en lugar de por allá, y eso se consigue con tal o con cual producto químico. Son experiencias científicas, probadas y razonadas. Un sacerdote (o una numeraria, y concedo muchísimo porque la ignorancia teológica, metafísica, moral, ética y filosófica de muchas numerarias que he conocido, era abismal) ha estudiado una teoría que debe aplicar, sin importarle quienes sean los destinatarios. Y como los destinatarios son dos personas, individuales y particulares, cada una de su padre y de su madre, con vivencias, y experiencias, y formación diferente, muchas veces sin nada en común, que pueden llegar a confundir el amor con enamorarse del amor, o que obedecen porque es de buen espíritu, ahí, irremediablemente, se encalla el invento. Por poner un ejemplo reciente, ¿qué experiencia tenía Javier Echevarría para aconsejar sobre matrimonios?

 

Cuando un arquitecto construye su primera casa, puede equivocarse. Pero las estructuras son las que son, los cálculos son los que son y, como en el caso del oncólogo, son conceptos probados y ciertos. Pero las relaciones humanas, ya ni hablo de cuando están tan mediatizadas, son diferentes, y en ellas intervienen muchos factores que no son ponderables, medibles, experimentables o probables. Y por eso quien no ha pasado por ello no puede – en mi opinión - aconsejar, ni sentar cátedra, ni pontificar, ni adoctrinar, ni aplicar una doctrina teórica que aprendió en su momento, sin ninguna base real. En muchos campos, sí. En este, no. 

 

Mediterráneo





Se trata de una petición del todo insuficiente.- Aloevera

La Fiscalía pide tres años para un profesor de Gaztelueta por "abusos sexuales continuados" a un menor

El numerario J.M.M.S., familiar de una alta autoridad del Estado, se valió de su posición como tutor del adolescente de 12 años para propasarse. El ministerio público hace al colegio del Opus Dei "responsable civil subsidiario" de la indemnización a la víctima.

La Fiscalía solicita una pena de tres años de prisión para J.M.M.S, el profesor del colegio masculino Gaztelueta vinculado al Opus Dei y ubicado en Leioa (Bizkaia), que en los próximos meses será juzgado por  un delito de "abuso sexual continuado" hacia uno de sus alumnos, que en el momento de los hechos cursaba 1º y 2º de Secundaria (12 y 13 años). El ministerio público reclama también una orden de alejamiento durante cinco años y que se abone una indemnización de 40.000 euros a la víctima por el "estrés postraumático" que le provocaron los hechos, de los que hace "responsable civil subsidiario" al propio centro Gaztelueta. Para la familia de la víctima se trata de una petición "del todo insuficiente".

Artículo completo en El Diario




 

Correos Anteriores

Ir a la página principal

Ir a la nueva web

 

Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
Opus Dei: ¿un CAMINO a ninguna parte?