Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
OPUS DEI: ¿un CAMINO a ninguna parte?

Correspondencia
Inicio
Quiénes somos
Correspondencia
Libros silenciados
Documentos internos del Opus Dei
Tus escritos
Recursos para seguir adelante
La trampa de la vocación
Recortes de prensa
Sobre esta web (FAQs)
Contacta con nosotros si...
Homenaje
Links
Si quieres ayudar económicamente...
Google

en opuslibros

CORRESPONDENCIA

Ponemos sólo las iniciales, el nick o el nombre propio de las personas que envían los correos porque aquí nadie quiere ser mártir. Pero conservamos todos los originales, la dirección con los que los hemos recibido y no publicamos ningún anónimo. No publicamos tampoco correos que no cuiden las formas básicas de educación, sean anti-opus o pro-opus.

Los correos se actualizan sobre las 14.00 horas de Madrid, lunes, miércoles y viernes.

Al mencionar algún correo o escrito anterior, indicad la fecha en la que se publicó para facilitar hacer el enlace.

Los escritos para publicar se pueden enviar a través de la NUEVA WEB (opción 'Envios'). O al correo oreja_de_guardia@opuslibros.org especificando que es 'Para publicar'. ¡Gracias!


Si quieres ayudar económicamente al sostenimiento de Opuslibros puedes hacerlo desde aquí.


 

Viernes, 21 de Abril de 2017


Se le trata como un invitado en hotel de 5 estrellas.- Junio

Me sonrío cada vez que veo lo poco que saben los numerarios de la administración y en esta vez Novaliolapena lo certifica. Me acuerdo de pocas cosas concretas. Han pasado solo 6 años desde que lo dejé y dentro estuve 43 años y parece mentira lo que se olvidan las cosas pero lo intentaré.

Como dije el otro día al Padre se le trata en los centros a los que va como si fuera un invitado de un hotel de 5 estrellas, pero no su casa. Se le abre la cama, se le estira el pijama por la noche, por la mañana se levanta la directora y una auxiliar antes que todo el mundo para ponerle las mejores flores en el altar y cuando celebre Misa las tenga frescas. Después mientras el Padre celebra Misa con un Custodio, el otro Custodio celebra a la administración a la misma hora para que no se aleje del Padre mucho tiempo.

Dos personas, la cocinera que viaja con el Padre - hay una numeraria en España especializada en su dieta y en lo que puede comer- y otra numeraria auxiliar, no asisten a esa Misa para poder preparar el desayuno. A veces han ido a la calle a Misa para poder atenderle adecuadamente (aunque había mas curas en ese Centro que en toda la cuidad si te descuidas) de hecho nos reíamos al contarlo porque decíamos "en casa del herrero cuchillo de palo": Ir a Misa a la calle con la casa llena de curas.

Mientras el Padre desayunaba, podía tomar pocas cosas pero se le hacían infinidad de detalles para hacérselo fácil: una mesa llena de cosas distintas para que el Padre pudiera desayunar y con los que desayunaba no les faltara de nada. Pasaban a su habitación la numeraria que le sigue, la numeraria auxiliar que cocina (la mejor cocinera de la delegación que se traslada a esa casa y no se separa de la numeraria y una de la Asesoría también pasea por todos esos sitios para der su visto bueno). En la habitación del Padre limpiaban, le hacían a cama con nuevo juego de cama, le ponían nuevas toallas, recogían el pijama y la muda y se la llevaban para lavárselo diariamente...

Mientras está el Padre en la casa esas dos personas no salen nunca, ni hacen paseo, ni salen a nada, de hecho todos los días hacen una lista de los alimentos que van a necesitar y se lo dan a una de la asesoría o a la directora y manda a alguien de su confianza o lo pide a otro centro para que se lo acerquen por si llama el Padre por el telefonillo, estar. Porque lo importante es que siempre estés, sí!!!! siempre debes estar. Se trae la ropa a la administración, lo lava la auxiliar dedicada al Padre y se lava a mano la muda, se seca, se plancha y por la loche se vuelve a llevar para ponérsela en la cama y en el armario la muda. Puede decir que solo tiene 2 mudas.

Después en la cocina la plantilla de la casa sigue su vida y en la cocina hacen el menú para el resto, pero en el momento que necesitan la cocina las personas dedicadas al Padre, le dejan los fuegos y se apartan para que no les falte de nada. También el mantel de la mesa, las servilletas son nuevas cada vez. Quizá estoy mezclando una delegación de chicos donde le atendí y en una casa de retiros donde también le atendí... pero queda claro que se vivía esos días por y para el Padre. Las flores por la casa, en la mesa ... en la sala de estar.... siempre frescas.... y buenas.

Recuerdo en una ocasión que un numerario de la Comisión al ver que poníamos el estrado para la tertulia del Padre con flores frescas y tenían que durar los 3 días de las tertulias, me indicó que no sabía como nos atrevíamos porque ni Valencia que es la tierra de las flores lo hacían. Le contesté con la misma autoridad que él había manifestado al dirigirme la palabra: Valencia será la reina de las flores, yo me fio de mi clima, que no defrauda" (en confianza os diré que pasaba a regar creo que cada 3 horas...) para no defraudar a ese numerario tan autoritario.

Lo dejo porque me alargo, pero ya se ve que cuando el Padre está fuera de Roma así vivíamos, en un ¡ay!. Ya contaré cómo se hacía en Roma. Hasta la doncella del Padre, si el Padre llamaba y estaba confesándose, se salía del confesonario diciendo al sacerdote: ¡llama el padre!... Atendía al Padre y volvía a por la absolución.

Junio





De película.- Sharon Sharia

Estamos todavía en la octava de Pascua... y me recuerda mis sesiones de "resurrección" que tuve con expertos en PTSD (post traumatic stress disorder).

 

Los años pasados en el Opus Dei los resumiría como: "Me esforcé en dar el máximo de mí mismo en cada momento y recordaba confesarme de cosas tan absurdas como el no haberme mortificado en el modo en que me sentaba al ver la película mensual...” No recuerdo el nombre de la película, solo que se trataba de la II Guerra Mundial.

 

Recientemente vi la serie televisiva "THE PATH", que trata de la vida en una secta, donde el fundador está por morir de cáncer pero a los ojos de todos los fieles se les decía que estaba redactando los últimos capítulos de como identificarse con la luz...  Es tan ridícula que me hacia reír, recordar y despertar... La recomendaría para entender la importancia del descanso en la vida cotidiana.

 

Felices Pascuas

 

Sharon Sharia

 

P.D.- Que les viene en mente al ver este poster?

 

El hombre que no quiere ser nombrado, vuelve.





Así trabaja Roma.- Ramón

Acabo de leer una entrevista en Religión Digital a Celso Alcaina, sacerdote (no ejerció nunca, y luego renunció) que fue funcionario del Santo Oficio (bueno, Congregación para la Doctrina de la Fe) y que os recomiendo vivamente. El trabajó allí durante los diez años más o menos del post Concilio de Pablo VI, y perdió gran parte de la Fe en la Iglesia. No en Cristo, ojo.

 

El motivo fundamental fue la actitud negativista y represiva de la Curia, que niega cualquier tipo de iniciativa intelectual que no le cuadre a los funcionarios de turno. Os dejo algunas perlas por si os suenan de algo:

 

Los casos más sangrantes que pasaron por mis manos y que más me afectaron fueron los de Lemercier, monseñor Méndez Arceo y monseñor Ivan Illich. Lemercier, cuando yo llegué, estaba muy avanzado. Lo único que él quería era purificar las vocaciones a la religiosidad, a los religiosos. Había abierto una casa de benedictinos en México y se vio con muchos ingresos de personas de zonas rurales deprimidas. Quiso saber si había una cierta autenticidad en las vocaciones, para lo que hizo llamar a un par de psiquiatras que examinasen esas vocaciones.El resultado fue que la mayor parte de ellos no tenían una vocación auténtica. Lo que iban buscando era una seguridad económica. Eso alarmó al Vaticano y entonces comenzaron a prohibir el psicoanálisis, que era lo que él quería para alimentar las vocaciones y purificarlas.

Fue un adelantado, porque si eso se hubiera hecho, muchos de los casos de pedofilia que han venido después provocados por gente que se acaba colando en seminarios, no se hubieran dado[...]como él estaba convencido de que eso no iba en contra de la fe ni tenía nada que ver con el Santo Oficio, desobedeció y terminó saliendo de la Iglesia romana, como una especie de Lutero en pequeño.

Luego hubo el caso de Méndez Arceo, el obispo de Cuernavaca. Era una mente privilegiada y un obispo formidable. Pero él avalaba los procedimientos de Lemercier, que era una de las cosas que le echaban en cara y la de avalar muchas de las iniciativas de Ivan Illich. Era sobretodo por esta razón, por la que se le juzgaba. También tenía hijos secretos o algo así, una vida paralela.

¿Quién, Méndez Arceo? Sí. De eso se le acusó, pero falsamente. Al menos en el Santo Oficio había una acusación de una señorita que se apellidaba Leñero, que venía de un sacerdote que había sido reprimido por él, pero nunca se probó. Al contrario, fue archivado como una acusación sin ningún fundamento. A ese obispo quisieron deponerlo porque avalaba a estos dos personajes. Pero el papa Pablo VI se opuso. Tuvo que luchar porque se le insistía.

 

Sería de las pocas veces que el Papa ganó al Santo Oficio en este tipo de cosas. Pues sí, aquí Pablo VI fue muy valiente. Y no tuvieron suficiente fuerza para ir en contra del Papa, aun queriendo, después de que dijo que no se le condenase, que se le dejase estar en la diócesis, porque querían deponerlo. Él logró que esto no ocurriera.

Otra perla que os puede interesar, recordando el interrogatorio a Carmen Tapia:

Defines estos procesos contra teólogos como casi propios de la Gestapo. Interrogatorios muy duros con poca capacidad de defensa por parte del encausado. ¿Cómo se vivía por dentro ese tipo de situaciones? El hecho de que yo haya relatado ahí el proceso de Ivan Illch, es precisamente como un paradigma de lo que sucedía allí. Eso es lo que se hacía entonces. Los procesos iban a pillarte.

 

La presunción de culpabilidad. Si ves el interrogatorio que reproduzco en el libro, muchas preguntas no tienen nada que ver con lo que se le juzgaba, sino que era para ver si se le pillaba. Por dónde podían condenarlo. Se le preguntaban cosas en las que él decía que nunca se había metido.

 

Habla mucho Camilo Torres Restrepo. Es un interrogatorio largo, 86 preguntas. Tengo documentación sobre las 86 preguntas [...] contestó con una carta a todo ello diciendo que era injusto, inmoral, anticanónico, etc. Por tanto, que no se sometía a eso.

 

En fin, que la entrevista no tiene desperdicio si alguien quiere ver cómo funciona la "Santa Madre iglesia" por dentro de verdad, y cómo puede ser cierto eso de "Roma veduta, Fede perduta"

Que Dios os guarde.

Ramón




 

Correos Anteriores

Ir a la página principal

Ir a la nueva web

 

Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
Opus Dei: ¿un CAMINO a ninguna parte?